Julio López
está desaparecido
hace 4632 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Suramérica: anarquistas y antimilitaristas decimos NO a la guerra
Por Anarquistas y antimilitaristas - Wednesday, Mar. 05, 2008 at 9:40 PM

* Ante la amenaza de conflicto bélico que involucra a los gobiernos de Colombia, Ecuador y Venezuela, anarquistas y antimilitaristas del continente comenzamos a movilizarnos a través de la palabra y la acción para repudiar lo que sería una monstruosa agresión del poder estatal contra nuestros pueblos. He aquí dos documentos que llaman a enfrentar semejante barbaridad.

Suramérica: anarquis...
antimili2.gif, image/gif, 311x253


__Declaración de antimilitaristas de Latinoamérica: No necesitamos otra guerra más__

No necesitamos otra guerra más. Nosotras/os, objetoras y objetores de conciencia y antimilitaristas del Ecuador, Colombia, Venezuela, y toda América Latina y el Caribe, unidos, nos negamos rotundamente a una escalada bélica que desemboque en una guerra que, nuevamente, nos intente dividir. Ya bastante tenemos con el hambre, la corrupción, el militarismo exacerbado, el impúdico gasto militar, la inseguridad ciudadana, el continuo bofeteo a los derechos humanos por parte de nuestros gobernantes, para que nos quieran regalar un conflicto armado más.

Una guerra sólo fortalecerá los respectivos nacionalismos de los países en conflicto, aumentando la xenofobia instalada en nuestros países. Fortalecerá a las Fuerzas Armadas, que encontrarán otra razón para incrementar sus presupuestos y servirá para esconder aún más los problemas que nos aquejan como pueblos latinoamericanos y del Caribe: la explotación sin control de nuestros recursos, los altísimos niveles de desempleo, la discriminación y violencia de género, la corrupción y las mafias del poder, las comunidades desplazadas por conflictos bélicos o por monocultivos agrícolas y forestales, el racismo y la discriminación por clase, etc. Nada eso se solucionará por la guerra. Al contrario, significará que esos problemas aumentarán como han aumentado en cada dictadura y guerra civil.

Una guerra entre estados latinoamericanos es, al mismo tiempo, una conflagración civil entre pueblos hermanos, conducidos al matadero por gobiernos militaristas, tanto de derecha como de izquierda. Los únicos vencedores de un enfrentamiento fratricida entre hermanas y hermanos son los comerciantes globales de armas, que desde Estados Unidos hasta la Federación Rusa, construyen laboratorios de guerra y opresión en nuestros países bajo eufemismos como el "Plan Colombia".

Decimos no a la guerra y a sus preparativos. No al fortalecimiento de cualquier militarismo, sea de derecha e izquierda. Sí a la autonomía de los pueblos y de sus luchas. Sí al hermanamiento latinoamericano.

Convocamos a una acción conjunta contra el militarismo y la guerra, partiendo desde nuestra convicción de seguir trabajando juntas y juntos por la promoción de la justicia y la solidaridad, fuera de los cuarteles, en cada uno de nuestros países.

Antimilitaristas de Latinoamérica y el Caribe

Organizaciones:
- Internacional de Resistentes a la Guerra - IRG/WRI
- Grupo de Afinidad Antimilitarista de Asunción GAAA (Asunción-Paraguay)
- Pelao Carvallo, consejero IRG
- Yeidy Luz Rosa Ortiz, Casa Feminista de Rosa - Quito, Ecuador
- Periódico El Libertario - Venezuela
- Xavier León, Grupo de Objeción de Conciencia del Ecuador - GOCE
- Movimiento Antimilitarista y de Objeción de Conciencia MAOC Chile
- Adriana Castaño Román, Red Juvenil de Medellín, consejera IRG
- Acción Colectiva de Objetoras y Objetores de Conciencia (ACOOC) Bogotá

Adhesiones a : antimililat@gmail.com

***************************************

__Sin paz no hay revolución posible__

Lo ha dicho Castro: “Suenan trompetas de guerra en Suramérica”. La escalada verbal entre Uribe y Chávez alcanza finalmente visos de ser algo más que dialéctica. Se despachan tanques a la frontera, se expulsan embajadores y los discursos y apariciones públicas, ya de por sí caldeados, aumentan un punto la retórica del enfrentamiento. Tal vez no sea esta vez, aunque no cabe duda que la situación es alarmante. Tal vez las aguas vuelvan por ahora a su cauce, en espera de una ocasión futura que desencadene el conflicto. Espero de todo corazón que éste no se produzca nunca, porque me repele la perspectiva de ver a un pueblo matándose con otro por intereses de Estado, sea cual sea la circunstancia. Pero de momento todo apunta al pesimismo.

Porque la verdad es que una retórica belicista favorece tanto a Uribe como a Chávez, y quizás más aún a este último. Lo cierto es que el discurso revolucionario del Comandante está en una de sus horas más bajas. Tras la derrota del 2 de Diciembre, el primer varapalo electoral que recibe, se han abierto las compuertas del descontento dentro del chavismo. Pero no ese que sale en las televisiones haciendo declaraciones altisonantes, sino el del pueblo, ese que se abstuvo y causó la derrota de la reforma constitucional, el mismo que está harto de Mercales desabastecidos y Misiones abandonadas mientras que la boliburguesía se pasea en carros caros. Ese que denuncia los casos de corrupción y se enfrenta a la burocracia del Ministerio del Trabajo y a cambio sólo recibe perdigonadas de la Guardia Nacional. Precisamente el mismo al que el chavismo más cercano al presidente denomina desviación ultraizquierdista o anarquista, o del que se dice que no está preparado para el socialismo después de nueve años esperando a que se mueva ficha de verdad, y que se desespera de ver todos los guiños de Chávez a la derecha en los últimos meses. No en vano se multiplican desde el poder constituido las llamadas a la disciplina interna, a hacer piña para el esfuerzo electorero que se avecina. Todo ello, como no, junto con las expulsiones fulminantes por orden presidencial del PSUV de los que levantan la voz, aunque sea para denunciar un caso de corrupción, y a pesar de que el tal partido aún no está ni constituido, ni tiene estatutos, ni nada, aunque ya tenga comité disciplinario.

No es la primera vez que cuando se agota la retórica revolucionaria de un movimiento populista, se recurre a un nacionalismo rancio, vociferante y agresivo. Es el mejor remedio contra la disensión, porque al tener un enemigo externo, se le puede asociar cualquier amenaza interna a la estabilidad del régimen, y así se resuelve el problema de los críticos, porque sin duda han de estar a sueldo del enemigo. De esto ha habido mucho en Venezuela: que si Bill Gates implanta chips a la gente, que si no se quién trabaja para la CIA, en fin, lo de siempre. En realidad un conflicto abierto con Colombia sería tan sólo un paso más en esa retórica, la tabla de salvación de un chavismo que pierde el norte y la base. Por eso no es de extrañar que aunque el problema principal sea la violación de la frontera ecuatoriana por tropas colombianas, el gobierno venezolano se apresure a participar en la refriega y aumente la tensión movilizando tropas, en lugar de jugar el papel de pacificador del que realmente se podría beneficiar diplomáticamente.

Por supuesto Uribe también vive de la confrontación. Ha dado todos los pasos posibles para sabotear cualquier diálogo con la guerrilla, para impedir la liberación de los secuestrados, para fomentar una solución armada al conflicto (o lo que es lo mismo, su perpetuación), porque con ese discurso llegó al poder, y ya anda sondeando la posibilidad de una reforma constitucional que le permita una nueva reelección. Por cierto, hay coincidencias que asustan.Y si no que me expliquen qué es eso de matar al mediador en la liberación de Betancour unos días antes de que se anuncie su posible liberación. Desde luego, ha dado muestras claras de preferir una guerra en toda regla a un acuerdo pacífico. La suya siempre ha sido una política agresiva y paramilitar, que equipara los intentos de organizar una sociedad civil viva y activa, una necesidad urgente en Colombia después de sesenta años de conflicto, con el apoyo a la guerrilla. De nuevo una muestra de cómo se puede usar el enemigo existente para perseguir lo que se concibe como una amenaza. Por supuesto con el apoyo de los Estados Unidos, que sería el más beneficiado de un conflicto que encenagase a Venezuela en una larga guerra. Desde luego, no hay nada tan grato para el poder establecido como el consenso, y Uribe lo explota todo lo que puede, hasta el punto de que los uribistas ya tachan a cualquier crítico con el gobierno de guerrillero, por no hablar de sindicalistas, defensores de derechos humanos, etc. Uribe ha hecho una apuesta por el poder personal a costa de todos los colombianos, que ahora se ven amenazados por la posibilidad de una guerra, tanto como por la vuelta de las FARC a la campaña de atentados indiscriminados. Desde luego, debe haber pocos pueblos en el mundo que sufran tanto a sus gobernantes como el pueblo colombiano.

Al fin y al cabo una guerra sólo va a servir para perpetuar a ambos dirigentes en el poder, cada uno agitando los trapitos de colores que tanto emocionan a los nacionalistas, unas banderas que en este caso son dolorosamente parecidas. Y mientras tanto el pueblo desangrado, en una guerra que no es la suya, la de clases, llorando a sus hijos, sin justicia, ni pan, ni paz. Seguro que ni los burgueses, ni los políticos, ni los burócratas van.

Pero en el caso de Venezuela hay un mal añadido. Que nadie dude, que en el caso de una guerra se acaba la revolución. De nuevo los políticos de todo pelo le van a cambiar al pueblo su esperanza por espejitos de colores, en este caso balas y machetazos. En el caso de un enfrentamiento armado, nada más fácil que intensificar los llamados a la disciplina, descalificar a los que se atrevan a tomar una iniciativa que no parta del gobierno; nada más fácil que cambiar las prioridades, de la construcción del socialismo del siglo XXI a la victoria en la guerra. Eso del socialismo, para después, para cuando se pueda, si es que se puede. Ya se vio en España, y al final uno se queda sin la revolución, sin la guerra y bien jodido.

Como siempre, la única solución a la locura de los gobernantes es el pueblo, una marea revolucionaria que se lleve por delante a los demagogos, populistas y vende madres de ambos lados de la frontera, y se dedique a construir la sociedad civil fuerte, desde abajo, independiente del poder que se perpetúa a sí mismo. Una sociedad auto-organizada, revolucionaria por talante y naturaleza, sin liderazgos cegadores, internacionalista y solidaria. Que reconozca que el pueblo colombiano, el venezolano y el ecuatoriano, son hermanos por muchas cosas, en sufrimiento, y por su deseo de paz y de justicia. Y para empezar, nada mejor que no dejarse engañar por proclamas bélicas y rechazar radicalmente la guerra entre estados, cualquier guerra, excepto la de clases. La movilización por la paz tiene que empezar en cuanto comienzan a sonar los tambores de la guerra. Para luego es tarde.

Miguel Martín

[Mas información en http://www.nodo50.org/ellibertario]

agrega un comentario


El puñetazo de Uribe sobre la mesa que ha hecho temblar a América Latina
Por EL CAMINANTE - Wednesday, Mar. 05, 2008 at 10:02 PM

“El presidente Álvaro Uribe se ha apuntado un gran éxito político con la operación en la que el Ejército colombiano ha dado muerte a Raúl Reyes, aunque para ello los militares hayan tenido que violar la soberanía ecuatoriana”. Miguel Angel Basteiner lo analiza hoy en “El País”.

Basteiner habla de éxito “porque merece la aprobación de gran parte de la opinión colombiana, con la excepción de familiares de secuestrados que temen que provoque un mayor endurecimiento de las condiciones de vida de sus seres queridos”. También destaca la oposición de elementos de la izquierda radical.

Destaca que la operación ha sido de alta “precisión quirúrgica y optimetría satelital”.

Basteiner, relaciona la furiosa reacción de Chávez y Correa a los “documentos presentados por el respetadísimo general Oscar Naranjo que retratan a Chávez como financiero y proveedor de armas de las FARC, y a Venezuela como el mejor santuario para la guerrilla”.

“El ex teniente coronel, inveterado partidario de matar las mariposas a cañonazos, amenazaba, en cambio, con la guerra si se producía una violación similar de la divisoria venezolana” … pero las razones de Chávez pueden conectarse con la gravedad de las revelaciones colombianas, dice Basteiner.
“Lo que haya de verdad sobre el compadreo de Caracas con las FARC, aunque debe verificarse por medio de una investigación independiente, ha podido incitar al mandatario venezolano a una acción preventiva, un bosque de imprecaciones, donde ocultar con tambores de guerra si no al mundo, sí a su parroquia, los aspectos más clandestinos del bolivarianismo”, es la conclusión a la que llega el columnista.

“La operación es todo un puñetazo de Uribe sobre la mesa, con el que recupera una iniciativa política que había perdido cuando Chávez y las FARC, haciendo caso omiso de que hubiera retirado la venia para mediar, seguían liberando secuestrados, aunque con cuentagotas, siempre a la mayor gloria del líder venezolano”.

Para él, este golpe de efecto “puede tener notables consecuencias a medio y largo plazo“, especialmente el impulso que este éxito añadiría a una posible candidatura de Uribe a un tercer mandato.

Payasada nicaragüense en la OEA

Nicaragua ha protagonizado una solemne payasada en la OEA. Después de haber “aclamado” la Resolución, es decir, aprobarla, el Embajador ha tomado la palabra y ha informado que el Presidente Daniel Ortega acababa de llamarle y decirle que Nicaragua no estaba de acuerdo con la Resolución aprobada y pactada entre Colombia y Ecuador.

El motivo es que, según Ortega, Colombia viola la soberanía marítima de Nicaragua con frecuencia y su país se siente amenazado por ello.

Esto no ha impedido la aprobación ya que la misma ya había sido “aclamada”

El Embajador de Colombia ha contestado a la alegación de Nicaragua refiriéndose al conflicto internacional que mantienen ambos países y negando cualquier violación de soberanía. Ha lamentado también la actitud de Nicaragua tratando de empañar el acuerdo alcanzado con un tema que no tiene nada que ver.

Venezuela, por su parte, “acompaña” la Resolución pero “quisiera ir más allá”.

Jorge Valero ha pedido que la Resolución sea más firme y ha vuelto a acusar a Colombia de ser “un peligro continental”. Igualmente ha vuelto a solicitar un “acuerdo por la paz” en Colombia.

La actitud de Nicaragua y Venezuela contrasta con la actitud del resto de países que han felicitado tanto al organismo como a Colombia y Ecuador.

Bolivia y Argentina, mucho más comedidos, han felicitado a la OEA y a ambos países.

Brasil ha manifestado su total apoyo a la resolución




agrega un comentario


Basta!
Por Koba - Thursday, Mar. 06, 2008 at 9:37 AM

Que alguien le dé un tiro en la nuca al facho del orto este del CAMINANTE (debe caminar para atrás, de paso...)

Volvé, Iosif Vissarionovich!! Hacén falta tus métodos!

agrega un comentario