Julio López
está desaparecido
hace 4388 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Movimiento campesino: destellos de una poesía santiagueña
Por sebastian hacher ((i)) - Tuesday, Mar. 11, 2003 at 5:47 PM
sebastian@indymedia.org

A vuelo de pájaro o de langosta, algunas impresiones.

"Difundir como quién acaricia" 
(de un comunicado del MOCASE)



1
A Don Pancho se le perdió una chancha justo a la hora del almuerzo. Y ahí anda Hugo correteándola por el campo mientras nosotros comemos las primeras cucharadas del guiso. Quizás la chancha y sus nueve chanchitos cruzaron el alambrado y va a ser un lio juntarlos. 

Linda la vida del campesino que anda corriendo atrás de los chanchos, habrá pensado Don Pancho pero no dijo nada por que siguió comiendo y cuando se come se habla poco y nada.

Linda la vida del periodista, pensé pero la tampoco dije nada y seguí comiendo. La noticia es como la chancha que se acaba de escapar, pero no sólo cruzó el alambrado sino que anda corriendo por todo Santiago del Estero como bola sin manija, y encima llovió y ni siquiera puedo recorrer la provincia entera para alcanzarla. Y no tendrá chanchitos que la sigan y se pierdan con ella pero tiene forma de poesía y eso es difícil de atrapar en tan poco tiempo.

Porque así dijo Fabián hoy a la mañana en el galpón: este movimiento crece porque tiene poesía. Y fue como un guante, que digo, como la apuesta mas grande tirada en la cara sin darse cuenta. Y salí entonces para el campo a pesar del poco tiempo, a pesar del cansancio, y ahora estoy ahí sentado comiendo guiso mientras Don Pancho piensa y no emite palabra. Y está también Dieguito, que anda amansando un caballo con sus doce años y su pájaro llamador que usa para trampear en el campo, y Darío que cosecha el maíz con la mano y ahora está resfriado del calor que hace. Y el que falta y dejó la silla vacía es Hugo, que en un rato vendrá sonriente -porque siempre sonríe- con un lechoncito en la mano que anunciará esta enfermo y entonces irá con Don Pancho, que ahora cuida los animales -porque antes no le gustaban- para vacunarlo.

Doña Mirta es la voz cantante. Nuestra familia es diferente, me cuenta, porque las decisiones las tomamos entre los dos. Y se nota; durante toda la charla no deja de responder a mi curiosidad o de contarme anécdotas sin desocupar las manos. Mientras muele la sal, le pone un poco más de grasa al candil o saca a alguno de los patos o gallinas que entran a comerse las migas que caen al piso del rancho, me va contando sus historias llenas de aprendizajes y comienzos lejanos. Es una interlocutora deliciosa, con la sabiduría tranquila de quién ha aprendido caminando despacito por el mundo y demuestra a cada segundo que con su marido tiene una relación de dividir las tareas sin imposiciones particulares.

Y entonces aquí estamos, en la organicidad del ranchito del campo santiagueño, hablando de la lluvia que llegó después de dos meses y comiendo un guiso de aquellos que no tiene calabaza, porque la calabaza está pasada y nos dimos cuenta justito después de que Darío la fue a cortar. Y parece que esto es el MOCASE y usted entenderá que si dicen que la noticia tiene poesía, no sirve otra herramienta que la oreja y el corazón para trampearla y llevársela lejos y contársela a quien quiera escucharla

Me dijeron que hay que caminar por el campo, y entrar al monte con el hacha al hombro, y mirar la vida desde el alero de un rancho, sin luz y con mate dulce, con el recuento de los animales vacunados que hace Doña Mirta y con la chacarera que a la tardecita tocará Don Pancho. Y así dicen que es el MOCASE. 



2
"Lo que es el MOCASE lo dice el nombre, es el Movimiento Campesino de Santiago del Estero. El principal objetivo nuestro desde un principio es unirnos para que seamos mas y podamos luchar contra los que nos quieren atropellar, para defender principalmente la tierra. Y después del tema de la tierra ha sido siempre el tema de la comercialización, créditos, todo, todo lo que le corresponde al campesino y nunca teníamos acceso porque nos hacían a un costado porque siempre todo se maneja políticamente y nunca nos tenían en cuenta. Se empezó con eso y estamos siguiendo con eso; la lucha por los derechos de los campesinos." 

"Yo estoy el MOCASE desde el 89. Se ha luchado mucho contra todo, antes teníamos solamente una camioneta, y no las pasábamos sin comer, a veces a mate nos la pasábamos. Luchando ahora nos respetan. El tema de los desalojos; por ahí hay compañeros que los habían desalojado, que le habían quemado el rancho y nosotros ahora los defendemos. Los medios a veces no lo sacan por miedo al gobierno, o vaya a saber por qué. Está todo manejado por los que pisan fuerte, que son los que tienen plata. Si no fuera que estamos organizados, estaríamos todos afuera, en las villas. "


Así me explican la única vez que me animo a prender el grabador. Una ronda de campesinos que habla pausado, pensando cada palabra. No me gustan lo reportajes formales y durante la ronda de mate posterior aprendo más que en cuarenta entrevistas. 

Es entonces cuando me nombran, dos, tres o cuatro veces esa camioneta de motor V8 naftero con la que andaban con ese hombre que parecía gringo. La camioneta anda todavia por ahí pintada de gris y con un equipo de gas para no gastar tanto, y tiene una existencia mítica que simboliza el crecimiento del movimiento campesino.

Y doña Mirta es la que mas se acuerda. Porque antes Don Pancho trabajaba de peón en un campo por allá atrás y hace como 14 años que se vinieron y compraron esas once hectáreas y en el 89, cuando eran muy poquitos y ella todavía no conocía a nadie ya andaban en la camioneta con el gringo y ella visitaba a los vecinos para formar la comisión campesina y los vecinos se escondían y no querían saber nada. Ella golpeaba las manos y la gente se encerraba en el rancho para no atenderla y salía para decirle que eso que quería hacer no servía para nada.

Porque la gente confiaba todavía en los políticos, que un rato antes de las elecciones venían a visitarlos y a hacerles promesas acompañadas de una bolsa con medio kilo de yerba, arroz y fideos. Ese parece ser el tamaño de las promesas oficiales; medio kilo es lo que cada una de las personas que conozco me refiera a hablar de las campañas electorales.

Pero la familia de Doña Mirta también era distinta en eso; no dejaban que los políticos lo vengan a buscar, y cuando llegaban las elecciones se iban a votar en el sulki, como símbolo de su independencia. Una vez sola fueron a una reunión con sus vecinos para escuchar a un político, y le pareció que hablaban puras macanas. Esa parece ser la tónica de todo el movimiento; los políticos son mentiras en su estado puro, y son ellos mismos los que tienen que solucionar sus propios problemas.

Esa desconfianza innata en los políticos, no significó nunca que la familia no tenga conciencia comunitaria. En el terreno que compró la familia hace quince años, de apenas once hectáreas, se hicieron muchas cosas. Una de las hectáreas fue donada para construir la iglesia que levantaron entre algunos de los 100 pobladores de la comunidad. La pequeña capilla estuvo ocupada al principio por un cura boliviano, que por una enfermedad se trasladó a Córdoba, dejando vacante el lugar. Hablaron con un cura viejito del pueblo, que se comprometió a ir un domingo al mes a dar misa, avisando antes para que la gente pueda ir. 

Y entonces el edificio quedó vacío por un tiempo hasta que los vecinos se animaron a usarla para hacer cursos y reuniones una vez que los vecinos dejaron de esconderse en los ranchos y decidieron crear la comisión.

-Esta es la casa de dios, se tiene que usar para orar y pensar en dios, le dijo un cura a María.

-Es una casa vacía, y nosotros la usamos para cosas buenas, respondió ella.

Ahora, mientras me señala el local de la comisión campesina que está en el mismo predio que la iglesia devenida en salón de reuniones, María también me cuenta que lo que aprendió que lo que lee en la Biblia no es lo mismo que muchos de los curas que pasaron por allí hacen. Son algunas de las cosas que aprendieron las 8000 familias que hoy conforman el Movimiento Campesino de Santiago del Estero, también conocido como MOCASE.



3
"Ahora viene gente de afuera a sembrar, y siembra miles de hectáreas y las llenan de químicos, y entonces en cinco años la funden a la tierra. Y vos queres sembrar algo que no sea con químicos y fracasa todo. Antes se araba con arado de asiento y con caballos y se cosechaba y estaba todo bien. Antes no se usaban químicos, hoy con los químicos se hace miércoles todo, la semilla que tenemos nosotros la criolla casi no prende, porque la tierra está envenenada. Estamos buscando eso, la forma de eliminar lo químico, de hacer algo orgánico. Hoy vienen las empresas grandes que usan los aviones y curan un lote y a veces no cortan pico y te fumigan todo, te contaminan el agua, te afectan a los animales que comen plantas envenenadas. Y los envases los tiran ahí nomás y cuando llueve se desparrama todo. Entre todos, despacito, estamos viendo de frenarlos, estamos en eso. Ahora ya los aviones no los usan, lo hacen a la rastra, con miedo, porque no respetaban nada. Y si vos ibas a denunciarlo no te daban pelota, pero en este último año ha cambiado mucho."

Cae la tarde y vamos a visitar a Carlos, que vive a unos dos kilómetros. Caminamos por calles de tierra golpeadas por la lluvia, con un paisaje que es a la vez intenso y desolador. Doblamos al final de un alambrado y nos encontramos con campos casi silvestres, que los vecinos usan para sacar leña. Hay captus y árboles entrelazados, una variedad de pájaros hermosa y para mi desconocida y langostas grandes y coloridas, que vuelan como gorriones multicolores a nuestro paso.

Nos recibe sentado en el alero del rancho mirando los animales que pastan contra la alambrada que dividen sus 24 hectáreas del campo de unos productores cordobeses que vinieron para sembrar soja. 

Al principio lo noto taciturno, y siento que no vamos a conversar mucho. Pero enseguida, mate de por medio, la desconfianza se disipa y empezamos una charla que terminará solo porque voy a perder el micro. 

Hablamos del Altiplano, que Carlos conoce y que es donde yo estuve el último mes. Contamos anécdotas que contrastan el humor santiagueño con algunas tradiciones norteñas no menos divertida. Me cuenta de aquel santiagueño que fue multado con tomar vasos de vino y cerveza por no ofrendar un trago a la pachamama, y como todos sus compañeros pedían también que se los multen para tomar un poquito más. Y hablamos de la lluvia que no quiso aparecer por dos meses y que anoche cayó con toda la furia, llenando el aljibe y un montón de tachos que todos sacaron afuera para juntar un poquito más.

Finalmente llega la hora de hablar de los animales y los trangénicos y su campo. Y sabe que lo que tiene en frente, a apenas cincuenta metros de su rancho, es algo que puede ser peligroso de una u otra forma. Cree que los dueños son cordobeses y que vinieron buscando tierras más fértiles para cultivar, como hizo mucha gente que se mudó desde el Chaco u otras provincias.

Bromeamos, hablamos de que pasaría si las chivas se cruzan a comer ahí; capaz que le empiezan a pasar cosas raras. Nos reímos imaginando extrañas consecuencias, pero ambos sabemos que lo que está ahí puede significar contaminación, envenenamiento y hasta la muerte de la tierra.

La soja trangénica tiene un nombre que todo campesino conoce: se llama Monsanto. Esa es la empresa que maneja el 20% de la producción de soja trangénica en Argentina, y que acapara el mercado, vendiendo semillas que producen plantas híbridas, cerrando puertas a la venta para los productores de soja normal y poniendo en peligro la salud de la población. Es un monopolio que avanza en otras terrenos; actualmente maneja grandes porcentajes de la producción de maíz y trigo, productos que los campesinos santiagueños todavía insisten en cultivar.

A Carlos le gusta la historia -era el mejor de su clase en la escuela- y a ella recurre para buscar comparaciones con la actualidad.

-Yo no encontré nada escrito, porque siempre se escribe la parte positiva de las cosas, pero por lo que contaron los viejos, Monsanto es como La Forestal.



4
Me suena ese nombre, y en unos segundos se me viene a la memoria un relato de Rodolfo Walsh que creo fue escrito casi dos décadas después de que cierre definitivamente la empresa. Hubo alguien (y no podía se otro que el eterno maestro) que escribió la parte negativa de la historia. Le cuento a Carlos, y le prometo hacerle llegar una copia del texto por algún compañero o, mejor, traérselo personalmente cuando vuelva.

La Forestal nació en 1902, bajo el nombre de The Forestal, Land, Timber and Railways Co, con capitales alemanes, franceses y luego ingleses. Durante décadas dominó la industria del quebracho en todo el país, talando bosques enteros que tardaron más de 150 años en formarse. En 1911, cuenta Walsh, ya era el establecimiento industrial mas grande de la Argentina, con "270 leguas de su propiedad 72 en arrendamiento, 300 kilómetros de ferrocarril, una flota fluvial, dos puertos, 26.000 cabezas de ganado, cinco pueblos forestales , seis fábricas de tanino".

El artículo de Walsh se llama "Las ciudades fantasmas" y cuenta sobre las consecuencias desoladoras del cierre de la empresa. 

Me imagino esos ranchos abandonados, los sobrevivientes resignados y calavéricos que describe el texto, los montes mutilados para siempre o la matanza de hacheros en huelga. No puedo evitar que se ponga la piel de gallina al comparar esos paisajes con las posibles consecuencias que pueda traer la nueva Forestal exprimiendo al campo santiagueño y de todo el país.

Monsanto declara facturar en la Argentina unos 584 millones de dólares anuales, apenas 30 menos de lo que factura en toda la region sur de Lationamerica. En Santiago del Estero cultiva fundamentalmente algodón y soja trangénica, que de a poco va desplazando a los otros cultivos por su alta rentabilidad para la exportación.

En el caso de la soja, segun un informe de la agencia ANRed en nuestro pais es del tipo “RR” (Round up Ready). En semilla  fue introducido un gen que resiste al herbicida de marca Round Up (glifosato). Este veneno se utliza para limpiar el terreno antes de sembrar, y el objetivo de la implantación es que la planta no sea afectada. 

No hay estudios sobre que consencuencias puede traer esta manipulación para el consumidor y para el medio ambiente.

En el caso del algodón trangénico que utiliza Monsanto sí hay estudios que fueron realizados por el gobierno de China, donde se cultiva el mismo tipo que en Argentina. Se trata del algodón "BT" modificado para ser resistente al "barrenador de tallos" pero que en cambio produce el surgimiento de plagas nuevas, desequilibra la comunidad de insectos del campo y lleva a que los agricultores deban usar mas agroquimicos de los que venian utilizando. En cuanto a su impacto en el medio ambiente, el estudio señala que en 5 años se comienzan a notar los cambios negativos en el medio ambiente y, lo peor de todo, una mutación en las plagas convirtiéndose en "super resistentes", cerrando el circulo vivicioso de la explotacion de los recursos naturales.

Parece que Carlos tiene razón.


5
"A veces uno siembra y no podemos vender porque venden solamente los grandes terratenientes. Antes cuando había un empresario o alguien te daba la mercadería, te daba la semilla y todo para que vos siembres. Después te compraba todo lo que producías y te cobraba completo todo y te quedabas casi sin nada. Eso fue hasta que se fortaleció un poco la organización." 

"El futuro que queremos nosotros es que tengamos las tierras, que vivamos libres, siendo dueños de lo nuestro y dignamente. No queremos ir a los pueblo a sonarnos de hambre, porque nosotros en el campo, sea como sea, vivimos bien porque producimos y de eso vivimos. Y a eso queremos llegar. Y que se acaben los ataques de los terratenientes, algunos jueces, los del gobierno, porque son todos una sola cadena. Porque si los empresarios no tendrían el apoyo de los gobernantes la ley sería pareja." 


La cooperación en los campesinos tiene una base sólida; la supervivencia. Segun datoso oficiales, mas del 56% de la poblacion rural vive con las necesecidades basicas insatisfechas.

Pero la reprocidad campesina se basa también en una sumatoria simple; juntos tienen mas fuerza para vender o comprar lo que haga falta. Entonces, me explica Doña Mirta, se trabaja con cooperativas de compras, de ventas y de crédito. 

También se utilizan maquinarias en común. Allí un tractor descansa sobre una montaña de carbón. Al costado del motor, con letras borroneadas por el sol y las esporádicas lluvias, todavía se lee el nombre MOCASE y Santa Rosa que es la comunidad donde estamos parados. El viejo vehículo, que maneja y aprendió a arreglar sin leer la cartilla Hugo, trabaja para toda la comunidad para facilitar el arado, la cosecha o transportar lo que haga falta.

Hay emprendimientos que se repiten en todos los campos; un horno de carbón, algunos árboles de algarrobo y muchísimas tunas, todo para alimentar el trabajo comunitario. Debajo de la mesa, Doña Mirta tiene una gran cacerola con un arrope que se está asentando, y que luego embotellará armada de una cuchara y una paciencia infinita, para que se venda en el galpón en el pueblo.

En el salón de la comisión -que a veces hace de cantina, apunta Don Pancho- hay también una conexión a la energía eléctrica que pagan entre todos los vecinos, y que alimenta un freezer comunitario desde donde en la cena, como un agasajo especial, sale una pepsi totalmente fría. Algo que parece un lujo por estos pagos.

Mientras tanto, en el galpón de Quimili se construye una radio que los compañeros de FM La Tribu ayudarán a hacer funcionar. Entrada ya la noche, voluntarios de las diferentes comunidades siguen todavía trabajando en el techo, que quieren terminar antes del fin de semana. Los obreros de Zanon ofrecieron los azulejos para el nuevo edificio, y olvido preguntar de donde salió el equipo que en pocas semanas amplificará la voz de los campesinos a 100 km a la redonda.

En la tarde siguiente, confirmando que "no hacen diferencia entre las manos duras y las manos blandas" me invitan junto con un grupo de estudiantes a agarrar la pala para ayudar a desmalezar. Somos siete personas que trabajamos en silencio con palas, pico, carretilla y rastrillo. Yo quedo a cargo de la carretilla y mi tarea es juntar lo que las palas sacan, teniendo cuidado con las espinas, y llevarlo hasta la fogata. Hace cinco años que me alejé de las bondades de trabajar en ramos cercanos a la construcción, y la faena me trae recuerdos.

Pero no es lo mismo; hablamos, nos ayudamos, nos convidamos cigarrillos y tenemos gestos de solidaridad y cortesía. Una llovizna, que anuncia el chaparrón de la noche, suspende nuestro trabajo, y en el desagüe del alero de la futura radio nos limpiamos de tierra. Me doy cuenta de que no estoy cansado, y entiendo por qué cuando le comento mi aventura a una compañera que me hace abrir los ojos:

-Es lindo compartir el trabajo.

Pero lo mejor de todo quizás sean las cooperativas de crédito, sobre la que me habla Doña Mirta:

-Si uno necesita chivas, la cooperativa presta diez hembras y un macho por dos años y cuando las pudo hacer parir varias veces, devuelve otras más jóvenes. 

La cooperativa se llama "Ashkakaiko" que en Quechua quiere decir "Somos muchos".




"Aquí en la Simona mismo, un tipo tiene 120.000 hectáreas, y quiera corres de ahí gente que se crió ahí, que se sus padres incluso nacieron ahí. En los años que van pasando se nota mucho que se va frenando el tema de los desalojos. Luchando muy mucho se ha frenado, porque el MOCASE lo va combatiendo, donde hay un golpe, ahí estamos. Y antes venía un tipo, decía que había comprado la tierra y te alambraba, y la gente te se iba a vivir al pueblo, a morirse de hambre en Buenos Aires o algunos se venían a Quimili."

"A veces dan un golpe aquí, un golpe allá, y van por partes. Y piensan que son poquitos, pero al final somos muchos, vamos todos a defender la tierra. Y a veces parece que se ponen de acuerdo y van a dos o tres partes juntas, y por ahí es así, pero por ahí también hay compañeros que son fuertes y se ponen duros, y aguantan hasta que llegamos todos y ahí se pone fuerte, y bueno, se pone y a morir, a defender lo nuestro."


El periodismo entendido como militancia no consiste solo en escribir desde el punto de vista de los oprimidos; también significa llevar experiencias de un lado a otro, intentar servir como puente para que lo que pasa en una fabrica, una region o un movimiento se conozca en lugares distantes donde los medios solo ayudan a distorcinar la realidad.

Ya los reportajes se acabaron y estamos tomando mate muy dulce en el edificio en que en un futuro cercano funcionará una universidad campesina. Hablamos de todo; me cuentan sus historias con una tranquilidad intensa, con una simpleza que asombra y emociona. Yo les muestro fotos de Bolivia, de Zanon, del desalojo del Padelai, de los piqueteros. Conversamos mucho sobre cada tema; en este paraje distante de Internet y los diarios nacionales están informados de muchas cosas, y el mate se endulza mas con cada detalle que reciben con atención y respeto. Se identifican rápidamente con la lucha contra la erradicación de la coca en Bolivia, o con como los obreros de Zanon enfrentaron a los carneros. Sufren y se indignan con el desalojo del Padelai, por mas que la mayoría de ellos no conoce ni piensa conocer Buenos Aires.

Es una charla que rompe el rol periodista-entrevistado, cosa que me hace sentir cómodo y me ayuda a entender un poco más. Caigo en la cuenta de que la tierra es como la vida para ellos; si se la sacan, los condenan a ir a los pueblos o a las ciudades, donde toda la sabiduría del campo y de los montes no alcanza para conseguir un pedazo de pan. 


En Santiago del Estero, el 75% de la propiedad de la tierra está bajo un régimen de "posesión con animo de dueño". Miles de campesinos que nacieron, se criaron y trabajaron por generaciones enteras en el mismo terruño, son repentinamente despojados por oscuros compradores que con títulos de propiedad irregulares desalojan las familias y queman los ranchos. Teóricamente, si uno vive 20 años en la misma tierra se convierte en dueño por "posesion veinteaXal" pero la justicia siempre encuentra un resquicio para beneficiar a los poderosos. Se calcula tambien que a pesar de representar casi el 70% de las explotaciones provinciales, los pequeXos productores, con terrenos de menos de 25 hectareas o sin limites definidos ocupan solamente el 1,5 % de la tierra.

El problema de los desalojos no es nuevo. Las primeras usurpaciones por parte de terratientes datan de 1963, en el sudoeste de la provincia, y continuaron impunemente durante toda la decada del 70 y hasta entrados los 80, cuando surgieron los primeros movimientos campesinos antecesores del MOCASE.

Hoy este drama, que deja a cientos de familias sin sustento, se acrecienta mucho más con la devaluación. Terratenientes y grandes empresas están pasando por su mejor momento económico, y su poder de lobby se vuelve enorme. De conjunto, solo la industria de cereales constituye el 30% de las exportaciones del país, y un sólo día de lock-out sin liquidar divisas llevó a que el dólar se mueva en 2 centavos la semana pasada. En un poder terrible, desproporcionado, que se mueve en todos los ámbitos; desde las finanzas y los pasillos del ministerio de economía, hasta los ranchos incendiados de los campesinos santiagueños. Es la vieja oligarquía con olor a bosta que volvió a la carga.




7
Los pequeños productores del campo entienden eso y ensayan diferentes respuestas. Como cuenta un comunicado del MOCASE, frente al último desalojo en Los Juries la solidaridad de los trabajadores rurales no se hizo esperar:


"Agradecemos la Solidaridad que estan enviando de organizaciones del mundo entero. 

El lunes actualizaremos situacion, puesto que entre antes de ayer y ayer a llovido en la comunidad de San Pedro. 

La lluvia nos favorece. Nos da tiempo para que lleguen de organizaciones y medios de prensa que cubran la posible distorsion de los acontecimientos por parte de la prensa cautiva. 

El Nuevo Diario y El Liberal de Santiago del Estero (periodicos matutinos), ocultan entre otros componentes: El nombre del supuesto empresario-terrateniente-dueño (porque se trata de un abogado ex Diputado Juarista Victor Daniel Nazar esta involucrado en situaciones similares en otras regiones de la provincia), no es cierto que haya dos policias detenidos por el Juez Trejo, crea confusion entre nombre de involucrados y lugares, no hace referencia al MOCASE porque temen que se les vuelva en contra, evitan atacarnos en la opinion publica, para evitar nuestro contraataque tanto en otros medios de prensa, el derecho a replica y evitar lo inevitable: la participacion y convocatoria que estamos haciendo a los organismos de DDHH. 

Vecinos de todos los parajes y de la ciudad de Los Juries estan juntando mercaderia, remedios, ropa, colchones para solidarizarse con toda la poblacion de San Pedro. Es impresionante la autoconvocatoria solidaria de una FM y de distintos sectores de la sociedad civil. Grupos de personas se han apostado frente a la Comisaria de Los Juries, que de forma pacifica presionan a los jueces y jefatura de policia a fin de evitar nuevos intentos de represion o desalojo. Nos sorprende la simpatia y apoyo a campesinos y a nuestra organizaciones por parte de sectores de la opinion publica. 

Nosotros estamos movilizando una comision especial que a pedido de la comunidad de San Pedro haremos una reunion para acordar los pasos a seguir tanto en lo local, como en lo provincial, nacional e internacional.Esta movilizacion estaba programada desde hace dos meses, con ocasion de la agenda via campesina para el Dia Internacional de la Mujer. 

El 7 de diciembre habra una movida en Los Juries: seran las mujeres del MOCASE y sus organizaciones las que participaran masivamente. Los compañeros designados cubriran algunos aspectos logísticos."


8
"El tema de la policía es una trama muy compleja. La policía responde a Juarez, pero en realidad hay una parte de la policía que está comandada por represores de la dictadura militar, como D'amico y Mustafa que en la época de la dictadura han sido juzgados y como no los pueden poner en cargos públicos han creado una secretaria de seguridad paralela. Y vos vas a ver por acá camionetas sin patente, con vidrios polarizados que pasan, nos miran, nos filman, nos pinchan el teléfono. Está la policía que vemos y la que no se deja ver. Siempre en estos operativos está el sector mas jodido, el que sigue torturando; a un compañero lo hicieron una desaparecer y le querían hacer tal o cual cosa. Es todo la misma trama, es un gobierno feudal que maneja todos los hilos hace 40 años."


-A su hijo lo busca la mafia. A nosotros hace mucho que nos buscan, pero a él lo están buscando ahora mismo, asi que es mejor que lo sigamos cuidando un poco.

El que está al teléfono es Angel y le habla a su interlocutor con voz dulce y pausada. Del otro lado de la línea está Don Dopla, el padre del dueño de la camioneta donde días atrás tres campesinos escaparon de las balas de los enfurecidos policías que vinieron a desalojarlos. Nadie entiende como hicieron, pero las 150 hectáreas de pastura que los policías incendiaron para atraparlos no alcanzaron para que la camioneta detenga su marcha. Ni alcanzaron los 40 aXos que lleva el clan Juarez en el poder, manejando a su antojo la policia, la justicia, el poder legislativo y un estado moustro que ocupa al 58% de la mano de obra activa en la pronvincia.

Ahora llueve, y la marcha que estaba prevista para el Viernes no va a poder hacerse; los caminos están intransitables y no se puede ni entrar ni salir a los Juries. Con suerte se va a poder hacer el lunes o el martes. Eso implica que tampoco voy a poder hacer entrevistas con los protagonistas. Otra vez será.

El desalojo de esa comunidad fue uno de los mas brutales de los últimos tiempos, y eso explica un poco la preocupación de Angel. La reconstrucción de los hechos, realizada por los mismos campesinos, es escalofriante:

"El jueves 27 de Febrero, a las 11 de la mañana, la comunidad de San Pedro junto con vecinos de otros sitios de la zona, se convocaba solidariamente para acompañar a las familias poseedoras de la fraccion 2 del lote 55, que debido a las frecuentes amenazas por parte del Dr. Nazar, aguardaban en la entrada del lote un posible ataque de usurpacion. Nazar y los matones en quienes se apoya para amedrentar, visitaban a las familias presentandose como el unico dueño de las tierras y sugiriendo un proximo desalojo. La comunidad, basandose en el derecho de posesion veinteañal y dando muestras de la animosidad de dueño, se mostraron en rebeldia frente a estas amenazas, frente a esta demostracion de autoritarismo. 

Fue entonces el 27, a las 11, mientras compartian mates dulces y preparaban una cabrilla para el almuerzo, que vieron llegar 4 vehiculos a la zona, identificaron una camioneta policial, un auto policial, una vieja camioneta sin chapa y una camioneta amarilla patente WOL 994. 

De los 4 vehiculos bajaron mas de 20 policias armados, que sin mostrar ninguna orden judicial enfrentaron a los trece hombres y mujeres presentes en ese momento, arengando (Oficial Palaveccino) que tenian la orden de llevarlos a todos detenidos. Ostentando sus armas y maltratando violentamente a todos y todas, golpeando hombres mayores y mujeres, comenzaron a detenerlos privandole la libertad hasta a un niño de 4 años (Matias Manuel Rios). 

En medio de las idas y venidas, el conductor de la camioneta amarilla reconocido como Nemes "El Turco", rompe el candado de la puerta utilizando una llave cruz para permitir que ingresaran al predio un grupo de 5 o 6 policias, dentro de los cuales se encontraban: Roberto Juarez oficial de Añatuya, el oficial Galvan y el oficial Palaveccino tambien de Añatuya, que se dirigieron al interior del campo donde en ese momento se encontraban subidos en una camioneta: Alberto "Beto" Dopla, dueño de la misma, Oscar Peralta y Leandro Lescano. Cuando los oficiales llegaron hasta la camioneta les ordenaron bajar de la camioneta ya que pensaban utilizar la misma para transportar a los detenidos, cuando se bajaron Oscar y Leandro fueron obligados a subir a la caja de la camioneta dejandoles ese lugar para ellos que intentaron subirse en la cabina junto con Dopla, quien se nego ya que no mostraban ninguna orden escrita para semejante operativo. 

En ese momento Dopla pone en marcha el motor, Oscar ya estaba subido en la caja de la camioneta gracias a la brutalidad con que fue obligado a subirse y Leandro se mantenia trepado por fuera sobre el paragolpes trasero, sin querer introducirse en el vehiculo. Cuando Dopla arranca la camioneta, Leandro es tomado por la espalda y lanzado contra el suelo donde recibe las primeras patadas por parte de los oficiales; caido en el piso, puede ver y oir como el oficial Galvan da la orden para que disparen, el oficial palaveccino con un rifle 12 mm recortado dispara una vez y se queda sin municiones, tira el rifle al suelo y toma la 9 mm, en ese momento el oficial Galvan, sin reparos ordena: " Tirale a la cabeza" "para que muera el gringo ese" por Dopla, quien escapaba con su camioneta en medio de los disparos de los oficiales que a diferencia de Palaveccino disparaban con rifles, Oscar, que obligado por los policias habia subido a la caja de la camioneta, recibe un disparo que le penetra por el homoplato izquierdo, llegando a perforarle el pulmon. Leandro nota como se desvanece herido y los policias tambien. 

Dopla, de quien se presume que desconoce durante un largo rato la presencia de Oscar en la caja trasera de su camioneta, escapa en medio de semejante balacera, Leandro que se encontraba en el piso comienza a recibir una golpiza por parte de los 6 oficiales que luego patearlo durante un rato lo dan vuelta boca abajo sobre espinas, le atan las manos con sus propios cordones, lo pisotean entre todos, luego lo agarran y lo llevan junto con los otros detenidos que aguardaban en la puerta del lote. 

Oscar dio vueltas en la camioneta de Dopla que busco escapatoria, la policia tratando de bloquear la huida prendio fuego 150 hectareas de pasturas para animales, durante dos horas y media anduvo deambulando hasta que sintio golpes en la caja y noto la presencia de Oscar. 

A las 2 de la tarde, llego Dopla hasta el rancho de Antonia Gorosito, hasta el momento la policia no habia reconocido la existencia de un herido de bala, luego de haber sido notificados llego hasta el rancho un patrullero que sin poder dar auxilio llamo a una ambulancia; la ambulancia llego al rancho recien a las 16 hs, llevando como enfermera a la Mujer del Oficial Galvan (Chavela Paulon de Galvan) El director del hospital de Los Juries no quiso atenderlo a Oscar que fue llevado hasta el hospital de Añatuya y hoy, gracias a dios, se encuentra estable en el hospital regional de Santiago del Estero, tal vez gracias a su grandeza ya que el se encontraba solidariamente acompañando el conflicto de la familias amigas, sin tener implicaciones directas en el mismo. 

Sergio martinez, que habia facilitado la camioneta para el traslado de sus compañeros hasta el predio, fue obligado a utilizarla luego para transportarlos detenidos bajo las amenazas de los oficiales, quedando el tambien detenido junto con el resto de la comunidad, en la comisaria de Los Juries fueron presionados para que declararan en su propia contra, para que aceptaran haber disparado y haberse resistido violentamente al desalojo y a las detenciones, aunque a raiz de las fuertes presiones nacionales e internacionales fueron puestos en libertad el viernes 28 por la tarde sin necesidad de ceder ante semejante violacion a los derechos humanos. Algunos aun hoy conservan las marcas en el cuerpo de la golpiza recibida, como por ejemplo Leandro Lescano. 

Los detenidos solo fueron revisados por medicos de la fuerza policial, en el Hospital de Santiago la persona que acompañaba a Oscar en los momentos de la intervencion quirurgica pudo ver como la bala sustraida del cuerpo de Oscar fue entregada por una enfermera a un supuesto oficial vestido de Civil que la envolvio en un papel o algohodon para guardarla en el bolsillo. 

Los oficiales a cargo del operativo fueron Galvan y Ñeto. El operativo duro no mas de 25 minutos. 

En el lugar del conflicto Nazar a dejado un hombre cuidando, quien ha manifestado publicamente estar protegido por personal profesional con la orden de disparar a cualquier persona que se acerque al sitio. A su vez dice que Nazar podria manipular la presencia de la Gendarmeria Nacional en caso de verse frente al avance de la comunidad para retomar la posesion en el punto del conflicto, donde se encuentran dos ranchos. 

La camioneta amarilla ahora realiza trabajos de persecucion en los alrededores de Los Juries a todos los campesinos involucrados en el conflicto. (...)"



9
La terminal de micros es una vieja estación de trenes reciclada conun bar de mesas simples a la intemperie. Pido un café; después de un mes y dos semanas de andar desde el Altiplano hasta el monte santiagueño, me dispongo a tomar el último micro, el que me va a obligar a reencontrarme con Buenos Aires. Atrás quedaron algunos abrazos, promesas de volver cuanto antes, planes de comunicación y la sensación de que si todo el tiempo del mundo es poco, dos días son apenas un suspiro que nos permite escuchar los primeros acordes de la poesía.

Siento en el pecho la misma sensación que hace casi una semana cuando un gendarme selló mi pasaporte certificando que estaba dejando atrás Bolivia, o cuando crucé el portón de la fábrica por última vez en Neuquén. Es una angustia de querer mas, de ser conciente de dejar atrás un pedazo de historia viva y presente.

Llegando a Buenos Aires miro la televisión, ese extraño conjunto de cosas que hoy me parece mas ajeno a la vida que nunca. En canal 13 anuncian un reality show que debe ser nuevo, y que trata sobre la vida nada real de varias modelos andróginas y probablemente bulímicas que desnudan su histeria en vivo para ganar no se que cosa. 

Y para colmo llueve. 



Sebastian Hacher
10 de Marzo del 2003
sebastian@indymedia.org

agrega un comentario


Excelente!!!!!!!
Por Cristina - Tuesday, Mar. 11, 2003 at 11:31 PM

Para cuándo el libro de Crónicas de un Indymediero?
Muchas gracias.

agrega un comentario


Lindo ha estao'
Por Martín - Thursday, Apr. 24, 2003 at 9:22 PM
lacomunafm@hotmail.com

Estimado Sebastián:

Tuve la suerte de recorrer Santiago del Estero en varias oportunidades y de conocer en profundidad la dura realidad santiagueña.
Muchos sentimientos que expresás en la nota nos hermanan. Me parece que el MoCaSE es la expresión más auténtica del campesinado argentino.
Ahora pregunto ¿Cómo se puede colaborar con el MoCaSE desde Buenos Aires?

agrega un comentario


Entre la nostalgia y la emocion
Por federico - Tuesday, Jan. 13, 2004 at 8:07 PM
fedeorchani@hotmail.com

Cuando leo este articulo siento una profunda emocion, ya que yo vivi en quimili, (Sgo.del Estero), a dos cuadras de Angel, nuestras familias fueron amigas, y fueron testigos de la gestacion y crecimiento del movimiento.
Hoy en dia vivo en Bs As, y desde aca trato de hacer sentir el cariño que siento por los campesinos, la tierra y la lucha.

agrega un comentario


hola
Por ramon - Sunday, Jul. 01, 2007 at 1:41 AM
alfo_125@hotmail.com 263859 av.jalcho y_5

es muy largo y muy feo

agrega un comentario