Julio López
está desaparecido
hace 4683 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Walmart, aplica en Córdoba su manual antisindicatos
Por Sin.Tra.Sup - Tuesday, Jun. 22, 2010 at 11:43 PM
sintrasup@gmail.com

22/06/2010.- Walmart fue denunciada hasta por Human Rights Watch por su dureza ante todo lo que sea dejar que se organicen los trabajadores. En cada país en que opera, aplica manuales antigremio notables, con “herramientas” que “nos salvaguarden” de los sindicatos. En Córdoba sufrieron un paro hace un mes, terminada la conciliación decretada por Ministerio produjeron un despido y operaron fuerte entre sus “asociados”: ni siquiera dejan usar la palabra “empleado”.

Walmart, aplica en C...
huelga_en_la_1010.jpg, image/jpeg, 715x537

La empresa de supermercados Walmart fue denunciada en Estados Unidos por la organización de derechos humanos Human Rights Watch por su política corporativa para mantener sus tiendas libres de sindicatos. En Córdoba la compañía estadounidense está librando una batalla cuerpo a cuerpo con un grupo de trabajadores que logró romper el cerco de silencio que pretende imponer el gigante minorista a sus empleados y pronunció por primera vez palabras desterradas hasta entonces: reclamos laborales y salariales.

A partir de ese momento se desató “una fuerte persecución, que incluye el despido del trabajador Jonathan Colrat y la amenaza abierta de más despidos que realizan los gerentes de la sucursal en conflicto a los trabajadores por su participación gremial”, denunció el delegado Gustavo Ruiz de la sucursal Córdoba Sur a Radio Nacional de Córdoba, elegido delegado por la firma de sus compañeros de trabajo ante la sorprendente pasividad de la Asociación Gremial de Empleados de Comercio de Córdoba, que encabeza Pablo Chacón ante la preocupante situación que viven sus representados.

En Estados Unidos, Walmart es el principal empleador privado, con 1.900.000 empleados y casi 4000 tiendas. La empresa se ha expandido por otros 14 países y en 2009 tuvo una facturación mundial que la ubicó en el primer lugar por encima de las petroleras. De los 10 estadounidenses más ricos, 4 son los dueños de Walmart.

En Argentina, en 2009 facturó más de dos mil millones de pesos, con 9400 empleados en 40 tiendas distribuidas en distintas provincias. Cada tienda tiene un promedio de trescientos empleados, la mayoría muy jóvenes, con modalidades de contratación diversas: hay quienes están bajo el régimen del convenio colectivo de trabajo, otros son tercerizados o contratados a través de agencias.

La investigación de Human Rights Watch reveló que ninguno de los trabajadores de Walmart en Estados Unidos se encuentra representado por sindicato alguno.

Para la reconocida organización de derechos humanos no se trata de un hecho fortuito. Según pudo determinar en Estados Unidos, en la mayoría de los casos Wal Mart empieza a adoctrinar a sus gerentes desde que se los contrata para que se opongan a cualquier intento de organización gremial. “Los gerentes reciben instrucciones explícitas sobre cómo evitar la formación de sindicatos, muchas de las cuales forman parte de la ‘Caja de Herramientas Gerenciales’, una guía explicativa sobre ‘cómo permanecer libres de sindicatos en el caso de que los representantes sindicales elijan su establecimiento como el próximo blanco’.” HRW aclara en su informe que la mayoría de las tácticas empleadas por la compañía se ajustan a la “débil legislación” laboral estadounidense, aunque también apela a mecanismos ilícitos, como mandar a sus gerentes a escuchar conversaciones de sus empleados o incluso “reposicionar la cámaras de vigilancia para monitorear a los simpatizantes sindicales”. Carol Pier, investigadora sobre derechos laborales y asuntos comerciales de HRW, concluyó que la gigantesca compañía “está dispuesta a hacer casi cualquier cosa para mantenerse libre de sindicatos”.

En Argentina, de las 40 sucursales sólo la mitad tienen comisión interna. Pero en la única en la que alguna vez se realizó un paro en demanda de mejoras laborales sin delegados ni sindicato fue en la de Córdoba Sur, el 15 de mayo pasado: cajeras, repositores, personal de ventas, todos juntos reclamaron un aumento salarial.

En Córdoba Capital existen tres sucursales de la empresa Walmart, entre las tiendas que carecen de cualquier tipo de representación sindical se destaca la de Avenida Circunvalación 2557, dominio del dirigente mercantil Pablo Chacón. Tiene 3 años de antigüedad y no tiene delegados.

Asociados

La socióloga Paula Abal Medina analizó en profundidad la política “antisindical” del gigante minorista en su trabajo “Dispositivos de poder en empresas. Un estudio de la relación capital-trabajo en grandes cadenas de supermercados”, publicado por el Programa de Investigaciones Económicas sobre Tecnología, Trabajo y Empleo, del Centro de Estudios e Investigaciones Laborales del Conicet. Para Abal Medina, “la forma que adopta la política antisindical de la compañía es el destierro de la alteridad”. Es decir, “evitar a partir del ejercicio de una multiplicidad de prácticas ínfimas y cotidianas en los lugares de trabajo que los trabajadores perciban a la empresa como un alter; como un actor con intereses divergentes, antagónicos a los del colectivo de trabajadores. El trabajador modelo de Walmart es aquel que, despojado de una percepción del mundo como campo de fuerzas, sea capaz de ‘entregarse’ a la reiterada metáfora empresaria de la ‘gran familia’”, describe la socióloga.

La práctica más emblemática en este punto, advierte Abal Medina, es el uso de la palabra “asociado” para denominar a cualquier integrante de la empresa: desde el director general hasta el trabajador eventual contratado por una agencia. “Así, Walmart pretende invisibilizar, negar la condición de trabajador, el carácter asimétrico del vínculo entre el trabajador y la empresa”, analizó.

Abal Medina accedió a un manual confidencial para ejecutivos de la firma en el que hay expresas indicaciones de evitar contratar personal que pueda llegar a tener ideas sindicales. “Se investiga el pasado del aspirante, sus formas de pensar y concebir las relaciones, su opinión sobre la empresa. Miles de indicios son alarmas para la sospecha y la negativa al aspirante: participación en alguna marcha estudiantil, afiliación a un sindicato, etc. Cualquier expresión que ponga de manifiesto que se está ‘contra el management’”, describe la becaria del Conicet.

En la introducción del manual confidencial se explica claramente su objetivo: “Esta guía ha sido desarrollada para asistirlo en una mejor comprensión de la filosofía de Walmart, recordando diversas medidas preventivas que nos salvaguarden de los sindicatos y para brindarle elementos que le permitan comprender cómo operan esas organizaciones”.

Entre las iniciativas desarrolladas por la compañía para mantener a los sindicatos alejados, se destaca la llamada “política de puertas abiertas”, precisó Abal Medina. A través de ella, los empleados (“asociados”) están invitados a dirigirse directamente a su superior inmediato hasta llegar a la gerencia de Recursos Humanos si tienen algún problema. Abal Medina comprobó en la sucursal de Villa Pueyrredón hasta qué punto los empleados confunden la oficina de RR.HH. con la de una delegación gremial. “Fue para mí una constatación muy dolorosa porque ocurría de manera reiterada que frente a la pregunta ‘¿hay delegados sindicales en la sucursal?’ muchos trabajadores contestaran ‘no, pero acá tenemos algo parecido que es la política de puertas abiertas’. Lo cierto es que para que esta confusión prospere en los trabajadores se requiere de la complicidad de dos actores: la empresa y el sindicato”, reflexiona Abal Medina.

La excepción

En la sucursal ubicada al sur de Córdoba, sin embargo, un grupo de empleados logró vencer el cerco del miedo, como venía ocurriendo. El cambio se produjo a principios de este año, cuando Gustavo Ruiz y Jonathan Colrat comenzaron a solicitar al sindicato elecciones para elegir delegados. La Asociación Gremial de Empleados de Comercio, que encabeza Pablo Chacón jamás respondió el pedido, por lo que los trabajadores de esa sucursal decidieron designar como su representantes ante la empresa a Gustavo Ruiz, elaboraron un acta que firmaron todos y la elevaron por escrito al Ministerio de Trabajo de Córdoba.

Con la designación de Ruiz como delegado, este joven generó un hecho histórico: por primera vez en la vida de esa sucursal cuando convocó a adherir al paro que a nivel nacional se estaban realizando en reclamo de aumento salarial, una medida que contó con el apoyo de los trabajadores y trabajadoras. Colrat estuvo entre sus fogoneros.

Colrat pensaba postularse como delegado en septiembre cuando cumpliera el año de afiliación, para acompañar a Ruiz pero fue sorpresivamente despedido sin causa el jueves 17 de junio, al día siguiente de concluida la conciliación obligatoria luego de la firma del acuerdo salarial que los había llevado al paro un mes antes.

Frente al despido los trabajadores y trabajadoras reunidos en asamblea resolvieron otro hecho histórico: un paro activo para el 19 de junio, con bloqueo total de la entrada al Walmart reclamando la reincorporación.

Representantes del sindicato aparecieron el sábado a realizar asambleas ‘informativas’ donde la empresa ordenaba a los trabajadores a asistir. Allí se les advirtió a los trabajadores que el sindicato no avalaría ninguna medida aunque los trabajadores lo hayan resuelto por mayoría. El sindicato informó que antes de intervenir por el trabajador despedido debían analizar su legajo personal que ‘gentilmente’ Walmart le facilitaría para evaluar si correspondía defender al trabajador.

Por su parte la gerencia advirtió a los trabajadores que apoyar la reincorporación del compañero tendría como consecuencias más despidos, donde la ‘prioridad’ para abandonar la empresa la tendrían los trabajadores con enfermedades laborales.

Aún así los trabajadores decidieron respetar la decisión de la asamblea y llevaron adelante la medida de fuerza que consistió en informar a los vecinos y clientes de Walmart los abusos de su empleador entre las 15 y las 19hs. A partir de allí los trabajadores bloquearon completamente las entradas al predio del supermercado. El domingo entre las 11 y las 15hs. Volvieron a entregar volantes informativos a los clientes.

Para este fin de semana los trabajadores volverán a las protestas frente al lugar de trabajo con un “chalecazo en las narices de Walmart” en repudio al despido del trabajador Jonathan Colrat y reclamando su inmediata reincorporación. Una jugada difícil para estos valientes compañeros, ya que el propio sindicato vuelve a repetir el abandono que sufren el resto de los trabajadores de Walmart en otros puntos del país.

Walmart por su parte niega rotundamente que ejerza una política antisindical.

A veces pareciera que Walmart quiere tanto a los sindicatos que termina comprándolos.

Fuente: Agrupación Mercantil 14 Bis

Contactos trabajadores Walmart Córdoba Sur:

03513990008 (Jonathan Colrat)

03513793315 (Gustavo Ruiz)

Correo: walmart1010@hotmail.es







--
http://www.sintrasup.blogspot.com

Tras el eslabon perdido de la dignidad mercantil

agrega un comentario


Walmart, aplica en Córdoba su manual antisindicatos
Por Sin.Tra.Sup - Tuesday, Jun. 22, 2010 at 11:43 PM
sintrasup@gmail.com

Walmart, aplica en C...
huelga_en_la_1010_2.jpg, image/jpeg, 720x540

agrega un comentario


Por la dignidad del trabajador
Por Marcela Gomez - Sunday, Jul. 04, 2010 at 10:09 PM
marce06_8@hotmail.com 4886183 las flores 2

La protesta que realizan los chicos de Cordoba me toca de cerca porque tengo a mi hermana laburando en la tienda que esta en conflicto. Ademas de no permitir que se forme el sindicato, no reconocen el esfuerzo que realizan los empleados para poder progresar, los capacitan para poder ascender y luego colocan a personas que no tienen las capacidades para desempeñarse en el puesto. Todos tiene el derecho de ser respetados, por un salario digno, por pensar diferente, no se de ser callado o discriminado.

agrega un comentario