Julio López
está desaparecido
hace 4391 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

CGT: amenaza de asonada de gremios industriales aliados a Moyano contra el triunvirato
Por Mariano Martín - Monday, Jul. 09, 2018 at 12:06 PM

• ALIANZA DE OPOSITORES AL GOBIERNO CONTRA LA DIRIGENCIA DIALOGUISTA

Lunes 9 de Julio de 2018 | Referentes de los principales sindicatos industriales, Antonio Caló y Ricardo Pignanelli se aliaron a Hugo Moyano para desbancar a los “gordos” e “independientes” de la hegemonía en la central sindical.

 CGT: amenaza de aso...
not_926915_08_221448.jpg, image/jpeg, 648x389

Socios. Referentes de los principales sindicatos industriales, Antonio Caló y Ricardo Pignanelli se aliaron a Hugo Moyano para desbancar a los “gordos” e “independientes” de la hegemonía en la central sindical.

La CGT quedó una vez más al borde de la fractura ante la decisión de los gremios mayoritarios de postergar sin fecha la renovación de autoridades que estaba prevista para agosto. Un núcleo de sindicatos opositores al Gobierno y que forman parte de otros espacios internos advirtieron que de no cumplirse el compromiso de elegir una nueva jefatura podrá haber una autoconvocatoria o bien una nueva división de la central obrera. Esa entente la encabezan los industriales de la UOM y Smata y los camioneros de Hugo Moyano, y esta semana puede sumarse el sector de Luis Barrionuevo.

Advertencias

La delantera la tomaron los referentes de la industria. Antonio Caló, jefe de los metalúrgicos, avisó el jueves en Río Cuarto que "si la CGT no convoca a elecciones para renovar autoridades" los sindicatos harán su propio llamado "para elegir un representante trabajador que esté a la altura de las circunstancias". Anoche le siguió Ricardo Pignanelli, de los mecánicos del Smata: "la conducción tiene que cumplir su promesa de llamar a un congreso. Si no lo hace habrá otra vez dos CGT", le dijo a este diario.

También se pronunciaron en un sentido similar el canillita Omar Plaini, aliado de Moyano, y el piloto Pablo Biró, de la Corriente Federal, que recordaron el compromiso asumido por el Consejo Directivo de llamar a elecciones. "Cada vez más gremios apuestan a la renovación de la CGT con un programa y un plan de lucha", le dijo el canillita a este diario. Biró añadió que "flaco favor le harían (los triunviros) a la CGT si se remacharan a una silla".

Las expresiones coincidentes encendieron las alarmas en el Consejo Directivo de la central que se reunirá esta semana, probablemente el jueves. En ese órgano de conducción, los "gordos" de los grandes gremios de servicios y los "independientes" de buen diálogo con el Gobierno habían acordado suspender el Congreso pautado para el 22 de agosto y extenderle la vida al triunvirato que integran Héctor Daer, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña. Se trata de un puñado de sindicatos que, por el volumen de afiliados que suman, ostenta una mayoría en los ámbitos deliberativos de la CGT y en las elecciones de autoridades.

Esa determinación contaba, hasta la semana pasada, con el aval de los gremios de la energía (petroleros, gas, aguas y luz y fuerza), de la estratégica Unión Tranviarios Automotor (UTA, que nuclea a los colectiveros) y hasta de dirigentes en general alineados con Moyano pero que en el último tiempo tomaron distancia del camionero y que ostentan cargos en el Consejo Directivo.

Matices

En los espacios de mayor poder en la interna matizaron las advertencias de Caló y Pignanelli. El líder de la Unión Obrera de la Construcción (Uocra), Gerardo Martínez, referente de los "independientes" confirmó la decisión de "postergar el Congreso para hablar con todos" y le bajó el tono a sus pares de la industria: "en la diversidad y pluralidad todo puede suceder, y lo que sea ojalá sirva a la unidad sindical y no al ajuste". Martínez dijo que a pesar del levantamiento del congreso de renovación de autoridades "todas las organizaciones confederadas se verán con protagonismo y su voz será parte de todos los debates".

Desde el espacio de los "gordos" prefirieron no replicar de manera directa y sólo ironizaron sobre la amenaza de asonada interna de los industrialistas junto con Moyano y Barrionuevo. Ese sector reunió la semana pasada la "mesa chica" de la CGT para convalidar la suspensión del Congreso y dar señales de que habrá apertura a todos los espacios para discutir la estrategia de la central. Tanto "gordos" como "independientes" interpretaron que la contundencia del paro del 25 de junio fortaleció el triunvirato y abrió la puerta para extender darle sobrevida más allá de agosto y diferir su fecha de caducidad.

Esa determinación terminó de soldar una alianza circunstancial que empezaban a tejer los gremios industriales con Moyano y otros sectores que no integran la conducción de la CGT pero aspiran a hacerlo como el Movimiento de Acción Sindical (MASA), con el ferroviario Sergio Sasia a la cabeza, y la Corriente Federal.

agrega un comentario