Julio López
está desaparecido
hace 4412 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Monopolios, gobierno y sindicato contra los trabajadores lecheros: modifican el CCT
Por Periódico El Roble - Sunday, Nov. 12, 2017 at 11:32 AM

11/11/2017 · 8:00 | Los principales medios masivos de comunicación titulan “El primer acuerdo laboral firmado luego de los anuncios de reforma de Mauricio Macri”. Lo hacen en relación a la homologación de la modificación del Convenio Colectivo de Trabajo, entre las cámaras empresariales de la industria láctea, el gobierno y el sindicato lechero. También anuncian que el acuerdo es en “beneficio de cuidar el empleo y hacer crecer al sector”.

Monopolios, gobierno...
lecheros.jpg, image/jpeg, 500x211

El “sector”, como ellos dicen, está conformado por más de 35.000 trabajadores y tan solo un pequeño puñado de empresarios se apropia de las gigantescas riquezas que producen los trabajadores.

Algunas de las modificación del Convenio colectivo:

TRABAJADORES DE TIEMPO PARCIAL (denominados franqueros). Apuntan a reducir el pago de horas extras fundamentalmente en fines de semana, donde el valor de la hora es de 150%, incorporando trabajadores precarizados de tiempo parcial hasta 3 días y también como fuerza de trabajo, ante posibles medidas de fuerza de los trabajadores.

MODIFICACIÓN DE ASIGNACIÓN POR ASISTENCIA. Apuntan a una asistencia perfecta, reduciendo el premio o anulándolo ante enfermedades, inasistencias y llegadas tardes cuando se superen los 35 minutos en todo el mes.

ACCIDENTES Y ENFERMEDADES. Se reduce el tiempo de reserva de puesto ante ausencia por accidente o enfermedad, hostigando a los trabajadores a trabajar hasta la rotura.

CATEGORÍAS. La categoría A del viejo Convenio, que había sido prácticamente eliminada, por su obsoleta aplicación, vuelve a aplicarse en los que se inician como trabajadores bajo este Convenio, por un periodo de 6 meses, hasta pasar a la categoría B.

POLIFUNCIONALIDAD. Este punto, el más crítico, lleva a fondo los niveles de explotación, exprimiendo al máximo el trabajo del obrero. Apunta a eliminar los “tiempos muertos”, donde los trabajadores pueden hacer cualquier tipo de tareas dentro de los establecimientos.

En el capitalismo la incorporación de tecnología en la producción, no apunta ni a alivianar el trabajo, ni a favorecer al trabajador. Por el contrario, apunta directamente a reemplazar la mano de obra y fundamentalmente a acrecentar los niveles de extracción de plusvalía, para que el empresario pueda obtener mayores ganancias.

En una misma jornada de trabajo, un obrero con tecnología incorporada en su trabajo, va a generar mayores riquezas, inclusive reemplazando a uno o varios operarios que antes hacían la misma tarea sin esa tecnología incorporada.

Por lo tanto, no tienen otro camino, luego de la aplicación de este Convenio y las políticas de productividad del gobierno, que no sea el de reducir mano de obra despidiendo trabajadores de sus puestos de trabajo.

Es así como también las modificaciones de polifuncionalidad, asignaciones por asistencia, accidentes laborales y enfermedades, más la incorporación de trabajadores precarizados, apuntan a ahondar los niveles de explotación, con el único y verdadero objetivo de acrecentar cada vez más las ganancias de los empresarios a costa del sudor y las espaldas de la clase obrera.

Está claro que este atropello lleva implícito toda la soberbia de los poderosos. La única manera de hacerles frente y pararles la mano es la organización decidida e independiente de los trabajadores desde cada lugar de trabajo, quebrando la trampa de toda esta institucionalidad burguesa que promueve estas medidas.



Trabajador de Danone La Serenísima, 31/10/2017. Editado por el Roble.

agrega un comentario