Julio López
está desaparecido
hace 4390 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Blanqueo laboral y rebaja en los aportes patronales: nada nuevo
Por Fabiana Arencibia, Red Eco - Wednesday, Nov. 22, 2017 at 11:33 AM

Martes 21 de Noviembre de 2017 | Dos de los elementos criticados con justeza de los proyectos de reformas Laboral y Tributaria presentados por el actual gobierno son el del blanqueo laboral y las rebajas de los aportes patronales. Sin embargo, esto no es nuevo. También hubo medidas similares durante el menemismo y el kirchnerismo.

Blanqueo laboral y r...
costos-laborales.jpg, image/jpeg, 409x175

(Fabiana Arencibia-Red Eco) Argentina- Desde diversos sectores se ha planteado que ambos elementos significan privilegiar – vía condonación de deudas o transferencia de recursos, respectivamente – a los sectores empresarios.

La política de un Estado que subsidia al empresariado tiene un antecedente en el menemismo con los contratos “basura” que flexibilizaron a los trabajadores y con la rebaja de las contribuciones patronales del Decreto 2609/93 firmado por el presidente Carlos Menem y su ministro de Economía Domingo Cavallo.

Este beneficio estaba vinculado a diversas actividades que fueron ampliándose, con porcentajes que se fueron modificando según las zonas geográficas. El Pacto Federal para el Empleo, la Producción y el Crecimiento, firmado por la Nación y las Provincias en agosto de 1993 - que luego se implementó con ese decreto - tenía como objetivo declarado: “… comprometerse en distintas acciones necesarias para promover el empleo, la producción y el crecimiento económico armónico del país”.

También el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner presentó sus proyectos, convertidos luego en leyes, de blanqueo laboral y de rebaja de aportes patronales.

En diciembre de 2008 se sancionó la Ley 26.476 de regularización impositiva, exteriorización y repatriación de capitales. Además, la norma incluyó, bajo el nombre de “Régimen de regularización del empleo no registrado y promoción y protección del empleo registrado”, un blanqueo a favor de los empleadores. Los eximió de multas (aún de aquellas sancionadas como “firmes” por parte del fisco) y del pago del impuesto a las Ganancias e IVA derivados de ingresos que se suponen como no declarados para pagar sueldos no registrados. Los empleadores pudieron blanquear personal que no lo estaba, rectificar la remuneración que tuviesen declarada (en general menor a la real), y modificar la fecha de ingreso del trabajador a la empresa (blanqueándolo hacia atrás sin penalidad alguna).

A su vez, legisló un régimen de rebajas en las contribuciones patronales para la seguridad social durante 24 meses, bajo el nombre de “Promoción y protección del empleo registrado”; por cada nuevo puesto de trabajo que se sumara al número de trabajadores declarados por la empresa a noviembre de 2011, el empleador pagaría durante los primeros 12 meses la mitad de las contribuciones a la seguridad social y el 75% durante los 12 últimos.

En mayo de 2014 se sancionó y promulgó la “La Ley de Promoción del Trabajo Registrado y Prevención del Fraude Laboral (26.940)”. Esta norma creó dos regímenes de reducción de las contribuciones patronales. Uno de carácter permanente, con rebajas de 50% o 25%, según los nuevos contratos fuesen jornada completa o parcial. Otro de carácter transitorio (solo por 24 meses desde el inicio de la relación laboral) con rebajas el 25% al 100%, según el caso.

“Es un (no tan) nuevo esquema de rebaja de las contribuciones patronales con el (tampoco tan nuevo) objetivo de que los empresarios registren a sus trabajadores”, afirmábamos desde Red Eco en nuestra nota de entonces, “Proyecto reciclado”.

Finalmente, el gobierno de Mauricio Macri prorrogó por decreto la vigencia de esta última ley y ahora va por la profundización de la quita de derechos laborales a los trabajadores y por nuevos (viejos) esquemas de rebaja en las contribuciones patronales y de blanqueo laboral. Su proyecto establece la condonación de deudas previsionales y reducción de multas para quienes blanqueen a sus trabajadores. Además preve la baja en las alícuotas de los aportes empresariales a la seguridad social, con un mínimo no imponible hasta el cual los empleadores no deberán pagar nada.

Con un discurso hipócrita –antes Cristina vetando el 82% móvil y hoy Macri proponiendo un ajuste a la baja en los haberes - hablan de la inviabilidad del Sistema Previsional actual y proponen como solución una reforma que traerá recortes en las jubilaciones y la necesidad de “optar” por seguir trabajando hasta los 70 años para poder sobrevivir.

agrega un comentario