Julio López
está desaparecido
hace 4781 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

¿Será justicia? Dictan la sentencia por el Triple Crimen de Villa Moreno
Por Indymedia Rosario - Wednesday, Dec. 03, 2014 at 11:10 PM
rosario@indymedia.org

Este jueves desde las 12.30 horas, el Tribunal que juzga el triple crimen de Villa Moreno en el que fueron acribillados tres militantes del Movimiento 26 de Junio, dictará la sentencia. La fiscalía pidió penas de hasta 30 años para los cuatro imputados y la querella de 35 para todos. Sobre el proceso del juicio y las expectativas de cara al dictamen, conversamos con Norberto Olivares, representante de la familia de Adrián “Patóm” Rodríguez.

¿Será justicia? Dict...
img_1285.jpg, image/jpeg, 648x486

Cuando en la madrugada del 1° de enero de 2012 Sergio Gustavo "Quemado" Rodríguez, Daniel Alejandro "Teletubi" Delgado, Brian Ismael "Pescadito" Sprío y Mauricio Ezequiel "Maurico" Palavecino, abrieron fuego contra Jeremías Trasante, Claudio Suárez y Adrián Rodríguez, familiares, compañeros y organizaciones de todo el campo popular de Rosario con el Movimiento 26 de Junio a la cabeza, iniciaron un largo peregrinar por justicia que este jueves tendrá un capítulo clave. 

El viernes la querella  y la fiscalía presentaron sus alegatos y pidieron penas de hasta 35 años para los acusados.  La causa por el triple crimen acumuló casi 25 cuerpos, 70 testigos que pasaron por Tribunales en el transcurso de noviembre y contó con la inspección judicial en el lugar del hecho y la escucha de cientos de llamadas.

Olivares destacó uno de los elementos develados en el proceso judicial: no se está ante un caso de homicidio estándar, sino que el caso refleja un arquetipo muy significativo que es un homicidio producido por la narcocriminalidad, por una banda delictiva que actuaba en forma colectiva y organizada. “Estamos ante un tema extraordinario que exige un proceso donde la investigación es integral, donde no solo están los involucrados los causales del homicidio sino una línea de confabulaciones de connivencia que apuntan a actores policiales, económicos, profesionales y por supuesto que esto llega a actores políticos”, aseguró.

Por su parte, la estrategia de la defensa hizo eje en lo expresado por el Doctor Varela, que habló de la existencia de ‘un circo romano montado con las gradas llenas’ y que eso hacía prever que  no se iba a hacer caso a la calidad de los testimonios, que el proceso pasaba a ser accesorio y que lo fundamental era un grupo de presión que estaba fuera del tribunal con el acampe de los militantes del M26 y los familiares. “Acusaban que ‘adentro también había una convivencia, una comunión de intereses entre la fiscalía y la querella, algo espurio’. Esto significaba la definición de dos campos, uno de la debilidad supuestamente de la defensa y otro el campo de la fuerza de la imposición autoritaria que los constituiríamos nosotros. Le pidieron, inclusive, al tribunal que tomara determinaciones por remover esos obstáculos, que levante el acampe de afuera que se terminen esos elementos de presión, para que no infirieran en la decisión que tomara el juez”, recordó Olivares.

Palabras que duelen, pruebas que gritan

En las extenuantes jornadas en las que decenas de personas dieron su testimonio, hubo relatos que sin dudas impactaron desde el lado humano. Para Olivares, las exposiciones de Lita, madre del Mono, y de Eduardo Trasante, padre de Jere, fueron “tremendos”.

“El de Lita fue muy fuerte cuando contaba que le hacía respiración boca a boca al Mono para tratar de salvarlo y él le decía ‘tengo frío, tengo frío’. Lo mismo por Trasante, que expone que lo llevaba en los brazos y sentía que se iba enfriando el cuerpo. Otro testimonio importante es el de Verónica Rodríguez, la hermana del Patóm, que no al poder llegar al hospital se entera en la canchita que el hermano había muerto, en el mismo lugar recibe por parte de un vecino de 11 años un puñado de cápsulas de balas, fueron 32 y había muchas más”, destacó.

Asimismo, lo conmovió el  testigo Juan Cano, quien declaro que el “Quemado” había matado al padre y cuando el denunció, le habían quemado el auto y baleado la casa. “El propio Cano expone como los Rodríguez pasaron de ser vecinos comunes y normales a ser alta gama y contar con armas como ametralladoras y pistolas dentro de un arsenal”, recordó.

Sin dudas y por su contundencia fue título de todos los periódicos, fue esclarecedor la escucha a Mauricio  Pallaveccino . “Yo robo, yo mato, yo tráfico”, se le escucha decir, lo que para Olivares refleja la filosofía, las modificaciones sustanciales en el lenguaje y  en los hábitos de las pibadas en las barriadas populares que introduce la consolidación del mercado narco.

Además de los apuntados por Olivares, una de las presencias nodales fue la de un sobreviviente de la masacre: Marcelo Suárez, el primo del Mono. El joven de solo 22 años, tuvo el coraje de identificar al Quemado Rodríguez y brindar detalles de lo ocurrido aquel fatídico 1° de enero.

Oral y público

Para los abogados querellantes consultados, no sólo fue un desafío asumir la representación de las familias en un caso tan sentido, sino que también la mecánica del juicio oral sirvió de iniciación en este nuevo sistema procesal en Santa Fe.

“Es mi primer juicio oral, que tiene sus bemoles positivos porque le ve la cara a los imputados, estos escuchan a los testigos, escucha al tribunal, a las partes. No cambia sustancialmente lo que es uno escrito ni cambia mi opinión acerca del carácter de la justicia. Aparte es público, asisten organizaciones, miembros del poder judicial, políticos que indudablemente ofrecen la posibilidad de que se ventile estas cosas y se haga público”, evaluó Olivares, con 20 años de profesión.

Las expectativas para el jueves, cuando llegue uno de los hitos no sólo del peregrinar de 34 meses de lucha por justicia, sino de la historia de Rosario, son altas. La fiscalía pidió 30 años para los coautores, que son tres, el “Quemado” Rodríguez,  Brian Sprio, y el “teletubi” Delgado.  Para Mauricio Pallaveccino se pidió 26 años. La querella integrada por Jessica Venturi y Federico Garat (por Trasante), Antonio Ramos (por Suárez) y Olivares (por Rodríguez) pidió 35 años para todos.  "La característica de la masacre con fusilamiento, utilizando armas de alto calibre, en una banda organizada dentro de una disputa narcoterritorial con chicos indefensos y sorprendidos un primero de enero y la balacera indiscriminada contra vecinos, la gravedad del hecho exige condenas altas”, consideró Olivares.

Sin dudas, para los representantes de las víctimas y sus familias, la expectativa es que la condena será alta, pero la incertidumbre es si será para todos por igual. “A lo mejor puede haber una condena escalonada, las pruebas contra el “Quemado” son irrefutables y contundentes , quizás en él se concentre el monto más elevado de pena y después puede haber un escalonamiento respecto de los otros imputados. La expectativa es por una condena alta y que sirva para el futuro”, concluyó el abogado.

Afuera de la mole gris que es el edificio de Tribunales, una carpa llena de actividades, charlas, presencias, canciones y colores, insiste. Como desde el inicio del juicio mira firme la sede judicial y grita con los rostros  de Mono, Jere y Patóm impresos en el pecho: “SERÁ JUSTICIA”.

Foto: Sofía Alberti

agrega un comentario


Olivares en el inicio del juicio
Por Indymedia Rosario - Wednesday, Dec. 03, 2014 at 11:10 PM
rosario@indymedia.org

Olivares en el inici...
img_2198.jpg, image/jpeg, 648x457

De izquierda a derecha: la querella integrada por Jessica Venturi, Federico Garat, Antonio Ramos y Norberto Olivares

agrega un comentario