Julio López
está desaparecido
hace 4386 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Los padres de Adriana, la “nieta 126”
Por Liliana Giambelluca - Friday, Dec. 08, 2017 at 8:33 PM

La historia de Violeta Graciela Ortolani en Bolívar y su vida junto a Edgardo Roberto Garnier en La Plata. Detenidos-desaparecidos durante la última dictadura cívico-militar, su hija nació en cautiverio y fue entregada a un matrimonio que la crio. Mediante la intervención de Abuelas de Plaza de Mayo, esa hija recuperó su verdadera identidad. Se llama Adriana y es la “nieta 126”.

Los padres de Adrian...
1_-_monumento_de_los_desaparecidos._diario_la_ma_ana_de_bol_var.jpg, image/jpeg, 1024x768

Si bien nació en Buenos Aires, Violeta Graciela Ortolani siempre se sintió bolivarense y así también la considera esta ciudad. Es una de las víctimas locales del terrorismo de Estado que cada 24 de marzo es recordada durante un acto frente al Monumento de los Desaparecidos, ubicado en el Pasaje Cancio del parque “Las Acollaradas”.

Su madre, Estela Ascensión Cassous, la llevaba periódicamente a Bolívar para visitar a su hermana Isabel Cassous, casada con Rafael Benigno Di Mayo. A la edad de diez años, Violeta quedó huérfana de madre. Amalio Ortolani, su padre, pensó que para los Di Mayo la niña podría ser una hija más y para sus primos, Hilda y Rafael, una hermana. A todos les encantó la idea y en la casa de la calle Sargento Cabral 414, comenzó una nueva vida.

En el Colegio Jesús Sacramentado inició su quinto grado de la escuela primaria y luego continuó el ciclo secundario en el mismo establecimiento. Mabel Zoco fue su maestra y la recordaba estudiosa, inquieta, creativa y rebelde.

Cuando su padre la visitaba, no había paseo que no hicieran por la ciudad. “Muchas veces su padre la había escuchado decir que para ella ‘su’ lugar de referencia era Bolívar, que ella ‘era’ de Bolívar porque en Bolívar había encontrado el anclaje perfecto a la dolorosa deriva emocional que le había generado la temprana desaparición física de su madre”, relata el sociólogo y escritor Miguel Ángel Gargiulo en su libro “Policronía. Bolivarenses desaparecidos durante la dictadura 1976-1983”.

Tal era el apego a esta ciudad que, aunque entonces vivía en La Plata, Violeta se casó con Edgardo Roberto Garnier en la Parroquia San Carlos Borromeo de Bolívar. Fue el 13 de agosto de 1976 y tenía 23 años. “La fiesta fue sencilla, pero alegre y concurrida”. Para la joven fue un “reencuentro con lugares y personas que amaba desde la infancia”, cuenta Gargiulo. Los recién casados partieron a la ciudad natal de Edgardo, Concepción del Uruguay, y luego regresaron a La Plata.

LA PLATA: LA LUZ Y LA OSCURIDAD

Finalizados sus estudios secundarios, Violeta se instaló en la ciudad de La Plata, alquiló un cuarto en una pensión ubicada en la calle 50 entre 2 y 3, y se inscribió en la carrera de Ingeniería Química de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP). Pronto hizo amistades y comenzó su militancia en la Juventud Universitaria Peronista (JUP).

En ese contexto conoció a Edgardo Roberto Garnier, oriundo de Concepción del Uruguay, Entre Ríos. El joven se había mudado a La Plata a principio de 1973 para estudiar ingeniería. Un año más tarde conoció a Violeta en una de las tantas reuniones que hacía la JUP en la Facultad donde cursaban sus carreras. Ambos se atrajeron y coincidían que debían luchar contra las injusticias sociales y por una sociedad justa y equitativa. Es así que junto a otros compañeros de estudios inician un trabajo solidario en los barrios de La Plata. Más tarde, ambos se unieron a la agrupación Montoneros, donde intensificaron su militancia.

Edgardo tenía varios apodos. Sus compañeros de lucha lo llamaban “La vieja Bordolino” (por su parecido con el protagonista del aviso publicitario de Vinos Bordolino), “El viejo”, El Chueco” o “El Pato”. En su familia lo llamaban “Edgar” o “Rober”. A su compañera le decían “La Viole”.

Tras el golpe de Estado, por cuestiones de seguridad Violeta y Edgardo se mudaron a una casa en la zona de Ringuelet y resolvieron abandonar la militancia. Edgardo seguiría con sus estudios de ingeniería y su trabajo en el parque Pereyra Iraola y Violeta buscaría empleo. Poco tiempo después, la noticia de un hijo los hizo llorar de alegría y decidieron casarse en Bolívar. Tenían previsto que si era niña, la llamarían Vanesa, y si era barón, Marcos o Enrique.

El 14 de diciembre de 1976 amaneció lluvioso. Edgardo se levantó a la hora de siempre, preparó el desayuno para los dos y luego lo llevó hasta la cama para compartirlo con su mujer. Violeta, con un embarazo de ocho meses, había pedido licencia en la clínica donde trabajaba. “Cuando pare un poco la lluvia me voy hasta el almacén para traer unas cosas que necesito. Después me quedo todo el día en casa”, le dijo a su esposo, antes que se fuese a su trabajo.

Cuando Edgardo regresó, su compañera no estaba. La esperó con mucha inquietud porque sabía que el terrorismo de Estado atravesaba cada rincón del país. Finalmente comenzó a preguntar a los vecinos si la habían visto. Nadie sabía nada hasta que alguien le dijo que a media mañana un grupo de hombres armados había “levantado” a Violeta en plena calle.

Le contaron que en el camino de regreso del almacén del barrio, dos grupos de tareas, uno de cinco integrantes y otro de tres, la estaban esperando en autos Ford Falcon, uno la seguía y el otro estaba detenido. En éste último, hombres armados con escopetas y ametralladoras la subieron a la fuerza y la arrojaron al asiento trasero.

Ante esta terrible noticia, Edgardo se dirigió a la casa de Miriam Alí, compañera de militancia y amiga de la pareja. Lo recibió Beatriz Iglesias, la mamá de Miriam. Lo escuchó y lo contuvo.

“Estoy desesperado, Beatriz, porque a Viole le faltan un par de semanas para tener familia y vaya a saber qué le hacen estos animales”, refirió Edgardo. Aún con esperanza, le dijo que si encontraba a su esposa y no lograba que la liberaran, le daría su bebé para que lo cuide. La mujer aceptó su idea.

Pasó un tiempo hasta que Edgardo dio con unos amigos -que no identificó- que le comentaron que su esposa se encontraba detenida en la cárcel de Magdalena, que ya había tenido familia y que era una nena.

Regresó a la casa de Miriam y de Beatriz. “Me voy hasta Magdalena -informó- y hasta que no me dejen entrar a ver a mi mujer y a mi hija, no me muevo”.

Miriam contuvo sus lágrimas y le pidió que se cuidara. “Tengo cuidado –le contestó el joven–, pero si es necesario para encontrar a mi mujer y a mi futuro hijo voy a dejar de tenerlo. La vida de Violeta y del bebé está incluso por encima de mi propia vida”. Edgardo la besó en la frente y se marchó. Fue la última vez que se vieron.

Edgardo Roberto Garnier desapareció el 8 de febrero de 1977. Tenía 21 años de edad. Nunca se supo en qué circunstancias fue secuestrado, ni qué fue de él.

ACTO HOMENAJE

El 29 de septiembre último, la Facultad de Ingeniería de la UNLP, en el marco de un acto homenaje a los alumnos y graduados detenidos-desaparecidos o asesinados durante la dictadura que pasaron por esa Alta Casa de estudios, entregó a los familiares los legajos reparados, entre ellos, los de Violeta Graciela Ortolani y Edgardo Roberto Garnier.

“SE ME COMPLETÓ LA VIDA”

Adriana, la hija del matrimonio Ortolani-Garnier, es la nieta recuperada 126 y fue presentada este martes por Estela de Carlotto en la sede de Abuelas de Plaza de Mayo. “Estoy feliz, estoy plena”, celebró la joven al compartir la noticia rodeada de familiares y amistades de sus padres. “Se me completó la vida”, aseguró durante la conferencia de prensa

La joven refirió que alguien de su entorno familiar le comentó que no era hija biológica de la pareja que la crio, y que de inmediato se acercó a la sede de Abuelas para consultar por su identidad.

Entre los familiares de Bolívar estuvo Marcela Marchetti y Ramiro Di Mayo, primos segundos de Adriana, y la hija de Marcela. También participó Marianela Zanassi, al frente de la Dirección de Derechos Humanos del Municipio de Bolívar, área que en abril de este año intervino en la exhumación del cuerpo de la madre de Violeta. En el marco del programa Baldosas por la Memoria que esa Dirección lleva adelante, Zanassi invitó a Adriana y a Estela de Carlotto a Bolívar, en oportunidad de dicho homenaje.

Adriana también quiso contactarse con su familia paterna y el martes se comunicó con su abuela Blanca Díaz de Garnier, que vive en Concepción del Uruguay, y tiene 86 años. “Tengo una familia hermosa. Tengo una abuela, no lo puedo creer, es una genia, ya la quiero”, dijo la joven.

Hacia el final de la conferencia, Adriana, quien tiene 40 años de edad, es abogada, soltera y vive en Buenos Aires, alentó a los hijos que tengan dudas de su identidad para que se acerquen a la sede de Abuelas de Plaza de Mayo. En lo que va del año, la organización localizó a cinco nietos sustraídos de sus familias en la última dictadura cívico-militar.

Por Liliana Giambelluca

Referencias:
Gargiulo, Miguel Ángel: “Policronía. Bolivarenses desaparecidos durante la dictadura 1976-1983”, 1ra edición 2005.

Fuentes consultadas:
Diario La Mañana de Bolívar de fechas: 25-3-2013; 30-3-2016 y 6-12-2017.
Sitio web Facultad de Ingeniería de la UNLP, 02-10-2017.

Fotos:
1) Monumento de los Desaparecidos ubicado en el parque “Las Acollaradas”: Diario La Mañana de Bolívar, 25-3-2013.
2) Violeta Graciela Ortolani. En Sitio web Desaparecidos. http://www.desaparecidos.org/arg/victimas/o/ortolani/
3) Edgardo Roberto Garnier. En Sitio web Desaparecidos. http://www.desaparecidos.org/arg/victimas/o/ortolani/
4) Violeta y Edgardo en Bolívar: Foto de Miguel Ángel Gargiulo.
5) Adriana con Estela de Carlotto: Foto REUTERS.
6) Conferencia de Prensa. Foto: Diario La Mañana de Bolívar, 6-12-2017.

agrega un comentario


Violeta Graciela Ortolani
Por Liliana Giambelluca - Friday, Dec. 08, 2017 at 8:33 PM

Violeta Graciela Ort...
2_-_violeta_ortolani.jpg, image/jpeg, 228x300

agrega un comentario


Edgardo Roberto Garnier
Por Liliana Giambelluca - Friday, Dec. 08, 2017 at 8:33 PM

Edgardo Roberto Garn...
3_-_edgardo_roberto_garnier.jpg, image/jpeg, 212x300

agrega un comentario


Violeta y Edgardo en Bolívar
Por Liliana Giambelluca - Friday, Dec. 08, 2017 at 8:33 PM

Violeta y Edgardo en...
4_-_violeta_y_edgardo_en_bol_var._foto_miguel__ngel_gargiulo.jpg, image/jpeg, 320x230

agrega un comentario


Adriana con Estela de Carlotto
Por Liliana Giambelluca - Friday, Dec. 08, 2017 at 8:33 PM

Adriana con Estela d...
5_-_adriana_con_estela_de_carlotto._reuters.jpg, image/jpeg, 1960x1435

agrega un comentario


Adriana con su familia de Bolívar y amistades de sus padres
Por Liliana Giambelluca - Friday, Dec. 08, 2017 at 8:33 PM

Adriana con su famil...
6_-_adriana_y_flia_b__la_ma_ana_de_bol_var__6-12-2017.jpg, image/jpeg, 609x406

agrega un comentario