Julio López
está desaparecido
hace 4683 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

"La unidad del movimiento obrero la garantiza la libertad de elegir cómo organizarse'
Por Indymedia Rosario - Tuesday, May. 18, 2010 at 7:50 PM
rosario@indymedia.org

En el marco de una jornada de debate en torno a la libertad y democracia sindical en Rosario y Villa Constitución organizada por la Asociación Trabajadores del Estado Rosario, el Director del Departamento Jurídico del gremio a nivel nacional, el Dr. Matías Cremonte, se prestó a un diálogo en torno al modelo sindical argentino.

"La unidad del ...
cremonte.jpgwlkfrc.jpg, image/jpeg, 500x370

El famoso fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que menciona la inconstitucionalidad de la Ley de Asociaciones Sindicales fue resultado de sucesivas presentaciones encabezadas por Cremonte como representante de ATE Nacional. A partir de la mencionada resolución, tomó cuerpo la discusión sobre la actualidad de la representación gremial en Argentina. Partiendo de la realidad de que solo el 12% de los trabajadores de establecimientos privados cuentan con delegados gremiales, en los últimos años han salido a la luz diversas organizaciones de base, tanto en el ámbito público como privado, que buscan generar ámbitos colectivos por fuera de los sindicatos tradicionales que, por el unicato -reconocimiento estatal de un solo sindicato por rama- vigente en el caso privado, monopolizan la representación obrera.

Desde los sectores más conservadores afirman que la pluralidad sindical debilitaría a la clase en sus reclamos. Como respuesta, quienes bregan por la libertad y democracia sindical, plantean que la unidad del movimiento obrero no la garantiza una ley sino, justamente, la libertad de optar cómo organizarse. Las modificaciones que ha sufrido el capital y la consecuente mutación del campo laboral testifican que la ley no responde al modelo productivo actual, en el que hay bajos niveles de afiliación sindical y la inestabilidad laboral responden a esos nuevos parámetros de acumulación económica, distintos a los de décadas anteriores que derivaron en la legislación vigente.


¿Cremonte, cómo podría caracterizar el modelo sindical vigente en nuestro país?

El modelo sindical argentino que responde a más de 50 años de una forma de organizarse de los trabajadores del movimiento obrero argentino, es el modelo denominado de personerías gremiales donde a un solo sindicato por actividad se le reconocen una serie de derechos exclusivos. Desde fines de los 40 en el Estado, de hecho, existe un sistema de pluralidad sindical o coexistencia de sindicatos con personería gremial. O sea, el Ministerio de Trabajo le da la personería al sindicato que la pide y tiene los requisitos, pero no le quita personería al preexistente. Lo mismo pasó en el sector privado. En general en las relaciones sociales, primero viene la realidad y después la legislación que en todo caso reconoce esta situación, no las crea. Por eso digo que en el movimiento obrero en el sector privado el Estado reconoció que había una voluntad de los trabajadores de formar un solo sindicato y reconoce que, en el sector público, hay más de un sindicato.

¿Qué rol tuvo el fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación en este debate?

El famoso fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación de noviembre de 2008 sobre libertad sindical, era un caso del sector público, donde se había impugnado una elección de delegados de ATE, en el ámbito del personal civil de las Fuerzas Armadas. Luego de una serie de instancias judiciales, la Corte se expidió mucho más allá de lo que implica la pluralidad sindical: dio por hecho que se podía elegir y dijo que es inconstitucional la Ley de Asociaciones Sindicales que sólo permite que el sindicato con personería gremial pueda convocar a elección de delegados y que además el trabajador que se postule como delegado, tenga que ser afiliado al sindicato con personería gremial. Es decir, cuestionó todo el modelo sindical argentino de personerías gremiales que hoy está en franca discusión. Así, tomaron cuerpo todas las experiencias que ya venían existiendo de antes. El fallo es consecuencia de un debate que ya estaba instalado en la sociedad.

¿Cuál es su lectura política de estos avances que se están dando en materia judicial?

Primero la realidad y luego la legalidad reconociendo esa realidad. Si el modelo sindical argentino efectivamente tiene que ver con lo que en un momento el movimiento obrero argentino optó, o eligió como forma de representarse, lo que terminó haciendo la ley es encorsetar cualquier tipo de modificación en la voluntad del movimiento obrero. Una cosa es una realidad de treinta o cincuenta años atrás y otra realidad es hoy, cuando tenés niveles de afiliación bajísimos, donde tenés tantos sindicatos simplemente inscriptos, como sindicatos con personería gremial. Lo que antes era una voluntad del movimiento obrero, hoy ya no lo es.

¿En qué se modificó esta voluntad?

Hoy los trabajadores optan por diversas razones -por haber intentado ser parte de esos sindicatos y no haber podido, por fraude, corrupción, o por una opción política, sindical, religiosa, lo que se te ocurra- por formar otro sindicato. Tiene que ver con las distintas formas que va tomando el capital y sobre todo el avance del neoliberalismo en los años 90, cuando este modelo que supuestamente garantiza la unidad y la defensa monolítica de los trabajadores, no dio respuestas. En la década del 90 arrasaron con los derechos laborales, con todas las experiencias de trabajadores que quisieron organizarse al margen de los sindicatos tradicionales y encima el modelo sindical no se pudo plantar ni defender ante esto. Y a todo lo que se quiso organizar por el costado se lo persiguió, se lo marginalizó. De todos modos crecieron organizaciones, se formaron sindicatos y de algún modo lo que se discute hoy es eso, que la ley reconozca esa realidad, donde hay más sindicatos, más representaciones, más actividad sindical aunque haya sindicato o no.

¿De dónde surge a su criterio esta realidad que pone en debate la legislación vigente?

Hay un movimiento desde debajo de los trabajadores que dicen que hay que tener delegados de base, hay que defenderse, hay que hacer una práctica sindical de asambleas, sobre todo en el momento actual que estamos viviendo: primero, donde se discute el salario hace pocos años, venimos de cinco o seis años donde se discute salarios cada vez más contundentemente, una crisis del capitalismo donde los trabajadores no están dispuestos a que haya una rebaja salarial sino que bregan porque haya un aumento salarial acorde con la mantención del poder adquisitivo. Desde la perspectiva del Salario Mínimo Vital y Móvil y en el marco de un mundo en crisis, la necesidad de estar organizados, de crecer en afiliación o participar en una instancia colectiva, tener delegados en los lugares de trabajo es imprescindible. Entonces, el cuestionamiento del modelo, no es por una personería más o menos. Acá tiene que ver que es el Estado sostén de la voluntad de los empresarios de que no haya representación sindical en los sectores de trabajo, de que no haya actividad sindical en general y que puedan seguir negociando, como lo hacen en general, con el menor conflicto posible.

¿Qué opinión tiene acerca de la afirmación de que la pluralidad sindical debilitaría los planteos y reivindicaciones de la clase obrera?

No tenemos ninguna duda de que la unidad del movimiento obrero es la mejor de las soluciones ante cualquier tipo de avance del capital, de las patronales o el Estado. Lo que tampoco tenemos dudas es que esa unidad debe ser producto de la libre voluntad de los trabajadores de decidir estar unidos. No del gobierno que está a cargo del Estado a través de una ley. Por otro lado, afirmar eso es falso. Todo lo que sucedió en este país en la década del 90, el retroceso en los derechos sociales, se hizo con esta ley. Si esta ley no garantizó la unidad del movimiento obrero en ese momento, ni garantizó la existencia de un movimiento obrero fuerte que pueda defender eso ¿por qué lo va a garantizar ahora? Por último: que la Ley mande al movimiento obrero a estar unido, no garantiza la unidad, ni siquiera de hecho. Tenés países en los que la ley no les dice a los trabajadores cómo organizarse, como Uruguay, y sin embargo hay una sola central. Y países donde tienen leyes que permiten la pluralidad, han optado por estar en tres o cuatro centrales distintas, como sucede en algunos países de Europa. La unidad la garantiza que el movimiento obrero libremente decida cómo organizarse.

agrega un comentario


Empleados de Comercio de la República Argentina Autoconvocados sin Representación Sindica
Por Empleados de Comercio - Sunday, Jun. 20, 2010 at 12:20 PM

Argentina, 16 de junio de 2010
Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios
Secretario General
At: Sr. Armando Cavalieri

Ante la constante indiferencia y falta de comunicación por parte del Sindicato hacia nosotros sus representados, los empleados de manera independiente nos hemos unido sin ideología partidaria para expresarles nuestra disconformidad sobre el modelo sindical actual.

Parecen olvidarse que la base fundamental del sindicato son sus trabajadores quienes, actualmente, hemos quedado relegados al rol de "último eslabón" de la cadena sindical, excluyéndonos así de toda posibilidad de participación.

Hemos visto por años cómo se han degradados nuestros derechos sistemáticamente.

El empleado de comercio es hoy la clase trabajadora indigente de la Argentina al contar con los salarios mas bajos pese a pertenecer al sindicato más grande del país.

Nuestros salarios y poder adquisitivo se ven deteriorados día a día y consideramos que vuestra forma de negociar a largo plazo ha caducado como, así también, el negociar por un sueldo compuesto por un 40% de sumas no remunerativas.

Necesitamos que los salarios se negocien de acuerdo con la realidad económica imperante lo cual torna inaceptable un aumento a largo plazo (enero de 2011) cuando sabemos que este se licúa a fin de mes.

El sindicato presiona a sus empleados para no tener delegados, vende a los empleados que tienen intenciones de defender sus derechos o dejan solos a los delegados que priorizan a sus compañeros.

Ni qué decir de los empleados de las PYMES, Call Center, Pequeños Comercios que quedan totalmente desprotegidos y abandonados a su suerte.

Vuestra política sindical nos ha mantenido en una ignorancia absoluta en lo que se refiere al derecho laboral, no brindándonos así la posibilidad de defendernos ante posibles abusos.

Nos preguntamos entonces, ¿Cuál es el rol que cumple el sindicato si no defiende ni representa a los empleados?

No regulan el cumplimiento de los horarios, ni el pago de horas extras, ni las jornadas de día domingo. ¿Cómo es posible que hasta altura no sea reconocido el pago del 100 % de los fines de semana trabajados, en qué momento permitieron que esto sucediera?

Estamos hartos de la falta de respeto y consideración a las que somos sometidos día tras día.

Exigimos una dirigencia acorde a nuestras necesidades y no a las propias.
Exigimos que comiencen a transitar un cambio que los lleve a la toma de conciencia de sus errores, lo asuman y modifiquen, comprometiéndose así a un efectivo, idóneo y eficaz cumplimiento de sus funciones.

Sin mas saludamos, atte.
Empleados de Comercio de la República Argentina Autoconvocados sin Representación Sindical

agrega un comentario