Julio López
está desaparecido
hace 4387 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Frenaron el contrabando de una momia y tres calaveras
Por Sibila Camps / Clarín - Tuesday, May. 31, 2011 at 12:08 AM

Son originarias de Perú. Tienen unos 2.000 años y un alto valor arqueológico.

Frenaron el contraba...
craneos-perteneceria-cultura-nazca-paracas_claima20110528_0126_4_1_.jpg, image/jpeg, 526x296

Los dos grandes bultos que llegaron por correo venían envueltos en abundantes diarios, en protección de su fragilidad. “Réplica artesanía”, decía cada caja. Y en verdad, lo parecían: dos formas ovoides de yeso, pintadas con iconografía arqueológica. Pero cuando los agentes de la Aduana las pasaron por el escáner, descubrieron que disfrazaban un tesoro: una momia y tres cráneos, procedentes de una antigua cultura precolombina del actual Perú.

Gracias a la ley 25.743, de Protección del Patrimonio Arqueológico y Paleontológico, desde 2004 se han recuperado muchas piezas peruanas, ecuatorianas y argentinas; pero es la primera vez que se frena el tráfico de restos humanos. Sucedió el jueves por la noche, en las oficinas de un correo privado en Retiro, y de inmediato el personal de la Aduana convocó a un perito del Registro Nacional de Yacimientos, Colecciones y Objetos Arqueológicos (Renycoa), que funciona en el Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano (INAPL).

Despachados en La Paz, los paquetes provenían de Ica, al sur de Perú. Su destinatario, un argentino con domicilio en la zona de Recoleta, quedó detenido a disposición del juez Jorge Brugo. Aún no es posible saber si su destino final era un coleccionista privado, o algún museo europeo.

Intervino como perito el licenciado Julio Avalos, y las piezas fueron llevadas al INAPL, donde están con control de temperatura ambiental. Una vez que Brugo autorice a estudiarlas, se podrá saber, por los textiles que envuelven el fardo funerario, si la momia pertenece a la cultura Nazca (siglos I a VI d.C.) o a la cultura Paracas (siglos VI a.C. a II d.C.), también en Ica, pero en la franja costera central. Los estudios, no destructivos, permitirán también saber el sexo, la edad y la antigüedad.

En cuanto a los cráneos, uno de ellos fue sometido a trepanación, una práctica habitual en los Andes. El corte fue de unos 5 centímetros de diámetro, y la persona “tuvo sobrevida, porque el hueso está reconstituido”, contó a Clarín la licenciada María Vázquez, del Renycoa. Los otros dos presentan deformaciones craneanas –otra práctica común, con fines estéticos–, lo que también ayudará a conocer su procedencia.

Una vez estudiadas, y cuando el juez dé la venia, las piezas serán devueltas a Perú.

agrega un comentario