Julio López
está desaparecido
hace 4389 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

El proyecto xenófobo de Cambiemos es la puerta al arancel en la universidad y hospitales
Por Julián Asiner, presidente de la FUBA - Thursday, Mar. 01, 2018 at 2:37 PM

28 de febrero de 2018

El proyecto xenófobo...
41252.jpg, image/jpeg, 648x486

"Primero vinieron a buscar a los socialistas, y yo no dije nada,
porque yo no era un socialista.
Luego vinieron para los sindicalistas, y yo no dije nada,
porque yo no era un sindicalista.
Luego vinieron a buscar a los judíos, y yo no dije nada,
porque yo no era judío.
Luego vinieron a buscarme, y no quedó nadie para hablar por mí."

El poema del alemán Martin Niemöller, para denunciar la indiferencia de los intelectuales de su país frente al ascenso de los nazis, se ajusta a la situación creada en nuestro país con el proyecto de los diputados de la UCR-Cambiemos.

Con la excusa de una supuesta “reciprocidad” –que el gobierno argentino no practica, por ejemplo, a la hora de usufructuar la energía proveniente de Paraguay– el proyecto oficial plantea imponer aranceles para extranjeros en hospitales y universidades. En realidad, los extranjeros que vienen a trabajar o estudiar a la Argentina ya practican esa “reciprocidad” cuando pagan sus impuestos, como el IVA y los demás, que luego financian el sistema público de salud y educación.

Si dejamos de lado la discriminación xenófoba a la que el gobierno –y sus “opositores”, como Pichetto– nos tienen acostumbrados, lo que tenemos es la puerta de entrada al arancelamiento en la universidad, tan vehementemente reclamado por algunos operadores mediáticos en estos días. No debemos olvidar que el cobro de tasas para estudiar ya es generalizado en nuestras universidades en lo que hace a los cursos de posgrado. Allí son moneda corriente, incluso en el UBA, precios elevados y diferenciales por simple portación de nacionalidad.

El arancelamiento –primero, para los extranjeros– es acompañado de toda clase de ataques a la educación, empezando por la liquidación de la paritaria docente, el cierre de los profesorados, el reemplazo del quinto año de la secundaria por trabajo gratuito en empresas y la pretensión de rebajar las carreras de las universidades públicas al nivel de las privadas a través del Sistema de Reconocimiento Académico. El gobierno –y los “opositores” que le prestan sus votos– traducen en el terreno educativo la destrucción de conquistas históricas que entrañan la reforma previsional y laboral.

Con el inicio de clases, el movimiento estudiantil debe organizarse para responder a estos ataques. Poco podemos esperar de la federación universitaria nacional, cuya presidenta de Franja Morada está enrolada en el mismo bloque que acaba de presentar la iniciativa xenófoba. Antes, la presidenta de la FUA, Josefina Mendoza, había votado favorablemente el saqueo a la ANSES. La FUBA debe recoger el guante convocando a una asamblea de estudiantes extranjeros para organizar la lucha contra el arancel.

Vamos a una gran pelea contra el ajuste capitalista en todos los terrenos. En esa lucha, que debe hermanar a todos los estudiantes, poco importan las diferencias de nacionalidad. Los prejuicios xenófobos son un instrumento de la clase capitalista y sus partidos para mejor dividir y ajustar a los pueblos. Unidos podemos derrotarlos.

agrega un comentario