Julio López
está desaparecido
hace 4386 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Telefónica de Argentina: esclavitud moderna y rebelión
Por sebastian hacher ((i)) - Thursday, Jan. 09, 2003 at 5:20 PM
sebastian@indymedia.org

Sobre como trabajan y como se rebelan los modernos esclavos de una empresa multinacional.

Son esclavos modernos. Se conectan a una máquina en las que tienen asignado un número y que durante todo el día controlará todos sus movimientos; si están hablando por teléfono, terminando un trámite, tomando un café o si se fueron al baño. Un audífono de dudosa calidad, la imposibilidad de controlar el ritmo de la entrada de llamadas y un supervisor garantizarán que durante cuatro, cinco o seis horas, hombre y máquina se fundan en uno solo para producir ganancias al servicio de Telefónica de Argentina S.A.

Máquinas; así consideraban en el Imperio Romano a los esclavos, privados de todo derecho que no sea el de comer y trabajar para acrecentar las ganancias de su amo. “Nos conectamos ¿entendés?” me explica una trabajadora pasante para hacerme notar que ellos también son considerados así. En el imperio moderno, el de la multinacional Telefónica, no hay nada que envidiar al viejo esclavismo pre-feudal.

Un beep que termina aturdiendo es la única pausa posible entre llamadas y llamada, donde en cuatro minutos un joven trabajador debe "actuar como receptor de la bronca y la catarsis del cliente, solucionar el problema y de paso venderle algún producto". Las llamadas entran como cataratas y un semáforo que mide la cantidad de consultas en espera mide también la histeria del supervisor, que en la mayoría de los casos tiene los modos de una maestra jardinera y la ideología de un agente de la policía federal.


Los esclavos, además, no salen caros; el dueño solo está obligado a darle comida y el sustento necesario para sobrevivir y trabajar y, obviamente el esclavo-máquina no tiene ningún derecho político o civil.

En Telefónica se vive una situación similar; sin derecho a agremiarse, sin obra social, sin aguinaldo, sin indemnización, con apenas unos pocos días por estudio o enfermedad, los pasantes viven en la absoluta precariedad, cobrando un sueldo miserable sin ningún derecho a protestar.


Según las leyes que regulan el régimen de pasantías, "se entenderá como "pasantía" a la extensión orgánica del sistema educativo en el ámbito de empresas u organismos públicos o privados, en los cuales los alumnos realizarán residencias programadas u otras formas de prácticas supervisadas relacionadas con su formación y especialización" y uno de los objetivos máximos es "Brindar experiencia práctica complementaria de la formación teórica elegida que habilite para el ejercicio de la profesión u oficio" (1). Pero según la “experiencia práctica” en estas empresas, un estudiante de ingeniería adquiere hace su pasantía atendiendo reclamos en el 112, o uno de Sociología "complementa su formación teórica" atendiendo los llamados del servicio de informaciones o uno de Comunicación realiza las llamadas por cobrar al exterior.


Para las empresas como Telefónica, o cualquiera de las corporaciones que se benefician con el régimen de pasantías (2) la interpretación de la ley es simple; se trata de contratar estudiantes a un precio y en condiciones favorables solo para sus ganancias y con la excusa de que están "aprendiendo" mantener una planta de trabajadores precarizados sin ningún tipo de problema legal. "Reducción de costos" o simplemente "mano de obra barata" es el nombre que los directivos de Telefónica usan sin guardar las formas para referirse a los 1000 pasantes que en Capital y Gran Buenos Aires atienden servicios como el 112, 110, 19 o 000.

En aras de la modernidad, los nuevos colonizadores venidos de España han decidido dejar de utilizar el poco elegante sustantivo que define este antiguo tipo de práctica laboral; cambiando el nombre de esclavos por el de pasantes, quisieron hacernos creer que la colonización había terminado.



CUANDO EL ESCLAVO SE REBELA


Es una noche de calor de esas que regala Enero, con cotorritas que invitan a apagar las luces y prender el ventilador. En algún lugar de Buenos Aires, decenas de trabajadores pasantes se reúnen para discutir que pasos seguir. La mayoría de ellos mañana entrará a trabajar a las 6 o 7 de la mañana, pero ninguna duda en robarle horas al sueño para quedarse hasta el final de una reunión que parece que nunca va a terminar.

Discusiones apasionantes y apasionadas; propuestas para llevar a las asambleas, mecanismos de coordinación para comunicarse entre edificios aislados entre sí, propuestas para vencer el miedo que la empresa quiere imponer ; la reunión termina pasadas las dos de la madrugada y con los vecinos enojados pidiendo que bajen la voz.


¿Que mecanismo oculto actúa para que el que no tiene ningún derecho un día explote y desate un rebelión?.¿Es simplemente acumulación de bronca guardada por años, toma de conciencia o un inconsciente colectivo un día hace un click?.

Cierto es que la lucha de los pasantes de Telefónica de Argentina no comenzó ayer (3). Pero también es cierto que nunca como ahora la rebeldía tuvo tanto fermento y organización.

El conflicto esta vez empezó hace casi dos meses durante una campaña de retiros voluntarios. El 20 de Noviembre, por fin, el sindicato telefónico de Capital (FOETRA, dirigido por una coalición entre la CGT Moyano y la CTA) llamó a una asamblea con la participación de los pasantes para "garantizar la fuente laboral" que pasantes y contratados aprovecharon para comunicarse entre ellos.

Allí comienza un plan de medidas de fuerza, donde los trabajadores efectivos también lucharán por su convenio colectivo. La lucha se proponía "una solución integral; el convenio colectivo de trabajo y la efectivización de los contratados y pasantes". Pero, al cabo de unos días, nos cuenta una trabajadora contratada "el plan de acción quedó truncando luego de un plenario de delegados donde se nos informa que están negociando con la empresa. Nosotros vamos al edifico y la gente se rebela totalmente porque se para una lucha sin saber que se logró. Todo el mundo creía que no podíamos parar la lucha sin lograr ninguno de los puntos que pedíamos".

El preacuerdo del sindicato consistía en mantener el convenio colectivo para los trabajadores, una promesa de un cronograma de dos años de efectivización de un sector de los contratados y para los pasantes -que no pueden participar de la negociación- la promesa de contratos al vencerse las pasantías, también para un pequeño sector.

Los pasantes, descontentos con promesas vacías que no safistacen sus reclamos, organizan su propio plan de acción. Un día realizan una asamblea en uno de los edificios, sin ningún tipo de autorización. La hazaña es organizarse, hablar; la primer conquista de la lucha -nos dice una trabajadora- es la palabra.

Cuando el sindicato llama a una asamblea para informar sobre el acuerdo que acaban de firmar descubre una novedad; la asamblea no termina cuando ellos quieren, y los pasantes se quedan en forma "ilegal" para votar sus propias medidas. Se niegan a hacer la asamblea dividida en dos -método para no dejar trunco el servicio- y recorren en masa piso por piso, enfrentando a los supervisores y animando a sus compañeros a desconectarse y bajar a discutir.

Las medidas continúan; en el descanso visual, que dura 10 minutos, los pasantes y contratados se autoconvocan en asamblea. El sindicato dice nuevamente que no "abala medidas ilegales" como las que acaban de tomar. El animo es terriblemente efusivo, y en los diferentes pisos se espera con ansias la hora de salir.

Cuando esos hechos se vuelven a repetir, el derecho a la palabra se convierte en grito de rebelión; los pasantes se desconectan, descubren ese poder hermoso de parar la producción; dejan de ser un número, una voz que se escucha desde el otro lado de la palabra, y en su rostro escriben la sonrisa de los que quieren conquistar la dignidad.

El hombre vuelve a ser hombre saliendo de su papel; desconectándose de la máquina, puede comunicarse con sus compañeros y el mundo vuelve a estar sobre sus pies, aunque mas no sea por unos minutos.

Y, le pese a quién le pese, se organizan y piensan seguir.


ESCRIBIR LA HISTORIA

Los pasantes no piden nada del otro mundo; cada uno de ellos quiere que se los reconozca como trabajador. "Nosotros también somos humanos" dice una compañera, y en la simpleza de sus palabras se resumen mil razones para luchar. Se trata de derechos básicos; la estabilidad laboral, los aportes jubilatorios, la protección gremial, resumido todo en la demanda de efectivización.

Hace 2100 años, un gladiador sin nombre y condenado a morir saltó de la arena del circo romano para hacer temblar al imperio esclavizador y levantar a sus hermanos hambrientos de libertad. Su vida y su obra sobrevivieron a través de los siglos, a pesar de que no hubo historiador de la antigüedad que no haya pretendido enterrarlo debajo de la alfombra de los olvidos.

¿Quién contará la historia que comenzaron a escribir los modernos Espartacos de Telefónica?. La pregunta es fácil de responder por la negativa; seguramente no serán los medios masivos de comunicación, en donde además de actuar como grupo económico (4) Telefónica aporta miles de dólares en publicidad.

Si alguien recuerda a Espartaco hoy es porque a su paso los esclavos de las ciudades abrieron las murallas para darle abrigo y liberarse, en ese acto de solidaridad a ellos mismos. Los piqueteros, las fábricas ocupadas, las asambleas barriales, los medios alternativos.¿Ayudaremos con nuestra solidaridad a escribir la historia de los que enfrentan a los modernos imperios de la esclavitud?.

De nosotros depende hacerlo; en los próximos días, podemos estar seguros, sabremos mas de estos jóvenes que han decidido ponerle su nombre a la dignidad.

-------------------------------------
Sebastian Hacher
sebastian@indymedia.org
http://argentina.indymedia.org







(1)Algunas definiciones se pueden encontrar en el texto de este proyecto parlamentario:
http://proyectos.senado.gov.ar/ppb/owa/ferfgl.textocompleto?origen=CD&numexp=97/98&tipo=PL&tipdoc=TD


(2)
Andersen Consulting - Banco Provincia. - Human Factors International (United Kingdom)-Telefónica de Argentina -Banco Nación Argentina Agulla & Bacceti - Edenor S.A.-Dirección General de Transito- KPMG-Hay Argentina-Unilever- Thebas-Syscom & Cipher- Museo de los Niño- Gautier Consulting-Prima Consultora-Jafra Cosmetics-Nationale Nederlanden Cia de Seguros de Vida N.V.-A.N.S.E.S.-Telecom- Escuela Argentina de Marketing-Datco-Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires-Comisión Nacional de Regulación del Transporte-Ex - Consejo Deliberante-Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires- Honorable Senado de la Nación -Defensoría General de la Nación -Municipalidad de Avellaneda-Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires-Defensoría General Departamental de San Isidro- Consejo Nacional del Menor y la Familia-Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados- Colegio Champagnat-Escuela Crear y Ser- Colegio Mariano Moreno-Instituto Torcuato de Alvear-Colegio Kennedy- Colegio Sagrado Corazón de Castelar- Junta Regional Católica. Entre otras empresas que "confian en el país".

(3)Ver parte de la cobertura de de Indymedia sobre la toma de edificio de diciembre del año pasado:
http://argentina.indymedia.org/news/2001/12/4800.php
http://argentina.indymedia.org/news/2001/12/4794.php
http://argentina.indymedia.org/news/2001/12/4729.php
http://argentina.indymedia.org/news/2001/06/601.php
entre decenas de links que se pueden encontrar buceando en los archivos de Indymedia Argentina
O la página de los pasantes:
http://ar.geocities.com/asambleap/

(4)Sobre las prácticas monopólicas de telefónica en los medios de comunicación:
http://www.pagina12.com.ar/2001/01-11/01-11-29/pag29.htm

agrega un comentario


El articulo es
Por cierto - Thursday, Jan. 09, 2003 at 7:06 PM

Muy bueno.

agrega un comentario


la palabra, la accion y la organizacion
Por sami - Thursday, Jan. 09, 2003 at 8:02 PM

Felicitaciones Sebastian, muy buen artículo. Me gusto lo de "recuperan la palabra", tratandose justamente los trabajadores telefonicos. Habría que decir, ademas, que la recuparan organizándola: surgio un nuevo cuerpo de delegados, votado en la base, de más de 50 trabajadores pasantes. Es un hecho inédito en los trabajadores precarizados y puede anunciar lo que viene..

agrega un comentario


pregunta
Por j - Thursday, Jan. 09, 2003 at 11:16 PM

que pasa con universidades como la UBA en donde en la Facultad de Cs Sociales se dicen revolucionarios y criticos al sistema y promueven desde la Secretaria de Extensión las pasantías en Telefonica y Telecom como unicas ofertas de la bolsa de trabajo...............

agrega un comentario


¿te acordás hermano?
Por ENTEL - Friday, Jan. 10, 2003 at 12:36 AM

Te acordás chabón que cuando entraron a Telefónica pensaban que los que trabajabamos en la ENTEL eramos unos "negros de Mierda" y ustedes iban a darle "empuje"..."garra"...eran una casta de infradotados con aires de superiores que miraban desde arriba a "los viejos de ENTEL"
GILES..........

agrega un comentario


provocador de la burocracia
Por lautaro - Friday, Jan. 10, 2003 at 2:30 PM
kk jj hh

El articulo anterior pertenece, evidentemente, a uno de la patota moyanista que esta loquito por que los jovenes trabajadores se organizan y luchan contra la precarizacion laboral.
Unidad de los trabajadores efectivos contratados y pasantes.
Lautaro

agrega un comentario


desarrollo de movimientos frente a la liberacion
Por johanna guevara. - Wednesday, Nov. 16, 2005 at 8:53 PM
angiejohanna8@latinmail.com 3154205000 carrera 4 este numero 11a15

frente al problema que es la esclavitud moderna , me pregunto,la vision que el hombre tiene de si mismo, de su vida y de su papel en la sociedad, que apesar de haberse hecho un ser civilizado, subyacen y perduran sus caracteres primigenios,los instintos egoistas de conservacion y los impulsos vollitivos de dominio. Viendo esto debemos hacer una revolucion humana, que es un recurso al que se apela cuando se pretende subvertir un estado de cosas,perurbar una situacion estatica o destruir una determidad forma politica osocial plenamente establecidad.

agrega un comentario


pasantia biblioteca nacional
Por colo - Friday, Sep. 29, 2006 at 7:58 PM

hola. me comunico con ustedes porque estoy haciendo una pasantia en la Biblioteca Nacional por medio de la Facultad de Cs. Sociales de la UBA y la misma no tiene nada que ver con mi formacion profesional, pero lo peor es que despues de un año y medio de trabajo nos dicen que no hay posibilidad de contrato porque eso lo deciden los gremios.mis compañeros y yo ya no sabemos que hacer.si tienen algo de informacion que nos ayude, sera agradecida y asi iremos terminando con este sistema tan perverso

agrega un comentario


pasantia biblioteca nacional
Por colo - Friday, Sep. 29, 2006 at 7:58 PM

hola. me comunico con ustedes porque estoy haciendo una pasantia en la Biblioteca Nacional por medio de la Facultad de Cs. Sociales de la UBA y la misma no tiene nada que ver con mi formacion profesional, pero lo peor es que despues de un año y medio de trabajo nos dicen que no hay posibilidad de contrato porque eso lo deciden los gremios.mis compañeros y yo ya no sabemos que hacer.si tienen algo de informacion que nos ayude, sera agradecida y asi iremos terminando con este sistema tan perverso

agrega un comentario


ingeniero en sistema
Por Leonidas Maximiliano - Tuesday, Jun. 19, 2007 at 7:32 PM
340973xy@hotmail.com 011 4456 1245 Av. 9 de julio 1547

La atencion al cliente de telefonica es una mierda, que se las dan de trabajadores, estan ahi porque no tienen estudio, estudien vagos de mierda y hagan algo de sus vidas. MIERDAS!!!

agrega un comentario