Julio López
está desaparecido
hace 4747 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Acto en defensa del Centro Universitario Devoto
Por reenvío agencia walsh - Tuesday, Nov. 02, 2010 at 9:21 AM

(AW) "Este ataque es el más profundo de la larga historia de una política penitenciaria de agresiones y atropellos contra la autogestión, la libertad de pensamiento, la reflexión crítica y la autonomía universitaria". Así lo denunciaron los siete estudiantes en huelga de hambre en Devoto, en una carta enviada al acto realizado ayer en las cercanías del Ministerio de Justicia.

"Volver a las condiciones históricas de autogestión"




Un férreo vallado policial, uniformados de la guardia de infantería y un número indeterminado de servicios no impidieron la manifestación contra el ataque del Servicio Penitenciario Federal al Centro Universitario Devoto, la UBA y especialmente al Programa UBA XXII de Educación en Cárceles. Palmaria demostración que el objetivo de la prisión es el amontonamiento de pobres para aniquilar su entidad humana y, claro está, recaudar billetes que financian, con sangre, parte de la política y lujos de funcionarios. Como se sabe, el CUD es un ejemplo de autogestión en el planeta y ostenta el índice más bajo de reincidencia. Precisamente por eso, entre otras razones, fue acometido por la estrategia de los "grises".
A la hora de las palabras, el momento más significativo del acto se vivió cuando un militante de Federación Universitaria de Buenos Aires leyó la carta llegada desde Devoto, firmada por los siete compañeros en huelga de hambre.
En el escrito, ellos sostienen que: "Hace 47 días, fueron suficientes cuatro minutos al aire para que la televisión y la policía bonaerense instalaran la idea que habilitó la puesta en marcha de una operación de inteligencia del Servicio Penitenciario Federal dirigida a desarticular el Programa UBA XXII. Desde el primer momento tuvimos plena conciencia del terrible peligro que esta operación representa para la esencia misma, para el sentido de ser de este Programa al que le damos vida cada día".
Más adelante, el texto afirma que: "Este ataque es el más profundo de la larga historia de una política penitenciaria de agresiones y atropellos contra la autogestión, la libertad de pensamiento, la reflexión crítica y la autonomía universitaria. Todos los actores comprometidos con el Programa que resistimos el atropello sufrimos el recrudecimiento de esto en las últimas semanas: persecución a docentes y estudiantes, amenazas de bomba en el Rectorado y toda clase de represalias, incluido en traslado de nuestro compañero Diego Petrissans al penal de Marcos Paz en plena huelga de hambre".
Justamente, sobre la huelga de hambre iniciada hace 11 días, los compañeros subrayan que: "no se levantará mientras no restituyan en el Centro Universitario Devoto las condiciones históricas de autogestión, el patrimonio de la UBA y la territorialidad real y simbólica que está siendo avasalladas y apropiadas por el Servicio Penitenciario Federal".
Finalmente, los estudiantes en lucha aseveran que: "Hoy, en este acto, el muro se desvanece y los siete huelguistas nos sentimos profundamente unidos junto a ustedes: nuestros queridos compañeros de lucha, nuestros familiares y nuestros amigos aquí presentes. También agradecemos el acompañamiento de todas aquellas personas y organizaciones que, sin se parte de este Programa se pronuncian solidariamente y difunden lo que está pasando".
Firman el escrito: Rodolfo Oscar Rodríguez, estudiante de Sociología y Psicología; Fabio Julio Galante, estudiante de Sociología, abogado recibido en el CUD; Diego Sebastián Petrissans, estudiante de Sociología y Derecho. Trasladado por el SPF a la Cárcel de Marcos Paz; Gastón Darío Brossio, estudiante de Filosofía y Letras; Martín Oscar Romero, estudiante del Ciclo Básico Común; Jorge Luís Ramírez Figueroa, Estudiante del Ciclo Básico Común y Juan Carlos Pérez, estudiante del Ciclo Básico Común.

¿Jefe de Gabinete?
Decenas de militantes esperaron el regreso de la delegación que había marchado hasta el Ministerio de Justicia, detrás del vallado policial, encabezada por Itai Hagman, presidente de la Fuba. Estos fueron recibidos por Juan Martín Mena, quien pomposamente ocupa el cargo de Jefe de Gabinete del Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos. Grande fue la sorpresa de los delegados cuando Mena confesó que desconocía la situación que se vivía en Devoto, ignoraba cuándo había comenzado, no sabía de la huelga de hambre ni los alcances de la medida, no estaba al tanto con precisión lo que estaba sucediendo, pero tampoco sin ella. Con lo cual no pudo dar ninguna respuesta a la delegación y solo recibió la carpeta con los reclamos y las firmas.
Entre los asistentes, quedo flotando la duda acerca de que si Mena estudia teatro y justo este día ensayaba el papel del "Gran Boludo", si era un funcionario ñoqui que no asiste a su trabajo, un cretino que fingía o, quizá, todo eso junto. Por las dudas, para la próxima reunión la delegación le obsequiará un Gepeese, con la demarcación exacta de la Cárcel de Devoto, ubicada en la tradicional esquina de Bermúdez y Nogoyá, tal como lo relatan celebres tangos y anónimas poesías que, obviamente, el Jefe de Gabinete no leyó.
De ese modo, Itai Hagman, indicó que "sabemos que el Servicio Penitenciario tiene una enorme impunidad para actuar. Y más allá de la lucha que están dando los compañeros del CUD, que incluso llegaron a la huelga de hambre, si nosotros no le damos un impulso no va a pasar nada. Tenemos que movilizarnos hasta que el Ministro actúe y haya una respuesta concreta. Y esto lo digo porque para nosotros es un deber: son estudiantes nuestros, si bien en condiciones muy distintas, pero son parte nuestra y lucharemos por conseguir la mayor la más amplia solidaridad".
Entre los presentes, se hallaban los docentes del Programa Naír Repollo y Pablo Parchuc, Claudia Korol de Pañuelos en Rebeldía, Marta Miravete del Grupo de Mujeres Argentinas, Romina Righetti, asesora del legislador Julio Raffo, ex estudiantes del CUD y militantes de Franja Morada Derecho, Coordinadora Anticarcelaria y Agencia Rodolfo Walsh.

"Tantas veces como sea necesario"
En nombre de las coordinaciones de las distintas carreras y de la dirección del Programa UBA XXII, habló Marcelo Langieri, coordinador de Sociología
Al comenzar, Langieri sostuvo que: "El proyecto de la universidad en la cárcel siempre ha sido un acto de resistencia, siempre ha sido un acto de lucha, contra el encierro, contra la conculcación de los derechos, ha sido un espacio de libertad".
Luego, el sociólogo remarcó que "abemos que es el paso más difícil que atraviesa el CUD, no es la primera vez que el CUD es agredido por las políticas del SPF, pero nunca conoció una embestida como la que está viviendo. No vamos a permitir que se ataque el conjunto del proyecto. Y vamos a venir tantas veces como sea necesario hasta recuperar ese espacio como fue concebido".
A su turno, Graciela Rosenblum, de la Liga Argentina por lo Derechos del Hombre, dijo que: "nos solidarizarnos como organización, ya que hemos transcurridos estos años con nuestros compañeros trabajando adentro. Cabe destacar el inmenso valor que tiene el CUD en la interrelación entre el afuera y el adentro. Tenemos que hacer grandes esfuerzos para que trascienda la voluntad de los compañeros y para recuperar este proyecto que es de resistencia, es de organización, es de gran calidad humana que devuelve la dignidad a los compañeros que hoy están en la cárcel".
Como se sabe, se llama CUD a todo el espacio físico e institucional que se creó en Devoto hace 25 años. En cambio el Grupo Universitario Devoto es el Centro de Estudiantes, la organización gremial. Precisamente, con la firma de su presidente Rolando Saucedo llegó una misiva que puso fin al acto. En ella, el GUD afirma que "nos solidarizanos con los compañeros estudiantes universitarios que desde hace once días están en huelga de hambre; solicitamos con carácter de extrema urgencia que se retrotaiga a las actividades normales, tal como se llevaron a cabo hasta el 22 de setiembre pasado, que con la misma urgencia se reintegren al CUD los bienes propiedades de la UBA que fueron trasladados a otro sector. Y, por último, y a efecto de encontrar la solución al conflicto solicitamos a todos los actores UBA, Ministerio de Justicia, SPF, Procuración Penitenciaria conformen una mesa de diálogo".

"El CUD me devolvió la vida"
Parecían uno de los tantos militantes solidarios con la causa del CUD que vinieron a poner el cuerpo. Sin embargo, tenían algo singular. Los dos habían estudiado en el CUD, uno ya era abogado y al otro le faltan algunas materias. Se trata del doctor Víctor Castillo y el estudiante Carlos Fernández, ambos en plena libertad. Con ellos dialogó esta Agencia.
Carlos Fernández rescató de su paso por el CUD "la resocialización que hacen los compañeros, no del SPF. Imaginate que cuando nosotros bajamos a estudiar éramos golpeados, humillados, siempre nos ponían impedimentos. Yo estuve siete años y seis meses. Terminé la primaria, la secundaria, y estoy tratando de terminar Derecho".
Respecto al momento que vive el CUD, Fernández remarcó es una etapa muy cruel, porque "si bien cometimos errores, está la parte buena de nosotros, la que quiere resocializarse enserio, tener un laburo digno, y esto es la fuente de trabajo a futuro. Y la única manera es a través de la educación que ahora se nos niega.
Por su parte, Víctor Castillo, relató que "me recibí en el 2008, la mayor parte de la Carrera la cursé en el CUD, cuando salí me faltaban seis materias. El CUD es un lugar único en el mundo, generador de oportunidades, un espacio de libertad dentro de la cárcel. A mi me salvó la vida. Yo soy de la Villa 31, a los 15 años me quedé sin padre y sin madre. Y a mí el CUD me devolvió la vida, la dignidad, la ganas de seguir viviendo. Me dio un proyecto de vida. Es un lugar donde las personas cambian de visión. Y eso es lo que quieren destruir".
Oscar Castelnovo


agrega un comentario