Julio López
está desaparecido
hace 4384 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Reforma laboral y vaciamiento en los medios públicos
Por Venceremos - Monday, Apr. 09, 2018 at 3:32 PM

4 de abril de 2018

Reforma laboral y va...
medios-publicos-nota-sindical-.jpg, image/jpeg, 648x365

“Comienza la batalla de la TV Públi­ca”, tituló el diario La Nación el domingo 7 de enero. El gobierno se preparó para avanzar en un ajuste salarial brutal y un ataque a los convenios colectivos y las condiciones laborales en los medios públicos. La gestión que encabeza Her­nán Lombardi terminó 2017 dejando en la calle a cientos de trabajadores y tra­bajadoras de TDA, Encuentro, DeporTV y Paka Paka y el primer día hábil de 2018 los despidos llegaron a Radio Nacional. Frente a eso, el SiPreBA realizó el primer paro simultáneo de los medios públicos que dio inicio a un plan de lucha que aún se sostiene.

La batalla de la TV Pública

A diferencia de otros conflictos im­portantes como la lucha contra la priva­tización en el año ´95 o la toma contra decenas de despidos en 2000, en este caso el gobierno planificó una pelea de largo aliento tratando de quebrar la or­ganización de las y los trabajadores eco­nómica y moralmente. Con el fantasma de los despidos y el achique presupuesta­rio dispuesto por el Congreso, la gestión exigió a los sindicatos aceptar un cero por ciento de aumento salarial y la mo­dificación de los convenios colectivos.

De los dos sindicatos de actividad fuertes que existen en el canal -SAT SAID y SiPreBA – por ahora sólo el segundo en­caró un plan de lucha, con el apoyo de APJ, un gremio de empresa que agrupa a administrativos y administrativas.

Ante la negativa de los sindicatos a aceptar la “propuesta” que era a todas lu­ces firmar una capitulación, la empresa avanzó por la vía de los hechos en una violación ilegal de los convenios y aplicó una reducción salarial del 50% en el caso de las y los trabajadores de prensa.

Un conflicto político

“La línea editorial es de los trabaja­dores”, plantearon las y los trabajadores de prensa en un comunicado hace dos años. En la acefalía que se produjo ante el cambio de gestión en la TV Pública a fines de 2015, las y los trabajadores vo­taron un Consejo de Redacción. Era la coronación de un proceso de años de organización sindical combinada con la discusión de los contenidos que se po­nían al aire. Esa discusión había cues­tionado el llamado “notiMenem”, ge­nerando la posibilidad de poner al aire las imágenes que el 26 de junio de 2002 permitieron reconocer la responsabi­lidad policial en el asesinato de Darío Santillán, así como tener fuertes deba­tes con la gestión kirchnerista por las coberturas. Durante los dos años de ma­crismo, esa organización gremial pues­ta al servicio de la información pública recrudeció los debates, las y los trabaja­dores cuestionaron una TV Pública que no estuvo presente en la desaparición de Santiago Maldonado, en el asesinato de Rafael Nahuel, en la masacre labo­ral de Río Turbio, Fanazul o en Mar del Plata ante el hundimiento del Ara San Juan. El ensañamiento de la gestión de Lombardi con las y los trabajadores re­presentados por SiPreBA tiene de fondo ese debate político.

En estos tres meses, a los paros y movilizaciones se le sumaron medidas junto a las y los trabajadores de Télam y Radio Nacional que dieron una base para ampliar la lucha. El sábado 24 de marzo la TV Pública fue el único canal de aire que transmitió en vivo las movi­lizaciones contra el Golpe Cívico Militar. Fue por presión de los y las trabajadoras que realizaron una campaña denuncian­do la relación entre el vaciamiento y la censura informativa. Pero a la vez, las y los trabajadores de los medios públicos junto al SiPreBA realizaron un noticiero autogestionado sobre la Avenida de Mayo por el que pasaron todos los sectores en conflicto demostrando la necesidad de la unidad para luchar. La línea del Consejo de Redacción y de la vinculación de la lu­cha salarial, por las condiciones laborales y los contenidos periodísticos, se fortale­ció al calor de un conflicto en donde a la virulencia del ataque de una patronal en la que confluyen los ministerios de Mo­dernización, de Medios Públicos y de Tra­bajo, se le opusieron medidas gremiales tradicionales y necesarias con otras que permiten sostener el conflicto en pie tras tres meses de lucha diaria y de un tre­mendo ataque económico.

agrega un comentario