Julio López
está desaparecido
hace 4717 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Microsoft y la Agencia Nacional de Seguridad de los EE.UU.
Por (reenvio) Espacio Geek - Friday, Mar. 05, 2010 at 7:05 PM

Desde el movimiento del software libre siempre se ha alertado que el software privativo, distribuido en forma de código binario cerrado, representa una grave amenaza contra la privacidad de las personas.

La reacción usual de muchos, cuando se les dice que si uno solamente recibe el código binario no puede saber a ciencia cierta qué es lo que hace el programa (y qué es lo que no hace), es de incredulidad. Generalmente se muestran excépticos ante la posibilidad de que una empresa incluya funciones ocultas en los programas cuyo código binario comercializa.

Aunque hay gran cantidad de casos demostrados de prácticas de este tipo (inclusión de Spyware, Rootkits, etc.), ninguno alcanza la magnitud que tendría, de ser cierta, la relación entre Microsoft y la Agencia Nacional de Seguridad de los EE.UU. (NSA).

Un caso sospechoso

Las claves públicas de cifrado pueden ser usadas tanto para verificar la integridad y el origen de los datos (“firmados” con la clave privada del emisor), como así también para cifrar información de forma que sólo el poseedor de la clave privada pueda descifrar.

En la versión 4.0 service pack 4 del sistema operativo Windows NT, se encontraron dos claves públicas: una de ellas con la etiqueta _KEY y la otra sin etiqueta. Supuestamente, ambas claves públicas pertenecían a la empresa Microsoft y eran usadas para las funciones de seguridad del sistema. Al aparecer la actualización service pack 5, Microsoft olvidó quitar la etiqueta a la segunda clave, cuyo valor era _NSAKEY. Ni bien esto fue descubierto, se alzaron voces de alarma ante la posibilidad de que la NSA (la agencia de espionaje de los EE.UU.) hubiera introducido su clave pública con el objetivo de romper la seguridad del sistema operativo.

La explicación oficial fue que esta segunda clave era un respaldo introducido por Microsoft y que el nombre había sido una elección desafortunada. A pesar de esto, quedó sembrada la duda.

Un testimonio importante

El Dr. Hugo Scolnik es un prestigioso investigador en criptografía, creador del Departamento de Computación de la Universidad de Buenos Aires en 1984, de gran trayectoria profesional en seguridad informática. En una entrevista realizada en el año 2004, declaró que:
"Cuando trabajamos con Microsoft, con cada cambio teníamos que enviar el código fuente a la NSA, donde lo compilan y le agregan lo que quieren y luego vuelve como producto que nosotros distribuimos. No sé qué es lo que le pusieron".

El testimonio de Scolnik es claro: afirma que el software de Microsoft es modificado por la NSA antes de ser distribuido. Una afirmación como esta (proveniendo de alguien con la credibilidad de su autor) debería bastar para encender varias alarmas en todos los usuarios de productos de Microsoft (en particular de los gobiernos y las grandes empresas).

Sin embargo nada de esto ha ocurrido: aunque algunos gobiernos se están alejando progresivamente de los productos privativos o cerrados (sean de Microsoft o no), muchos siguen utilizando este tipo de software en sistemas críticos para la seguridad nacional y la privacidad de las personas.

Mi conclución

Más allá del caso Microsoft – NSA, esto demuestra que el software privativo no permite garantizar la seguridad ni la confidencialidad. No pueden usarse programas cerrados (cuyo código fuente no es público) para la manipulación de información crítica.

Nuestros gobiernos deberían protegernos de esto. (A Calderon solo le importa tener contactos con la realeza, con los altos funcionarios del mundo para cuando deje de ser presidente, no perder la autoridad que tiene ahora) Pero antes necesario que tomemos conciencia de la gravedad del asunto.

agrega un comentario