Julio López
está desaparecido
hace 4469 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

HORACIO PILAR Y ANIBAL MENDIETA
Por JUAN DE DIOS ROMERO - Thursday, Apr. 29, 2004 at 3:51 PM
juan869@hotmail.com 4347-9545 peru 103

YATA 129, Y LA DECADA URBANA DE LOS SESENTA...

YATAY 129, Y LA DECADA URBANA DEL 60


En recuerdo del Poeta Horacio Pilar y de Anibal Mendieta.-



“El barrio de Mataderos”
“Supo cubrirse de gloria”
“Y escribir para la historia”
“La de sus hijos verdaderos”


( DE LA LETRA QUE SE CANTO MIENTRAS SE OCUPABA EL FRIGORÍFICO LISANDRO DE LA TORRE, YO ESTUVE EN ESA ESQUINA EN ESE DIA Y EN ESE BARRIO GLORIOSO – FUE LA PRIMER GRAN HUELGA GENERAL DEL PERONISMO DE LA RESISTENCIA QUE SE ENFRENTABA A UNA LLAMADA “JUNTA CONSULTIVA” DONDE ESTABAN TODOS LOS REPRESENTANTES DE LOS ENEMIGOS DE LA PATRIA ARGENTINA- HABIA UN DECRETO, EL N º 4161, MUY FAMOSO, QUE HOY DEBERIA SER PUBLICADO NUEVAMENTE Y SER ENSEÑADO EN LAS CLASES DE VARIOS CENTROS DE ENSEÑANZA DE LA HISTORIA SOCIAL DE NUESTRA PATRIA, FUE EL PARADIGMA DE UNA EPOCA SINIESTRA)

.........................................

“Libertad al poeta Horacio Pilar”.

Así escribieron en una tela blanca los muchachos de la JUP, en 1963, en el 4to piso del Sindicato del Calzado, en la calle Yatay 129, lugar donde se reunían no solo los de la JP de la 7ma, sino donde se hacían los plenarios de la juventud. Alli los conocí junto a mi amigo de la infancia, Bisio a quien aún debo lo esencial de mucho de mi vida- , a Gustavo Rearte, a Ibarra, a Spina, a Sosa, a Cao, y a Eduardo Salvides, con otros treinta tipos más – que había fundado a la AJES, la Agrupación Justicialista de Estudiantes Secundarios, la mayoría de los cuales sabían parar en un bar que estaba en Bahía Blanca y Rivadavia. Hace mucho, hace muchos sentimientos.

Así conocí a Horacio Pilar, hombre de sólida cultura, expresión densa y gestos tiernos de militante que sueña – y que es poeta –conocí también a Paulita, entonces su esposa - y a Horacio me lo presento en persona una vez Anibal Mendieta, recién egresado de abogado, en un bar de la calle Talcahuano, entre Corrientes y Lavalle, en una mesa donde se sentó también Arturo Jauretche.-

A Jorge Rulli lo vi por primera vez en esa misma época, en Azcuenaga 59, 3er piso, la casa de Cesar Marcos - un hombre como pocos, sabio y prudente - , donde nos solíamos reunir para analizar lo que pasaba y las cosas de esos años y salvo su nieve, sigue con la misma gallardia y dignidad - Allí, también supo ir Carlos “Pancho” Gaitán, un hombre que me enseñó algunas cosas importantes de mi vida, como ser, lo que no se debe hablar con él, yendo hacia Santos Lugares - donde supo vivir -, desde la estación del Paradero Chacarita, en Villa Crespo.-

Una vez, en medio de una discusión vi como un anochecer Rearte le pego una mala y canalla trompada a Horacio Pilar, que siempre le discutía como pidiéndola. Nunca lo pude olvidar; se parecía a lo que luego vendría a ocurrir entre todos. Fue el día en que se veló a Ibarra – se había matado en un accidente en Córdoba - en el Sindicato del Calzado, allá , en Yatay 129. A principios de la década del 60, cuando cometer un error era ser valiente y mentir era ser canalla.-

Me metí en estas cosas por un tema vinculado a la aviación, en realidad a dos aviones, una par de veces los vi, la primera era una prueba que me emocionó mucho, el avión se llamaba “ Pulqui”, la segunda vez, que tambien me emocionó hasta las lágrimas, el avión se llamaba “Gloster Meteor”, lo vi desde la terraza de mi casa como pasaba rasante, se elevaba y descargaba una bomba en una plaza en la que estaba mi viejo, era el 16 de Junio de 1955. Eso me marcó, y fue la primer vez en que vi llorar al viejo en el patio de mi casa, en Yatay 463.Y así fue como me metí en estos temas que siguen hoy golpeando en la puerta del alma.-

Con el tiempo, luego de la llamada CGT Negra, cuyo boletín se leía en la estación de tranvías que sabía estar en Parral y Gaona, donde yo trabajaba en una fosa de electricista, comencé a darme cuenta de que había una lucha sorda y despareja, donde las victimas pensaban como yo y, decidí entrar, la llamaron, mucho después, “ la resistencia”, porque quedaba bien y no sabían lo que se había pasado.

Los mas anoticiados leíamos “Marcha”, editado en el Uruguay, que llegaba los viernes por la noche y solíamos ir al sindicato de ATE en la Avenida Belgrano, para alguna reunion un poco off the record, generalmente un sábado por la siesta y si era en la semana a ATE Capital, en la calle Carlos Calvo, donde una vez se hizo el Primer Congreso de Mujeres Peronistas , y vinieron como de 10 provincias, en el subsuelo.-

Fue por esos días que el pibe Correa me largó un tiro, me quede quieto entre el humito del primer piso de la calle Carlos Calvo, como preguntando el porque; con los años supe quien lo había mandado, ahora esta en San Pablo y mucho después me anduvo buscando y necesitando, anda por estos lugares ahora con un tal Zenón de ladero y aventurero, que anda en el tema de las telecomunicaciones, es versero y deudor, premio mayor de la lista del Veraz de los militantes y anduvo haciendo fuerza para que nuestro Canciller no lo fuera, el fue portador de noticias del general Perón, hace varias décadas y un periodista llamado Barraza, un tipo magnifico y lúcido, que lo mataron creo, le puso “el pájaro loco”; antes de él anduvo por los sitios en que nos reuníamos un señor ex diplomático, un caballero, don Valentín Luco, que me llamaba a las dos de la mañana para que lo ayudaran a pagar un hotel donde paraba, en la calle Anchorena, entre Santa Fe y Arenales, lo visité varias veces en su hogar, en el barrio de Palermo, cerca de Pacífico, era un buen tipo y prudente pero un poco innecesario para lo que estábamos haciendo frente. Pero no entregó a nadie que yo recuerde.-

Lo de París del 68 nos pareció un juego de gorilas, ya que los muchachos de por allá nos decían cualquier cosa menos lo que éramos y decían que ese Decreto N º 4161 no era importante en la historia del mundo civilizado, “ porque no tenía la imaginación para llegar al poder” , hasta que vino De Gaulle y estuve entre los que le cantamos la marcha – toda enterita - en plena Plaza Francia y le gritábamos a los periodistas franchutes, “Viva Argelia Libre” y nos miraban como bichos raros.

Andábamos leyendo a Frantz Fanón, ( “ Argelia Año 8 “ ) y sabíamos de que se trataba, ya unos tiempos antes Serravalle y los hermanos Soto – de Termas - nos dijeron como había sido lo de los Uturuncos y para nosotros lo urbano de Paris ocurría todos los años el 17 de Octubre en Plaza Once o en Parque Patricios-

Una vez, Horacio Pilar me dijo que la Resistencia Peronista era como el humo que sigue subiendo en la llovizna, eso pintaba su estética y lo hermoso de sus conceptos. Y era hermoso, aunque muchos ya estaban cayendo, entre ellos Felipe Vallese, por culpa de una cajita de fósforos, donde sin querer figuraba donde estaba guardado, así me lo contaron en voz queda muchachos de esa época.-

Yo era uno de los pocos que en Mataderos entraba al Sindicato de la Carne a conversar con Brito Lima, tema 1, Bolilla 1, punto 1, “La Unión de la JP”, no sé porque me respetó, pocas veces lo volví a ver, pero a su lado había tipos que dieron luego mucho ya sin él, y otros se desviaron a la marginalidad, como otros de los de este otro lado en que yo me quedé.-

Cuando se venían desde Mataderos a los plenarios de la JP del Sindicato del Calzado, eran como más de cien tipos, sin embargo nunca paso allí nada raro, pero con los años, si.- Y para desgracia de todos.

La primera vez que me agarraron a trompadas, fue en la estación del Once, por pegar carteles por un 17 de Octubre, fue en la oficina de la policía ferroviaria; allí supe como sería lo peor, que otros debieron soportar en medio de traiciones y gestos de poder, como la de muchos de ahora que no hacen un carajo de cosas esenciales y nos puede volver a pasar lo mismo, como en mi laburo, donde jóvenes entusiastas salen a los pasillos con sus celulares a hablar con testaferros de licenciatarias que siguen haciendo su agosto con la complicidad de un puñado de turros que son el agua de la llovizna que no puede para el humo que sigue subiendo

Pero esto lo escribí en otros lugares y por otros temas más esenciales, yo una vez hable con Luiggi, no sé si saben que falleció hace ya varios años, fue el hombre de confianza que llamó Perón para su custodia. Él me dijo que “extraños” le habían colocado un micrófono al General, en la parte de atrás del asiento trasero del coche oficial- en los días en que se firmó el Tratado del Rio de la Plata con el Uruguay- , y desde esos momentos el tema me desvela y veo que puede estar volviendo a pasar mucho más que lo mismo por la disponibilidad criminal de tecnología mas sofisticada en modulaciones de variantes del CDMA y otras cosas- .

Luiggi me pregunto que se podía hacer. Yo le dije que si lo habían podido hacer, era porque estaban filtrados, y creo que así fue, por todo lo que vino después.-

Fueron los años que me marcaron, para siempre, no los olvido, ni a tanto rostros y tantos gritos y tantos golpes. Ni a tantas banderas ni a tantos llantos. Como los enojos y análisis parcos y precisos de Benito Romano en el viejo hotel Splendid de la Rivadavia angosta del centro, junto a Villalba y otros changos tucumanos y de Salta, allí sabían parar cuando se largaban para Buenos Aires y,allí los conocí.- Todos tipos de primera, quizás como ya no salen, salvo un caso, que me perdonen si hay otros, es Jorge Rulli, hace unas semanas lo volví a ver, fue un abrazo que me puso la carne de gallina y sentí vergüenza de no tener su estatura moral. Conserva su altivez, dignidad y lucidez, y como en el 60, hay muchos que miran para otro lado pero , no nos importa Jorge, somos como el humo, “que sigue subiendo en la llovizna”.-

Por eso amigos, estas sinceras y cortas líneas, de toda una historia – a conciencia mutada - de mi vida la dedico a dos amigos fallecidos, tipos de primera, creativos, patriotas y argentinos. Nunca los olvido, ni a otra docena de muchachos que hoy, recuerdo con nostalgia y rabia. La rabia, es por otros motivos que aquí no digo, por respeto a muchos, por sus funciones, no por sus personas.

La dicotomía de nuestro drama, es que estamos desdoblados, pensando como atenienses por nuestros sueños y viviendo como espartanos, por nuestras luchas; que están volviendo para una decisión crucial y, para felicidad de pueblo y para la grandeza de la Patria.

Juan de Dios Romero

Febrero 2004.-

juandediosromero@hotmail.com

...........................................................................................................................................

Nota : el narrador, se desempeña en la Comision Nacional de Comunicaciones, y trabaja en el sector desde hace 47 años, hace casi 8, con una accion judicial de Amparo, llego hasta la Corte Suprema oponiéndose a la privatización del Control del Espacio Radioeléctrico.
Perdió en sede judicial, y un poco de sangre en una esquina pero, desde entonces se sintió un poco mejor consigo mismo.-







agrega un comentario