Julio López
está desaparecido
hace 4385 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Cuando la tierra es un privilegio, luchar es un derecho
Por Encuentro de Organizaciones - Wednesday, Sep. 04, 2013 at 12:52 AM

Hoy Córdoba tiene un déficit habitacional que afecta casi a la mitad de su población. Esto quiere decir que el 50% de los cordobeses tenemos problemas para habitar un espacio digno. Ante ello, reclamar una solución no sólo es un derecho sino una obligación. Pero el Gobierno Provincial responde criminalizando a los que sufren y sufrimos esta realidad y elegimos tejer redes solidarias para sobrellevarla. La voluntad política de este gobierno y de algunos funcionarios judiciales consiste en reactivar las causas que persiguen a quienes luchan por la tierra y se organizan para defenderla.

Cuando la tierra es ...
1185882_288607821280652_154096585_n.jpg, image/jpeg, 720x508

Es que cuando nosotrxs, lxs de abajo, nos movilizamos, hacemos ruido a los de arriba. Cuando nos organizamos y luchamos les recordamos que estamos vivos y que no queremos seguir viviendo del modo que ellos quieren que lo hagamos, con trabajos precarios, hambreados, sin un techo y sin chistar. Y les hace ruido cuando gritamos las injusticias cotidianas contra las que nos enfrentamos, cuando les recordamos que la represión la vivimos todos los días en manos de la policía, o cuando denunciamos que quieren destruir la organización popular presionando a lxs compañerxs de los barrios a través de sus punteros o pretendiendo comprar voluntades con miserables recursos económicos.

Hoy, una vez más, el Estado Provincial cree que con judicializar a lxs que luchan puede doblegar la voluntad y las convicciones que nos mueven. Que de ese modo vamos a dejar de reclamar lo que nos corresponde, por derecho, y por humanidad. La lucha por la tierra sigue siendo el eje, sigue siendo lo que las organizaciones y el pueblo estamos gritando, y sigue siendo lo que los gobiernos ignoran y reprimen. Sigue siendo nuestro grito por una vida digna.

Aun está fresco en la memoria de todxs por acá, la persecución a lxs compañerxs de Piedra Blanca y Cuesta Blanca por luchar por un lugar donde vivir. No olvidamos que en abril de este año muchxs de esxs compañerxs (vecinxs, estudiantes, investigadorxs, militantes y trabajadorxs) nos movilizamos en la ciudad de Carlos Paz para reclamar la liberación de lxs vecinxs de Cuesta Blanca detenidos ilegalmente por resistir a ser desalojados de sus casas y terrenos en el Barrio Comechingones. No olvidamos que la respuesta del gobierno fue más represión y otros 19 compañerxs detenidxs.

Esa fue la respuesta provincial ante el problema de la tierra. Esa es la respuesta ante la denuncia que las organizaciones populares hacen frente a la depredación sojera de nuestros suelos y los negociados inmobiliarios que expulsan a lxs de abajo a ningún lugar.

Esa sigue siendo hoy la respuesta del gobierno provincial ante un déficit habitacional de casi un 50% -según el Censo Nacional 2010-, y un crecimiento del 60% de la población que habita en asentamientos precarios.

Y esa respuesta asume hoy la forma de una imputación absurda por “entorpecimiento de las vías comunicacionales”, por manifestarnos en la calle pacíficamente y reclamar la libertad de lxs compañerxs de Cuesta Blanca.

Esa sigue siendo la respuesta del gobierno de De La Sota ante el problema de la vivienda y la tierra para la vida digna. No queremos más represión por luchar por ella. ¿Dónde están las políticas estatales frente a este problema? Queremos hablar de tierra y vivienda, ¿por qué prefieren responder con represión?

Estamos convencidxs de que la lucha es el camino, y levantamos el digno reclamo de lxs de abajo por tierra para quien la trabaja y vive en ella. Seguimos convencidxs que expresar nuestros reclamos, gritar, movilizarnos, son derechos básicos en una democracia real. Por eso creemos que reprimir, detener y judicializar el reclamo por la tierra no es una respuesta válida ni legítima en una democracia, y desenmascara el verdadero rostro de un gobierno que proclama el diálogo y que se dice democrático, pero que en los hechos lejos está se serlo.

Como lo dijimos siempre, las detenciones en Carlos Paz, las persecuciones de Cuesta Blanca, no son casos aislados, y no queremos hablar exclusivamente y sólo de ello. La represión a una organización popular es reprimir la lucha de todas las organizaciones populares. Judicializar el reclamo de vecinos que resisten a un desalojo, es pretender judicializar a todas las organizaciones que defienden el derecho a la tierra para la vida digna.

No hay organizaciones buenas y organizaciones malas, organizaciones que se portan bien y organizaciones que se portan mal, como dijo el gobierno. Hay organizaciones que luchan, y esa es la discusión que nos debemos dar. Las organizaciones del campo popular entendemos que el problema de la tierra y la vivienda es el problema que atraviesa a numerosos sectores de la población y negar esa realidad sólo es posible en un Estado que mira para otro lado, para arriba y desde arriba.

La vida no se negocia, la tierra es vida

Encuentro de Organizaciones

agrega un comentario