Julio López
está desaparecido
hace 4446 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

TEATRO DE LOS ANDES: arte y compromiso
Por (((i-sde))) - Friday, Oct. 28, 2005 at 2:31 AM

Antes de que cierre el emblemático mes de octubre y como una adhesión a la XVIII Fiesta Provincial del Teatro que se lleva a cabo durante esta semana, publicamos esta nota a pesar del "retraso" de su producción. En una provincia donde la actividad artística es dura de llevar y su campo está preso del subsidio oficial, recordar el paso del Teatro de los Andes por Santiago del Estero se hace necesario. Fué el 5 de octubre de este año. Para no olvidar que el arte y la militancia siguen siendo una fértil unión en cualquier tiempo y lugar.

Hay lugares en el mundo que se mueven al ritmo de la historia. Lugares que apelan a la memoria y persisten en las voces de los hombres que luchan contra la voluntad del olvido. Hay lugares en el mundo que ofrecen el paisaje, las comarcas, para que estos hombres crucen sus caminos aun sin coincidir en el tiempo. Hay hombres que atraviesan fronteras y cruzan de un lugar a otro tensando las venas de su pasión, las cuerdas de su voz, y llevando su lucha a otros territorios. Del arte a la política, por ejemplo.

Marcelo Quiroga Santa Cruz nació en Cochabamba, Bolivia, en el año 1931. Hasta su muerte, Marcelo Quiroga luchó por los intereses del pueblo boliviano. Lo hizo desde las letras, como periodista, escritor y poeta. Y desde la actividad política, como militante y dirigente socialista. Por esa razón murió en manos del ejército boliviano el mismo día que Luis García Meza concretaba el enésimo golpe militar en Bolivia, el 17 de julio de 1980.

César Brie llegó a Bolivia en el año 1991, donde funda el Teatro de los Andes, grupo que se propone “formar un actor-poeta en el sentido etimológico del término: hacedor, creador. El que crea y hace”, según anuncia en el programa de mano que entregan en sus presentaciones.

Tras algunos años de exilio en Europa, César Brie recala su viaje en Yotala, a pocos kilómetros de la ciudad de Sucre. “Me exilié de Argentina durante la dictadura de Videla –cuenta-. Después de varios años en Europa, decidí instalarme en un país latino que valiera la pena por su cultura.” ¿ Por eso Bolivia ? “Por eso Bolivia”.

Allí fue inevitable conocer a la familia de Marcelo Quiroga, aquél hombre de quién escuchó hablar desde que llegó en agosto de 1991. “Tenía la impresión de que quienes me hablaban estaban huérfanos de Marcelo.” -inscribirá quince años después en las notas que acompañan la publicación de “Otra vez Marcelo”, la pieza teatral que escribió inspirado en los propios escritos y discursos de Quiroga.

“Es una obra sobre el coraje cívico y la desaparición –le gusta repetir a Brie. “La estrenamos en agosto de este año, en nuestro teatro granja de Yotala. Había cerca de trescientas personas que se emocionaron con la historia.”

- ¿ Porqué la historia de Marcelo Quiroga ?

- “Marcelo es un prócer con bustos en las plazas y con su nombre puesto a las calles. Por ese lado, la gente lo conoce. Pero por otro, sus escritos y su historia son desconocidos. Y en Bolivia es un tema actual, que sigue vivo. Sus perseguidores y asesinos volvieron y su familia sigue sufriendo al burla.”

En la apertura del segundo acto, se escucha desde una radio la voz de Marcelo: “¿En cuánto debemos tasar la soberanía: ¿diez, cuatro, cero centavos? Hay quien considera a Bolivia no como una comunidad humana en el tiempo sino como un negocio. Hay quien piensa que la soberanía es sólo un sentimiento inactual, semejante al del honor, por ejemplo, sentimiento que ya no debería respetarse en estos tiempos menesterosos y desde esta situación nacional mendicante, algo que debe subastarse al mejor postor: ¿quién da más por esta hermosa antigüedad que es la soberanía?”. Es la grabación de uno de sus discursos mas recordados en el parlamento boliviano, cuando desde su banca de diputado se oponía a la privatización de los yacimientos de gas en manos de la Bolivian Gulf Oil Company, los mismos yacimientos que había nacionalizado cuando fue ministro de minas y petróleo a fines de los sesenta.

A pesar que los discursos y las palabras de Marcelo Quiroga pueblan la obra, Brie no cae en la tentación del homenaje entrañable panfletario y enardecido. “Lo más difícil en el texto fue lograr sintetizar en un lenguaje teatral, breve y conciso, un pensamiento político argumentado y complejo.” –explica-. “Espero haber logrado reflejar la esencia de su pensamiento.”

Además de la propia voz de Quiroga, la puesta utiliza también su imagen a través de fotografías que comparte con su mujer Cristina, compañera inclaudicable de la vida, las luchas y los exilios.

- Cristina: ¿Dónde estás Marcelo?
- Marcelo: No lo sé Cristina
- Cristina: ¿Dónde te pusieron?
- Marcelo: No lo sé Cristina
- Cristina: Vas a perdonarme...
- Marcelo: ¿Por qué?
- Cristina: Por soñarte tanto.

Según su autor, la pieza no se limita a la figura de Quiroga, también “relata la relación entre Marcelo y Cristina. Una historia de dos adolescentes enamorados, de cómo vivieron ese amor a través del exilio, la persecución y las convulsiones sociales que marcaron su época.” -argumenta. “Soy amigo personal de la familia de Marcelo Quiroga. Esa fue otra de las claves para elaborar el texto: las entrevistas con su esposa Cristina, sus hijos Rodrigo y Marisol, su sobrino José Antonio y su cuñado Miguel.” –agrega.

Uno de los intelectuales bolivianos más destacados del siglo XX -para muchos-, Marcelo Quiroga es autor de la novela "Los deshabitados", considerada la mejor novela de Bolivia desde la segunda guerra mundial, del poemario "Un arlequín está muriendo" y de varios ensayos entre los que se destacan "El saqueo de Bolivia" y "Oleocracia o patria". Como periodista escribió innumerables artículos en distintos medios de Bolivia y de latinoamérica. También ejerció la radio con el programa "Pido la palabra". Tras su actividad política independediente, desde la que enjuició al presidente de facto René Barrinetos, fundó el Partido Socialista de Bolivia en el año 1971. Como dirigente del mismo ocupó banca del congreso en distintas ocasiones, hasta morir en ejercicio de la misma en julio de 1980 al oponerse al alzamiento militar del general Luis García Meza.

“Otra vez Marcelo” es la obra que cierra una trilogía de creaciones basadas en la realidad social, con las cuáles “hemos querido enfrentar lo ‘político’”, afirma Brie en nombre del Teatro de los Andes. La preceden “La ilíada”, “una meditación sobre la guerra y el uso de la fuerza” adaptada del clásico poema griego, que, a pesar de sus 3.000 años de antigüedad “en nuestro continente, donde las heridas abiertas hace 30 años no podrán cerrarse hasta que no se conozca el destino de los desaparecidos y secuestrados, sigue siendo vigente.” La otra pieza, “En un sol de membrillo”, título que cita una frase de un campesino boliviano que sobrevivió al terremoto del año 1998, hecho en el que se basa, es una “meditación sobre la catástrofe natural y la corrupción”.

Para César Brie “el teatro tiene lugar si está bien hecho, más allá del tema”. Aunque seguidamente sugiere que, como artistas, “hay que hacernos cargo de la historia."

- ¿ Cuál es el lugar del teatro en Bolivia en estos tiempos ?

- “Hoy se ve un buen teatro en Bolivia, comprometido. Y se está escribiendo mucho”.

- ¿Y cómo ve Ud. el panorama político de Bolivia ?

- “La situación es muy peligrosa. Hay un empate de fuerzas opositoras y eso hace que exista un riesgo muy grande de guerra civil. No hay que perder de vista que Bolivia es uno de los principales centros de resistencia al Nuevo Orden Mundial. Desde esa perspectiva, soy pesimista. Pero en el sentido en que lo sostenía Gramsci: ‘pesimismo de la inteligencia y optimismo de la voluntad’”.

El grupo Teatro de los Andes se presentó en la ciudad de Santiago del Estero el 5 de octubre último. El montaje de “Otra vez Marcelo” se hizo en un lugar inusual, el salón de actos de la escuela “Patricias Argentinas”, a cincuenta metros de “La rosadita”, la casa particular del ex tirano Carlos Juárez, donde reposa junto a su esposa Nina, su obligado retiro a causa de los varios procesamientos que ambos deben afrontar –algunos por violaciones a los derechos humanos- y que la justicia local demora. El mismo tirano que prohibió la obra "El cartero" porque "alteraba las hormonas de las jovencitas.”

La visita del grupo boliviano es uno de esos acontecimientos que ameritan la frase que lo recuerde así: “por aquí pasó el Teatro de los Andes.” Su silencioso paso por nuestra ciudad ofreció un arte de calidad, de compromiso genuino y de rigurosa austeridad. Algo que no ofrecieron ni el Festival de Cine y Derechos Humanos con su demagógica interpretación sobre estos derechos y el compromiso político, ni la vacua mega-fiesta con que celebra su cumpleaños la ciudad, sólo por nombrar dos eventos culturales trascendentales para las políticas oficiales de la provincia.

Por suerte, la presentación de “Otra vez Marcelo” fue a sala llena. Y se vió a muchos escritores, actores, dramaturgos y directores locales entre el público.

Como decía Gramsci: "pesimismo de la inteligencia y optimismo de la voluntad."

Para conocer al Teatro de los Andes: http://www.utopos.org/losandes/andes.htm

agrega un comentario


ciudad autónoma
Por ana - Sunday, Nov. 06, 2005 at 4:05 AM

por estos lares también pasó casi desapercibida esta obra. entre los bombos de las marchas contra bush, se presentó tres veces "otra vez marcelo". la última, en el parque avellaneda en una función a la gorra (primera obra teatral que se presenta en la tambería, espacio aún no inaugurado oficialmente). 180 personas tenían entrada, y fuimos unos cuarenta afortunados que pudimos entrar haciendo lugar.

agrego entonces este comentario para reafirmar la nota que precede, y resaltar esta creación que reanima los espíritus de lucha. una obra que fluye del humor, al cotidiano (el amor), a la perserverancia y la denuncia para ilustrar una convicción de lucha, o sea de vida. sin la cual yo no soportaría existir.

agrega un comentario


Marcelo
Por marco - Friday, May. 12, 2006 at 6:31 PM
darthmarkus@gmail.com

Saludos, Espero sinceramente esta obra vuelva a presentarse en Bolivia, aca en Cochabamba, aunque no haya un publico como el de La Paz, pero es que somos varios que deseamos ver la obra y personalmente haria propaganda, espero se animen a esto.

agrega un comentario