Julio López
está desaparecido
hace 4657 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Los Lápices siguen escribiendo páginas de rebelión
Por PRT-Santucho - Friday, Sep. 17, 2010 at 2:38 PM
csantuchista@yahoo.com.ar

Viva la lucha estudiantil

Los Lápices siguen e...
61207_150304725003790_100000727905849_290313_5513007_n.jpg, image/jpeg, 720x420

LOS LAPICES SIGUEN ESCRIBIENDO

El 16 de septiembre de 1976, ocho estudiantes pertenecientes a la UES (Unión de Estudiantes Secundarios) eran secuestrados en la Ciudad de La Plata convirtiéndose en uno de los casos más representativos de la represión impuesta por la dictadura Militar. El reclamo legítimo de los estudiantes por el boleto estudiantil provocó el secuestro y desaparición de los mismos al considerar las Fuerzas Armadas la politización de los jóvenes como “subversión en las escuelas”. Desde aquella nefasta noche el conjunto del estudiantado sigue luchando por las reivindicaciones que todavía están en disputa (Mejoras edilicias, aumento del presupuesto para educación, reforma del sistema educativo, etc.), 34 años después, dentro de los marcos democráticos se sigue criminalizando la protesta del estudiantado e intentando acallar la politización de los jóvenes.
En la noche del viernes 16 de septiembre de 1976, ocho militantes estudiantiles secundarios de La Plata fueron secuestrados de sus casas paternas por grupos de tareas, lo que dio inicio a uno de los crímenes emblemáticos del terrorismo de Estado argentino: la Noche de los Lápices. Correspondió a un plan perfectamente estructurado por el jefe de policía bonaerense, Ramón Camps, para desarticular lo que en los documentos castrenses se había definido como el “semillero subversivo”.
34 años después, la lucha continúa. El 2010 nos encuentra con una situación de conflicto abierto, masivo y organizado. Los estudiantes secundarios marcaron el camino con más de 20 escuelas tomadas, sumándose progresivamente a la lucha y a los reclamos estudiantes y docentes de las facultades de Ciencias Sociales y Filosofía y Letras, del I.U.N.A y del Joaquín V. González. Tomas, cortes de calle, clases públicas, asambleas y movilizaciones se han realizado en forma conjunta, unificando reivindicaciones y golpeando todos juntos al gobierno porteño y al gobierno nacional, ambos responsables de la crisis del sistema educativo.
Hoy en día, a pesar de que el propio Ministro de Educación intente negarlo absurdamente, en las escuelas se continúa discutiendo política, y la organización de los estudiantes permanece a la altura de los conflictos.
Frente a esta situación, en declaraciones el nefasto Ministro de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, Esteban Bullrich, sostuvo que: “no quiere piqueteros en las escuelas” y que “la escuela no es un lugar para hacer política” negando la historia combativa de los alumnos y la posibilidad de ejercer su derecho como principales actores y destinatarios de la educación; al mismo tiempo que recurre vergonzosamente a prácticas represivas como el pedido de “listas negras” de los alumnos que encabezan las tomas y rotulando de actos vandálicos al reclamo de una educación digna para nuestros jóvenes.
Por otro lado, el Gobierno Nacional, a partir de un discurso más abierto e intentando esquivar responsabilidades, continua con una marcada política de asfixia hacia el sistema educativo público, siendo el principal responsable de la precariedad con que los alumnos cursan en facultades e institutos, con promesas que no superan lo formal y lejos de solucionar los principales problemas de fondo después de casi 8 años de gestión.
Por eso mismo, frente a este enemigo común que sigue mostrando su cara, un nuevo ejemplo de unidad y solidaridad en la lucha de los distintos colegios y facultades se hace sentir desde hace más o menos un mes. El reclamo legítimo por mejoras edilicias, mayor presupuesto, becas y viandas encuentra nuevamente como respuesta en el gobierno de turno “el problema” de la politización de los alumnos, intentando que nos mantengamos callados frente a las distintas políticas de asfixia que sufre nuestra educación para que no podamos ejercer nuestro legítimo derecho a forjar la educación que queremos. Frente a este panorama, no queda otra salida que continuar con la unidad en la lucha y la unidad en la acción para desarrollar en toda su dimensión este nuevo movimiento estudiantil que ha venido a irrumpir en el escenario argentino y que debe continuar con la perspectiva de que la movilización siga creciendo. 34 años después la lucha continúa.

No a la criminalización de la protesta
No a la LES menemista
Solución definitiva a nuestros justos reclamos para poder tener una educación digna
Edificio único para la Facultad de Sociales de la UBA

agrega un comentario