Julio López
está desaparecido
hace 4828 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

¿Golpe a Kirchner?
Por Fernando Paolella y Christian Sanz - Thursday, May. 26, 2005 at 12:57 AM
centrocarlosmarx@terra.com

Aportes de nuestros lectores. Boletìn electrònico : La Lucha Continùa. Suscripciones: cmarxen2-alta@eListas.net Los artìculos firmados son responsabilidad de los autores y no comprometen la opiniòn del Centro Carlos Marx ni de los editores de esta publicaciòn.

¿GOLPE A KIRCHNER?
DE REUNIONES SECRETAS Y CONSPIRACIONES OCULTAS

Por Fernando Paolella y Christian Sanz


El domingo 14 de mayo de 1989 era día de elecciones presidenciales en Argentina.

El primo lejano de Monzer, Carlos Menem, se medía con el alicaído candidato radical Eduardo Angeloz, famoso porque en un slogan de campaña vociferaba "Se puede, se puede".

Al final no pudo, pues el riojano triunfó tan ampliamente que hasta contó con colegio electoral propio. Pero el camino hacia el mismo significó para Menem, un viaje en la montaña rusa, por lo imprevisto y rápido. Sin embargo, esa rapidez se debió en gran parte a la inapreciable ayuda de los conocidos de siempre.

El lunes 29 de mayo, paradójicamente el 20° aniversario del Cordobazo, la situación del país se salió de madre. En Rosario y en el conurbano bonaerense varios supermercados eran asaltados por hordas ululantes, azuzadas por individuos fácilmente reconocibles por sus anteojos negros y
sus Ford Falcon verdes. En esos mismos supermercados donde, meses atrás, la máquina remarcadora de precios había tenido un trabajo incesante.

Hubo 14 muertos, el alfonsinismo trataba de llegar a un cogobierno con el riojano triunfante, pero éste se hacía rogar.

Ni por asomo quería hacerse cargo del muerto antes de tiempo, pues insistía en asumir la presidencia recién en diciembre.

Es que el trabajo de zapa consistió en dos vertientes, la primera de índole económica y empresarial, con un Domingo Cavallo que convencía, como un moderno Mefistófeles, a la burguesía nacional y a los popes del FMI que el radical era un muerto político y con su sucesor Menem, los negocios harían
de la Argentina la perla más preciada.

Mientras que la otra pata era la puesta por los inefables sérpicos y sus aliados punteros del PJ, que ralearon a sus huestes en el conurbano y las lanzaron contra todo comercio que se les aparecía ante sus ojos.

Alfonsín estaba desesperado, el fantasma del estallido social ahora tocaba la puerta de su despacho en la Casa Rosada y no tenía más remedio que instar al primo lejano de Monzer a que se haga cargo de la situación.

Contra las cuerdas, estableció el estado de sitio y encarceló al dirigente del PO Jorge Altamira, sindicándolo como responsable de los saqueos incontrolables.

El cercado radical cometía otro grueso error de cálculo, que le sería fatal, porque precisamente el enemigo no era la izquierda, sino aquellos que acababan de triunfar en los comicios, y no tenían empacho de hacer estallar en llamas al país con tal de hacerse con Balcarce 50. El lunes 12 de junio el presidente radical anunció por la cadena oficial de radiodifusión que renunciaba a su cargo.

Con voz grave, leyó a la ciudadanía que lo escuchaba furiosa o azorada:

"Resigno mi investidura presidencial, pero no abandono la lucha que desde ahora continuará en cualquier lugar que esté, hasta tanto me den las fuerzas para ello".

"Alfonsín renunció a la presidencia el 8 de julio de 1989, cinco meses antes de la conclusión de su mandato, acosado por la hiperinflación y los fantasmas simétricos de la sublevación social y la anarquía militar. Su fragilidad apenas le permitió rehusar que la ceremonia fuera el día de la
Independencia y que Menem llegara cual Bolívar en su caballo blanco, aclamado por salvar a la Patria. La primera transferencia del gobierno de un civil a otro en más de medio siglo no puso en evidencia la fortaleza sino la vulnerabilidad de un sistema político, colonizado por los mismos intereses económicos que lustros antes habían decidido los movimientos del brazo que empuñaban la espada", fijó su punto de vista Horacio Verbitsky en Robo para la Corona.

Los mismos intereses blindados que impulsaron al Proceso en marzo de 1976, es decir los campeones sempiternos del curro y la cometa financiera, fueron los mismos que prepararon con sangre el camino para que un Menem radiante se calzara antes de tiempo la banda presidencial aquel luctuoso 8 de julio de 1989.

El nuevo Golpe

La palabra "golpe" tiene, en la Argentina de hoy, una connotación más que elocuente.

No hace falta aclarar por qué: hemos sufrido embestidas de todo tipo desde que la memoria colectiva es tal. Y no sólo hablamos de "golpes militares", sino de "golpes económicos".

Dicho sea de paso, se ha comprobado que la toma del poder por parte de las fuerzas armadas, era parte de un diabólico plan para imponer un plan económico destinado a depredar el país a favor de intereses foráneos.

Gran parte de la culpa de los estragos económicos que sufre nuestra querida Argentina en estos días -deuda externa incluida- se debe a las maquiavélicas manipulaciones de esos oscuros años. La palabra "conspiración" es familiar inevitable del término "golpe", siempre lo ha sido. En estos días ambas palabras son parte de un plan que lentamente viene pergeñando un grupo de personajes políticos que, aunque aparentan no tener cargo político alguno, jamás han dejado de operar a la vera del poder. Son personajes con mucho peso político, algunos de ellos con gran responsabilidad en el marco de la "caída" del ineficaz ex presidente De La Rúa. Si no fuera tan preocupante, el tema sería realmente gracioso: y es que el grupo que conspira contra Kirchner se hace llamar "La banda del
negro", y opera desde una oficina del céntrico Pasaje Barolo.

Todo empezó con una misiva que llegó a la redacción de este periódico hace casi dos meses y que aseguraba que "hay gente que quiere que K 'no esté mas', sea como sea. Es la peor contra que tiene Kirchner, la que acordó con la UIA, con Fedecamaras y con las Cámaras empresarias los aumentos de precios como golpe de mercado. A K le empezaron a hacer ahora algo parecido a lo que le hicieron a De la Rúa."

Cuando leímos semejante declaración pensamos que provenían de algún enfermizo lector de novelas de espionaje y no le dimos demasiada importancia al tema.

Tiempo después y sólo por curiosidad comenzamos a chequear qué podría haber de realidad en la supuesta conspiración contra Kirchner. Llamamos entonces a una de nuestras fuentes más calificadas en la provincia de Buenos Aires, un hombre que supo estar muy cerca de Eduardo
Duhalde.

"Lo del golpe ya sabía algo, aunque no será un golpe 'tradicional', sino más bien técnico - económico. Los tendré al tanto de lo que averigüe (sic)", aseguró el informante sin
vacilar.

Algo aparentaba ser real.

Consultamos entonces a otra de nuestras fuentes del conurbano: "Es verdad, hay un grupo que opera desde el Psje. Barolo, respondiendo a las órdenes mafiosas, está moviendo al tal 'Alberto Roccatagliatta' (lo único que coincide con la identidad real es el nombre de pila y la primera sílaba
de la identidad de cobertura), que ahora sé que es dueño de una propiedad en Chilavert y otra en Guernica. Todo lleva a Oscar Rodríguez, preservativo de Chucky, a Franzante y a
Bustos".

Para aquellos que no entienden los acertijos, les comentamos que el tal "Chucky" al que alude el informante es Eduardo Duhalde y Oscar Rodríguez uno de sus mejores amigos y ex número 2 de la SIDE.

Seguí participando

A pesar de que las fuentes consultadas iban confirmando las peores sospechas, estos periodistas siguieron adelante en la verificación de los datos del supuesto "golpe". Luego de confirmar que efectivamente se estaban haciendo las reuniones referidas en el mítico pasaje Barolo (gracias a un chismoso empleado de vigilancia del lugar), hablamos con un importante ex viceministro del
Gobierno Nacional, muy cercano al duhaldismo, quien nos sorprendió aún más con sus palabras:

"Ojo muchachos que Eduardo no es el demonio y los demás un coro de ángeles, junto a él hay mucha otra gente que no aparece pero que está. La traición a Kirchner, por ejemplo, empieza con el Jefe de Gabinete y el ministro del Interior".

Si bien nunca pudimos confirmar con otra fuente independiente los dichos sobre ambos funcionarios de Kirchner, no deja de ser conmocionante que un ex funcionario de tanta jerarquía admita semejante cuestión. A ese mismo político le preguntamos posteriormente si Daniel Scioli
estaba preparado para asumir el Gobierno.

Le comentamos que nos habíamos enterado de un encuentro entre el vicepresidente y Duhalde en Roma en el que el caudillo bonaerense le habría pedido que renunciara en caso de que Kirchner fuera eyectado del Gobierno. El informante rió un largo rato:

"Si alguien cree que en esa coyuntura de acefalía presidencial Scioli renunciaría, es un ingenuo desinformado o un loco: el manco es un mercenario (se vende por monedas) e inescrupuloso, que quiere llegar a la Presidencia y dejarse 'marionetar' por Duhalde, a cambio, digamos, de cien palitos verdes por año para después, con guita grande, financiar su propio proyecto político".

Obviamente, la entrevista había terminado.

Concluyendo

El clima político vernáculo se va enrareciendo día a día, motivado por la cercanía cada vez mayor a las elecciones del 23 de octubre de este año. Muchos se empiezan a poner nerviosos y otros preparan acciones políticas de choque.

La pelea entre candidatos ya no se da a través de aburridos debates televisivos ni por convocatorias a estadios de clubes futbolísticos imponentes. Ahora la pelea se da a través de mensajes subliminales, con denuncias indirectas, aprietes y actos mafiosos que sólo son comprendidos por el
destinatario del mensaje en cuestión y su entorno. Tal vez en ese marco haya que entender los llamados telefónicos y mails amenazantes que hemos sufrido varios de los periodistas de Tribuna de
Periodistas en las últimas semanas.

Eso sin contar con los elocuentes seguimientos por parte de desconocidos que no intentan ocultarse a las miradas de quienes somos espiados.

Todo coincide -¡oh! casualidad- con el inicio de la investigación de este tema.
No se entiende tanto nerviosismo.

No, por lo menos, con tanta alevosía. A menos que, una vez más, estemos en el camino correcto en nuestras
denuncias.

CHRISTIAN SANZ Y FERNANDO PAOLELLA
Desde la redacción de Tribuna de Periodistas
http://www.periodicotribuna.com.ar

agrega un comentario


Paren con la ginebra
Por No te drogues tanto - Thursday, May. 26, 2005 at 11:26 AM

Otra vez los ex noteros de Mauro Viale hablando de la conspiracion de la central de la recontrainteligencia de Caos.

Cada día mas parecido a SEPRIN.

agrega un comentario


Jaaaaa
Por Aguante K! - Thursday, May. 26, 2005 at 5:43 PM

Este imbécil es el mismo que sacó una nota hace un tiempo diciendo que a Juan Castro lo había mandado a asesinar Cristina Kirchner.
Antes salía por programas de televisión hablando de los ovnis.

¿Abrieron una sección de humor en Indymedia o es que se fusionan con Seprin?

agrega un comentario


como?
Por camarada EITINGON (msv) - Thursday, May. 26, 2005 at 7:03 PM
movimiento_stalin_vive@hotmail.com

no fue ese el famoso "affaire" que provocó la guerra a muerte entre el Agente Flint! y el Coya Alderete (de SEPRIN)?

Se acuerdan de la famosa canción de Cristian Castro que supuestamente había sido enviada al celular del Coya, a modo de advertencia???
que epocas....

se acuerdan de la similitud del Coya con el teniente malo de "Salvador"??

agrega un comentario