Julio López
está desaparecido
hace 4414 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

El Apriete
Por Pablo Cano - Friday, Nov. 03, 2017 at 11:14 AM

Miércoles 01 de noviembre de 2017 | 15:30hs | Macri pasó por primera vez la barrera de los 40 minutos en un discurso público signado por la presentación épica del ajuste. El proyecto de blanqueo y reforma laboral muestra por dónde va la cosa realmente.

El Apriete...
macri-100_9-644x340.jpg, image/jpeg, 644x340

Quizás inspirado por aquel Néstor Kichner que en su única cadena nacional como Presidente fue por la cabeza de la Corte Suprema menemista, Mauricio Macri armó su primer discurso presidencial que superó los 40 minutos para arremeter contra los “…mas de 1700 empleados que tiene la Biblioteca del Congreso”…el ordenanza que sirve café y gana mas de cien mil pesos…los empleados de la justicia que trabajan hasta las 1330Hs y tienen mas de 45 días de vacaciones y regímentes de licencia (pagas) de hasta 2 años…”. Esta claro que el gobierno encara una duranbarbismo reforzado buscando enemigos de escala que rascan en el fondo de la lata de los lugares comunes de la clase media empobrecida, económica y sobre todo, culturalmente.

En su discurso no hubo una sola palabra que ponga en crisis la cartelización de los proveedores del Estado, la exorbitante renta financiera de los especuladores (una mención al pasar sin énfasis de un ejemplo que no hizo verano) ni la explotación a la que son sometidos un tercio de los trabajadores nacionales bajo el yugo de la informalidad, que alcanza altísimos índices en la explotación agraria.

Está claro que el ajuste presentado como el combate contra los empleados del poder judicial que se van a la casa después del mediodía es en realidad un ajuste enorme sobre el Estado. Y habrá que ver si el tenor con el cual denunció las “cajas políticas” con eje en las legislaturas provinciales no es otra cosa que cotizar en alto su mirar para el costado a cambio de las concesiones que realmente le importa obtener del sistema político que, vale decirlo, está bajo colapso amarillo desde el 22 O.

Tras cartón, el proyecto de blanqueo laboral y reforma de la LCT, puso en blanco sobre negro lo que era sin lugar a dudas una obviedad: un gobierno de CEOs legislando para beneficio de empresas y empresarios. Por un lado promueve una amnistía para todos aquellos (pocos) a los cuales se los esté juzgando por delitos tributarios referidos a la seguridad social (los amigos diputados deberían pedir un rápido informe a la Comodoro Py para saber quienes son los que hoy están con causas en trámite por este asunto…no sea cosa que tengamos un blanqueo bis como el que le permitió curarse fiscalmente a la familia del Presidente ahora aplicado a conseguir sobreseimientos), por otro lado colapsa el viejo sistema normativo tuitivo de la parte débil en el sinalgma laboral -el laburante- destrozando ya desde el ámbito de aplicación de la LCT el esquema protectorio del trabajador(la modificación del art. 2 propuesta parece redactada por el Sr. Burns) y generando una serie de modificaciones que -a priori- hace sospechar que es ésta parte lo que esta dispuesto a negociar a cambio de toquetear las jubilaciones e implantar un sistema impositivo que tiene altas chances de estar destinado a desfinanciar el sistema previsional y de salud…pero como esto ocurrirá en unos años quizás convoque a la imprudencia y/o conveniencia de algunos en cacarear de un lado y poner los huevos en otro.

Algunos dirigentes sindicales se tientan con creer que están escuchando a Menem y hasta rescatan algunas posiciones  del Presidente -“…no puede haber 3000 sindicatos”- se desayunarán mas pronto que tarde que Mauricio es Macri, y que la plata hizo  él y su familia no fue hecha  negociando con sindicalistas. La misma ecuación es aplicable a su construcción de poder.

agrega un comentario