Julio López
está desaparecido
hace 4747 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Juicio por "Marita" Verón: “Me daba asco, miedo y angustia”
Por Fuente: Contrapunto RNMA - Tuesday, Apr. 10, 2012 at 9:22 PM

Martes, 10 de abril de 2012 - Imprevistamente en la jornada de hoy, declaró una testigo que habría sido secuestrada y vendida a Liliana Medina de La Rioja. Reconoció y acusó de múltiples abusos a varios imputados. La testigo habría visto y conversado a Marita Verón. Tanto los abogados defensores como los imputados riojanos hicieron notar su preocupación previo a las declaraciones de la joven. Los testimonios de la testigo confirmaron algunas hipótesis de la querella, mientras tanto, la joven continuará respondiendo las interrogaciones en la jornada de mañana. Por ContraPunto - RNMA

Juicio por "Mar...
10abril.jpg, image/jpeg, 450x235

Esta mañana, la jornada comenzó agitada cuando a las 8.30 hs, horario normal de inicio del Juicio que juzga a trece imputados por la desaparición de María de los Ángeles Verón, la secretaria del Tribunal informó que estaría presente para dar testimonio A.R., quien reside en Bs As y estaba llegando a la ciudad. Con 24 años, es hasta ahora la testigo más joven en declarar.
Con una actitud muy segura, la joven no buscó más palabras para describir el lugar en el que estuvo, era un prostíbulo. A.R. comenzó su relato desde septiembre de 2003, cuando decidió conocer La Pampa junto a su amiga, M.Z. Allí conocieron a “Laura” y “Ricardo” (cuyas hipótesis de la querella indican que serían Daniela Milheim y Alejandro González”) quienes con la propuesta de hacerlas conocer La Rioja, las llevaron hasta esa provincia y las vendieron por 5 mil pesos a Liliana Medina. Una vez allí, A.R. relata que fue separada permanentemente de su amiga, “ese lugar me daba miedo, asco, angustia y desesperación”, declaró refiriéndose a Candy, el prostíbulo de Medina. Desde un principio la joven confesó que se negó prostituirse, servir copas o sentarse “a upa” en la falda de los clientes del prostíbulo. Esta actitud le valió golpes y múltiples abusos, incluyendo violaciones; “el hijo menor de Liliana tenía pases sin límites con las chicas, conmigo también” declaró refiriéndose al hermano de “Chenga”, José Gonzalo Gómez.
En su relato, la joven recordó que como castigo, en una oportunidad la encerraron en una habitación en donde había una chica muerta. Las interrogaciones de la querella apuntaron a revelar si se trataba de una joven Brasilera, secuestrada en Foz do Iguazú por “La Chancha” Ale. Sin demasiadas precisiones A.R. señaló que podría haber sido ella.


“Hace lo que te dicen porque acá no se jode”

El testimonio se detuvo para hilar por lo más fino, cuando A.R. contó cómo conoció a Marita Verón. “Fue cuando estaba castigada en la cocina, ella entró con un bebé”, relató. La describió teñida de rubio, con lentes azules, su cara muy “demacrada”, heridas profundas en una oreja y en su espalda y con un bebé a brazos, que Marita misma le habría explicado que era el hijo que “Chenga” le obligó a tener. Recuerda A.R. que Marita le recomendó que obedeciera, puesto que ella sabía que podría sufrir incluso más, “hace lo que te dicen porque acá no se jode”, habrían sido sus palabras. Ambas, en esa cocina del prostíbulo Candy, prometieron que la primera que logre escapar le avisaría a la familia de la otra. Y fue lo que A.R. hizo cuando fue rescatada durante un allanamiento, un mes después de haber sido secuestrada.


Actitud delatora


Previo a las declaraciones de A.R., “Chenga” Gomez solicitó expresarse ante al Tribunal. Una vez frente a los tres magistrados, se declaró inocente una y otra vez y afirmó que “si María de los Ángeles no estaba era porque investigaban a las personas equivocadas”. Luego de sus palabras, el Tribunal decidió retirar de la sala (acompañados y bajo la custodia de policías) a “Chenga” Gómez, su hermano Gonzalo y su madre, Liliana Medina.
A esta desesperación demostrada por el imputado riojano, se sumaron las quejas de los abogados defensores por la decisión del Tribunal de ubicar a sus clientes en otros asientos alejados de ellos. Esto se debió a las permanentes insinuaciones y distracciones que los imputados ejercieron sobre las últimas testigos.
Sin embargo, las quejas no surtieron efecto ante el Tribunal, garantizando, una declaración (casi) ininterrumpida de la testigo, durante la jornada de la mañana y tarde de hoy, y también mañana.



CONTRAPUNTO| Prensa Alternativa

Integrante de la Red Nacional de Medios Alternativos

redaccioncontrapunto@gmail.com

agrega un comentario