Julio López
está desaparecido
hace 4809 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Las Mujeres del Teresa
Por Claudia y Andrés López ((( i ))) - Thursday, Jul. 27, 2006 at 10:40 PM
clauma@riseup.net (Casilla de correo válida)

...

Podemos contar la historia del Movimiento Teresa Rodriguez (MTR) diciendo que se inició allá por 1996, que al principio era un Movimiento de Trabajadores Desocupados (MTD).

Podemos contar que surgió casi al mismo tiempo en Mar del Plata y en Florencio Varela.
Podemos decir que por 1997 se dieron a sí mismos el honor de llevar el nombre de Teresa Rodriguez la
trabajadora asesinada en la represión a los docentes ese mismo año en Neuquén.

Podemos decir también que Mar del Plata, una de las cunas del MTR, es una ciudad ubicada al sudeste de la Provincia de Buenos Aires, en la Costa Atlántica. Se la conoce popularmente como “La Ciudad Feliz”, ya que desde hace décadas, durante las temporadas de vacaciones, recibe a miles de veraneantes que encuentran allí extensas playas con costosos servicios, cientos de Hoteles, muchos de estos de 4 y 5 estrellas, un enorme Casino, avenidas y peatonales comerciales; además, los turistas suelen llenar las salas de los teatros donde las estrellas del momento hacen sus espectáculos.
Tanto o más importante que la industria turística es la pesquera, que funciona todo el año y que desde siempre estuvo controlada por tres empresas.

Mar del Plata tiene unos 600.000 habitantes permanentes. Llegó a tener un 75 % de desocupación en el año 2001. Pero ya, en 1996, la necesidad de volver a organizarse y reclamar se hizo presente. Y decimos “volver a organizarse” porque gran parte de estos desocupados venían de trabajar en la pesca, en condiciones infrahumanas, por sueldos lamentables y continuamente luchaban por condiciones dignas de trabajo. Esa lucha pesquera que actualmente otros continúan, los que aún mantienen sus puestos.
Otros venían de otras luchas y se encontraron en el camino, y otros más sólo caminaban por allí, cuando los vieron volver a luchar y decidieron que ellos también querían hacerlo.
Deberíamos agregar que la desocupación y la explotación se sumaban a las continuas inundaciones que costaban vidas. Barrios enteros sometidos al dolor de la invasión del agua que se llevaba todo. Barrios enteros que incluía terrenos tomados y que pasaban, además, por la penuria de la amenaza de desalojo.

Podemos decir todo esto nosotros ... o dejar que ellas nos cuenten cómo, en uno de esos intentos de desalojo, se fueron conociendo y reorganizando.-

Martita, nació hace 45 años en la ciudad, desde los 16 trabajó en el puerto, casi al mismo tiempo que empezó la actividad gremial:
“En el puerto se salía con cuchillos a la calle, las fábricas estaban cerradas, nosotros tomábamos las fábricas, y yo, ya a esa edad, ya salía a marchar a las calles, a los 16 años.” - cuenta ella.

Martita, junto a otros vecinos, sufría la amenaza del desalojo, algunos, que no iban a ser desalojados, se acercaron para intentar ayudar.
“Los vecinos, no éramos compañeros todavía”, comenzaron una olla popular.
“Fuimos cinco compañeros que comenzamos casi, en eso estaba Lalo, Jaime, Chacho (Berrozpe, actual dirigente del MTR), Elsa, yo y Cármen, y comenzamos muy pocos a luchar con eso... primero fue en la casa de ella todo, una casita humilde donde ella hacía torta fritas, ... desde ahí fuimos al corte de ruta.Se refiere al primer corte de ruta en la Provincia de Buenos Aires, en la Ruta 88, en Mayo de 1997. “Me acuerdo que muchos compañeros porque era la primer vez se tapaban. Los compañeros y compañeras ya se manejaban con palos también por las dudas, a pesar que mucha experiencia no había, pero ya la cabeza daba para una cosa de estas...
Entonces se hizo ruedas, empezamos a pensar que podíamos hacer, y empezamos a comenzar con las ruedas con fuego, ahí empezamos a decir piqueteros y fogoneros.

Se hicieron muchos fuegos así, en muchos piquetes, iban muchos compañeros que tocaban la guitarra y pasamos momentos lindos de noche. Las noches pasaban, los fríos los pasamos, el sol lo pasamos, paso la semana que no había tanto sol sino que más lluvia que sol.
El primer logro que resolvimos, una semana y pico
(cortando la ruta 88) acá en Mar del Plata, fueron 350 pesos de coordinadores, 200 para los compañeros y la garrafa y la mercadería.”

Aún no eran Movimiento Teresa Rodriguez, eran el Movimiento de Trabajadores Desocupados. Poco después fue cuando decidieron darse el honor en el nombre, pero eran pocos y los llamaban "El Teresita". Poco a poco fueron creciendo.
“Después, pasando los años, seguimos avanzando con lo que hoy tenemos, fuimos avanzando de a poco, con huertas, con roperías, con costuras.
Nosotros en los barrios teníamos casitas humildes, ¿viste?, no había como ahora que hay casas de materiales, en ese tiempo no había nada de nada. Era todo laguna eso.
Hubo temporales acá en Mar del Plata tremendos... había cantidad de chiquitos, sin casas se habían quedado, de niños chiquitos, así que a nosotros nos tocaba evacuar niños en ese momento"

"Y nosotros con eso del corte logramos las construcciones acá en Mar del Plata, los materiales, las piezas, las viviendas, el semáforo, corte de ruta para los semáforos, el asfalto, el tema de la luz porque ... no hubiéramos reclamado no tendríamos la luz en los barrios. Valorados o no, eso hemos hecho.
De la que iniciamos fue en Newvery, pero después estamos hablando de once barrios, pero la
madre del movimiento fue acá. Alberti 212. Y comenzamos ahí a hacer todo lo que logramos de las luces, la luz blanca que no había, las casas de material.”

En cada año hemos seguido luchando de esa forma. Después tomamos la Catedral, hicimos corte de ruta, de la ruta 2, por mercadería. Meacuerdo que íbamos a un mercado que ahora ya no está más, que lo cerraron ahora, pero no entendían como nos organizamos 500 personas. Bueno, y después así seguimos, seguimos avanzando cada vez más.”

La lucha tuvo costos altos.
“Yo tengo una amiga compañera muerta en esto, estuvo en la Catedral, y que si alquien no se acuerda, yo siempre me acuerdo de esa compañera porque estuvo conmigo a mi lado siempre, y hoy ya no la tengo a mi lado ... Porque los milicos me la golpearon en los pulmones y al tomar adentro la Catedral, en el momento que entró y se quedó la mataron a Arias." (Arias murió tiempo después de la toma a consecuencia de complicaciones pulmonares generadas por los golpes recibidos durante la represión en la Catedral ). "Eso fue lo que ocurrió. Hubo golpes porque a Chacho también me lo golpearon. Me lo golpearon, porque para mí son como mis hermanos todos, los respeté siempre.”

Tanta lucha, tanto esfuerzo, contado en el medio de un lugar donde, a todo esto, literalmente se lo ve crecer: el Monte Varela.
Uno llega a la terminal de ómnibus de Mar del Plata, y siguiendo las instrucciones, toma un colectivo, le pide al chofer que por favor le avise al llegar al Monte Varela. Nota una leve reacción extraña del chofer, como si de golpe supiera porque estamos acá. No comprendimos bien, en realidad no comprendimos nada, creíamos que el Monte era una referencia y que allí deberiamos preguntar o veríamos un pequeño cartelito que dijera "MTR-CUBa." Resulto que no, que cuando el colectivero dijo "la proxima" vimos aparecer unas 7 hectáreas llenas de eucaliptos y calas silvestres.
El pequeño cartelito esperado en realidad era uno enorme que daba la malvenida a Bush y mostraba cierta unidad con otras organizaciones. Para darnos el gusto logramos encontrar un pequeño cartelito, pero nos sorprendió nuevamente cuando vimos que estaba en el medio de la ruta ofreciendo a los transeúntes los productos de la huerta orgánica del MRT-CUBa.
Entramos al Monte Varela y a lo lejos vimos una pequeña casita. Allí funciona un comedor comunitario, al lado está el gallinero y más allá la enorme huerta orgánica.

En el medio de toda esta belleza, belleza natural, por los árboles y las calas, belleza de la lucha, por hacer tangibles sus logros, en el medio de toda esta belleza: la belleza de las compañeras relatando sus historias.

A Martita se le unió Ana María. Ana María no es su nombre real, con este nombre taparemos el verdadero, así como ella tapa su rostro cada vez que está en una marcha o piquete.

Y tapa su rostro no por vergüenza, ni por miedo, porque como nos dijera luego "el miedo es muy traicionero" , pero sí por precaución, por cuidarse, porque aunque muchos no lo sepan, en nuestro país, como en casi todo el mundo, quienes reclaman los derechos básicos son el peor enemigo del Estado y el poder, y por lo tanto son perseguidos, no sólo utilizando las herramientas "legales" y generando presos políticos, sino de manera informal, con aprietes en los barrios, en su trabajo si el compañero es ocupado, y de las mil y una formas que usted pueda imaginarse que se puede perseguir a quien molesta al estado de las cosas que se pretende sostener, mil y una formas que siempre quedan en tinieblas y sin responsables.-

Por todo esto es que la llamaremos Ana María, a aquella vecina que vió el primer corte del MTR en Mar del Plata desde lejos, a aquella vecina que tenía su historia de lucha, a aquella vecina que luego se volvió compañera y hoy nos cuenta esto:
”Yo decía voy para allá, voy a ver que hacen en el corte y le iba a llevar comida, después digo, no que voy a ir si no se que hacen y no fuí a llevarles comida. Después como a los dos o tres días fui a mirar, a ver donde habían cortado, y miré donde habían cortado, pero ya no estaban ellos. El primer corte que no estuve, después sí empecé a ir a todos los cortes.
Me acerqué porque ya pensaba en cuando ellos cortaron la ruta 88, que yo no estuve y como siempre... Bah! O sea, yo vengo de una época del 79, del 76, del 60, cuando estaban todos. Yo fui delegada de enfermería, y ahí empezamos a trabajar, siempre hacíamos luchas. Luchas así para los obreros, para el reclamo de los obreros, para mejor estar de los obreros. Después nos empezaron a perseguir, nos perseguían a todos los sindicatos, los militares. Yo me tuve que ir una época a San Luis, escapándome, que nos perseguían, iban a domicilio. Anduve mucho en la lucha, nosotros, en esa época. Andábamos con los ERP, los Montoneros estuvimos también, en toda esa época, entonces siempre me quedó eso. Y bueno, después continué con ellos,”
(el MTR).
Continué, dice Ana Maria, y devela una coherencia entre aquella lucha de los 70 y esta que recomenzaba, continué dice y con la explicación posterior nos deja entrever que para muchos las luchas no se abandonan, sólo se aplazan; para muchos es algo que se lleva adentro y no se deja fácilmente “Tiene que nacer la persona, o sentirlo, es decir bueno, hacer ver las injusticias, y decir, bueno, hacer el reclamo o decir de que manera podría reclamar lo que realmente le tienen que dar a la gente, o al pueblo, o a la gente pobre. Hay que sentirlo.”

Uno de los días que más recuerda fue la represión que hubo en la puerta del supermercado Carrefour. “Lo que más me quedó grabado fue los milicos, en la forma que actuaron, la forma que nos pegaron, la forma en que nos agarraron, la forma en que golpearon a nosotros, a los compañeros, y la indignación que te queda, la bronca, que vos decís, yo voy a agarrarlos y reventarlos, matarlos, cualquier cosa, porque vos ves que le pegan a todos los compañeros y te agarra la desesperación. Yo nunca tuve miedo, es lo que siempre tuve en mí, de no tener miedo, jamás, bronca sí, indignación de ver que se llevan a un compañero sí, pero miedo no.”
Estas luchas dejan recuerdos que a algunos los asustarían, a otras, en cambio, las impulsa a luchar aún más "cuando viene la represión o vienen los milicos y la gente sale disparando, eso para mí no es, porque si vos disparas, con más razón te reprimen, entonces sabes que tenés que tirarles a ellos también, porque tampoco podes ir con las manos limpias"

Y no todas las luchas fueron por los planes.
Muchos desconocen que muchos de "los piqueteros", muchos de los trabajadores desocupados que se organizan en diferentes movimientos, no realizan cortes de ruta, de calles, tomas de edificios y marchas sólo para obtener planes o bolsones de comida. El poder intenta mostrarlos así, la realidad nos dice otra cosa...

“El tema de las máquinas comenzó así, - nos relata Martita-, fue en la Municipalidad cuando peleamos seis meses para que podamos tener de esa forma, con Municipalidad tomada adentro, con la policía adentro en las puertas que no nos dejaban pasar, y arriesgando de que si nos encerraban de todos los lugares ya no contábamos nada. Así logramos las máquinas y nos llevó tiempo hasta que lo logramos. Vieron que no nos retirábamos, estuvimos adentro y no nos quisimos ir. Los milicos apuntaban igual, adentro casi, y nosotros estábamos adentro lo mismo, en la Municipalidad. Esa fue una toma media dura por las máquinas, pero para eso fueron tomas tras tomas, de esa forma, eh!, de esa misma forma. Por eso yo peleo tanto por esas máquinas, porque esas máquinas se arriesgó muchísimo para poder llegar a obtenerlas. No hubo ningún herido, ninguno nada, pero podría haber pasado, porque quedaron compañeros afuera y muchos adentro y el más peligro era los que estábamos adentro.
Primero se comenzó a amasar sin las máquinas. Las sacamos nuevas, flamantes, ahí tenemos la churrera, la amasadora, tenemos la batidora, ya es una panificación que puede laburar bien, con facturas, con churros, con panes caseros...
y las chicas que trabajan ahí, todas trabajan amasando, les hicimos bajar cocinas nuevas también, con el horno en 10 minutos ya el pan está hecho, una barbaridad ¿viste? Las mesas igual, las mesas brillan ahí, pero tenés que estar ahí.”
Martita ahora tiene un trabajo, desde hace dos años ella es la vendedora en el emprendimiento productivo de panificación que el MTR-CUBa comparte con otra organizacion de la zona. Lograr que exista este emprendimiento no fue fácil, nada, absolutamente nada, ha sido concedido gentilmente por el Estado, todo, absolutamente todo, ha sido el resultado de la lucha.

En el barrio Malvinas, la historia se repite ... la historia se repite, en todo sentido se repite, se repite la pobreza, el desempleo, la lucha, la dignidad, se repite.

Los emprendimientos productivos son varios, cuando hay máquinas con máquinas, cuando no, con ingenio y arte.

Cuenta Liliana "Yo hace más o menos 3 años que estoy participando acá con el MTR y bueno, empezamos con cestería , lo que es todo yeso a aprender y tejido también a crochet, a dos agujas y bueno, ahora estamos con el tema de telas, hacemos algodoneras, porta-papel higiénico, porta-toallitas, todo lo que es ...

... y después seguiremos con la cocina todo para vender. Y bueno, estamos todos en grupo, algunos aprenden otros ya saben y tratamos de que todos aprendamos lo mismo ... también está el grupo que hace telar, el más difícil.
También se trabaja con porcelana, se trabaja con papel maché, eso es todo lo que es artesanal. Después tenemos todo lo que es costura, como dijo recién una compañera, más o menos separamos en tres grupos, en el momento lo que
estamos haciendo es todo tejido, al crochet, en telar, y con hilo."

Trabajos artesanales, realizados con destreza y cariño, que llevarán a vender a la feria, la feria por la que también debieron luchar.
Ya funcionaban los emprendimientos, había producción, pero no se sabía donde vender. La feria era lo mejor y decidieron exigirla, una feria donde el Movimiento pudiera exponer y vender todo lo que producen. Una feria bien ubicada, que pudiera aprovechar los beneficios del turismo, una feria que mostraba cómo y qué hacen "los piqueteros" cuando no están en las calles. Una feria en la Plaza Colón.

Eso se propusieron y eso lograron.
"Se luchó para lograr tantos puestos, y digamos para ganarnos el lugar, por eso tenemos que seguir todas las temporadas creciendo para seguir teniendo más puestos, pero siempre por la lucha lo logramos."

Porque dice el poder que lo que no quieren es trabajar, pero en realidad trabajan; dice el poder que sólo saben marchar y cortar calles, pero en realidad exigen que se cumplan sus derechos; dice el poder que no se saben organizar, pero se organizan; dice el poder que no se quieren integrar, pero en realidad él los excluye; y también dice el poder que sus integrantes van llevados de las narices, atemorizados por perder el plan y que ni idea tienen de la lucha, pero estas mujeres en cambio nos dicen:

"Porque comenzamos a luchar se logró obtener
lo que se logró."
"El corte para mí es un cosa de, qué se yo, porque me gusta, porque lo siento, porque sé que lo que se está haciendo para mí es correcto, en base a que es la única manera que nosotros tenemos para decir, bueno, que nos escuchen, hacer los reclamos que nosotros queremos."
"Gracias a la lucha tenemos todo, todo a fuerza de lucha. Lo mejor de todo es estar unidos para poder llegar a algo, y tener confianza en sí mismo y todo a fuerza de lucha, nada nos dieron. Salimos a pedir todo, sino no nos daban nada.
En la casa ves a tus hijos llorar de hambre, no tenés solución, dirán piqueteros que molestan en la calle, todo lo que quieran, pero yo tengo un fideo para mi hijo, una harina, que la gané luchando, no lo robé ni la fui a pedir.
Y que trabajamos sobre todo, que eso se ve, porque ahora en la feria
exponemos.
Luchamos, ganamos y a la vez producimos, que es muy importante. No es que ganamos un plan y nos quedamos durmiendo, no, seguimos luchando para que se vea, para lograr el día de mañana un aumento digno. Porque nosotros lo estamos produciendo, no es que nos está regalando absolutamente nadie nada, ese es el punto más importante creo yo."

Porque dice el poder, y el poder desde el Estado, desde las radios, los periódicos y la televisión, porque dice el poder que son esto, aquello o lo otro, pero el problema no es lo que dice el poder, el problema es que quizás, talvez ... usted le crea.

Claudia y Andrés

agrega un comentario


Epa,
Por Nicolas - Friday, Jul. 28, 2006 at 1:04 PM

Que bueno!
Que bueno che. Bueno, esta muy bueno.
gracias claudia, gracias Andres

agrega un comentario


q bien
Por espectacular - Friday, Jul. 28, 2006 at 4:00 PM

che muy bueno el informe, hay más??
realmente muy completo
para todos los pseudoizquierdistas q acusan a la cuba y a cuantas otras organizaciones de tira-piedristas
más allá de las diferencias con la cuba...felicitaciones por la lucha compañeros...son un digno ejemplo de combatividad y permanencia..
libertad a chacho y atodos los presos!

agrega un comentario