Julio López
está desaparecido
hace 4828 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Salta: violación al código civil y a la ley 26.160 de relevamiento territorial
Por Fuente: Jacinto Aceri - Friday, Sep. 03, 2010 at 12:46 AM
jacintoaceri@hotmail.com

Empresa privada chilena realiza picada a 100 metros de las casas en Comunidad Ava Guaraní Tape Iguapegui.

Salta: violación al ...
saltajacintoimage001x.jpg, image/jpeg, 640x480

Foto: Hermanos ava guaraní solicitan explicación a maquinista y encargados de la empresa y cese de atropellos.

POR: Jacinto Aceri (Encuentro de Comunicadores de Pueblos Originarios)

Desde hace dos meses, empresa privada que responde al nombre de Reforestadora Nacional de Argentina, de capital chilena, realiza picada a solo 100 metros de las casas en la Comunidad Ava Guraní Tape Iguapegui, al extremo norte de la Provincia de Salta, en el Departamento San Martín.

La comunidad se encuentra a la vera del Río Tarija y la junta con el Río Bermejo, límite con la República de Bolivia, en la que viven cuatro familias guaraní, que desde principio de julio están siendo atropellados por el personal y maquinarias de la empresa privada que empezaron a realizar trabajo de picada, a pocos metros de las casas. Desde entonces comenzó la preocupación y desesperación de las familias al verse desprotegidas y desamparadas ante la situación, y por lo que ninguna autoridad del Instituto Provincial de Pueblos Indígenas de Salta (IPPIS) ni del Concejo de Participación Indígena (CPI) se hicieron presente para brindar apoyo a los hermanos de esta comunidad.

“Nunca hemos tenido visita de ninguna clase de autoridades, de eso que dice que representan a los indígenas. Nunca se llegaron por aquí. Sí hemos escudado que por otros lados llevaban chapas y otras ayudas, pero a nuestra comunidad nunca se llegaron”, manifestó Lidia Tolosa, habitante de la comunidad.

Ante la ausencia de autoridades locales y departamentales, Tolosa y su hija Vanesa se llegaron a la ciudad San Ramón de la Nueva Orán, Departamento Orán, el lunes 23 de agosto en busca de apoyo y asesoramiento a la Coordinadora de Comunidades del Valle del Zenta, de calle Sarmiento 861, en donde fue recibido por el Dr. Ramón Valor (abogado), quién brindó asesoramiento y apoyo a la comunidad, con el compromiso de seguir la causa, una vez hecha la denuncia. Mientras que en el transcurso de los días el trabajo de la maquinaria continuó haciendo picadas.

Hasta el día martes 31, llevaban realizando más tres kilómetros de largo, por diez metros de ancho, orillando el río desde la comunidad, y otros 10 kilómetros al norte, tirando abajo importantes árboles que por cientos de años han sido cuidados por los lugareños. La denuncia fue asentada el mismo día a las 18:00 en la Sub Comisaría 2 de Aguas Blanca. Mientras que el día miércoles 1 de septiembre delegaciones policiales, encabezada por la Sub Comisario Silvia Tolaba, se llegaron a la comunidad y al lugar de los hechos para constatar la denuncia y realizar inspección ocular del desastre provocado a la naturaleza por la empresa mencionada.

Si bien con la denuncia no se ha logrado parar el desastre y el atropello a la comunidad, la causa fue enviada al Fiscal Correccional de Mosconi, debido a que es jurisdicción del Departamento San Martín, quien en los próximos días deberá citar a ambas partes para las declaraciones.

Héctor Fabián Romero, uno de los encargados de la empresa, mencionó que no conoce a los dueños de la empresa, solo sabe que son chilenos y la empresa se llama Reforestadora Nacional, y que la propiedad fue comprada hace 10 años aproximadamente. Y ante la pregunta ¿a quién compró las tierras?, dijo no saber nada. Lo cierto es que la comunidad nunca fue consultada para la compra de las tierras ni para realizar los trabajos de picada por parte de la empresa, lo que hace suponer que hay una clara violación a las Normas y Artículos contenidas en el Código Civil Argentino, referido a la posesión y modos de proteger la propiedad y a Ley 26.160 de Relevamiento Territorial de los Pueblos Indígenas de la Provincia de Salta, puesto de que los habitantes de esta comunidad vivieron desde siempre por esos lugares. “Mi papá tiene 75 años y él nació y creció en estas tierras, y nosotros también”, argumentó Lidia Tolosa (45).

La otra realidad

Por otro lado, debido al total abandono de las autoridades locales, provinciales y nacionales, las 16 personas habitantes de la comunidad viven en un estado de total precariedad. En viviendas con paredes de barros o de palos del monte con techos de pajas, y algunos solo se encuentran envueltos con plásticos negros. Las duchas son solo pequeños espacios envuelto con nylon, al igual que las letrinas. La comunidad no cuenta con agua potable, las aguas de consumo son de río o del pozo de 2 metros que fue construido por las mismas familias. No hay Centro de Salud, ni escuela. Los niños en edad escolar transitan dos horas a caballo para llegar a la escuela que se encuentra en la comunidad más cercana. Esta realidad muestra el total abandono que padecen las familias de “Tape Iguapegui”.

agrega un comentario