Julio López
está desaparecido
hace 4390 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Conmoción y dolor en el último adiós a la maestra asesinada en Santa Fe
Por Jorge Sansó de la Madrid, La Capital - Saturday, Feb. 17, 2018 at 11:19 AM

Sábado 17 de febrero de 2018 | El homicida será imputado hoy por el femicidio cometido a Vanesa Castillo. Había purgado condena por abuso sexual simple. Su víctima lo había denunciado.

Conmoción y dolor en...
0022788298.jpg, image/jpeg, 642x481

Antes del sepelio, el Puente Colgante sobre la laguna Setúbal se cubrió de gente, sobre todo docentes. "Nos duele el guardapolvo", se leía.



Eran las 18 cuando las campanas doblaron a duelo: la gente, detrás del cuerpo de la maestra, llegaba a la iglesia de Santa Rosa de Calchines. Heridos todos por la demencia que menos de 24 horas antes, en la escuela donde daba clases en Santa Fe, la masacró. Trece puñaladas; así lo reveló la autopsia. Una, fatal, al corazón, que segó para siempre la vida de Vanesa Castillo y dejó sin madre a su pequeña de 11 años.

La niña tiene los ojos secos y mira al suelo. Caminó con las poco más de 9.300 almas del pueblo (y los muchos docentes y delegaciones de gremios que llegaron desde Santa Fe) las tres cuadras que separan la capilla ardiente de la iglesia. Esa hija, sus abuelos y demás familiares están devastados tanto por pérdida como por la irracionalidad de la tragedia.

Jueves fatídico

Este jueves, minutos después del mediodía, Vanesa terminó su tarea como maestra suplente de 7ª grado de la Escuela Nº 533 Victoriano Montes de Alto Verde. Se subió a la moto que hacía poco había podido comprar para hacer el trayecto entre su lugar de trabajo y su casa en Santa Rosa de Calchines, a casi 50 kilómetros al norte. Con la moto ya no tuvo que levantarse cada día a las 5 de la mañana para esperar el colectivo.

Vanesa subió al vehículo y sobrevino el drama. Detrás, en el asiento para dos personas que tienen las motos, se subió un hombre. Joven como ella, que tenía apenas 34. No se supo qué le dijo. Los testigos no escucharon el diálogo aunque vieron la escena. Pensaron que la conocía. En Alto Verde todos conocían a "la seño". Y también al "Chacho", como le dicen a Juan Ramón Cano. El consumo constante de drogas lo había convertido en alguien que ya ni inspiraba lástima. Se había vuelto un ladronzuelo a tiempo completo, y lo que no le perdonan los vecinos de Alto Verde: "En un degenerado", según su propia calificación.

¿Robo o crimen premeditado?

Es que Cano, que alguna vez supo ser alumno en la Victoriano Montes —dicen que Vanesa pudo haber sido su maestra—, hacía mucho ya que había tomado la costumbre de bajarse los pantalones ante las alumnas de la escuela. Fue advertido, corrido y finalmente denunciado por las docentes. Por Vanesa. Y por eso, mientras se debilitaba la presunción de que pudo tratarse de un intento de robo de la moto, ganó terreno la hipótesis de un crimen premeditado.

Uno de los delitos por los que hasta el año pasado purgó en Coronda una pena fue la de abuso sexual simple. ¿Fue ello motivo de venganza hacia la maestra? El fiscal y los investigadores no desechan ninguna hipótesis, pero piensan que si pueden responder ese interrogante, habrán logrado adelantar en el esclarecimiento del hecho.

Los vecinos que vieron al "Chacho" subirse en la parte de atrás de la moto creyeron que en un momento éste le pegaba a Vanesa, cuando en realidad la estaba apuñalando por la espalda, antes de emprender la huida. El jueves se dijo que se había llevado la cartera de la maestra, pero fue desmentido. No obstante, se pidió a familiares directos que verificaran si faltaba algo de propiedad de Vanesa, en su cartera, entre sus ropas o en la moto, para descartar el móvil del robo.

Imputación

Cano será hoy imputado formalmente por el fiscal Andrés Marchi, en una audiencia que presidirá la jueza Sandra Valenti aunque luego en otra audiencia cuya fecha pondrá la magistrada hoy, se conocerán las pruebas que se cuentan contra el imputado. Entonces se sabrá si el robo fue ya desechado.

Pascual Pimpinella, del cuerpo médico forense del Poder Judicial, confirmó ayer a Radio UNL que la docente sufrió "15 lesiones producidas por un objeto punzocortante, la mayoría de ellas ubicadas en la región posterior del cuerpo, principalmente en el dorso. Pero tres de ellas fueron por la misma puñalada, por lo que en total serían 13 puntazos los que el asesino le propinó a Vanesa".

Conmoción general

Mientras en Alto Verde todavía se habla en voz baja pero no de otra cosa, y las redes sociales reproducen el lazo negro con la leyenda de que el barrio está de duelo o replican la imagen de un guardapolvo blanco con divisa de luto en su solapa pidiendo "justicia por Vanesa", pasado el mediodía de ayer partió desde la capital provincial una larga caravana de colectivos con docentes, afiliados y simpatizantes de distintos gremios que viajaron a Santa Rosa para participar del sepelio y de la inhumación en el cementerio del pueblo.

También la capital provincial sigue conmovida. Amsafé pide al Ministerio de Educación la titularización post mórtem de Vanesa Castillo para que su hija menor de edad pueda subsistir cobrando una pensión. La maestra asesinada era la menor de cinco hermanos y tampoco tenía a su padre. Su vida, contó el cura párroco Rubén Ojeda, no fue fácil. Pero a fuerza de voluntad la maestra buscaba superarse. Estaba por titularizar el cargo en la escuela de Alto Verde y cursaba además el segundo año del profesorado en Historia en el Instituto Superior Nº 8 Almirante Guillermo Brown, de Santa Fe.

El cimbronazo político que causó el homicidio todavía no evidenció sus repercusiones disimuladas por la consternación que aún no se ha disipado.

"Estamos muy conmovidos por la muerte de Vanesa, una maestra en una condición de extrema violencia. Esto ha conmovido especialmente a los maestros y la educación es lo más importante, por lo tanto tiene una significación de mayor de dolor", dijo el intendente José Corral al anunciar la convocatoria para el lunes al Consejo de Seguridad. "Para que todos los que tenemos alguna responsabilidad, el Ministerio de Seguridad de la provincia, el de la Nación, los fiscales y los jueces pongamos lo mejor de nosotros para que esto no ocurra", agregó.

Un rato antes, el Puente Colgante se cubrió de gente. "Nos duele el guardapolvo", decían los carteles de una multitud marchó en doliente silencio para repudiar el atroz crimen.

agrega un comentario