Argentina Centro de Medios Independientes (( i ))


Direccin remitente:
Direccin destinatario:
Asunto:
Cometario para introducir el correo:


http://argentina.indymedia.org/news/2004/11/239340.php Enviar comentarios por correo electrnico.

La Campaña del Desierto según el director del Museo Histórico Nacional
Por uno que quiere vomitar - Tuesday, Nov. 23, 2004 at 1:17 PM

"Roca y el mito del genocidio"

Por Juan Jos Cresto
Para LA NACION

Hace poco ms de un siglo, el 12 de octubre de 1904, el general Roca entreg al doctor Manuel Quintana los atributos de la presidencia de la Repblica. Haba cumplido su segundo mandato, pero su influencia poltica desde 1880 haba transformado el pas. La Argentina era una potencia respetada. El general Mitre, ya anciano y verdadero patriarca de la argentinidad, fue a su casa ese mismo da para felicitarlo por su gestin: "Ha cumplido", le dijo parcamente, porque el juramento de su asuncin, en 1898 lo haba hecho ante el patricio.

Diez aos despus, el 19 de octubre de 1914, Roca mora en Buenos Aires. Los ltimos aos los dedic a organizar su estancia La Larga, levantando casas para su personal, cultivando arboledas y caminos y mejorando su hacienda. Se cumple este ao el centenario de su alejamiento del poder y noventa aos de su fallecimiento. El pas no lo ha recordado suficientemente.

En los ltimos tiempos una historiografa carente de toda documentacin sostiene que la expedicin de Roca de 1879 contra los indios, fue un genocidio. Ello revela supina ignorancia u oculta intereses de reivindicaciones territoriales. El tema indgena es complejo, porque abarca regiones muy diferentes, desde los paisajes andinos atpicos hasta la cua boscosa del Chaco, con razas que no eran ni son comparables, como los diaguitas, los abipones o los mapuches. En el Sur, los pueblos araucanos procedan de Chile e ingresaron al hoy territorio nacional hacia principios del siglo XVIII, segn lo refieren numerosos historiadores de ese pas, algunos con carcter reivindicatorio.

La pampa agreste estaba totalmente desierta, con algunos bolsones de pobladores aislados. En la provincia de Buenos Aires se denominaba "poblador del Salado" a quien se instalaba ms all de ese importante ro. Sin alambrados, sin ttulos de propiedad, salvo antiguas mercedes realengas, o con ttulos imprecisos basados en la simple ocupacin, el llamado "estanciero" era el ganadero que cuidaba vacas criollas, que no tenan parecido con las de nuestra poca, viva con el cuchillo en la faja y dorma en un rancho que l mismo construa. Su beneficio empresario consista solamente en la explotacin del cuero del vacuno, que canjeaba en la pulpera o en "las casas", o poblado ms prximo. Comparta, s el temor al maln indgena.

Al caer la tarde, haca recostar a su caballo en el suelo para ver la reaccin del animal, cuya sensibilidad le permita saber si la tierra se mova. En ese caso, saba que, a lo lejos, los indios galopaban y l deba huir, abandonando todo.

El horror del maln se ha descripto repetidas veces, pero hay que recordar que el indio fue temible cuando aprendi a montar el caballo que trajo el europeo, para robar las vacas que tambin vinieron con los espaoles y venderlas en Chile. Tambin cuando aprendi a usar la cuchilla de hierro, que tambin obtuvo de la industria del hombre blanco. Los aduares indgenas estaban llenos de cautivas, mujeres blancas a las que se les haca un tajo profundo en la planta de los pies para impedirles la fuga. Ellas tenan que soportar la indignacin y el odio de las mujeres indias de la tribu.

La historia argentina est llena de historias de pequeos y de muy grandes malones a lo largo de los siglos XVIII y XIX, hasta la decisiva ocupacin de desierto por Roca. La poltica de ocupacin no se inicia con este exitoso militar, sino que contina desde los primeros gobiernos patrios. Rosas hizo una expedicin contundente, pero despus de Caseros las tribus se alinearon, unas con el gobierno de la provincia de Buenos Aires y otras con el de la Confederacin, participando en la poltica partidista.

Mitre quiso erradicar el delito en las pampas y no lo pudo lograr por tener que dedicar sus esfuerzos a la guerra del Paraguay. Sarmiento sufri grandes malones y la batalla de San Carlos es un verdadero hito de la historia. Avellaneda, que soport una grave crisis financiera internacional, tuvo una poltica de ocupacin a travs de su ministro Adolfo Alsina, quien hizo construir una larga zanja de ms de cuatrocientos kilmetros para evitar los malones, en una guerra defensiva sin mayores resultados. Finalmente, Roca, que conoca el desierto, organiz una expedicin ocupacional decisiva. Este joven general haba ganado todos sus ascensos, uno tras otro, en los campos de batalla.

Estaba Roca ocupando tierras de indios? La respuesta es categricamente negativa. Esas tierras desiertas comienzan a ser ocupadas con las expediciones pobladoras de la Espaa colonizadora del siglo XVI que, repetimos, trajeron el caballo y la vaca. Los indios iniciaron su ocupacin 180 aos despus.

Los indgenas americanos precolombinos estaban radicados en mnimas parcelas de territorio y aprovecharon los descubrimientos, invenciones, ingreso de animales antes desconocidos y la tecnologa del blanco para su expansin territorial. De suponer vlida la peregrina teora del primer poblador, tal vez debiramos remontarnos al homnido y considerar al propio hombre de Neanderthal como un usurpador.

Pero existen algunas consideraciones que hay que sopesar: la expedicin debe adjudicarse al gobierno del presidente Avellaneda, quien design para comandarla a su ministro de guerra, el general Julio Argentino Roca, en estricto cumplimiento de la ley del 25 de agosto de 1867, demorada doce aos por las dificultades polticas y econmicas del pas. "La presencia del indio -deca la ley- impide el acceso al inmigrante que quiere trabajar." Para financiar la expedicin se cuadricul la pampa en parcelas de 10.000 hectreas y se emitieron ttulos por la suma de 400 pesos fuertes cada uno, que se vendieron en la Bolsa de Comercio. Aunque prohibieron la adquisicin de dos o ms parcelas contiguas, esta venta fue la base de muchas de las fortunas argentinas.

La ley, la expedicin y la organizacin fueron discutidas en el Congreso y votadas democrticamente. Todo el pas, toda la poblacin de la Nacin, quera terminar con este oprobio, desde el Congreso y los gobiernos provinciales hasta los peridicos, sin excepcin.

Roca organiz la expedicin y a ella se incorporaron no solamente cuerpos militares, sino tambin periodistas, hombres de ciencia y funcionarios. El periodista Remigio Lupo la integr como corresponsal del diario La Prensa y remiti sus crnicas. Monseor Antonio Espinosa public su diario, con noticias muy valiosas de todo lo mucho que vio, pero tambin escribieron hombres de ciencia, como los doctores Adolfo Doering y Pablo Lorenz, y naturalistas, como Niederlein y Schultz, que estudiaron la flora, la fauna y las condiciones del suelo.

Acompaaron tambin enfermeros y auxiliares. Los indios prisioneros y los nios, mujeres y ancianos fueron examinados por sus dolencias, vacunados y muchos de ellos remitidos a diversos hospitales de la muy precaria Buenos Aires de esos das.

Ahora bien: puede creerse que toda estas personas y otras que siguieron paso a paso la expedicin pueden ser cmplices de silencio en caso de genocidio? Se concibe un secreto de cinco mil personas? Lo hubiera permitido un humanista como el presidente Avellaneda? La nica realidad es que la llanura pampeana qued libre de malones y que a los indgenas se les asignaron grandes reservas, si bien es cierto que individuos inescrupulosos les cercenaron posteriormente muchas de sus parcelas con supuestos derechos, actitud reprobable, sin duda, que forma parte de litigios del derecho civil.

Por otra parte, mencionar al indio como tal es un insulto. Por qu indio? El es, simplemente, un argentino entre treinta y siete millones de habitantes, con los mismos derechos y obligaciones que todos. No merece ningn tratamiento especial ni ms derechos que otros, pero tampoco ninguna tacha que lo invalide, que lo relegue o que lo menoscabe, porque tiene tambin todas las prerrogativas constitucionales. Es nuestro conciudadano y, por lo tanto, nuestro hermano. Merece y tiene todo nuestro fraterno afecto. No ms, no menos. Lo contrario es indigno y discriminatorio.

Lo que se quiso hacer y efectivamente se hizo fue concluir con los asaltos a pueblos indefensos y poner la tierra frtil a disposicin de la poblacin para ser trabajada. En efecto, en menos de 25 aos a la Argentina se la llamaba "la canasta de pan del mundo".

El 12 de octubre de 1880, Roca jur como presidente de la Repblica, por haber vencido a Tejedor en las elecciones. Hizo un gobierno histrico: concluy el tratado de lmites con Chile, en 1881; desarroll la instruccin pblica; construy escuelas; extendi los ferrocarriles. Los inmigrantes agricultores comenzaron a agruparse en colonias. Se estibaron miles de bolsas de trigo en las estaciones.

El pedestal de la gloria de Roca est en sus dos gobiernos y en su orientacin poltica, mucho ms que en la ocupacin del desierto, pero sta es un timbre de honor de su biografa. Con el tiempo, a travs de personas que no han ledo especficamente sobre el tema o que tienen otros intereses, se ha creado una fbula que gente de buena fe la ha credo, porque as se elaboran los mitos que despus parecen "verdades reveladas" de valor teolgico. Felizmente, cualquier serio investigador de historia, cualquier estudioso del pasado que se documente, se preguntar azorado: qu genocidio?

El autor es director del Museo Histrico Nacional y presidente de la Academia Argentina de la Historia.

Link corto: http://www.lanacion.com.ar/656498

agrega un comentario



Copyleft 2001-2018 Argentina Centro de Medios Independientes (( i )). Copyleft: Se permite la copia, distribucin y uso de los contenidos de Indymedia Argentina, siempre y cuando NO se utilice con fines comerciales, a no ser que se obtenga permiso expreso del autor y en todos los casos se reconozca la autora (poniendo como fuente https://argentina.indymedia.org ). Las opiniones o artculos vertidos por lxs visitantes o colaboradorxs en el sitio pueden no reflejar las ideas de Indymedia Argentina. Usamos software libre. sf-active v0.9.4 Descargo | Privacidad