Julio López
está desaparecido
hace 4412 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

La dictadura mediática macrista ningunea el triunfo del gobierno bolivariano en Venezuela
Por Gurth - Tuesday, Oct. 17, 2017 at 7:54 PM

Los multimedios de la dictadura mediática que cogobierna con el neoliberalismo de Macri (con el grupo Clarín y La Nación como mascarones de proa), enfurecida hizo un apagón informativo y manipuló para mal las noticias sobre la elección número 22 en Venezuela. Allí, las elecciones a alcaldes deberán ser dentro de poco, y las presidenciales en 1 año, la desesperación que tiene la derecha liberal opositora y sus patrones de Washington y la U. Europea es que la revolución bolivariana con Maduro puede volver a ganar.

El comicio tuvo un 61.14 % de participación popular, algo más de diez millones de ciudadanos, y se ubica encima del promedio histórico para este tipo de elecciones. El gobierno bolivariano salió triunfante en las urnas con una mayoría absoluta de votos de aproximadamente el 54 %. El PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela) ganó en 18 gobernaciones y la oposición MUD obtuvo solo 5.

Aunque la elección estuvo perfectamente controlada por observadores internacionales, por supuesto la oposición de derecha proestadounidense y del colonialismo europeo, habla de fraude en las gobernaciones donde perdió y que fue muy limpia donde ganó. La oposición relata que la apoya el 80% de la población y asegura que el chavismo está agotado ¿Acaso toman a los ciudadanos por estúpidos?

La derecha quedó fuertemente golpeada. Por un lado, el ala insurreccional y armada como Voluntad Popular (VP) y Primero Justicia (PJ), sumó su derrota de ayer a la de julio. VP queda sin gobernación, y no es menor que el PJ perdió Miranda, el estado estratégico gobernado por su principal dirigente, Capriles Radonski. En cuando a Acción Democrática, más propenso a una estrategia electoral, quedó con cuatro gobernaciones, sin pasar a ser una alternativa y amenaza al chavismo.

El problema no es que el gobierno de Maduro sea malo, ni es tampoco una 'dictadura' como lo presentan y bombardean los medios internacionales, el problema es que Washington y la derecha liberal venezolana buscan apoderarse del petróleo y del país todo, envalentonados por la nueva oleada neoliberal que lanzó Estados Unidos sobre America Latina, en el contexto geopolítico con China.
Sin embago, esta nueva oleada liberal aunque hoy parece no tener fin, tendrá un ciclo cuya duración depende de la reacción de los ajustados, y como tampoco es sustentable se autodestruirá por si misma como ya ha venido sucediendo. Todos los que hoy la alimentan nos deben mucho al pueblo, y esta vez debemos aprender las lecciones sufridas para hacer que todos ellos deban pagar sus deudas sin excepción cuando colapse esta oleada.

El problema de Venezuela es el brutal ataque desestabilizador que está sufriendo desde el exterior, con una guerra económica, ofensiva mediática, agresión diplomática (en la OEA, gobiernos de la Unión Europea y demás), amenazas de intervención militar del gobierno de Estados Unidos, todo o cuál provoca enormes sufrimientos al pueblo, con lo que la oposición busca que se culpe de todo al gobierno, que pierda gobernabilidad y que caiga.

Es obvio que el resultado de las elecciones del domingo en Venezuela es un fuerte golpe para la derecha liberal de toda América Latina y el mundo. Un revés en sus planes golpistas, de Washington y los europeos para voltear a Nicolás Maduro y la revolución bolivariana.

Las oligarquías y las derechas son genéticamente tiránicas, violentas y prepotentes, por eso en su desesperación no es muy probable que recurran al diálogo, la paz y la democracia, sino redoblen la apuesta fogoneando nuevamente la violencia, la criminalidad, el terrorismo y el paramilitarsimo, la intervención o lo que sea, de lo cuál es especialista su patrón, Washington.

agrega un comentario