Julio López
está desaparecido
hace 4386 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

El lavado de cerebro existe, ahora mismo
Por MG - Monday, Jun. 11, 2018 at 9:25 PM

Es un hecho que los psicólogos perversos, utilizan técnicas para controlar la mente de una persona desde lejos.

Un caso muy real fue el nazismo en Alemania. Se usa la desconexión del público de cualquier otra fuente de información. La información oficial llega por todos los medios de comunicación masiva. Y lo expresamos en tiempo presente, porque esas técnicas se usan hoy con total vigencia.

¿Se necesita un régimen dictatorial o no democrático para convertir los medios en una máquina de lavado de cerebro? El sentido común dice sí, pero el sentido común es incorrecto.

¿Cómo se hace hoy? Es simple, uno tiene que suprimir todas las otras voces, asegurarse de que el ciudadano escuche una sola voz, que repita algunos mensajes una y otra vez, interminablemente. De esta manera, la mentira se convierte en verdad.

En tal situación, el ciudadano común se convence de que la línea oficial es su opinión personal. Este es un proceso inconsciente y cuando uno le dice a un ciudadano, que le lavan el cerebro, se siente profundamente insultado.

Esto ha estado sucediendo en Israel en los últimos años. Y agregamos, en Argentina de Cambiemos también.

Los ciudadanos no son conscientes de lo que está sucediendo, absorben diversos periódicos, programas de televisión y emisiones de radio, y ven que todos estos medios están discutiendo libremente entre ellos e incluso peleándose entre ellos. Todos esos medios están sintonizados en una línea única de lavado de cerebro. El sentido común le dice al ciudadano que esto no es posible, pero otra vez el sentido común no es correcto.

¿Qué se puede hacer para contrarrestar este lavado de cerebro? No mucho. Primero que nada: hay una necesidad vital de una segunda voz. El lavado de cerebro puede ser eficiente solo cuando la voz oficial consiguió el monopolio completo.

A cada versión falsa del gobierno se debe oponer una versión contraria. Aunque las voces sean débiles, en comparación con la poderosa maquinaria del gobierno, el solo hecho de que haya dos voces, aunque desiguales, impide un lavado de cerebro total. El ciudadano escucha dos versiones y se pregunta “¿quién tiene razón?”.

Hay en cada país un pequeño grupo de comentaristas que no temen decir la verdad, incluso cuando esto se considera traición. Debemos asegurarnos de que se escuche su voz. Deben ser animados.

El poder de la verdad contra una máquina de lavado de cerebro siempre es limitado. Pero al final, incluso si lleva tiempo, la verdad prevalecerá. Se necesita valor.

Ver http://www.elcohetealaluna.com/te-han-lavado-el-cerebro/

agrega un comentario