Julio López
está desaparecido
hace 4683 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Guillermo Puerta: “Por qué estoy vivo no lo sé, no lo sabré nunca”
Por Re: Redaccion 351 - Monday, Jun. 17, 2013 at 9:37 PM

MEGACAUSA LA PERLA - DÍA 48

Guillermo Puerta: “Por qué estoy vivo no lo sé, no lo sabré nunca”

6-06-2013 / Megacausa La PerlaPolítica y Sociedad
Etiquetas: derechos humanosh.i.j.o.sjuicio menendez IIIMegacausa La Perla

 

El tribunal continuó con la recepción de testimonios de sobrevivientes del Terrorismo de Estado en Córdoba. Durante la jornada declararon Guillermo Puerta y Alberto Levi.



 
 
Guillermo Puerta: “Por qué estoy vivo no lo sé, no lo sabré nunca”

Por Nicolás Siadis | nsiadis@redaccion351.com

Fotografía: Manuel Bomheker y Será Justicia

Guillermo Puerta fue secuestrado el 30 de octubre de 1976 en un departamento en el centro de Córdoba. Ese día, un grupo de tareas lo subió a un camión junto a las otras personas que estaban en el departamento y fueron trasladados a La Ribera. Puerta era estudiante de medicina y militaba en la Organización Comunista Poder Obrero (OCPO).

“A las pocas horas de estar en La Ribera me cargan en el baúl de un auto y me llevan a La Perla. Ahí me torturan primero con golpes y después con picana. Me preguntaban por compañeros de militancia”, recordó.

Durante su cautiverio en La Perla, el testigo recuerda la voz del “Bocha” Peruca, compañero de su organización al que escuchó gritar “no, ese boludo no tiene nada que ver”. También recuerda los gritos de Juan Porta, otro militante de OCPO, al que estaban torturando.

“Años más tarde, ya en La Ribera, Eduardo Porta me contó que yo había estado en La Perla y que había sido Peruca el que me salvó la vida. Por qué estoy vivo no lo sé, no lo sabré nunca”.

Guillermo estuvo solamente un día en La Perla, luego fue trasladado nuevamente a La Ribera en donde permaneció secuestrado alrededor de doce días más. El 13 de noviembre de 1976, Puerta fue trasladado junto a 13 secuestrados más a la Unidad Penitenciaria Nº1 (UP1).

De la cárcel recuerda varias anécdotas. “En febrero de 1977 nos sacan a algunos compañeros del pabellón y nos llevan a la dirección. Ahí el director nos dice que por orden del chacal Menéndez, si le llegaba a suceder algo a Videla en la Fiesta Nacional del Trigo en Leones íbamos a morir. Por cada uno de los nuestros van a morir veinte de ustedes nos dijo”, recordó.

En ese momento, Puerta le respondió que cómo iban a hacer para comunicarse con el exterior si tenían las ventanas de las celdas tapiadas y no les permitían visitas. Eso le valió a Guillermo y a sus compañeros una terrible golpiza por parte del personal penitenciario.

A principios de 1978, varios detenidos fueron trasladados en un ómnibus azul a La Ribera. Ahí, el testigo comentó que fue el imputado Barreiro quien, forzando el tono de voz, les dijo que estaba por venir la Cruz Roja Internacional y que ellos no le tenían que contar nada.

“Nos va nombrando a cada uno y cuando llega mi turno me dice: “Puertita vos sí que te salvaste. Cómo te nos escapaste la puta que te pario”.

En octubre de 1978 Puerta fue trasladado en un avión Hércules hacia la cárcel de La Plata. “En ese traslado nos golpearon mucho porque decían que les habíamos hecho perder un asado y un partido de fútbol. A un compañero lo golpearon tanto que cuando llegamos a La Plata estaba en coma y falleció dos días después”, recordó.

En la cárcel de La Plata estuvo privado de su libertad durante 2 años y en octubre de 1980 fue trasladado al penal de Rawson. Después de la guerra de Malvinas regresó nuevamente a La Plata, en octubre de 1982 le dieron la libertad vigilada y regresó a Córdoba.

En septiembre de 1983 recuperó definitivamente la libertad. “Yo sabía de dos compañeros que habían vuelto a la Universidad y se habían podido reinscribir y terminar sus carreras. Cuando voy a querer reinscribirme me entero de que todo mi legajo había desaparecido”, relató.

En ese momento, Puerta comenzó a realizar trámites y gestiones para poder completar sus estudios de medicina. Esto lo llevó a presentarse en la UP1 para pedir si existía algún certificado de que había estado dos años ahí.

“Me entregan un papel en donde decía que un teniente me entregó a la UP1 proveniente del campo de concentración La Ribera. El 13 de noviembre del 76 entré a la cárcel pero pasé a disposición del Poder Ejecutivo Nacional el 8 de julio de 1977”, aclaró.

Gracias a ese certificado, Guillermo fue citado como testigo en el juicio a las Juntas Militares en 1985. Ese certificado probó que entre esos meses, entre noviembre de 1976 y julio de 1977, estuvo secuestrado y a disposición del Tercer Cuerpo de Ejército, Área 311.

Alberto Levi

El testigo relató que fue detenido en varias oportunidades antes del golpe militar de 1976. En el ’74 y el ’75 sufrió aprensiones ilegales producto de su participación en elCentro de Estudiantes de Ciencias Químicas.

El 24 de marzo de 1976 fue secuestrado cuando regresaba de la casa de unos compañeros de estudio. “En el puente del Rio Primero me encontré con un gran operativo militar en el que estaban deteniendo los vehículos. Cuando les mostré mi documento vieron que mi nombre estaba en una lista que tenían y ahí me secuestraron”, recordó.

Todos los secuestrados ese día fueron trasladados al Liceo Militar en un camión y luego de algunas horas los llevaron a La Ribera. En ese lugar, Levi permaneció alrededor de tres días en los que fue sometido a violentos interrogatorios.

El testigo relató que a La Ribera llegaban constantemente camiones colmados de personas a las que iban alojando en habitaciones vendados y maniatados. “Había estudiantes universitarios y secundarios, docentes, gremialistas y militantes sociales y políticos”, comentó.

El 28 de marzo, Alberto fue trasladado a La Perla, vendado y atado, junto a muchos otros secuestrados. En ese lugar fue sometido a dos interrogatorios, de los cuales en uno habría participado una mujer. Luego de unos días fue liberado, lo depositaron en una alcantarilla con las manos atadas junto a otros secuestrados.

Posteriormente, el 21 de septiembre del 1976 hubo un gran operativo por parte del Ejército en donde fueron secuestrados muchos militantes del Partido Comunista. A Levi lo fueron a buscar a su casa, en donde vivían algunos militantes de dicho partido, pero no lo encontraron. “De esos militantes que secuestraron ese día ninguno volvió a aparecer”, relató.

Finalmente, Levi fue secuestrado por segunda vez en Rio Cuarto el 27 de enero de 1977 y permaneció unos días en la Policía Federal de dicha localidad. Después lo trasladaron a La Ribera, en donde estuvo unos días, y nuevamente lo llevaron a La Perla.

El 8 de febrero de 1977 quedó a disposición del Poder Ejecutivo Nacional y fue alojado en la Unidad Penitenciaria Nº1. Luego de permanecer un año en la UP1, fue trasladado a la cárcel de La Plata en octubre de 1978. Allí permaneció otro año hasta recuperar la libertad a finales de 1979.

En ese momento, Levi intentó volver a la Universidad. Para ello, pidió un certificado de antecedentes, el cual le fue negado por la Policía de Córdoba. Juicio mediante, el testigo consiguió su certificado recién en 1982.

“Lo curioso es que el certificado decía: antecedentes contravencionales: no existe. Antecedentes penales: no existe. Informe de inteligencia: participación en cuestiones políticas estudiantiles y secuestro de materiales subversivos en su domicilio. Fue por eso que me secuestraron”, concluyó Levi.

agrega un comentario