Julio López
está desaparecido
hace 4539 días
Medio Ambiente:   archivo por día | Archivo de destaques individuales | archivo semanal
Viernes 30 de Julio 2004
Represión a los pueblos, represas a los ríos

"Las intensas precipitaciones ocurridas en los últimos días en la zona ocasionaron un llenado espontáneo del embalse, lo que obligó a la compañía a tomar la decisión de cerrar en forma definitiva el ducto inferior de la presa". Con estas palabras Endesa Chile, filial de la transnacional energética Endesa España comunicaba a mediados de abril su decisión de comenzar el llenado del lago artificial de la Central Ralko en el Alto Bio Bio. (Azkintuwe). Comenzaba de esta forma el llenado de la Central Hidroeléctrica y la inundación de las tierras pehuenche del Alto Bio Bio. Hoy, el cementerio tradicional de Quepuka Ralko se encuentra cubierto por las aguas del lago y la indignación crece al interior de las comunidades.

El gobierno chileno no es original y los otros gobiernos tampoco son creativos. En febrero, el gobierno de Kirchner anunció la elevación del nivel del embalse de Yacyretá en siete metros más del nivel actual, lo que implica inundar miles de hectáreas adicionales de tierra, desplazando a muchos miles de personas, que se suman a las que ya han perdido su forma de vida y se han empobrecidos lejos de alcanzar los beneficios que la obra prometía.

La obra es símbolo de corrupción, despilfarro y destrucción ambiental, y se sumará a otros proyectos desempolvados para ser realizados en la Patagonia y en noreste argentino. Hoy prima la idea, en los gobiernos latinoamericanos, que más gasoductos, más minas de Río Turbio, más saqueo del gas de las tierras del pueblo aymara en Bolivia, significan mayor energía para el desarrollo. Pero el discurso no se queda ahí, sino que ahora con el ahorro de gas, en las casas de familia, las empresas tendrán más energía para generar mayores puestos de trabajo. Como si los índices de desocupación, dependieran de que una persona caliente menos veces el agua para el mate o encienda menos las estufa en invierno. Nunca se plantea un debate sincero sobre las utilización de fuentes alternativas de energía, ni de usar la existente para satisfacer las necesidades de la gente. Es parte de la misma prédica del desarrollo, que cultiva inmensos territorios con semillas transgénicas para exportar, en vez de cultivar alimentos sanos para los pueblos.

Represas, represión, resistencia

El 17 de julio, en El Salvador, finalizó el III Foro Mesoamericano Contra las Represas. Durante 3 días, mujeres y hombres de Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, Guatemala, El Salvador, Belice y México, se reunieron para intercambiar voces y experiencias frente al crecimiento de las represas y al avance de la represión sobre los pueblos que se enfrentan a ellas. Los métodos y estrategias miserables utilizados para engañar, dividir y amenazar a los pueblos y comunidades que se resisten a morir, resultan ser los mismos. Lo que indica que el enemigo es común y que siempre trata de esconderse bajo del supuesto desarrollo y de falsas políticas de generación de empleo.

“No luchamos por dinero, por ideales o por cosas pasajeras, sino por la vida y el amor a nuestros ríos. Vivimos del agua, de la tierra, de la convivencia de nuestras culturas. Sin nuestros recursos naturales y nuestras tierras, nos convertiremos en historia, nos pondrán en extinción.” (Declaración del Foro)

En Junio pasado se cumplieron 3 años del secuestro de Kimy Pernía, líder del pueblo indígena Embera Katio del Alto Sinú cuyos autores son las Autodefensas Unidas de Colombia AUC. Kimy encabezó todas las movilizaciones de las comunidades indígenas del Alto Sinú, para defender la dignidad, el territorio y la cultura de su pueblo, derechos que comenzaron a ser vulnerados con la construcción de la represa de Urrá.

En México se conformó el Movimiento Mexicano de Afectados por las Presas y en Defensa de los Ríos (MAPDER) y ya está convocando al primer encuentro nacional de afectados por represas que tendrá lugar del 30 de Septiembre al 3 de Octubre en la comunidad de Aguas Calientes, tierras del conflicto ocasionado por la proyectada construcción de la represa La Parota.

“Miles de mexicanos, afectados por la construcción de presas, programadas por el gobierno para cumplir con su cuota de generación de energía eléctrica para que ésta sea entregada al monopolio de las grandes trasnacionales de los energéticos, hemos conformado organismos y frentes estatales para organizar la resistencia por la defensa de nuestras tierras, nuestros ríos, nuestros derechos humanos y nuestra vida. La decisión gubernamental de construir nuevas presas en todo el país, significará la afectación de grupos sociales completos que, convertidos en desplazados, veríamos afectadas nuestra vida, nuestras relaciones sociales y nuestra cultura. Además, nuestro entorno sería expuesto a procesos irreversibles de afectación medioambiental y rompimiento del equilibrio ecológico.” (MAPDER)

En la región los proyectos y la construcción de represas se enmarcan en el contexto del Plan Puebla Panamá (PPP) y del Área de Libre Comercio de Las Américas (ALCA). Ambos tienen como objetivo principal el control de la energía eléctrica por parte de las transnacionales europeas y norteamericanas de cara a su privatización junto al agua, el petróleo y el gas.

En Mayo, luego de trece días de marchar a pie por más de 200km, la Marcha Nacional del Movimiento de Afectados por Represas de Brasil (MAB) llegó a la capital brasileña; para denunciar las condiciones precarias y la grave situación de las personas desalojadas de las regiones inundadas por las represas. La represa de Cana Brava, retrata la situación de los afectados por represas en Brasil. Todo el proceso de construcción fue realizado por la empresa belga Tractebel Suez, sin participación ni consentimiento de las comunidades de campesinos y pescadores afectados. Pocos meses antes de comenzar la inundación la empresa asumió compromisos con las comunidades que nunca cumplió. Con la amenaza de la inundación y el consecuente desalojo por parte de la policía, la resistencia de las familias fue dejada atrás con todo lo que tenían. (MAB)

En Marzo pasado, durante las actividades por el día mundial de lucha contra las represas más de 500 habitantes de la región guatelmateca del Petén realizaron bloqueos carreteros en diferentes puntos de la principal ruta que conduce desde la zona petrolera hasta la capital del país. Los cortes expresaban el rechazo a la construcción del sistema de represas que pretende ser instalado en esta área rica en diversidad biológica y cultural.

Organizados en el Frente Petenero Contra las Represas, que agrupa a comunidades de las riberas de los ríos Usumacinta, Pasión y Salinas, colindantes con la frontera mexicana, los habitantes de las comunidades indígenas y campesinas que serían afectadas por este sistema de represas manifestaron su preocupación por el silencio y las mentiras que han caracterizado a este proyecto. Una de los principales peligros de estos proyectos es el desplazamiento de miles de personas, la mayoría de origen indígena qeqchi, así como de comunidades retornadas del refugio en México, que perderían tierras y hogares debido a las inundaciones generadas por las represas.

“Yo conocí el desarrollo hace como 20 años, un día que un cura de apellido Betancur, nos dijo que si no aceptábamos la represa nos íbamos para el infierno. Para nosotros, el desarrollo ha significado el desconocimiento de nuestros derechos, la muerte del pescado, la división de la comunidad, la muerte de Lucindo Domicó y otros. El desarrollo para nosotros es que nos cambiaron el sitio de nuestros muertos como si fueran huesos de animales. El desarrollo para nosotros es que nos inunden 28 lugares sagrados. El desarrollo es que nos quitaron las tierras para luego titulárselas a los ricos de Córdoba. Hasta lo que conocemos del desarrollo es que a los que defendemos la vida y el medio ambiente, nos dicen que somos egoístas, y a los cinco políticos y a los Bancos que quieren ganar plata con Urrá, les dicen que representan el interés de la nación. Si ese es el desarrollo entonces tienen razón quienes nos acusan de estar en contra del desarrollo”. Kimy Pernía, secuestrado por las Autodefensas Unidas de Colombia.




Medio Ambiente:   archivo por día | Archivo de destaques individuales | archivo semanal