Julio López
está desaparecido
hace 4466 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Polémica Sobre La Guerra De La Triple Alianza
Por Luis Verón. Reenvío: A Sánchez - Wednesday, Dec. 12, 2007 at 9:45 AM
alejandrosanchez77712@hotmail.com

La Guerra de la triple traición, como claramente Cristina Fernández la designa, ha resurgido en la polémica no solo académica, sino en el ámbito político, en momentos en que los imperialismos arrasan con los pueblos, necesario es recordar como estos en el pasado han logrado la aniquilación de naciones enteras.

 

Aclaración:

Este tema trata de la siempre polémica y recientemente aclarada Guerra de la Triple Alianza que resultó en el genocidio casi total de un grupo nacional organizado en un estado: El pueblo paraguayo. Hasta la fecha es el único caso de su tipo en el mundo. En recientes fechas, Cristina Kichner, la flamante nueva presidenta (primera mujer electa) de la Argentina, hizo un elogio público a favor del Mariscal Francisco Solano López; presidente del Paraguay durante la citada guerra y que peleó en la misma hasta morir, junto con la casi totalidad de la población paraguaya; ello incluyó el nombramiento de una unidad militar con el citado nombre del líder paraguayo. Ante este hecho, que significa una reconciliación histórica lograda a más de 140 años del genocidio del pueblo paraguayo, el diario La Nación de Argentina (periódico fundado por Bartolomé Mitre, quien fue el presidente argentino que dirigió la guerra contra Paraguay) bajo dirección del tataranieto de su fundador (también llamado Bartolomé Mitre) emitió un editorial rechazando enérgicamente los elogios a López. A ello, el periodista Luís Verón (avezado historiador paraguayo) responde con este artículo:

 

 

De homenajes y de oprobios

 

 

En la vida de los pueblos hay acontecimientos que marcan a fuego la convivencia internacional. Así también, muchos hechos protagonizados por dichos pueblos han dejado profundas heridas en el sentimiento colectivo. Mirar el pasado y analizar con ojos críticos, develando las causas y los enigmas que la Historia nos ofrece, nos lleva a entender nuestros actuales desasosiegos

 

 

 

 

Mariscal Francisco Solano López

Confrontando fríamente los episodios de nuestra historia –mirando desapasionadamente nuestros errores y nuestros logros– nos llevará a descubrir las claves de una convivencia actual armoniosa. ¿A qué vienen estas disquisiciones? Al escozor causado en nuestro medio por el comentario editorial del diario bonaerense La Nación (fundado por Bartolomé Mitre en 1870) sobre la decisión del Ejército argentino de denominar con el nombre del mariscal Francisco Solano López a una unidad militar. La postura y la crítica del diario La Nación es coherente y lógica, pues ese importante medio de prensa fue fundado por el propio Bartolomé Mitre, estadista argentino que se alió con el uruguayo Venancio Flores y el brasileño Pedro II para traer la “guerra civilizadora al Paraguay”, una guerra que en vez de civilización, trajo sufrimiento, desolación, miseria y muerte, con sus terribles consecuencias demográficas y de otra índole. Sin entrar a analizar los hechos concomitantes, es de justicia reconocer que fue López quien, con sus desatinados actos, desató la guerra; también es verdad que fuerzas paraguayas realizaron desmanes contra la población civil de Corrientes. Pero también es verdad que estos desmanes y otros hechos fueron castigados con el ajusticiamiento del general paraguayo que permitió dichas atrocidades.


(ver más en el enlace del título)

 

COMPARÓ A LÓPEZ CON HITLER

El diario “La Nación” de Buenos Aires publicó en su edición del pasado jueves un comentario editorial con el título “Absurdo tributo a un dictador”.

En la nota cuestionó el hecho de que el Grupo de Artillería Blindada 2 de Rosario Tala, Entre Ríos, haya adoptado el nombre de “Mariscal Francisco Solano López”. “El Ejército argentino ha reconocido el 14 de setiembre último, presuntos méritos extraordinarios a quien, como mandatario de Paraguay, dispuso, en 1865, la invasión del territorio argentino, provocó enormes daños, muertes de inocentes y el cautiverio de mujeres correntinas que soportaron crueles sufrimientos por su orden”, señala un párrafo del editorial. “La denominación de Mariscal Francisco Solano López a una unidad militar de un país cuya bandera el dictador pisoteó es tan absurda como inadmisible sería que Francia o Polonia llamasen Adolf Hitler a uno de sus regimientos”, compara en otro párrafo la nota editorial.

 

Artículo relacionado:

 

Kirchner, Mitre y Solano López

Respuesta a la diatriba del diario La Nación de Bs As

agrega un comentario


Respuesta a la diatriba del diario La Naciòn de Bs As
Por Alejandro - Tuesday, Feb. 12, 2008 at 2:37 PM

Del diario La Nación de Bs As, desde su fundador que inventó la "Historia Argentina" a favor de familia, especialmente con su padre Ambrosio como "el refugiado político", no me sorprende nada. Y ¡Viva Solano López y su pueblo!

agrega un comentario


Respuesta a la diatriba del diario La Naciòn de Bs As
Por Alejandro - Tuesday, Feb. 12, 2008 at 2:48 PM

Del diario La Nación de Bs As, desde su fundador que inventó la "Historia Argentina" a favor de su familia, especialmente con su padre Ambrosio como "el refugiado político", no me sorprende nada. Y ¡Viva Solano López y su pueblo!

agrega un comentario


olvidar datos reales
Por Rafael Marques - Monday, Mar. 31, 2008 at 4:40 PM
ramar84@hotmail.com

qisiera hacer un comentario sobre hechos que se olvidan durante el debate sobre la gurra de la tripla alianza.
en primer lugar: el tratado de la triple alianza se firmo luego de la invacion a corrientes.
2) argentina ofrecio al paraguay respetar la libre navegacion de los rios al igual que al brasil para transportar tropas.
3)nego el transporte de tropas por tierra a ambos bandos antes de la invacion paraguaya.
4)Solano lopez nunca debio responder a favor de un bando en los problemas internos del uruguay, si no que debia limitarce en caso de ataque por otro pais.
5)fueron las ambiciones de protagonismo de lopez en america del sur los elementos que motivaron la declaracion de guerra al brasil.
6)el dictador paraguyo fue quien ordeno la invacion a corrientes, sin acciones previas por parte de la argentina.
7) el saqueo de asuncion no fue perpetrado por tropas argentinas, estas se retiraron de la ciudad.
8)el dictador paraguayo persigio a sus propios hermanos y encadeno a su madre en la retirada final, asi como fusilo a sus generales por paranoia.
9)solano lopez fue insencible al sufrimiento de su pueblo, ya que se nego a las condiciones de paz de los aliados, solo por intereces y ambiciones personales.
10) todo estos datos son abiados a la hora de plantear la designacion del nombre de la unidad militar or parte de la presidenta.

agrega un comentario


no tienen verguenza
Por diego coitiño - Sunday, Apr. 06, 2008 at 2:23 PM

Que otra cosa se puede esperar de un Mitre, mas que incoherencia y traicion. Realmente creo que escribir ese editorial significa que a mas de 140 años no tienen verguenza.... Y nada, pero nada justifica los sucesos ocurridos. Todavia hay mucha gente que sigue creyendo la vieja historia escrita por Mitre y compania. Señores; antes de opinar, por favor informense... no escriban pavadas ni enumeren mentiras, porque empiezo a creer que ustedes tampoco tienen verguenza.Lamentablemente la historia de este pais la escribieron los traidores del americanismo (Mitre, Sarmiento) y muchos, pero por suerte cada ves son menos, la siguen creyendo.

agrega un comentario


y siempre hay mas en estos temas....
Por fede - Sunday, Apr. 06, 2008 at 6:32 PM

esta claro, al menos para quien se posiciona en el concepto evolutivo social de que esta guerra lo fue de sometimiento, de coaccion a otros posibles rumbos del desarrollo nacional y regional, de mandato por los intereses imperialistas, etc.... digo para unos porque como en todo hay dos y hasta mas campos...para mitre y la oligarquia, para el capital financiero ingles, para el estado ingles fue justa... lo interesante y que a veces me pregunto es la repercusion o comprension de esta guerra (digamos que la guerra en si es un epifenomeno, lo visible, en la eclosion de procesos de caracter historico y social) en la vanguardia del pensamiento liberador o en la teoría del futuro de liberacion social y humana de ese entonces....
digo, por ejemplo el anarquismo y el socialismo, sobre todo marx y engels, cabezas pensantes..... la guerra no fue nada desconocida en esos medios, recibio bastante "cobertura" en la prensa de entonces.... ademas estaba el antecedente previo de la guerra de secesion de eeuu donde se vieron dos "campos", uno retardatario al desarrollo burgues, al "progreso" si se quiere.... levantamientos y rebeliones en la india, china...
es decir que el asunto del colonialismo (o semicolonialismo) no era nada nuevo, ni menos lo de campos afines a perpectivas historicas del desarrollo.... entonces....que paso?...no sabian nada el carlos y el fede?...los anarcos menos?....O NO LES INTERESABAN...O QUIZAS NO LO COMPRENDIAN....
despues de todo, lo que hay sobre america, lo poco de erllos, son esos horrores de incomprension sobre Bolivar y la emancipacion americana.... ni hablemos sobre la india....esa poco feliz caracterizacion de lo "progresista" del colonialismo britanico....(a pesar de todas las prevenciones y críticas y señalamientos de sus limites, hipocresias, etc....el punto es si era o no progresista...Y NO LO ERA EN ESE ENTONCES....)
ahora, sera una limitacion de la teoría o huecos en ella, que no es lo mismo....y si se trata de huecos...a que naturaleza se deben?....
lo cierto es que ni siquiera la supervanguardia del pensamiento social y liberador de esa epoca supo estar a la altura de "saber" en que campo estaba el "progreso"....
y, como dice por ahi el pico, ya saldran legiones de profes rojos a "explicar" eso si, "dialecticamente, esa incomprension....pero como la vida real es concreta como la lucha de clases, si ahora, por estar o no en una plaza, en un pioquete de agrarios, eso en si, determina, abandonar o estar en el campo de la revolucion.....
digamos en ese entonces y en la guerra del paraguay, sea por omision o comision....en que "campo" estaban las vanguardias de las vanguardias?....

agrega un comentario


seamos honestos
Por Diego Cantero - Friday, Apr. 11, 2008 at 8:36 AM
diegodanielcantero@hotmail.com 0973542070 Bº Fatima, CdE Paraguay

no se dejen llevar por lo que la prensa de nuestros paises digan... lo que realmente debe importarnos son auellos testimonios escritos de los verdaderos protagonistas que murieron defendiendo una causa... oh! vamos! no solo solano fue un tirano, he leido un articulo donde un soldado escribio q vio a sus camaradas sobrevivientes siendo decapitados... la guerra es el mounstruo mas grande que puede haber en este mundo, el la corrompedora de culquier hombre... admitamoslo la triple alianza fue un error de cuatro países

agrega un comentario


QUIEN DECLARO LA GUERRA A PARAGUAY FUE MITRE!!
Por ALE-BAR - Tuesday, May. 27, 2008 at 10:33 AM
alejandrobarnechi@yahoo.com.ar

No se olviden de quien declaro la desastroza guerra (GENOCIDIO) al Paraguay fue Mitre (de quien es la Naciòn). No queda mas que decir PERDON HERMANOS PARAGUAYOS!!

agrega un comentario


Triple alianza
Por ANONIM - Friday, May. 30, 2008 at 7:46 AM

En momentos de agitación, enfrentamientos, sangre y muerte en la Argentina, Francisco Solano López hijo del presidente del Paraguay Don Carlos Antonio López, y luego de la batalla de Cepeda en la que Mitre ve derrotado a su ejercito por el de la Confederación al mando de Gral. Urquiza; el que seria luego presidente del Paraguay, como mediador voluntario. oficioso y eficiente, logra imponer la paz con el Pacto de San José de Flores, en cuya plaza en la actualidad se recuerda el memorable acontecimiento. Por el resultado de su gestión fue ovacionado el entonces Coronel Francisco Solano López por la población agradecida de Buenos Aires, cuyos habitantes a su paso le arrojaron flores.
El pacto que conformaron Uruguay, Argentina y Paraguay, para defenderse mutuamente ante la evidente pretensión expansionista y avasalladora del Brasil estableció el compromiso para el caso en que cualquiera de ellos fuera víctima de la pretensión lusitana.
Ninguno de los otros dos ni el Uruguay de entonces ni la Argentina respetaron esa obligación y solamente el Paraguay con su presidente Francisco Solano López, con dignidad, entereza y hasta con ingenuidad; con esa inocencia que parecen tener aquellos que son respetuosos y fieles a sus principios en medio de la traición generalizada por él desconocida acudió presuroso a defender al Uruguay cuando el Brasil lo atropelló en Paisandú.
Sin embargo la Argentina con Bartolomé Mitre como su presidente y Venancio Flores, depuesto y asilado uruguayo en Buenos Aires, implorante y rastrero personaje, ya hacia algún tiempo habían determinado juntarse con el Brasil en el Tratado Secreto de la Triple Alianza para someter al Paraguay: pacifica, prospera y brillante nación señera y ejemplar en toda América.
Con la candidez que tiene el probo y por desconocer las traiciones que se habían urdido en su perjuicio sigilosamente, el Presidente del Paraguay alerta a Mitre del atropello brasileño y solicita permiso para atravesar con sus ejercito el territorio Argentino con la intención de defender al Uruguay. Mitre guarda cobarde silencio y no contesta. Por segunda vez vuelve a advertir Lopez y solicita la correspondiente autorización para atravesar Corrientes y de nuevo el silencio artero del Presidente Mitre hace a todas luces evidente el contubernio y la confabulación traidora.
Ante el compromiso asumido, frente a la dignidad del pacto y en defensa del Uruguay, la mudez cómplice y tramposa de Mitre precipita los acontecimientos, López no tiene otro camino mas que ingresar en territorio argentino para llegar hasta el Uruguay, que era su único objetivo. Mitre con indignación actuada y desbordante hipocresía se rasga las vestiduras y declara la guerra al Paraguay, por la invasión militar del territorio argentino.
Para los que entonces desconocían los detalles ocultos de los acontecimientos y ante el hecho de la penetración de tropas paraguayas, pudieron ver justificada la indignación del Gobierno argentino. Pero cuando posteriormente se conoce el Pacto secreto de la Triple Alianza firmado por los tres países con anterioridad a estos hechos, más la inequívoca intención de López de ir en defensa del Uruguay, le resta todo respeto y consideración a la actitud argentina asumida por decisión de su gobierno, de manera aviesa.
Sin embargo, se levantaron voces de genuinos representantes de la opinión publica que veían con claridad la injusticia de la traición ventajera y cobarde de los tres gobiernos.
Protestas como la de Juan Bautista Alberdi, José Hernandez, Carlos Guido y Spano, los caudillos de masas que se negaron a ir a la guerra y muchos mas, reconfortan y dejan a salvo el honor del pueblo argentino quien hablaba con ésas voces expresando su indignación. Ellas redimen a un pueblo que no aceptó la guerra, pero cubre aun más de ignominia y responsabilidad a su gobierno que siguió durante 5 años la masacre y el exterminio de todo la población, incluyendo sus mujeres, los ancianos y los niños.
Sus huestes mercenarias alentadas y hostigadas permanente por el estipendio y las manifestaciones petulantes e impías de su presidente Domingo Faustino Sarmiento quien sin disimulos manifestaba su desprecio y crueldad hacia ese pueblo devenido en ejercito al que no pudo doblegar, decía sin ambages: “... aun quedan unos pocos que morirán bajo las patas de nuestros caballos... ...No llama a compasión ese pueblo rebaño de lobos”, o su otra expresión mas canalla aun “... a los paraguayos hay que matarlos en el vientre de sus madres”.
Ya la guerra estaba terminada, los aliados tomaron Asunción, nombraron un gobierno sometido y elegido por ellos con paraguayos traidores que habían llevado consigo en sus barcos para la invasión.
Continuaron luego, inútil ya, la matanza de un pueblo que honrando su decisión prefirió morir a darse por vencido; pero ellos junto a sus infames aliados no pudieron alzarse con la victoria porque al Paraguay no lo vencieron, ¡lo mataron!, y matar al enemigo ya superado e indefenso no es victoria sino asesinato.
Pelear contra niños, mujeres y ancianos, con ventajas y hasta el exterminio, es honorable y glorioso solamente para los muertos víctimas del crimen de lesa humanidad que con toda impunidad los argentinos, los brasileños y los uruguayos, conscientes plenos y sin conmiseración, llevaron hasta el final en su macabra e inhumana decisión de eliminar a un pueblo heroico, al que no le asustó la muerte.
Ofender la memoria de mi pueblo en la persona de su máxima autoridad y representación, no tiene disculpa con ninguna excusa.
Comparar al mariscal con Hitler tiene una perfidia imperdonable. El editorialista del diario La Nación no puede alegar desconocimiento o ignorancia.
Hitler exterminó judíos y los persiguió hasta morir, invadió paises vecinos, intentó imponer una ideología y someter al mundo. El mariscal López y la nación paraguaya nunca tuvieron intenciones expansionistas con ninguna excusa, jamás ha objetado la presencia de ningún semejante por su raza, religión, condición o procedencia, fue y es cauto, moderado y hasta resignado ante el fracaso de imponer sus derechos y disputar sus posesiones frente a la ambición de los vecinos, como lo es hasta el presente.
Siempre ha sido atacado y despojado a lo largo de toda su historia y en la guerra del 70 ha sido masacrado sin piedad hasta el exterminio. Hitler atacó a los paises de su entorno. López defendió al suyo del ataque y la ambición de sus vecinos. Hitler se suicidó. A López lo mataron porque no pudieron doblegarlo.
Alemania se entregó y se declaró derrotada. Al Paraguay nunca lo vencieron, lo eliminaron. No se rindieron; por eso los cobardes invasores no ganaron la guerra. El Paraguay no se entregó. ¡Terminó la guerra cuando el Paraguay murió!.
Finalmente el ignominioso comentario del diario La Nación aclara: que los Ministerios de Educación de los paises involucrados “han decidido morigerar los términos ríspidos de la historia como para disimular los enconos”.
¡Absurda pretensión de inicuos continuadores sin arrepentimiento de hechos injustificables del pasado!.
¿Que significa esto?:
¿ocultar la masacre de niños en Acosta Ñu, quemados en vida y degollados?.
¿Obviar la mención de la quema del Hospital de Sangre de Piribebuy?.
¿No mencionar el asesinato absurdo y ruin de Pedro Pablo Caballero y de los defensores de Piribebuy?.
¿El saqueo de Asunción?. ¿No considerar el despojo y desmembramiento del territorio del Paraguay luego de la guerra, concretado con el acuerdo cómplice del gobierno compuesto por traidores legionarios nombrados por los mismos invasores y al efecto, los que llegaron con ellos desde Buenos Aires?.
¿Afirmar que nuestra Región Oriental terminaba en el Rio Apa al Norte y nuestro Chaco al sur en el río Pilcomayo y que así fue siempre desde tiempos remotos?.
¿No contar a nuestros niños que si no fuera por la mediación del Presidente Rutherford Hayes de los Estados Unidos todo nuestro Chaco hubiera sido arrebatado por la Argentina?.
¿Y que esta sin más remedio y a duras penas, por la tremenda presión que significaba el acatamiento del fallo arbitral tuvo que conformarse únicamente con despojar al Paraguay y apoderarse del territorio que hoy le llaman Formosa?.
¿Disimular y no contarle a nuestros hijos que incendiaron y destruyeron las industrias de la nación, arrasaron con las fundiciones de Ibycui, e hicieron todo lo necesario para que el Paraguay se sumiera en la miseria y en la imposibilidad de recuperarse sin ninguna necesidad y de manera inútil para ellos?.
Y por último: ¿debemos negar acaso, que frente a una sola víctima, para sentirse fuertes, reunir coraje, tres cobardes gobiernos se juntaron para salir de caza, asaltar al Paraguay y buscar un botín?.
Hoy mas que nunca y frente a los hechos actuales, con esta provocación que reaviva mi memoria y me llena de indignación, creo firmemente que de manera oficial y publica, como una vez lo hiciera, con humildad, el papa Paulo VI por la Inquisición que causó tanta muerte y sufrimiento, la Argentina debe reconocer la injuria y pedir perdón al Paraguay por el irreparable crimen.
Pero el arrepentimiento y la súplica del perdón carecen de valor si se limita solamente a su invocación; eso no le confiere mas que un mérito formal a la aceptación de una verdad difícil de rebatir y ocultar.
Para que sea otorgada la absolución debe cumplirse tres condiciones por parte de quien la implora: El reconocimiento de la culpa. El propósito de enmienda y la reparación del daño ocasionado.
El reconocimiento lejos esta de la aceptación por parte de algunos como se evidencia en el articulo del diario La Nación de Buenos Aires.
El propósito de enmienda se halla tan distante de su cumplimiento como aquel, evidenciado en la pertinaz conducta del apoderamiento de nuestros recursos que tiene y luce el mismo ímpetu destructivo de la masacre de la Triple Alianza, en esta nueva guerra sin balas, por las represas de Yasyreta e Itaipú, con los mismos invasores de entonces: Argentina y Brasil,
Y la reparación del daño está más lejos todavia. El despojo que amputó nuestro territorio, concretado vilmente cuando los que defendieron la integridad y la honra de la nación, que eran los únicos que podían oponerse, ya no pudieron porque sus cadáveres aun frescos estaban caídos en el callejón de sangre que corre desde Paso Pucu hasta Cerro Corá, y no podían levantarse para gritarles la injusticia del despojo inicuo... ¡Eso merece reparación!.
Considerando, entre otros, la intencional aniquilación de la guerra consumada por tres “valientes” aliados, con el propósito de apoderamiento y exterminio de su pueblo; la destrucción de sus recursos y la complicidad de traidores legionarios que avalaron con su complacencia los despojos. Concluyo con convencimiento honrado y absoluto:
Si la Argentina tiene suficientes razones, el Paraguay tiene mayor cantidad de argumentos para reclamar la restitución de los territorios arrebatados que las que tiene la Argentina para demandar a Inglaterra las Malvinas.
Aprecio a esta nación en la que vivo, pero a la Nación Argentina que me reconforta, la de Juan Bautista Alberdi y la de los nombrados mas arriba, a la de los caudillos de la provincias que se opusieron a la guerra, a la de los que pidieron justicia, e incluyo entre esos nombres a José María Rosas, a Garcia Mellid, historiadores argentinos contemporáneos. Agrego a esta lista a la presidente electa de los Argentinos: Sra. Cristina Fernández de Kischner que alivia con su gesto y con la claridad de su expresión el dolor memorioso e imborrable de mi pueblo.

agrega un comentario


jajajaja
Por GRAL STROESSNER - Friday, May. 30, 2008 at 8:42 AM

yo auspicio este hilo.

agrega un comentario


Paraguay
Por Cuerpo alma espiritu - Saturday, Jul. 12, 2008 at 7:25 PM

Esa misma Fuerza que tenian su gente durante la guerra sigue alli y mucha gente del paraguay seguiran sufriendo en silencio por mas que lo indemnizen y le devuelvan lo que se merecian como pais, respeto ! Les importara a los autores de La nacion, la verdad es seguro que no. Ellos ya consiguieron lo deseado, que el bienestar de sus futuras familias sigan siendo las de mas alta calidad gracias a la sngre derramada. y seguro que sus hijos tienen mucho mas derecho a la vida que aquellos que ni siquiera llegaron a conocer sus derechos.Si yo fuera sus hijos los aniquilaria a todos solo por el hecho de ser cobardes y no decirme la verdad.

agrega un comentario


Paraguay
Por Cuerpo alma espiritu - Saturday, Jul. 12, 2008 at 7:26 PM

Esa misma Fuerza que tenian su gente durante la guerra sigue alli y mucha gente del paraguay seguiran sufriendo en silencio por mas que lo indemnizen y le devuelvan lo que se merecian como pais, respeto ! Les importara a los autores de La nacion, la verdad es seguro que no. Ellos ya consiguieron lo deseado, que el bienestar de sus futuras familias sigan siendo las de mas alta calidad gracias a la sngre derramada. y seguro que sus hijos tienen mucho mas derecho a la vida que aquellos que ni siquiera llegaron a conocer sus derechos.Si yo fuera sus hijos los aniquilaria a todos solo por el hecho de ser cobardes y no decirme la verdad.

agrega un comentario


Recomendaciones
Por Anonimo - Thursday, Sep. 25, 2008 at 8:43 AM

Solo vale decir una acotacion :
Que la historia la escriben los vencedores. Para aquellas personas , sean argentinos o brasileños , que solo hayan escuchado historias de la "Guerra contra el Paraguay por los cobardes argentinos y los aun mas cobardes brasileños, y los yoruguas" por parte solo de sus compatriotas o de libros de sus paises , les recomiendo que lean la verdadera historia : la que la escribieron los sobrevivientes de esa guerra : Entre ellas recomiendo las crónicas del Coronel Aveiro , quien combatió toda la guerra junto al Mariscal López hasta su muerte en Cerro Corá y vivio cada segundo de la misma.
Ahi sabran varias verdades : como aquella luego de la derrota paraguaya en abai , donde los soldados argentinos y brasileños cortaban las cabezas de los soldados paraguayos , vivos, heridos y muertos (hombres jovenes y niños) o la batalla de Acosta Ñu donde niños , mujeres y ancianos lucharon hasta morir por su patria .
Ahora yo pregunto , ustedes harian eso por su patria? . Si , ustedes argentinos que se jactan de ser mejores en todo , de tener los huevos bien puestos harian eso por su patria ? Lo hicieron en la Guerra de las Malvinas ?
No lo creo. Saben que creo , que deberian haber contratado o haber pedido ayuda a sus "hermanos" paraguayos para que le mandemos aunque sea 2000 soldaditos paraguayos para que luchen con personas mejor preparadas y armamentadas de todo tipo. Lo demostramos en la guerra de la triple alianza y en la guerra del chaco , el paraguayo sera lo que quieran : pobre , chico , negro , indio pero siempre vamos a ser mejores en las peores desgracias , por que no tiene huevo el que grita a los 4 vientos que lo tiene , lo tiene aquel que lo demuestra con actos. Viva el pueblo paraguayo!!!!!!!!!!!!

agrega un comentario


perdón hemanos paraguayos
Por Luis de Argentina - Saturday, Oct. 25, 2008 at 4:50 PM
lra1971net@gmail.com

Hemanos paraguayos. Una vez más debemos pedir perdón los argentinos por las atrocidades a la que nos llevan nuestros gobernantes. No somos cobardes. Tampoco estamos de acuerdo con la política de los unitarios en esa época, derecha actualmente, ya que su política fue siempre de entrega. Mitre es considerado una aberración, su hasta persiguió a nuestros propios proceres!!! La mayoría de los argentinos no leemos la nación, tampoco estamos de acuerdo con los ideales de los Mitre. Ya desde la época de la desestabilización política argentina llenaban la cabeza de brutos y que después mataban en nombre del país, cuando en realidad lo hacían influenciados por intereses foráneos. Un gran abrazo al pueblo paraguayo, y recalcar una vez más: no somos cobardes

agrega un comentario


Suscribo
Por Pilan - Tuesday, Nov. 18, 2008 at 7:56 AM

Suscribo lo escrito por Rafael Márquez el 31 de Marzo de 2008 ... no puede reivindicarse a una figura cómo la de Solano López. El es el primer responsable de lo que ha sufrido el pueblo paraguayo.

agrega un comentario


PILAS DE MENTIRAS MITROSTAS
Por ANWER - Tuesday, Nov. 18, 2008 at 11:47 AM

Discutir con un Mitrista es al divino pedo, aunque dijera que eraun dictador que masacro a su pueblo y le mostrara los discursos de su amado Sarmiento en como Mitre a mano armada ganaba elecciones es peor.
Tambien es al pedo demostrar que Mitre fue el peor militar de la historia argentina, eso si, tenía tantas medallas como el majestuoso general Galtieri por guerras perdidas.
Mas al pedo es decirle a un Mitrista que lo de Curupayti, fue el desastre mas grande planeado por el majestuoso general Mitre y la diplomacia Brasileña para regalarle Paraguay a Brasil a costa de miles de Argentinos muertos. En un pais serio sin Bushes y Mitristas es un delito de alta traición que merece un peloton de fusilamiento incluidos muchos pelotudos aludarores del traidor.
Pero el Pacifista y el traidor tienen algo que nos deja con ventaja, es su falta de sentido común, decirle a los Paraguayos o los Uruguayos de Paysandú que no se defiendan con armas contra el invasor es lo mas pelotudo que escuche. Que quieren que mueran tranquilos.
Sin embargo lo mas pelotudo es comparar a un traidor que manda al muere a su ejercito y en plena guerra contra un pais extranjero le declara la guerra a su propio pais, encargandose de que lleven el mismo destino del pais vencido,con el GENERAL FRANCISCO SOLANO LOPEZ, que lucho junto a su pueblo y murio combatiendo. Mitre no murio combatiendo, mando a los hijos de sus amigos a morir, menos al de el, pero su hijo en señal de agradecimiento se suicido ya que no le quedaban amigos.
Tambien es pelotudisimo decir que SOLANO LOPEZ era un dictador, como si la Monarquia inglesa y la francia de Napoleon II eran mas democraticas, o el Mexico de Maximiliano de Austria o el Brasil esclavista o el Mitre asesino, traidor y fraudulento empachaban de democracia, ejemplos de epoca. No digamos del exelentisimo señor Videla, que a la Nacion nunca se le ocurriria compararlo con Hitler, ya que defendia la democracia segun la Nacion.

agrega un comentario


La Guerra contra la TRIPLE ALIANZA
Por Abel Benítez - Friday, Nov. 21, 2008 at 7:42 AM
abelbenitez_neul@hotmail.com

Acerca de la GUERRA CONTRA LA TRIPLE ALIANZA:

A todos aquellos que han escrito una opinión en contra de la persona del Mariscal Francisco Solano López, desvirtuandolo a tal punto de humillarlo comparandolo con Adolf Hitler.
Me preguntó: Dónde se han empapado con la historia del Paraguay? Quizá de una fuente Mitrista, quizá de historiadores argentinos, Uruguayos, Brasileros o algún Historiador-marioneta de los aliados, de la época o simplemente se guian por lo que mal escuchan.
En primer lugar, la guerra no fue del Paraguay. O acaso fue La República del Paraguay quién firmó el tratado secreto con algún diabólico cómplice con el fin de despojar, aniquilar, repartir, robar y humillar al pueblo paraguayo. Fué López quién mató a 1000.000 de paraguayos? Fué López quién exterminó a un inocente ejercito de infantes? Fué López quién mató a Mitre, a Flores o a Pedro II? Fué López quién luego de vencer y ocupar la República Vencida, cometió varios vituperios, humillaciones y violaciones hacia la población remanente? Algo ha de saberse... Que la historia la escriben y la imponen los vencedores. Aunque sean injustas, estas no pueden atentar en contra de los intereses ni la moral de los pueblos vencedores.
Pero de algo estoy seguro:Que la prueba fehaciente de tan terrible, trágica, penosa y humillante episodio, estan aún enterrados en los campos de batalla. Aún quedan restos y ruinas macabras de la guerra sobre nuestro suelo nacional. Invito a estos argentinos, a aquellos brasileños, y a uruguayos que, impulsados por los vientos del orgullo y de la ignorancia, lanzan a todas las coordenadas sus ruines comentarios, que acudan, visiten nuestras pocas piezas de museo que restan, porque la mayor parte: armas, hombres, dinero, oro, plata, utencilios de valor, e incluso territorios, nos lo han robado. Nos han obligado a firmar tratados de paz y límites según las ambiciiones tíranicas de los aliancistas de turno.
Paradogicamente, el bienestar, el nivel de vida, la educación, la salud, la investigación, el militarismo de los paises que formaron parte de aquella diabólica infamia, fueron robadas de aquellos 1200000 paraguayos que cayeron en los campos de batalla, hasta el último segundo del conflicto.
Ofende a mi pueblo que los "Orgullosos argentinos" digan a veces frases como "Paragua de mierda", o "Paragua muerto de hambre", "Indio", "Negro" y similarles. Seremos Paragua, pero no ladrones inescrupulosos, muerto de hambre tal vez porque nos despojaron de nuestras riquezas, indio porque de hechos gran cantidad de paraguayos conservan en sus genes sus origenes guaraníes, negro porque trabajamos con herramientas del siglo IVX bajo el sol ardiente porque su gente nos han robado el pasado, presente y futuro, pero "MIERDA" no somos, "MIERDA" son todos aquellos que por cuestiones vanas, son capaces de matar y exterminar por envidia a una pujante nación. "MIERDA" son todos los que nos injurian, desvirtuan, y nos siguen robando, desde Futuro, Riquezas y Territorios, hasta lo poco que nos queda: La Energía de nuestras Hidroélectricas, Itaipú y Yacyreta. O debo decir, su hidroeléctrica?
Defiendo con vehemencia la figura del GRAN MARISCAL FRANCISCO SOLANO LÓPEZ, porque forma parte indiscutible de nuestra identidad nacional. Tendrá su errores y aciertos, pero algo es seguro: "Ese fulano Mitre no le pisa, ni las pisadas".
Si son "HERMANOS", devuelvannos nuestro territorio, sean personas con dignidad retribuyendo al Paraguay una Indemnización por todos los desmanes, así como Alemania lo hizo con Israel.

Si no saben nada de la historia, mejor no opinen, y si hay moral en la Argentina, en el Brasil y en el Uruguay, PUBLIQUEN ESTA OPINÓN.

Con profundo patriotismo: Profesor Abel Benítez. Desde la República del Paragua, a la opinión pública.

agrega un comentario


ya paso más de un siglo
Por y la cosa sigue igual - Friday, Nov. 21, 2008 at 9:11 AM

gente, solo puedo traer una reflexion...

ya paso más de un siglo... y nos seguimos peleando... ahora es para ver quien tuvo la culpa o quien fue más heroico o por lo que sea...

al hermano paraguayo que escribio antes que yo: la guerra la comando el imperio britanico, que era a fin de cuentas el unico interesado en que ningun pais de la region se desarrolle más alla de una oligarquia adicta... y al servicio de los ingleses estuvieron los gobiernos lacayos de Argentina Brasil y Uruguay... la invasion a Corrientes existio, pero en realidad fue darle una excusa a algo que iba a pasar más temprano que tarde...

me encantaría como argentino devolverte lo que te hayamos robado, pero la realidad es que nosotros tampoco lo tenemos... a nosotros tambien nos saquearon y nos saquean en definitiva los mismos saqueadores que al resto del mundo: en su momento los ingleses y despues los yankees, con sus paises asociados y laderos como españa...
lamento que nuestro pais haya sido en su momento un asociado y ladero de los britanicos... pero la verdad es que el pueblo argentino no se encuentra nadando en el oro robado al pueblo paraguayo... se encuentra tan rapiñado como ustedes, tan hambreado y devastado como lo estan ustedes...

yo creo particularmente que la solucion 1 siglo y pico despues no esta en seguir peleandonos entre nosotros a ver que causa fue más justa... la solucion es unirnos para liberarnos del que siempre nos oprimio a todos los latinoamericanos y dejarnos de joder por fronteras que en ultima instancia no sirven para nada o recursos que no estan en mano de ningun pueblo de latinoamerica sino en manos del imperialismo y de una vez hacer esa patria grande que tan poco quieren ver los yankees...

saludos

agrega un comentario


Ya pasó un siglo y medio... Pero acaso un pueblo debe olvidar su terrible pasado?
Por Abel Benítez - Saturday, Nov. 22, 2008 at 3:18 AM
abelbenitez_neul@hotmail.com

Con todo respeto, a la persona que escribio antes que yo:

En parte estoy de acuerdo con Ud., pero por la otra gran parte no.}
En primer lugar porque el escrito anterior va dirigido a "Todos Aquellos que infamian la historia de mi pueblo", y no así a los honorables argentinos, brasileños y uruguayos, como parece Ud.
En segundo lugar, sepa que a lo hora de presentar informes en cualquiera de las áreas, mi país lastimosamente se queda atrás. Quizás Ud. no tiene la culpa, y yo tampoco, pero duele que nuestros "Grandes Vecinos y Hermanos" se jacten de sus avances y en contra parte expresen frases inhumanas y racistas hacia la moral de nuestro pueblo. Personalmente he escuchado y visto comentarios de personas ajenas a nuestra nación, cuyas célebres palabras como "El peor pais de sudamerica" "Pais de ladrones" "Pais de mierda" "Pais lleno de corrupción" "Vertedero" O Paraguay es desastre, Brasil es el mejor o Argentina... que se yo, que no aportan nada positivo a la integración que Ud. y yo soñamos. No le digo que su pais esté inmerso en un arca de oro. No. Lo que intento despertar en su juicio es que nuestras diferencias económicas y quizás organizativas provienen del fondo de nuestra historia común. Claro que no están dispuestos a devolvernos lo que nos quitaron a punta de fusiles y cañones si no les conviene a sus intereses.
Tampoco creo que lo hagan, pero por lo menos respeten la conciencia colectiva del PUEBLO PARAGUAYO, y que visualicen de una manera mucho más objetiva nuestras realidades cotidianas.
A muchos argentinos les duele en el alma lo que les ocurrió con las malvinas, o por que ir lejos, la planta Botnia, que hasta ahora no se ha terminado de lalar por el tema. Así como a su gente le duele las "Injusticias", a nosotros también nos duele como ya lo sabrá: La guerra de la triple alianza, la guerra del chaco, etc., pero también las deplorables inmundicias que sus papeleras arrojan a nuestro rio común, el Paraná.
Podrán pasar un siglo, dos, tres... pero olvidarnos de lo más terrible de nuestra existencia, imposible. O acasó Ud. puede olvidar las penurias que enfrentó su pueblo? Olvidamos las cosas cuando no nos conviene. Olvidamos las cosas cuando nosotros fuimos los victimarios. Pero nunca olvidamos cuando las victimas fuimos nosotros.
Con todo respeto.
¡VIVA EL PARAGUAY!
Prof. Abel Benítez desde la República del Paraguay.

agrega un comentario


Ya pasó un siglo y medio... Pero acaso un pueblo debe olvidar su terrible pasado?
Por Abel Benítez - Saturday, Nov. 22, 2008 at 3:19 AM
abelbenitez_neul@hotmail.com

Con todo respeto, a la persona que escribio antes que yo:

En parte estoy de acuerdo con Ud., pero por la otra gran parte no.}
En primer lugar porque el escrito anterior va dirigido a "Todos Aquellos que infamian la historia de mi pueblo", y no así a los honorables argentinos, brasileños y uruguayos, como parece Ud.
En segundo lugar, sepa que a lo hora de presentar informes en cualquiera de las áreas, mi país lastimosamente se queda atrás. Quizás Ud. no tiene la culpa, y yo tampoco, pero duele que nuestros "Grandes Vecinos y Hermanos" se jacten de sus avances y en contra parte expresen frases inhumanas y racistas hacia la moral de nuestro pueblo. Personalmente he escuchado y visto comentarios de personas ajenas a nuestra nación, cuyas célebres palabras como "El peor pais de sudamerica" "Pais de ladrones" "Pais de mierda" "Pais lleno de corrupción" "Vertedero" O Paraguay es desastre, Brasil es el mejor o Argentina... que se yo, que no aportan nada positivo a la integración que Ud. y yo soñamos. No le digo que su pais esté inmerso en un arca de oro. No. Lo que intento despertar en su juicio es que nuestras diferencias económicas y quizás organizativas provienen del fondo de nuestra historia común. Claro que no están dispuestos a devolvernos lo que nos quitaron a punta de fusiles y cañones si no les conviene a sus intereses.
Tampoco creo que lo hagan, pero por lo menos respeten la conciencia colectiva del PUEBLO PARAGUAYO, y que visualicen de una manera mucho más objetiva nuestras realidades cotidianas.
A muchos argentinos les duele en el alma lo que les ocurrió con las malvinas, o por que ir lejos, la planta Botnia, que hasta ahora no se ha terminado de lalar por el tema. Así como a su gente le duele las "Injusticias", a nosotros también nos duele como ya lo sabrá: La guerra de la triple alianza, la guerra del chaco, etc., pero también las deplorables inmundicias que sus papeleras arrojan a nuestro rio común, el Paraná.
Podrán pasar un siglo, dos, tres... pero olvidarnos de lo más terrible de nuestra existencia, imposible. O acasó Ud. puede olvidar las penurias que enfrentó su pueblo? Olvidamos las cosas cuando no nos conviene. Olvidamos las cosas cuando nosotros fuimos los victimarios. Pero nunca olvidamos cuando las victimas fuimos nosotros.
Con todo respeto.
¡VIVA EL PARAGUAY!
Prof. Abel Benítez desde la República del Paraguay.

agrega un comentario


coincido
Por quien escribio antes - Saturday, Nov. 22, 2008 at 11:13 AM

talvez me exprese mal... obviamente no estoy pidiendo que se olviden las cosas, sería reproducir lo que la oligarquia en argentina intenta hacer con el golpe de estado y el genocidio de los 70's...
comparto que hay mucha discriminacion entre los pueblos de latinoamerica... sin ir más lejos el sentimiento colectivo en argentina es de repudio a chile (englobando al pueblo chileno injustamente a la pasada) y mucho tiene que ver el conflicto del beagle o el apoyo de Pinochet a Tacher en malvinas...

pero a lo que apunto es a que hay que hacer un analisis concreto y minucioso de como son las cosas para no terminar achacandonos de un pueblo a otro, sino unirnos ambos pueblos en contra del enemigo comun (hablo obviamente de las oligarquias y burguesias de L.A. y el imperialismo como jefe de todas)
porque es esa posibilidad... o la otra, de seguir segmentandonos... ¿o sería mejor solucion que paraguay de alguna forma (que por otro lado no imagino cual) se provea de un ejercito 3 veces más grande que el argentino e invada argentina para recuperar su territorio perdido? o que la Argentina (o brasil) en nuevas ansias y aires expansivos invadan Paraguay?
la verdad me parecen salidas nefastas, el nacionalismo es un sentimiento que tiene doble alcanze... es progresivo en cuanto a la defensa cultural y economica de un pueblo frente a los saqueos imperialistas, pero ojo, porque llevado a otras escalas es muy regresivo: xenofobia racismo e incluso facismo...

entiendo de todas formas que mucha gente, que es parte de nuestras sociedades es efectivamente xenofoba y racista (y principalmente contra otros paises de L.A.) pero hay que pelear para cambiarlo...

saludos y buenas tardes

PD: aunque los indicadores sociales de Paraguay esten peor que los de Argentina jamás diría que Argentina es mejor... más bien diría que es otro "pais enfermo" pero tiene 2 grados menos de fiebre

agrega un comentario


YO LO COMPRENDO A USTED
Por Abel Benítez - Monday, Nov. 24, 2008 at 1:13 AM
abelbenitez_neul@hotmail.com

Señor: Le entiendo y se a lo que se refiere. Estoy totalmente de acuerdo.

Pero para todos aquellos que quisieran saber algo acerca de la historia del Paraguay, le invito cordialmente a consultar el Libro "Genocidio de América" de Giovenatto, autor brasileño, los registros de Juan Bautista Alberdi y por supuesto los de Efraim Cardozo "Los derechos Historicos del Paraguay sobre los saltos del Guaira".
Señor: Dios le bendiga y que tenga buenos dias.
Prof. Abel Benítez

agrega un comentario


mi humilde opinion
Por oscar paredes - Thursday, Jan. 01, 2009 at 1:38 PM

he leido varias opiniones de paraguayos y argentinos apasionados por la terrible historia que nos une, nunca el ODIO fue la solucion de los pueblos, al contrario fue el motor de muchas guerras de exterminio, y de epidemias de xenofobia, la pregunta es: que haremos un siglo y medio despues de lo ocurrido, como paraguayo he leido todo lo que tiene que ver con la historia de mi pais, especialmente la guerra de la triple alianza, he leido libros de autores paraguayos, brasileros, argentinos, ingleses, franceses y norteamericanos relacionados a este tema, en todos hay un factor comun, odio, muerte, miseria el legado eterno de la guerra entre pueblos, particularmente pienso, y con fundamento en libros, que el paraguay fue y sigue siendo perjudicado en este continente, paraguay aun hoy sigue con sus problemas de exportacion de sus productos y los derechos siempre reclamados por cuestiones economicas, como en europa, a polonia, croacia, y otros paises ex integrantes de la URSS se le ha devuelto territorios luego de una guerra, como paraguay no pudo recuperar territorios practicamente desmembrados de su territorio legitimo, como paraguay y gracias a dios, pudo ganar la guerra contra bolivia para retener el chaco paraguayo, ya pretendido por argentina, y aun asi haya vuelto a perder territorios ya que el rio parapiti quedo en mano de los bolivianos, por que argentina pone tantas trabas para el paso de productos paraguayos, tambien los brasileros, sin embargo el mercado paraguayo es inundado de productos de ambos paises, desde el siglo pasado nuestros pueblos han sufrido las consecuencias de los errores de nuestros gobernantes, solano lopez fue tonto no supo evitar una trampa ya preparada de antemano, mitre fue tonto pensando que obtendria mayores beneficios que brasil, las personas ilustradas saben que en esta guerra los unicos ganadores fueron los brasileros y los banqueros ingleses, esa es la realidad, lean la historia de sus paises y podran observar la influencia y el endeudamiento con la banca inglesa en argentina y en brasil, obviamente en paraguay tambien.
SEAMOS REALISTAS JUGUEMOS LIMPIO, Y CONSTRUYAMOS UN VERDADERO MERCOSUR, CON REGLAS DE JUEGO CLARAS, SIN PRIVILEGIOS, NI INFLUENCIAS, CON DERECHOS Y OBLIGACIONES JUSTAS, SOLO ASI SEREMOS NACIONES REALMENTE LIBRES E INDEPENDIENTES, Y OLVIDAREMOS EL PASADO DE OPRESION DE LOS PAISES GRANDES SOBRE LOS PAISES PEQUEÑOS.

agrega un comentario


los dictadores no son ejemplo de nada
Por Rafael da silva - Wednesday, Feb. 11, 2009 at 7:11 PM

La figura de López ha sido, continuara siendo, un símbolo por diferentes motivos. Ya sea por el revisionismo histórico paraguayo que hizo de el un héroe así como de ciertos grupos argentinos que se aprovechan de su figura para continuar los ataques al mitre histórico.
Que solano López fue una mal diplomático no caben duda. Su acción logro que dos enemigos históricos (Brasil y argentina) se unieran, además del mal cálculo sobre la cuestión Urquiza, creyendo que este se le uniría en contra de buenos aires.
Que fue un tirano insensible, puede sostenerse por diferentes motivos, heredo el gobierno del Paraguay y dispuso de este como un feudo, a tal punto que en la huida final vendió, sin facultades para ello, enormes extensiones del Paraguay a su mujer. El hombre pensaba en su familia, pero no pensaba en los millares de huérfanos y viudas que dejo con su conducción errática de la guerra. Así como con el desastre era ya evidente, por decreto fue responsable de declarar adulto a todo mayor de doce años, enviando a la batalla a niños disfrazados de hombres para defenderlo.
Como militar fue directamente un desastre. Envió una expedición a la argentina sin un plan directo y en base a especulaciones sobre lo que ocurriría. Por simple placer enviaba ataques a las posicione enemigos sin ganancias estratégicas o tácticas, sentenciando por ello a miles de sus soldados por simple vanidad. Murió huyendo, no se presento ni una sola vez en el frente de combate no dirigió ni una sola batalla, ni siquiera en la victoria de curupayti fue capaz de aprovecharla, transformándola en una victoria paralitica y en cerro cora donde decide darle el tiro de gracia a su ejército, desde que comenzó el combate e hirieron al coronel centurión este no para de huir, es alcanzado una vez y en vez de cargar contra el enemigo muriendo por su patria huye nuevamente y solo deja de hacerlo cuando no puede subir un barranco, por ser el único paraguayo gordo a esa altura. Esa muerte cobarde y llena de miedo no es el ejemplo valeroso que quieren darnos los revisionistas ni es el héroe que se merece el Paraguay. No es casual que quien comienza a reivindicarlo, otro dictador sanguinario, y representante de un partido que tiene en su acta de fundación la firma de 17 traidores de López, haya elegido a este mariscal y no otro que habiendo conducido una verdadera guerra patria en el chaco merecía más los laureles de la gloria.
El dictador López no es ejemplo de nada, ni de valor militar ni justicia para su pueblo. Representa todo lo que la América de hoy repudia y es correcto colocarlo en el pedernal de los dictadores insensibles con su pueblos como Hitler, Stalin o el mismísimo nerón.
Los dictadores nunca son ejemplo de nada.

agrega un comentario


invercion depruebas y sub vercion de responsabilidades
Por Rafael da silva - Wednesday, Feb. 11, 2009 at 7:44 PM

Prof. Benítez,
Usted está equivocado en una cosa, la responsabilidad directa del combate de niños es de López. Quien el 14 de febrero de 1869 decreta mayor de edad a todo varón de 12 años, por lo tanto apto para el combate.
Si bien la guerra se extendió por todo el Paraguay habitado, son en 20 km cuadrados donde se desarrolla las acciones más sangrientas de la guerra. Y habiendo acciones ordenadas por lopez como el abandono de villa Encarnación, obligando a su población a la penuria y hambre. Asi como con la guerra pérdida y su negativa a rendirse condeno a los restos de su pueblo al hambre y la miseria arrastrada por una guerra que el mismo declaro.
No hay registros de genocidio en sentido estrictos, si de acciones barbarás por parte de ambos bandos, además es más probable que el cólera haya producido más víctimas que la guerra misma, siendo inclusive afectado López por la misma. Aun así el coronel centurión hace referencia en su libro que ”López mato mas paraguayos que el enemigo” y es de esperar de alguien que sacrifico en la vida de sus soldados inútilmente como en estero bellaco, “reconocimiento de avanzada” sin un objetivo claro o propósito conciso. Que diezmo sus regimientos y fusilo a sus generales por el más simple pensamiento paranoico.
Una cosa es el pensamiento nacionalista que usted representa o la injusticia que fue vivida, pero lo objetivo es el hecho que de no declarar la guerra Paraguay a la argentina no hubiera existido la triple alianza y por tanto la guerra. Por ello que el responsable de dicho enfrentamiento es López nadie más.
Si pensamos en el pensamiento político de la época no es difícil entender cómo se participaba de la política interna de los países vecinos, mas por algo será que López ordeno fusilar por la espalda a cierto representante de Uruguay que insistió en que López entre a la guerra.

agrega un comentario


invercion depruebas y sub vercion de responsabilidades
Por Rafael da silva - Wednesday, Feb. 11, 2009 at 7:56 PM

Prof. Benítez,
Usted está equivocado en una cosa, la responsabilidad directa del combate de niños es de López. Quien el 14 de febrero de 1869 decreta mayor de edad a todo varón de 12 años, por lo tanto apto para el combate.
Si bien la guerra se extendió por todo el Paraguay habitado, son en 20 km cuadrados donde se desarrolla las acciones más sangrientas de la guerra. Y habiendo acciones ordenadas por lopez como el abandono de villa Encarnación, obligando a su población a la penuria y hambre. Asi como con la guerra pérdida y su negativa a rendirse condeno a los restos de su pueblo al hambre y la miseria arrastrada por una guerra que el mismo declaro.
No hay registros de genocidio en sentido estrictos, si de acciones barbarás por parte de ambos bandos, además es más probable que el cólera haya producido más víctimas que la guerra misma, siendo inclusive afectado López por la misma. Aun así el coronel centurión hace referencia en su libro que ”López mato mas paraguayos que el enemigo” y es de esperar de alguien que sacrifico en la vida de sus soldados inútilmente como en estero bellaco, “reconocimiento de avanzada” sin un objetivo claro o propósito conciso. Que diezmo sus regimientos y fusilo a sus generales por el más simple pensamiento paranoico.
Una cosa es el pensamiento nacionalista que usted representa o la injusticia que fue vivida, pero lo objetivo es el hecho que de no declarar la guerra Paraguay a la argentina no hubiera existido la triple alianza y por tanto la guerra. Por ello que el responsable de dicho enfrentamiento es López nadie más.
Si pensamos en el pensamiento político de la época no es difícil entender cómo se participaba de la política interna de los países vecinos, mas por algo será que López ordeno fusilar por la espalda a cierto representante de Uruguay que insistió en que López entre a la guerra.

agrega un comentario


Lopecito
Por Kiko - Wednesday, Feb. 11, 2009 at 10:07 PM

El mariscal López (vaya grado militar que se puso el gordito) pone al progresismo y a la izquierda en idéntica disyuntiva de apoyar o no a Hamás o Hezbollah en contra del sionismo, marxistas, ateos y psicoanalizados apoyando a partidos fundamentalistas y, como decimos por acá, chupacirios retrógrados, si vivieran allá serían fusilados por ateos, por tomar alcohol o escuchar rock, y las minas ni pensar en coger con quien le den ganas, muy bien señores, Lopez tiene esas cosas que llenan de contradicciones a la progresía, viste? el mariscal de juguete mandó a azotar a su propia madre anciana, nombró coronel a su hijo, un pibe de 14 años, fusiló a sus hermanos, se inventó y mandó al muere a un ejército de chicos, y se mandó todas las cagadas políticas y militares ya se han dicho más arriba. Puesto en el dilema de apoyar a Mitre o a Lopez no me quedo con ninguna de las 2 basuras de la historia, ni tampoco a Hamás fundamentalista chupacirio ni al imperialismo de Israel, recuerden los progres, que por alguna razón a Lopez lo reivindica el coloradismo, lo más reaccioonario, conservador y rabiosamente anticomunista. Y el coraje y el valor de los pobres mal comidos en patas para pelear en guerras defendiendo los intereses de los ricos y poderosos me lo paso olímpicamente por las pelotas.

arrevuá

agrega un comentario


LOPECITO
Por Benedicto 17 - Wednesday, Feb. 11, 2009 at 10:07 PM

El mariscal López (vaya grado militar que se puso el gordito) pone al progresismo y a la izquierda en idéntica disyuntiva de apoyar o no a Hamás o Hezbollah en contra del sionismo, marxistas, ateos y psicoanalizados apoyando a partidos fundamentalistas y, como decimos por acá, chupacirios retrógrados, si vivieran allá serían fusilados por ateos, por tomar alcohol o escuchar rock, y las minas ni pensar en coger con quien le den ganas, muy bien señores, Lopez tiene esas cosas que llenan de contradicciones a la progresía, viste? el mariscal de juguete mandó a azotar a su propia madre anciana, nombró coronel a su hijo, un pibe de 14 años, fusiló a sus hermanos, se inventó y mandó al muere a un ejército de chicos, y se mandó todas las cagadas políticas y militares ya se han dicho más arriba. Puesto en el dilema de apoyar a Mitre o a Lopez no me quedo con ninguna de las 2 basuras de la historia, ni tampoco a Hamás fundamentalista chupacirio ni al imperialismo de Israel, recuerden los progres, que por alguna razón a Lopez lo reivindica el coloradismo, lo más reaccioonario, conservador y rabiosamente anticomunista. Y el coraje y el valor de los pobres mal comidos en patas para pelear en guerras defendiendo los intereses de los ricos y poderosos me lo paso olímpicamente por las pelotas.

arrevuá

agrega un comentario


Lopecito
Por Profesor Jirafales - Wednesday, Feb. 11, 2009 at 10:07 PM

El mariscal López (vaya grado militar que se puso el gordito) pone al progresismo y a la izquierda en idéntica disyuntiva de apoyar o no a Hamás o Hezbollah en contra del sionismo, marxistas, ateos y psicoanalizados apoyando a partidos fundamentalistas y, como decimos por acá, chupacirios retrógrados, si vivieran allá serían fusilados por ateos, por tomar alcohol o escuchar rock, y las minas ni pensar en coger con quien le den ganas, muy bien señores, Lopez tiene esas cosas que llenan de contradicciones a la progresía, viste? el mariscal de juguete mandó a azotar a su propia madre anciana, nombró coronel a su hijo, un pibe de 14 años, fusiló a sus hermanos, se inventó y mandó al muere a un ejército de chicos, y se mandó todas las cagadas políticas y militares ya se han dicho más arriba. Puesto en el dilema de apoyar a Mitre o a Lopez no me quedo con ninguna de las 2 basuras de la historia, ni tampoco a Hamás fundamentalista chupacirio ni al imperialismo de Israel, recuerden los progres, que por alguna razón a Lopez lo reivindica el coloradismo, lo más reaccioonario, conservador y rabiosamente anticomunista. Y el coraje y el valor de los pobres mal comidos y en patas para pelear en guerras defendiendo los intereses de los ricos y poderosos me lo paso olímpicamente por las pelotas.

arrevuá

agrega un comentario


Lopecito
Por Prof. Jirafales - Wednesday, Feb. 11, 2009 at 10:07 PM

El mariscal López (vaya grado militar que se puso el gordito) pone al progresismo y a la izquierda en idéntica disyuntiva de apoyar o no a Hamás o Hezbollah en contra del sionismo, marxistas, ateos y psicoanalizados apoyando a partidos fundamentalistas y, como decimos por acá, chupacirios retrógrados, si vivieran allá serían fusilados por ateos, por tomar alcohol o escuchar rock, y las minas ni pensar en coger con quien le den ganas, muy bien señores, Lopez tiene esas cosas que llenan de contradicciones a la progresía, viste? el mariscal de juguete mandó a azotar a su propia madre anciana, nombró coronel a su hijo, un pibe de 14 años, fusiló a sus hermanos, se inventó y mandó al muere a un ejército de chicos, y se mandó todas las cagadas políticas y militares ya se han dicho más arriba. Puesto en el dilema de apoyar a Mitre o a Lopez no me quedo con ninguna de las 2 basuras de la historia, ni tampoco a Hamás fundamentalista chupacirio ni al imperialismo de Israel, recuerden los progres, que por alguna razón a Lopez lo reivindica el coloradismo, lo más reaccioonario, conservador y rabiosamente anticomunista. Y el coraje y el valor de los pobres mal comidos y en patas para pelear en guerras defendiendo los intereses de los ricos y poderosos me lo paso olímpicamente por las pelotas.

arrevuá

agrega un comentario


Lopez
Por Jirafales - Wednesday, Feb. 11, 2009 at 10:07 PM

El mariscal López (vaya grado militar que se puso el gordito) pone al progresismo y a la izquierda en idéntica disyuntiva de apoyar o no a Hamás o Hezbollah en contra del sionismo, marxistas, ateos y psicoanalizados apoyando a partidos fundamentalistas y, como decimos por acá, chupacirios retrógrados, si vivieran allá serían fusilados por ateos, por tomar alcohol o escuchar rock, y las minas ni pensar en coger con quien le den ganas, muy bien señores, Lopez tiene esas cosas que llenan de contradicciones a la progresía, viste? el mariscal de juguete mandó a azotar a su propia madre anciana, nombró coronel a su hijo, un pibe de 14 años, fusiló a sus hermanos, se inventó y mandó al muere a un ejército de chicos, y se mandó todas las cagadas políticas y militares ya se han dicho más arriba. Puesto en el dilema de apoyar a Mitre o a Lopez no me quedo con ninguna de las 2 basuras de la historia, ni tampoco a Hamás fundamentalista chupacirio ni al imperialismo de Israel, recuerden los progres, que por alguna razón a Lopez lo reivindica el coloradismo, lo más reaccioonario, conservador y rabiosamente anticomunista. Y el coraje y el valor de los pobres mal comidos y en patas para pelear en guerras defendiendo los intereses de los ricos y poderosos me lo paso olímpicamente por las pelotas.

arrevuá

agrega un comentario


Lopecito
Por Profesor Jirafales - Wednesday, Feb. 11, 2009 at 10:07 PM

El mariscal López (vaya grado militar que se puso el gordito) pone al progresismo y a la izquierda en idéntica disyuntiva de apoyar o no a Hamás o Hezbollah en contra del sionismo, marxistas, ateos y psicoanalizados apoyando a partidos fundamentalistas y, como decimos por acá, chupacirios retrógrados, si vivieran allá serían fusilados por ateos, por tomar alcohol o escuchar rock, y las minas ni pensar en coger con quien le den ganas, muy bien señores, Lopez tiene esas cosas que llenan de contradicciones a la progresía, viste? el mariscal de juguete mandó a azotar a su propia madre anciana, nombró coronel a su hijo, un pibe de 14 años, fusiló a sus hermanos, se inventó y mandó al muere a un ejército de chicos, y se mandó todas las cagadas políticas y militares ya se han dicho más arriba. Puesto en el dilema de apoyar a Mitre o a Lopez no me quedo con ninguna de las 2 basuras de la historia, ni tampoco a Hamás fundamentalista chupacirio ni al imperialismo de Israel, recuerden los progres, que por alguna razón a Lopez lo reivindica el coloradismo, lo más reaccioonario, conservador y rabiosamente anticomunista. Y el coraje y el valor de los pobres mal comidos y en patas para pelear en guerras defendiendo los intereses de los ricos y poderosos me lo paso olímpicamente por las pelotas.

arrevuá

agrega un comentario


Lopecito
Por Prof. Jirafales - Wednesday, Feb. 11, 2009 at 10:07 PM

El mariscal López (vaya grado militar que se puso el gordito) pone al progresismo y a la izquierda en idéntica disyuntiva de apoyar o no a Hamás o Hezbollah en contra del sionismo, marxistas, ateos y psicoanalizados apoyando a partidos fundamentalistas y, como decimos por acá, chupacirios retrógrados, si vivieran allá serían fusilados por ateos, por tomar alcohol o escuchar rock, y las minas ni pensar en coger con quien le den ganas, muy bien señores, Lopez tiene esas cosas que llenan de contradicciones a la progresía, viste? el mariscal de juguete mandó a azotar a su propia madre anciana, nombró coronel a su hijo, un pibe de 14 años, fusiló a sus hermanos, se inventó y mandó al muere a un ejército de chicos, y se mandó todas las cagadas políticas y militares ya se han dicho más arriba. Puesto en el dilema de apoyar a Mitre o a Lopez no me quedo con ninguna de las 2 basuras de la historia, ni tampoco a Hamás fundamentalista chupacirio ni al imperialismo de Israel, recuerden los progres, que por alguna razón a Lopez lo reivindica el coloradismo, lo más reaccioonario, conservador y rabiosamente anticomunista. Y el coraje y el valor de los pobres mal comidos y en patas para pelear en guerras defendiendo los intereses de los ricos y poderosos me lo paso olímpicamente por las pelotas.

arrevuá

agrega un comentario


De la falta de imparcialidad
Por Fernando Bertoni - Sunday, Feb. 22, 2009 at 2:54 PM
fermi_1992@yahoo.com.ar

Hay muchos que están escribiendo y recomendando leer historia a los demas, si siquiera saber una pisca de ello, lo que muy pocos saben es que los ingleses en la segunda guerra mundial fueron tan crueles como los alemanes, pero la historia la escriben los ganadores,lo mismo ocurre aquí, Paraguay, Argentina y Uruguay tenían un pacto de apoyo militar mutuo en caso de que Brasil atacase a uno de ellos, y Mitre violo ese acuerdo, y no es solo eso, ya habia un tratado firmado ANTES DE LA GUERRA, pero el tratado fue dado a conocer después de que empezó la guerra, los actos ocurridos contra Paraguay fueron vergonzosos, PERO UNA COSA MALA NO JUSTIFICA OTRA, y cave mencionar que el Mariscal Lopez fue un dictador tiranico, que ejecutaba a quienes se oponían y debasto a su propio pueblo, y tuvo la caradures de auto denominarse héroe, fue un criminal y siempre hizo lo que se le dio la gana, y fue un traidor, y si el no hubiese atacado corrientes, aun con un tratado secreto firmado, hubiese sido muy dificil declarle la guerra a Paraguay, y esto lo dice un PARAGUAYO, por que Paraguay no solo sufrio por culpa de los demas paises, sino que tambien sufrio por culpa de su asqueroso presidente, y hay que decirlo con claridad, esto fue la guerra de los 4 criminales

agrega un comentario


compensar al Paraguay
Por Augusto Haro - Sunday, Feb. 22, 2009 at 6:10 PM
augustohar@hotmail.com

Soy argentino y socialista, y estoy completamente de acuerdo con el señor de Paraguay. Realmente Argentina le robó a Paraguay, destruyó su aparato productivo, en alianza con otros gobiernos réprobos, y todo eso merece compensación. Creo que es mucho más moral que le paguemos compensaciones a ese país antes de que paguemos la deuda externa. Y que el colonialismo británico y norteamericano nos tenga cagando a nosotros no es excusa para que no afrontemos esa deuda que aún tenemos, ni para que imploremos a Paraguay una comprensión que en ese momento no le dimos.

No hay que echar toda la culpa a Inglaterra de la guerra. A Inglaterra le vino bien, pero Pigna dice que no hay evidencias de que Inglaterra nos haya ordenado llevar a cabo la guerra. Aunque Inglaterra nos hubiera incitado, es también en gran parte nuestra culpa por haber aceptado.

Y considero también una hipocresía no escuchar, o hacer oídos sordos, de los reclamos del Paraguay a los desechos tóxicos de nuestras empresas en los ríos compartidos, una vez que estamos tan sensibilizados con que Uruguay nos contamine. ¿Por qué eso no se difunde en nuestro país? Es una hipocresía, y estoy completamente de acuerdo en que se debe reparar a Paraguay. No es excusa que estemos en la lona. Lo estamos, pero deberíamos pagarlo de manos de los oligarcas rurales. Estos funestos personajes en realidad deberían también pagar la deuda externa, reparaciones a los desaparecidos, tehuelches muertos, y a tanta gente pobre que han despojado mediante el uso de un gobierno que les es adicto.

Si Solano López fue un dictador cruel o no, a mi juicio importa poco. Primero, es una hipocresía cuestionarlo por eso cuando en Argentina existía una democracia de mentira, con horribles estafas electorales que no se acallaron hasta la ley Rodríguez Peña, un gran represor de los levantamientos populares provincianos y antibelicistas del momento, y en Brasil había un estado esclavista, represivo, y que conducía una guerra contra los aborígenes que nunca terminó (y lo mismo se puede decir de Argentina). Y bueno, del lacayo uruguayo al que no le tengo muy conocido el prontuario, pero que se me ocurre no debe haber sido muy tolerante con el partido derrotado en Paysandú conociendo los estándares de la época.

Los apologistas de la guerra se basan en los aparentes desmanes una sola persona, Solano López. Lo llenan de defectos, que pueden ser ciertos. De todos modos, flaca defensa es basarse en sus crímenes para justificar un genocidio muchas veces mayor, de 1.200.000 personas. No lo justifica nada. Que Solano López mande niños a combatir no exime de culpa a los que los asesinaron desde el otro lado. Por otro lado, creo que los hombres de gobierno no son tan importantes como los sectores de poder, que manejan los medios productivos, que están por detrás de ellos. Por eso se me ocurre que eso de endilgarle muchos defectos a un hombre es típico de una crítica burguesa, interesada en señalar a una persona como “el cruel dictador”, que moviliza la sensiblería popular, en vez de ver la organización social subyacente. Y hay que decir, que Paraguay era en ese momento el país con mayor alfabetización, con mayor empleo, y menor igualdad. Chomsky dice que cuando hay países que se interesan más por su propio bienestar que por el de los inversores extranjeros, los países imperialistas corporativistas los atacan para que “no cunda el ejemplo de que uno puede hacer las cosas por sí mismo, como postula Fidel Castro”. Y eso explica tanta saña contra Cuba, y la agresión de las oligarquías agrarias en Argentina y Brasil, además de Inglaterra.

Verdaderamente, es una gran vergüenza que mi país se haya sumado a la lista de los países genocidas, lo que luego continuó en la masacre de los mapuches, y aún después, con el hambre de los pueblos y la represión a los que se opusieron a ellos.

Y a los que critican el apoyo a los pueblos fundamentalistas: los que se les oponen sólo están interesado en la explotación, al igual que los fundamentalistas. Pero no oponerse a esas guerras imperiales por ser “los imperialistas no peores” implica consentir una masacre para que el cetro cambie de manos, y se vuelva a otra explotación. Además, Chomsky dice que los imperialistas activamente han llevado a muchas naciones al fundamentalismo. Antes, en los países árabes había nacionalismos progresistas que querían usar el petróleo en bien de sus propios pueblos, y muchas fuerzas políticas de izquierda. La política de los imperialistas fue acabar con ellos, sumirlos en la pobreza, y lo único que quedó fue la voz del Islam, lo único a lo que el pobre y el analfabeto puede entcontrar. Y en esa base retrógrada basan la defensa de sus derechos.

Es hipócrita luego “en defensa de los derechos humanos”, haciéndose los “capitalistas progresistas” intervenir contra unos fundamentalistas a los que activamente se creó, por diversas políticas, y quizás también como modo de justificar intervenciones (¿qué hay más hipócrita que atacar a las dictaduras cuando por lo bajo se las apoyó con los suficientes medios como para lograr que triunfaran sobre las democracias más protectoras, como en América Latina?).

agrega un comentario


sobre a interpretacion de los hechos historicos.
Por rafael da silva - Monday, Mar. 02, 2009 at 1:57 AM

Estimado Augusto: usted comete un error imperdonable si de historia se trata. Confundir pasado con presente como si fuera lo mismo. Debo aclararle algo, las actuales provincias de misiones y Formosa eran para aquel entonces territorios en disputa, no pertenecían directamente ni a la argentina ni al Paraguay, de hecho ninguno de los dos había establecido una soberanía sobre los territorios, el Paraguay no tenía ni un solo pueblo asentamiento o fortín en la actual Formosa, y en la provincia de misiones existía un pequeño asentamiento con el nombre de trinchera de san José, actualmente posadas. Si bien la guerra facilito la resolución e este conflicto y lo hizo por el lado argentino, no es exacto sostener que se le ha robado territorio al Paraguay. Por ser este un territorio de disputas limítrofes. Otra cosa es considerar a los actores de aquellos años como lo que son, figuras de su tiempo y pensamientos propios de la época, pues de allí que se dio una dinámica que muy probablemente no se daría hoy en día. Con respecto al genocidio, ¿Cómo podemos hablar de genocidio si las acciones de mayor destrucción se dieron en un radio de 20km cuadrados? Desgraciadamente las enfermedades hayan aportado la mayor cantidad de víctimas que la guerra en si por lo menos en población civil.
Además de insistir en el hecho de quien precipito los hechos fue López, argentina no tenia su ejército alistado ni tenía preparativos de guerra, se vio sorprendida por la acción de López que consideraba a Urquiza su aliado, pero erro el cálculo. Ahora fíjese en cuanto atribuirle a una sola persona la maldad de un tirano, piense lo que han dicho los comunistas de Stalin, y vera que no solo es de burgueses como usted afirma, solano López fue una dictador en el sentido más estricto del término, consideraba al Paraguay su feudo, y disponía de el y su pueblo como propios, probablemente presentaba una identificación hipertrófica con la noción del Paraguay y de allí la idea de “muero con mi patria” algo así como sin mí no hay patria, cosa muy probable pues de allí que no importase que murieran todos en defensa del mariscal. Las crónicas de aquel tiempo ya sostenían la actitud tiránica de López, quien es el causante de la guerra y sus desgracias. Y sin entrar en la cuestión de quién es el responsable de las acciones desgraciadas por que allí estamos como en la cuestión de quien puso el huevo, los ejércitos aliados no tenían otra que acabar la guerra pero que le envíen niños a pelear no estaba bajo su responsabilidad directa y por lo tanto no tenían opción frente a ese crimen que es enviar niños al combate. No había otra cuestión que no fuera esa. La insensibilidad de López frente al sufrimiento e su pueblo.

agrega un comentario


Presente y Pasado
Por Prof. Benítez - Thursday, Mar. 05, 2009 at 2:05 AM

Sr. Silva:
El origen de su aplellido dice mucho de usted. Con relación a las interpretaciones de los hechos históricos a los que se refiere, estoy tan seguro,como usted al afirmar que no hubo genocidio por parte de los aliados, especialmente por parte del imperio y que no hubo robo de intereses, que el plan detallado de la tragedia ya estaba planeado en las oficinas de lo que hoy es Ytamaraty. Sería bueno que la actual República, aunque quizá solo haya cambiado de nombre, saque alguna vez a la luz del juicio de los pueblos, las verdades reales del tratado secreto y los secretos de estado que se refieren a la barbarie. Talvez eso nos ayudaría a esclarecer nuestras dudas e interpretaciones tan oscuras de nuestra historia. En efecto eso ayudaría a sacarnos del cuello de botella en la que estamos inmersos. Si el tratado decía que la guerra no es contra el pueblo sino contra su gobierno, entonces porque la alianza aniquiló a la población entera? Si expresaba que se respetaría la integridad territorial del Paraguay, entonces porque perdimos 142000 Km2. Usted dice que estos espacios eran territorio de nadie, pero eso justifica la guerra? Y usted está equivocado al decir que no hubo genocidio. Por favor analice detalladamente lo que ocurrió en Asunción y Piribebuy. Saqueron y bombardearon Asunción, mataron a civiles y a los enfermos, hicieron lo que querían. Usted puede afirmar que no hubo robo? Asesinaron, degollaron y quemaron a la gente de Piribebuy. Y según usted hubo un decreto de López acerca de los niños de Acosta Ñú. Ahora resulta que lo que el haya decretado vale. Acaso el imperio con los aliados no habian establecido un gobierno provisorio que era el que legalmente podría realizar los decretos? Al imperio solo son verdad y tienen valides las cosass que les conviene, el resto es mentira. Como he dicho, estoy seguro que las intenciones del Imperio de prevalecer y de expandirse estan tan vigentes hasta hoy en día, aunque un poco más encubierto sutilmente por la cancillería de Ytamaraty. Su logo lo dice todo "Brasil el mas grande del mundo". Si es el mas grande del mundo, recuerde que también es el responsable de las injusticias mas grandes del mundo.
Usted podrá decir lo que quiera, pero el resultado de sus injusticias son las inmundicia que encontramos en Paraguay. Esta es la civilización que nos prometieron, porque eramos incivilizados. El resultado la terrible hecatombe planeada y ejecutada por los aliados, especialmente el imperio, es esta terrible realidad que nos dejaron. Por lo menos digan la verdad.

agrega un comentario


sobre la dinamica de las acciones humanas
Por Rafael Da Silva - Friday, Mar. 06, 2009 at 9:45 AM

Genocidio: exterminio o eliminación sistemática de un grupo social por motivo de raza, etnia, de religión, de política o nacionalidad (DRAE)
Pues bien prf. Benítez. He allí la definición de genocidio. Hace poco en la argentina hubo un debate entre intelectuales y el uso de esa palabra en torno de los acontecimientos recientes de palestina. Allí se hacía referencia de que era un exabrupto del lenguaje utilizar la palabra. Es decir reducir el conflicto a una cuestión del lenguaje. Que hubo crímenes de guerra, o de lesa humanidad. No voy a negarlo, los que usted describe son correctos de nombres, así como también considerar un crimen de guerra enviar niños como López. El decreto del 14 de febrero es una de las medidas que tomo el tirano para organizar un ejército nuevo, donde utilizo niños, lisiados y heridos para su formación. Y fue un decreto valido para aquellos lo siguieron, ojala no lo hubieran hecho. Ahora es imposible sostener que hubo un plan sistemático para exterminar al Paraguay, tampoco que hubo campos de concentración. Y debo decirle que hasta diciembre de 1868 no hay grandes hachos de destrucción en suelo paraguayo. Asunción estaba vacía cuando fue tomada.
El gran vencedor de esa guerra fue mitre y la república argentina. Si el imperio de Brasil hubiese tenido un plan sistemático para el Paraguay y su exterminio, fallo. Mitre consolido la idea de nación en la argentina, sometió a las provincias baja la dirección de buenos aires, y estableció una influencia política y territorial en el Paraguay, a pesar que el imperio finalizo la guerra y estableció una ocupación militar, mitre por medio de la legión paraguaya que el mismo fomenta, establece una influencia pro argentina que oscurece al imperio. De hecho para 1912 era tan grandes las extensiones de tierras paraguayas en manos de argentinos que establecen una asociación terratenientes para defender los intereses de estos. Buvier, Eloy Palacvios, kukilunge, casado sa. Pinasco, Devoto algunos de los propietarios, del chaco paraguayo las ¾ partes pertenece a capitales y manos argentinas. ¿ese es el plan del imperio para el Paraguay?
Fíjese que a ocurrido aquí, la discusión de la denominación de un regimiento argentino con el nombre del tirano, ha llevado a la discusión de hechos históricos movido por la dinámica propia de las acciones humanas. Como es probable que ocurriera con los acontecimientos de la guerra del Paraguay, donde hechos aislados han llevado a cinco años de guerra sud americana. usted anda cerca en considerar la cuestión de la firma del tratado da pie para entender lo que ocurrió allí, porque esos puntos y no otros nos dirían el por que de la lucha contra López. A su vez que entender la psicología de López nos ayudaría entender el por que este arrastro su pueblo a esas calamidades. Ocho, solamente ocho años gobernó el Paraguay el tirano, y tan solo dos en paz, seis años le llevo destruir su pueblo, empeñar la vida de sus compatriotas para que el retuviera el poder tiránico o huyera, por que murió huyendo, ¿Qué política externa tenia Antonio López en 1861/62? Ninguna que contemplara la agresión externa tal cual lo estableció López hijo. Porque los hechos históricos son objetivos de la invasión a corrientes y la firma del tratado pasan cuatro meses. ¿No son consecuencia de esta acción que se firma el tratado?
No señor, los apellidos no dicen mucho de las personas, si no fíjese la ironía que el pintor argentino que pinto aquella guerra también era López.
Mesclar el presente con el pasado es un error si de historia se trata, no es posible medir con la vara de nuestros días aquellos otros pues cometemos el error de no comprender el pensamiento de una época. La guerra siempre es un acontecimiento penoso, lleno de muerte y crímenes, el problema es que el tirano López nunca lo pudo comprender, tal vez por su ingenuidad. Solo voy a citar una frase del general polaco sosabowsky, para que podamos reflexionar sobre lo ocurrido
“basta el instante que un hombre le dice a otro, ¿porque no jugamos a hacer la guerra? y mueren todos”

agrega un comentario


contestación a Rafael da Silva
Por Augusto Haro - Saturday, Mar. 07, 2009 at 9:41 AM

Estimado Rafael: no entiendo porqué dice que yo confundo pasado con presente. Hay atropellos pasados y atropellos presentes. En el pasado la destrucción del Paraguay, hoy la contaminación de sus ríos limítrofes. No veo la confusión.

Respecto a los reclamos territoriales, no sé de eso, pero me interesa poco. Al robo que me refiero es otro. Tras la guerra ingresaron en Paraguay capitales angloargentinos que llevaron a cabo una expoliación capitalista que terminó de dejar la economía de Paraguay en la lona. Si fue monstruoso Solano López, lo que, como le dije antes, me parece propaganda burguesa, y que los comunistas hagan lo mismo es simplemente un error de ellos, o una infiltración de la propaganda burguesa entre ellos, no desmiente lo que digo (notablemente, hay un gran sector del mundo capitalista que emplea a Stalin para deslegitimar al socialismo, por lo que en gran parte el antiestalinismo es de origen burgués). Pero la explotación capitalista angloargentina, denunciada por Galeano, de seguro se lleva gran parte de la culpa en sumir el pueblo paraguayo en la pobreza abyecta y matarlo de hambre, que es tan asesino como mandar niños a pelear. Que quien mata a los niños que tiene en frente tiene él también la culpa (quiero decir, los triples aliados) es cierto eindisculpable, porque una vez penetradas las fuerzas en Paraguay, una vez que las corrieron de Corrientes, no tienen excusa de continuar la guerra: en todo caso el invasor fue corrido del suelo argentino. Por eso es claro que correr los paraguayos de Corrientes es sólo una excusa, si por eso fuera, no hubiera hecho falta invadir Paraguay. Es completamente hipócrita criticar a un país por invadir otro y a continuación hacer lo mismo e invadirlo.

"Desgraciadamente las enfermedades cobraron víctimas" suena como si hubiera sido una fuerza de la naturaleza simplemente la causante de las muertes, tal como un huracán. Las pestes pululan con la guerra, por lo cual aquellos interesados en mantener la guerra son también responsables de la aparición de tales pestilencias. Si Argentina y sus cómplices no hubieran llevado la guerra más allá de Corrientes, se hubieran limitado a defender su territorio y no hubiera habido peste tampoco. Esto es algo que no sólo hace burguesa la crítica al “tirano” (de hecho, voy a mantener que es burguesa porque fue la oligarquía rural argentina la que más apoyó esta guerra), sino también genocida, porque basados en la demonización del “tirano”, al que la oligarquía es adepta cuando ese tirano no es su títere, se justifica llevar la guerra hasta la rendición incondicional, como se hizo con Paraguay. Se deshumaniza al contrario y así se facilita su destrucción, en lugar de la conciliación. Y mientras eso se hace, se olvidan los reclamos primeros de defensa del territorio nacional. Eso ya no importa, fue una excusa. Derrocar al tirano es más importante. Tomar el poder económico era realmente más importante, y fue lo que sucedió. Lo más importante de todo, a mi juicio, es intentar evitar que otros países quieran seguir el ejemplo de que se puede lograr un país donde los intereses económicos de las oligarquías tienen que estar subyugados al bienestar común.

La “insensibilidad” de Solano López… tampoco me parece que haya sido la argentina una verdadera democracia, y que no hubo “sensibilidad” con quienes no quisieron ir a esa guerra (fíjese sino lo que pasó en Catamarca). No sé quién más o menos insensible. Hay denuncias incluso argentinas de que los brasileños cometieron varios crímenes de guerra, y que ante eso, los argentinos, tan “derechos y humanos” que somos, decidimos no participar más en tales vejaciones (lo que tampoco habla bien de nosotros, porque debimos habernos opuesto a que los brasileños llevaran a cabo tales oprobios).

Solano López pudo ser megalómano y tiránico, no lo sé. Pero al mismo tiempo tenía un país con una mayor igualdad del ingreso, con mayor ocupación, y mayor alfabetismo. La oligarquía de eso no dice nada, prefiere regodearse en la megalomanía y tiranía, callando la desigualdad y opresión de los lugares que maneja. La Unión Soviética llegó a estudiar el notable económico del Paraguay pre-guerra. Creo que hay que olvidarse de lo malo que era Solano López. Su invasión sólo puede justificar que se lo corra de Corrientes, no la continuación de la guera en Paraguay. Una vez que se lo corre de Corrientes, no hay excusa. Es más fácil forzar el sueño imperialista si se disfraza de “acabar con los crímenes de Saddam Hussein”, y atrás de esa excusa hipócrita, matar todas las personas que sea menester para que las oligarquías mantengan el control de los medios de producción.

No me interesa el nacionalismo, no soy nacionalista, sólo me interesa lo que es mejor para los pueblos. Y por supuesto que el mantenimiento de una guerra en Paraguay, implicando masacres de civiles, pestes, y represión de las provincias argentinas que se negaron a invadir y llevar la muerte a un pueblo hermano por los intereses de las oligarquías que quisieron mover los hilos económicos del Paraguay, no es algo que vaya a mejorar ningún pueblo. Es algo mucho peor que lo que pudo haber hecho Solano López.

agrega un comentario


genocidio
Por Augusto Haro - Saturday, Mar. 07, 2009 at 11:43 AM

Sobre la cuestión del genocidio, creo que es una cuestión de definición. Suele usarse con intereses políticos. Por ejemplo, se pretende no darle el estatus de genocidio al de Armenia en USA porque Turquía es un aliado político.

Pero ya que habla de que el genocidio puede ser una eliminación sistemática de un pueblo por razones políticas, el término puede ser bien empleado en el caso de Paraguay. Si hablamos de números, se estima que cerca de cuatro quintos de la población paraguaya murió. Esto, en términos proporcionales, es más incluso que en el holocausto judío de la Segunda Guerra, donde se estima que pereció el 40% de la población judía de Europa (6 millones de 16 que había en 1939, como indica el sitio Nizkor).

Tal fue el nivel de barbarie de parte de los aliados que según Pigna aún el imperio británico y Estados Unidos pidieron a los aliados bajar los decibeles de la devastación humana y material, de manera que quedase algo del Paraguay (seguramente con intención de explotarlo, pero esa es otra historia).

Después de todo, las rapiñas de los aliados, y varias masacres son sistemáticas, también la prosecución de una guerra donde se veía que el rival no se rendía aunque estuviera luchando con machetes contra armas de fuego, acaso por defender lo que consideraba suyo (y esto se aplica a toda lucha de autodefensa dentro del mismo Paraguay). La lucha es claramente política, porque aunque se quiera ver a Solano López como un tirano culpable, hay que decir la verdad: era muy seguido por la población paraguaya.

Por otro lado, creo que no puede decirse que "no se tenga otra alternativa que matar a los niños que se tiene en frente". Sí que se tiene, no participar más en la masacre injusta una vez que se defendió el propio territorio´y desertar de la campaña injusta, como afortunadamente muchos hicieron y por lo que desafortunadamente fueron muchas veces ejecutados por el mitrismo.

Usted dice que eran otros tiempos y formas de pensar: ¿es eso un intento acaso de defender los crímenes mitristas contra personas en la propia Argentina?¿de defender la falsa democracia pre-ley Rodríguez Peña, o el autoritarismo de la conscripción, y las masacres que eso entrañó? En caso de ser así, me parece que es medir con doble vara, de forma que a Solano López se lo carga de culpas, se dice que era megalómano, tiránico, culpable de comenzar la guerra (¡pero no de seguirla en el Paraguay!), mientras que de las atrocidades del otro bando se dice que son simplemente "mentalidad de la época".

agrega un comentario


más contestaciones al Sr. da Silva
Por Augusto Haro - Sunday, Mar. 08, 2009 at 11:29 AM

Usted considera a Argentina como “sorprendida” por la agresión paraguaya. Es fácil jugarla de víctima si se dejan de lado algunos hechos importantes. Como por ejemplo, el haber ayudado en derrocar al único gobierno aliado de Paraguay, necesario para el comercio exterior de este país (como arguyo abajo). O el haber negado el pase pedido por Paraguay a Argentina para ayudar a Uruguay. Los gobernantes argentinos debían ser un poco oligofrénicos para sorprenderse de que Paraguay considerase la defensa del gobierno blanco de Uruguay vital para su supervivencia, en vista de esos hechos, pero por supuesto, no creo que fueran tan tontos. Por otro lado, Mitre era un anti-federalista y tanto el gobierno blanco de Uruguay como Paraguay habían apoyado en otros momentos al federalismo argentino.
Usted considera a López como un “dictador en el sentido más estricto del término”, y que consideraba a Paraguay su feudo. Supongo que lo de dictador viene ante mi reclamo de que Argentina en el tiempo era una democracia ficticia, como una forma de generar algún escalón moral entre el mitrismo y Solano López. Empero, creo que en lo de “feudo” el término se aplica mejor al dominio de hecho, bastante represivo, de las oligarquías rurales en este país primariamente agricultor, que al país relativamente más industrializado y autosuficiente que representaba aquel Paraguay. Quitando de lado la connotación económica del feudalismo, para pasar a la dictatorial y represiva, como la que lleva a cabo el patrón de estancia -análogo argentino del señor feudal-, podemos decir que también Mitre la llevó a cabo; al menos, no lo veo respetando la libertad de opinión de tantas personas que se oponían a intervenir en aquella época, o que consideraban que las necesidades de las regiones en las que vivían no debían someterse al interés del partido “liberal”, sino al del interés de la gente de la propia región. En cuanto a eso de que “disponía de su pueblo como propio”, no veo que Mitre saque ventaja moral llevando a su pueblo a la guerra en grilletes y atado.
Usted dice “probablemente presentaba una identificación hipertrófica con la noción del Paraguay y de allí la idea de “muero con mi patria” algo así como sin mí no hay patria, cosa muy probable pues de allí que no importase que murieran todos en defensa del mariscal”, pero yo le respondo, siguiendo las consideraciones de Eduardo Galeano, que Solano López tenía toda la razón al decir que la patria moría con él. Basta ver la cómo la pobreza inundó Paraguay desde que se derrotó a ese bravío pueblo, coincidente con la llegada de los modos anglo-argentinos de organización económica. Si en Paraguay se dieron cuenta de que tras esa guerra se venía una devastación de su anterior forma de organización social que estaba centrada en sus propios intereses como pueblo, por supuesto que me explico que hayan luchado hasta el final. No explica completamente una tiranía esa lucha denodada: las tiranías impopulares suelen caer más rápido que eso, como lo indican los hechos en Vietnam del Sur, la Cuba de Batista o la Alemania nazi (donde no murió nunca una proporción tan alta de la población antes de la rendición final). Luego sale con el estereotipo de las dictaduras de que como Solano López era megalómano, usó a su pueblo en su propia defensa; esas consideraciones que dejan la voluntad popular de autodefensa de lado, son entonces erróneas en principio.
Señor Rafael Da Silva, creo que usted se contradice al decir en un momento que “Las crónicas de aquel tiempo ya sostenían la actitud tiránica de López, quien es el causante de la guerra y sus desgracias” y luego decir “Y sin entrar en la cuestión de quién es el responsable de las acciones desgraciadas por que allí estamos como en la cuestión de quien puso el huevo”. ¿Cómo es? En una frase dice que Solano López es el “causante de la guerra y sus desgracias”, y en la siguiente, que “la cuestión de quién es el responsable de las acciones desgraciadas… (es)… como la cuestión del huevo” (y la gallina?).
Como antes le dije los ejércitos, y más importantemente, sus dirigentes, tenían otra opción que la de cobardemente asesinar niños con machetes, nadie los fuerza a mantener la guerra en el Paraguay más que su propia intención de destruir ese “mal ejemplo de autosuficiencia”. “Los ejércitos aliados no tenían otra que acabar la guerra”, es una mentira atroz, tenían alternativa, sólo que no les interesaba, desde el momento en que quisieron acabar con el sistema bastante autosuficiente paraguayo para imponer uno que no fomentara la defensa de las clases populares frente a los atropellos, y por eso destruyeron infraestructura, y se adueñaron tras la guerra de los medios productivos paraguayos.
Al respecto de la cuestión del genocidio, creo que es poco importante ponerse a discutir la definición exacta de genocidio, cuando la definición de la palabra jamás podrá negar la certeza del reclamo de que hubo, si no se quiere usar el término “genocidio”, verdaderas matanzas de la población. Intentar esconder ese hecho, mucho más importante que cualquier cuestión de definición, es deplorable. Las masacres no tienen justificación, las masacres aliadas en el Paraguay no se pueden justificar por la invasión a Corrientes, y pretender hacerlo es perverso.
Ya creo yo que Mitre fue un gran vencedor de la guerra. Sin gran talento militar (recordemos Curupaytí) logró instalar capitales argentinos en Paraguay, y destruir ese sistema económico que representaba un mal ejemplo para la oligarquía rural argentina, a la cual representaba y de la cual formaba parte. Con respecto a que la República Argentina fue gran vencedora, tengo mis dudas. Por cierto lo fue la oligarquía, pero no creo que los pueblos de desertores hayan ganado más que ríos de sangre, como en las provincias de Cuyo con la rebelión de los colorados, y que el justo reclamo federal fuera aplastado en la coyuntura para nunca más levantarse. El valor de la ganancia depende de a qué usted define como “Argentina”. Respecto a su consideración de que si el imperio hubiera tenido un plan de destrucción sistemática para el Paraguay, falló, yo no diría que falló teniendo en cuenta el éxito en haber acabado con un porcentaje tan elevado de la población.
Creo que las representaciones e ideario burgués tienden a centrar mucho las guerras en la culpa de una persona, y su psicología personal. Se tiende a trasladar la interpretación de la culpa de la guerra a los caprichos de un solo ser humano al que se llena de defectos, algo que me parece por demás simplista. Existió incluso un historiador brasileño que intentó explicar la guerra con un absurdo argumento sacado de la Ilíada: Solano López se había enamorado de la hija del emperador, y ante su despecho, juró vengarse del Imperio. Usted me saldrá con que muchos izquierdistas también hacen lo mismo con Stalin, yo le responderé que en tal caso estos izquierdistas están equivocados y saben poco de marxismo. Tanto Solano López, como Stalin, como incluso los líderes fascistas son sólo parte de una rueda que los grupos de poder de los organismos sociales de los que forman parte alimentan y permiten gobernar. Ninguno de ellos hubiera existido si se hubiera enfrentado a ese “establishment”. Si Stalin prosperó, es porque los grupos de poder en la burocracia del partido consideraron que era menester apoyarlo en su mano dura, para evitar, por ejemplo, la caída del socialismo en un solo país cuando era gravemente saboteado. Si Hitler prosperó, es porque los capitalistas de su país consideraron que la amenaza socialista a sus intereses era alta y que hacía falta apoyar al que proponía mano dura, aunque tuviera locos intereses místico-raciales. El historicismo siempre ha dado resultados más lógicos y razonables. Las relaciones económicas siempre son la razón más probable de todas las guerras.
El caso con Paraguay a mi juicio es claro. Usted basa gran parte de su creencia en la culpa superior de Solano López en su ataque a Corrientes, que presuntamente considera simple producto de la megalomanía de éste, y veo que no le interesa ir más atrás en el tiempo para encontrar verdaderas razones económicas del conflicto, que dejan a la teoría de la megalomanía en ridículo por su simplicidad psicológica, de índole claramente propagandística en tanto supone incentivar la sensibilidad, como la última y desagradable película de Rambo, por ejemplo. Solano López no quería en principio enfrentar a Argentina, por eso pide permiso para pasar a ayudar al gobierno blanco en Ururguay. ¿“Por qué tiene que meterse Solano López en Uruguay”? dirá usted. Yo creo que es porque el Paraná era la única forma de contacto de Paraguay con el exterior. Con una Argentina y un Brasil no amigables al comercio exterior paraguayo, la única posibilidad de reabastecimiento de cualquier flota mercante paraguaya estaba en los puertos de Uruguay. Ahora bien, si Brasil pone un gobierno que le es adicto en Paraguay, tal como pasó, probablemente el primer puerto amigable en el que cualquier flota mercante paraguaya pudiera reabastecerse sería, por ejemplo, la Ciudad del Cabo en Sudáfrica, muy lejos y completamente a trasmano en lo que a comercio con Europa o EEUU se refiere. Se entiende que quisiera defender al gobierno blanco de Uruguay, que era un aliado vital para el reducido, pero existente, comercio externo de Paraguay.
Se puede incluso hipotetizar que Brasil, que empleó una vieja querella contra el gobierno blanco de Uruguay (de 1951) por abigeato, y que tenía una larga historia de rivalidad con Paraguay por el Mato Grosso, atacó deliberadamente al gobierno blanco con la intención manifiesta, quizás entre otros intereses, en severamente afectar los intereses comerciales del Paraguay. A Paraguay, la falta de ese aliado, probablemente le implicara la caída de su comercio internacional, y por eso se explica su intención en defender a su aliado. No veo más criticable que Paraguay intentara entrometerse en los hechos de Uruguay para soportar un gobierno legítimo, a que Brasil se haya entrometido para poner en el poder a un gobierno ilegítimo y títere.
No señor, no se puede decir que fue Solano López quien destruyó a su pueblo, y si castigó la deserción (que fue algo que también hizo Mitre no dejó de hacer, a extremos escandalosos de grandes matanzas en las provincias: por otro lado, yo no sé que Solano López haya mandado combatientes engrillados a la guerra), sigue siendo completamente hipócrita decir que el lo destruyó cuando los crímenes de guerra aliados, que llevaron a la devastación humana, fueron responsables de un gran número de muertes, así como el desabastecimiento producto de la devastación de los medios de productivos de esa, en otros tiempos grandemente autosuficiente, nación, y la propagación de pestilencias producto de la prosecución de la guerra, así como la toma de esclavos al final de la guerra por Brasil, y la imposición de la explotación agraria argentina en el Paraguay a manos de la deplorable oligarquía rural.
El energúmeno Sarmiento llamaba a no tener piedad contra ese pueblo de la misma manera que consideró que nada valía la sangre de los gauchos y los indios. Se mandaron algunos de los últimos descendientes de africanos a estas guerras que implicaron la destrucción casi total de esta raza. Y esto, además de racista, es quizás peor aún que el que Solano López haya llevado niños al frente de combate, los que cuando menos estaban convencidos de que trabajaban para salvar su pueblo, lo que era verdad, porque con el avance aliado llegó la devastación, mientras que los pobres descendientes de africanos eran obligados a combatir por un sistema opresivo para con ellos, que los empleaba en las guerras probablemente con la intención de destruirlos; igualmente a lo que pasaba en Brasil.
Es fácil extrapolar la megalomanía de Hitler a Solano López, sin tener en cuenta que Solano López jamás habló de “ampliar el espacio vital”, ni de aniquilar minorías, ni de conquistar territorios, si no que quería pasar hacia Uruguay para defender un gobierno legítimo del que dependía; mucho más difícil es comprender las causas económicas, y creo que verdaderas, del conflicto. Mucho más fácil aún es, basados en tal megalomanía, echar toda la culpa en esa única persona, “casualmente nuestro enemigo”, e intentar que como chivo expiatorio esta persona tenga la culpa de las masacres que se desataron sobre el pueblo paraguayo a manos de los aliados. Ese pretender disculpar a aquellos cuyas manos se tiñeron con mucha más sangre que Solano López, de los que usted, señor Rafael Da Silva, dice que “no tuvieron otra que matar los niños por estar en frente”, los mismos que degollaron inocentes, que tenían en mente el firme propósito de invadir Paraguay, y no sólo de defender la soberanía Argentina, atrás de la excusa de que “Solano López es el culpable de empezar la guerra”, de lo que se sigue el no tan velado “Solano López tuvo la culpa de la guerra y de la masacre de su pueblo”, es una forma completamente deshonesta y acomodaticia de intentar quitarnos de encima las culpas que cargamos en esa masacre. Es en esos momentos que el nuestro nacionalismo es vergonzante.
Usted, señor Rafael da Silva, considera la guerra algo penoso, en lo que estoy de acuerdo, y critica al “tirano” Solano López por haberla comenzado. Pero a la vez que hace eso, criticar la invasión por quien parece que considera el adversario, no veo que critique el mantenimiento de la guerra una vez conquistada Corrientes, que fue su fase más sangrienta y la que implicó la destrucción de las posibilidades paraguayas de lograr su autosubsistencia. ¿Es que acaso esa guerra sí está justificada para usted? Lo veo criticar el que Solano López empiece la guerra pero tampoco lo veo criticar el que Brasil haya hincado la agresión contra el gobierno blanco de Uruguay ayudado por el gobierno “liberal” de Mitre, que con complicidad proveyó a la flota brasileña cuando recaló en Buenos Aires. Tampoco lo veo lamentar la feroz represión de todo elemento federal provinciano por el mitrismo. ¿Es para usted que la guerra sólo es mala cuando la empiezan los que no son nuestros aliados?

agrega un comentario


sobre los hechos y la ideologia. Refutacion al Sr Haro (parte I)
Por Rafael Da Silva - Tuesday, Mar. 10, 2009 at 4:22 AM

Estimado Sr. Haro: Si un historiador quisiera constatar un hecho histórico pudiera serle fácil si cuenta con documentos que le permitan establecer la existencia de ese hecho. Mas el proceso de formación de la historia es tan vasto que muchas veces es necesario interpretar la evidencia con que contamos, y allí comienzan los problemas. Lo que yo denominare la ideología, es la principal fuente de error histórico ya que ella, por medio del historiador, hace encajar a la fuerza hechos y circunstancia según el prisma de la ideología. Le daré un ejemplo: la idea que Inglaterra fue precursora de la guerra y la extinción de un modelo en el Paraguay, a circulado por mas de cincuenta años como una verdad, hay personas que creen eso como una verdad demostrada, sobre todos quienes buscaban un ejemplo y héroe contra el imperialismo (la izquierda y el revisionismo) tomaron esa hipótesis. Pero como usted afirmo, hoy en día ningún historiador que se considere serio sostiene dicha hipótesis, como usted sostiene de pigna (un historiador que no me impresiona y ha falseado algunos datos), ese es un ejemplo de cómo la ideología distorsiona la realidad y hace decir cosas que convienen.
Yo insisto que usted confunde presente y pasado, pues toma herramientas teóricas del presente y las utiliza para analizar hechos pasados haciendo encajar la historia a fuerza según sus parámetros. Por ejemplo la hipótesis de motivos económicos, que debo decirle, es original pero puramente producto del imaginación maliciosa de la ideología, yo podría refutar tan fantasiosa explicación del puño y letra del tirano López, pues hay dos cartas del mismo a Urquiza donde el explica los motivos de la guerra con el Brasil y las buena predisposición hacia a la argentina, y una segunda donde negado, correctamente, el tránsito de por tierra argentina este le advierte a Urquiza sobre la invasión. Así como también existe el registró de los argumentos de López en la declaración del guerra a al argentina cuando este la presenta al congreso paraguayo, donde jamás se hace mención a los supuestos que usted hace referencia. Pues Paraguay utilizaba el puerto de buenos aires y navegaba el rio Paraná libremente hasta 1864. Yo no temo ir para atrás en el estudio del as causas de la guerra y créame que no soy un opino logo en este tema, pudiera yo recomendarle literatura para rescatarlo de su inopia sobre las cuestiones de historia. Pues no me deja de asombrar los errores históricos que comete usted.
-Anales diplomáticos y militares de la guerra del Paraguay, Benítez Gregorio, asunción 1906
Francisco solano López cartas y proclamas, Chávez julio cesar, asunción 1957
Francisco solano López soldado de la gloria y el infortunio. Bray Arturo, asunción, 1958
Allí tiene literatura de primera mano, con copia de documentos oficiales y por ser autores paraguayos, no pueden ser acusados de imparcialidad. Puede usted seguir todo el conflicto diplomático anterior a la guerra y vera que su hipótesis no es seria, y no es más que el extravió del pensamiento producto de encajar la realidad de los hechos bajo la influencia de la ideología. Y buscar causas económicas donde no las hubo, si no tan solo el mal cálculo diplomático de López así como su soberbia de sostener “me llevare todo por delante”
Yo no niego a López ser un producto de su época, bajo un pensamiento que se ha privado de las enseñanzas que el proceso de creación de la historia nos ha legado. Y es probable que ninguno de las figuras que aquí se han nombrado salga libre o victoriosa de preservar una moral incólume. Mas lo que si es reprochable es que esas figuras sean nombradas hoy en día como ejemplo a seguir o reivindicar, pues es despojarlo de todo aquello que en otro tiempo le fue tolerado pero hoy en día no lo haríamos. En el Paraguay de López no existían grupos de poder tal cual lo entienden las economías modernas, todo pertenecía al estado y el estado era López, al punto que este declara la guerra a la argentina y luego informa a los representantes del congreso, si señor López jamás mereció lo que su pueblo hizo por el, fue un canalla y lo digo con todas las letras. Yo mismo he recorrido los campos de batalla del Paraguay y los únicos monumentos que he visto son de los oficiales, ni el cementerio militar de paso pacú existe, ni un solo hito que recuerde la vida de los soldados comunes que murieron bajo las ordenes desequilibradas de un dictador que representa la falta de sensibilidad humana, hasta la dictadura argentina fue más sensible con sus soldados en Malvinas ya que se rindió antes de la masacre total.
En cuanto la invasión al Paraguay, vuelve usted a caer en la ignorancia de los hechos históricos.
Una vez que López abandona corrientes, ¿Qué hace? ¿Solicita la paz? ¿Libera los rehenes que tenia? ¿Devuelve las posesiones de los aliados? ¿Se retira de matto groso?, no. Continua atacando e invadiendo territorio argentino, y solo deja de hacerlo cuando los aliados desembarcan en Paraguay y lo alejan de la costa del Paraná. La invasión del Paraguay es un acto de legítima defensa argentina. Ya que no es después de ella que deja de ser atacado el territorio nacional. ¿O deberíamos reprocharle a Stalin que invadiera Alemania? Y fíjese que aquellos aliados tenían también un acuerdo sobre la paz por separado.
En cuanto la intervención extranjera en asuntos internos de otro países. Eso es algo que solo podemos entenderlo a la luz del pasado, usted y yo estaríamos de acuerdo que no ocurriría hay en día. Pero López ¿se olvido que el mismo participo en armas en asuntos internos de la argentina? ¿Qué esa misma intervención se debía a intereses del Paraguay? López debería saber que aquellas eran las reglas de la política en el rio de la plata, las misma reglas que el utilizo (y su padre). Y quiso aprovechar esas mismas reglas para volcar a Urquiza en contra de mitre. No es mas que el mal cálculo diplomático y la soberbia de López lo que le llevo a la guerra, porque en el Paraguay de López nadie podía tomar esa decisión si no fuera el, justamente él, el Atila de América.

agrega un comentario


Sobre la guerra, los sesgos de TODAS las ideologías, y la presunta “refutación” de Da Silv
Por Augusto Haro - Tuesday, Mar. 10, 2009 at 6:54 PM

Estimado sr. Da Silva: estoy de acuerdo en que los prismas de la ideología distorsionan el mundo real y nos pueden llevar a errores. Y estoy de acuerdo en que la historia es en gran parte producida por interpretación, que es falible en principio. Pero eso se aplica a izquierda, derecha, y centro. Y por supuesto, creo que se aplica también a la perspectiva nacionalista, especialmente a la que adjudica las culpas de la guerra mayormente a la psicología de un individuo, “casualmente” aquel opuesto a los intereses de la nación de uno, desdeñando otros aspectos. Es muy poco diferente de la demonización propagandística como para ser tenida en cuenta, de hecho se parece mucho a la propaganda nacionalista de guerra, momento en que más se miente. Creo que he sido lo suficientemente honesto de explicitar mi punto de vista como socialista desde el principio, y sé que eso puede influir en mi juicio. Gould expresa que tratar los datos de manera justa implica vigilar y tratar de controlar los juicios sesgados por nuestra perspectiva ideológica, en lugar de considerarno no influenciados por las ideologías; es cuando creemos en la propia objetividad que realmente hemos dejado de vigilar nuestros sesgos y éstos se traslucen en nuestros juicios sesgados.
Respecto a la hipótesis de incitación inglesa a la guerra, creo que si bien no ha sido demostrada, no considero refutada la hipótesis, pues tranquilamente pudo existir un incentivo inglés, que de hecho al fin de la guerra se benefició bastante con los préstamos llevados a cabo a los dos principales beligerantes. Hay que recordar que ausencia de evidencia de algo (en este caso, activa promoción de la guerra por parte de Inglaterra) no significa evidencia de ausencia de este algo. Por otro lado, si usted considera que Pigna ha distorsionado la verdad en lo que hace a su tratamiento de esta guerra, debería citar las pruebas de tal acusación. Yo sólo puedo llegar a decir en contra de él al respecto de esta guerra es que en los “Mitos”, vol. 2 considera que no hay evidencias de incentivo inglés a la guerra, mientras que en el volumen 4 (sobre el peronismo) considera en un pie de página que es probable que la guerra fuera incentivada por Inglaterra, con lo que parece que se contradice con lo que sugirió antes, o bien encontró nueva evidencia que lo hizo cambiar de idea.
Usted considera que yo confundo presente y pasado porque tomo herramientas del presente para interpretar el pasado, lo que todos hacemos, ya que somos personas del presente y nos basamos en nuestra comprensión y teoría presente presente para interpretar el pasado. Pasa usted a ejemplificar diciendo que yo traigo a colación una hipótesis económica… ¡No sabía yo que las razones económicas de conflictos no existían en el siglo XIX, sino que son una razón sólo válida para la guerra de 2003 en Irak! Me pregunto qué habrá desatado la guerra del opio entonces, o la guerra civil estadounidense, sino motivos comerciales o de organización económica. Considera usted que mi hipótesis es maliciosa (probablemente sea usted opuesto a todo lo que huela a marxismo), pero yo considero mucho más maliciosa a toda justificación de campañas de destrucción de pueblos a fin de reemplazar modos de organización social más igualitarios por otros más explotadores –incluyendo tomar esclavos de entre los vencidos por parte del emperador– basándose en la excusa de “la agresión a una nación”, como si una reducción en área de un constructo inanimado como es un estado nacional justificara la destrucción y explotación de todo un pueblo de personas. Considero tal nacionalismo profundamente pernicioso.
Usted supone que refuta mi hipótesis de las razones económicas de la guerra. Antes de criticar su creencia, aclaro que no afirmo que mi hipótesis basada en el comercio internacional sea necesariamente cierta (creo que aclaré que es una hipótesis), bien puede ser que la imposición de un gobierno títere en Uruguay haya generado una paranoia en Solano López respecto al incremento del poder brasileño, esté tal paranoia justificada o no. Respecto al comercio de Paraguay, usted asegura que mi hipótesis está refutada porque Paraguay podía recalar en el puerto de Buenos Aires hasta 1864. Eso no la refuta en absoluto, como tampoco lo hace el que no se haga mención del comercio en la declaración formal de guerra. Le explico porqué. Primero, hay que ver cuánto le costaba a Paraguay en impuestos recalar en el puerto de Buenos Aires, estando del lado de elementos federales: es mucho más lógico que tales restricciones serían menores en un régimen ideológicamente más amigable para con él (por ser aliado del federalismo) como lo era el de Uruguay. Segundo, probablemente Solano López haya calculado mal la alianza con Urquiza (de lo que debería haberse dado cuenta al no haber apoyado éste al gobierno blanco uruguayo), pero probablemente sí haya percibido que Mitre requería apoyarse con el Brasil para disminuir la oposición federal, por lo que Mitre apoyó la invasión colorado-brasileña a Uruguay. Todo esto puede llevar a Paraguay a dudar de sus posibilidades de mantenimiento de su comercio exterior, sobre todo en un momento en que su desarrollo industrial requería mayor comercio y asesoramiento externo, tras el hermetismo de Francia más centrado en lo agropecuario.
Por otro lado, me extraña que usted, señor Da Silva, que se considera serio en relación a la historia (p.ej., “no soy un opinólogo”, u ofrecer “generosamente” rescatarme de mi inopia), asevere que “no hubo causas económicas”. También me extraña que considere tan fácil refutar una hipótesis con tan pocos argumentos, basados en textos oficiales (supongo que se dará cuenta de que hay muchas cosas que los gobiernos hacen y no comentan). No puede dar por descontado un cuerpo tan grande de hipótesis como las económicas tan fácilmente, sólo porque crea que ha refutado una sola de estas hipótesis, y es claro que usted no puede asegurar cuáles son los planes con sólo citar los registros oficiales. Esto es contrario a la lógica, y linda la soberbia, en este caso intelectual. Ha sido llamado en Europa “agnorancia”, arrogancia producto de la ignorancia.
Para empezar, yo creo que a nadie hay que idolatrar, todos han tenido sus defectos y en algunos casos sus virtudes. Y admito que Solano López parece haber sido dictatorial y ha castigado mucha gente injustamente. No me interesa su defensa. A lo que sí estoy completamente opuesto es en echarle el grueso de la culpa del conflicto, y de las masacres y sufrimiento, y posterior postración que éste implicó. Y considero eso acomodaticio (y deshonesto), porque es intentar sacarse de encima una culpa que seguimos teniendo. Sí señor, si se considera que el gobierno de Paraguay tiene que compensar a su población por contribuir a esa masacre y pobreza de la que ese país no se recuperó, también debe hacerlo Argentina y los demás aliados que contribuyeron a esa masacre. Si Paraguay hizo sus destrozos en Corrientes, creo que las superiores destrucciones de los aliados en Paraguay, materiales y humanas, implican que el saldo a pagarse con mucho debería favorecer al Paraguay, si se quisiera hoy ser justos.
¿Me va a decir ahora que en Paraguay sólo mandaba López?¿Que su voz era ley? No puedo creer eso. Ante la tiranía, si una persona quiere pasar por encima de otros y es impopular es depuesto. Necesita apoyo del pueblo o de las élites. Tarda poco en caer de otra forma. Y, como le dije antes, algunas ventajas en lo que hace a la igualdad explica que Solano López mantuvo el poder gracias a cierto apoyo popular. Además, desde el momento que las empresas son del estado, ya tiene usted una burocracia estatal que las controla y que actúa como grupo de poder. Que no siempre salga a la luz lo que estos grupos discuten con la cabeza visible es otra cosa. Es imposible que un hombre solo logre controlar todas las empresas del estado sin tener que delegar parte de las funciones.
Usted me dice que López es un canalla, y yo no afirmo que no lo sea. De hecho, no porque haya sido defensor de un sistema que considero más justo voy a cantar puras alabanzas a él, de la misma forma que hay fuertes críticas al trato del Che Guevara a sus subordinados, y no por eso dejo de estar del lado del socialismo. Ahora, yo le digo también con todas las letras que Mitre, el Emperador esclavista, y Venancio Flores, los asesinos de Paysandú, Cañada de Gómez, y otras represiones a seguir en Argentina, no se quedan atrás, y posiblemente sobrepasen a Solano López en número de asesinatos de inocentes. Por no citar al infame criminal de guerra Conde D’Eu o a Sarmiento, quien desde la pluma, probablemente difundió fomentó la masacre con estas desagradables consideraciones: "Estamos por dudar que exista el Paraguay. Descendientes de razas guaraníes, indios salvajes y esclavos que obran por instinto o falta de razón. En ellos, se perpetúa la barbarie primitiva y colonial... Son unos perros ignorantes... Al frenético, idiota, bruto y feroz borracho Solano López lo acompañan miles de animales que obedecen y mueren de miedo. Es providencial que un tirano haya hecho morir a todo ese pueblo guaraní. Era necesario purgar la tierra de toda esa excrecencia humana, raza perdida de cuyo contagio hay que librarse". En otra ocasión dijo "No trate de economizar sangre de gauchos. Este es un abono que es preciso hacer útil al país. La sangre es lo único que tienen de seres humanos". Siendo este personaje aliado de Mitre, tengo mis dudas acerca de que estas palabras hayan sido sólo sus criminales opiniones privadas.
Voy a serle sincero, sr. Da Silva, me parece que es usted un nacionalista conservador. Me parece que hace cierta apología de ciertos sectores conservadores como el mitrismo y la última dictadura argentina. Ante su comentario sobre la mayor “sensibilidad” de la dictadura argentina, me parece que olvida los 30.000 desaparecidos y los torturados de ésta última, muchos de ellos ni siquiera combatientes. Creo que ya hablé suficiente y que no fue refutado por usted acerca de la “sensibilidad” de Mitre. Además, su anécdota sobre monumentos no sé si es relevante al tema de la insensibilidad de López, a no ser que esos monumentos se hayan erigido en tiempos de Solano López, lo que no me parece muy lógico teniendo en cuenta su escasez material durante la guerra, puesta al servicio del armamento. Por otro lado, comparar la posesión de las islas Malvinas con la posibilidad, real o percibida, de pérdida del comercio exterior es hablar de dos cosas de muy diferente valor económico relativo.
Creo que usted, señor Da Silva, no trata con justicia el tema de la guerra una vez que se corre a Paraguay de Corrientes. Es claro que una vez recuperada Corrientes, se puede mantener una defensa activa en lugar de invadir – es el fuerte quien elige hasta dónde llega la guerra. Usted vuelve a acusarme de ignorancia, presuntamente sugiriendo que desconozco ataques contra el territorio argentino tras la retirada de Paraguay hasta sus fronteras. Hasta donde sé, desde que los paraguayos abandonaron Itapirú no hubo ataques a territorio argentino. En tal caso, desde entonces una guerra de invasión ya no estaba justificada si se quería defender la patria. Si el interés es sólo retomar Corrientes y el Mato Grosso, se invadirá el Mato Grosso, no Paraguay, en lugar de intentar aniquilar lo que quede de la autodefensa paraguaya. Finalmente, si usted pretende justificar que “era necesario destruir la maquinaria bélica paraguaya para estar seguros de que no nos volviera a invadir”, pienso que si ese razonamiento basado en la seguridad nacional lleva a soportar el llevar a cabo masacre tan grande como la llevada a cabo en Paraguay, es mucho más moral estar inseguros y centrarse en la defensa antes que en una “seguridad” tan ominosa (mi oposición a una idea de “seguridad” tan sangrienta se aplica también a lo que se ve hoy en día, pregonada por ejemplo por Blumberg, Susana Jiménez y Tinelli). De hecho, tras la retirada de Itapirú podemos decir que fue Mitre una amenaza la seguridad, y factor de devastación, mayor para los argentinos que el propio Solano López, debido a sus sangrientas represiones en el interior. Además hay material escrito que sugiere que los ejércitos aliados lanzaron cadáveres infectados de cólera al Paraná con la intención de propagar la enfermedad en provincias federales del litoral como Entre Ríos y Santa Fé.
Dejando de lado estas consideraciones a mi juicio lógicas, me extraña que obvie el hecho de que en el tratado de la Triple Alianza contemplaba la invasión de Paraguay con los fines explícitos de derrocar a Solano López, y de no deponer las armas hasta que eso ocurriera. No era solamente defender la soberanía al final ¿verdad? Por otro lado, hubo un llamado a negociación por parte de López, tras la derrota paraguaya de Curuzú, a las que Venancio Flores y los representantes imperiales no quisieron concurrir, y a las que sólo concurrió Mitre y aclaró que el curso de acción aliado dependía también de los otros líderes (por lo que la reunión no podía nunca legar a nada, a causa del boicot aliado). Esto nos da una pauta de que al mando aliado no le interesó negociar, y seguían fieles a sus ideas de derrocamiento, especialmente el más poderoso aliado, es decir Brasil, que exigía la rendición. Creo que estos dos aspectos son suficientes para probar que no los intereses de la guerra no estaban centrados en simplemente recuperar Corrientes y Mato Grosso, y por lo tanto la invasión de Paraguay no se puede justificar en esos términos.
Y son impropias las comparaciones entre la invasión aliada a Paraguay y la invasión soviética a Alemania que usted traza. Primero, considero que detrás de ella se esconde la intención relativamente velada de desprestigiar a Solano López comparándolo con Hitler, cuando no pueden compararse los desmanes que cada una de estas personas realizó (la oligarquía lo intentó con Perón, tras haber apoyado la mucho más represiva dictadura de Uriburu, y posteriormente la del 55’). Solano López no hizo campos de concentración, sr. Da Silva (usted antes indicó que los aliados no los habían hecho). Segundo, porque tal artilugio lleva, por otra parte a disminuir los crímenes mucho mayores de Hitler. Tercero, las razones morales para la invasión (si es que existieron en la Segunda Guerra por parte de los aliados, sin negar los crímenes del Reich) no podían ser más dispares: no hay en el caso de Paraguay una invasión a fin de defender los derechos humanos de un genocidio por el gobierno local, como en el caso de Alemania, sino que fue la propia invasión aliada, con sus luchas, masacres y pestilencia asociada, la que generó el genocidio. Finalmente, al respecto de esta comparación que usted hace, déjeme aclararle que pese a yo ser socialista, reconozco las tendencias expansionistas de la Unión Soviética, y especialmente la burocracia del período estalinista, con las que personalmente no estoy completamente de acuerdo. Su comparación sugiere que usted justificaría un expansionismo similar para Argentina. No creo que vaya tan lejos, pero noto esto para resaltar un punto más que hace impertinente esta comparación.
Usted habla luego de intervención extranjera en asuntos internos, aunque creo que no defendí o critiqué tales intervenciones en general, que sólo podrían justificarse por defensa de los derechos humanos (y sin que haya por detrás, calladamente, razones económicas menos humanas, que como siempre, se dejan de lado por propaganda, y es por ello que usted no las puede refutar por la simple demostración de que no se mencionan en los documentos oficiales). Y creo que tranquilamente podría ocurrir hoy en día, como ocurre.

Despotrica usted contra Solano López por su injerencia en asuntos argentinos, pero es claro que de la misma manera, Argentina se inmiscuía en asuntos internos de Uruguay, permitiendo la reorganización del ejército colorado de Venancio Flores, y que también Brasil lo hizo, tanto en Uruguay (bombardeo a los civiles en Paysandú) como Argentina (derrocamiento de Rosas). Por último, Argentina, Brasil y Uruguay en esta guerra llevaron a cabo la intromisión más grande y con mayores consecuencias hasta el momento en el cono sur. Es decir, es incomparable en destrucción material y humana la invasión de Corrientes o el Mato Grosso con la devastación de Paraguay.

Finalmente, usted reitera que López llevó a la guerra (sin regatearle epítetos, aunque creo que el criminal Sarmiento le ganó). Dejando de lado la precisión de que la guerra se genera cuando hay dos bandos que combaten (lo que niega que sólo uno tenga la culpa de ella), y las demás consideraciones hechas arriba acerca de la ofensiva una vez abandonada Itapirú, usted no puede aseverar que los fundamentos de la guerra sean esos. No es científico dejar de lado otros posibles factores, básicamente los económicos, que ni yo, ni creo que tampoco usted, conoce cabalmente como para dar tan alegremente por refutados. Lo que sí creo es que el hecho de que Solano López pidiera permiso para pasar a Uruguay sugiere que no estaba interesado en conquistar parte de Argentina, sino sólo en apuntalar a un aliado suyo en Uruguay, y que la invasión a nuestro país fue un trámite para lograr ese fin.

agrega un comentario


Sobre los hechos y la evidencia, refutacion final al Sr. Haro
Por Rafael Da Silva - Wednesday, Mar. 11, 2009 at 2:59 PM

Pues bien Sr. Haro, entandamos la lógica de su argumento. López viendo peligrar su comercio exterior ataca a dos países, sacrifica la vida de sus ciudadanos, empeña su tesoro con el fin de establecer su base de operaciones en Uruguay, y la intervención del Brasil peligraba dicho plan. Ahora, ¿por qué Paraguay con anterioridad a 1864 no utilizo el Uruguay, como base de operaciones de comercia exterior? Y en vez de ello continuo utilizando la de la argentina que tan contraria era a sus interese según usted. Yo le responderé, porque no era necesario utilizar al Uruguay. El Paraguay, de hecho ni siquiera tenía una misión diplomática en Uruguay. Pues no le era de utilidad ni esencial a sus intereses. Y lo que ocurrió en Uruguay no afecto en lo esencial al comercio paraguayo, de hecho en buenos aires una vez declarada la guerra por López se encontraban barcos que llevaban comercio la Paraguay. Es imposible sostener que peligraba los intereses comerciales por la intervención del Brasil
Inglaterra protegió como gobierno amigo a los diplomáticos paraguayos perseguidos en la Argentina, el tratado secreto se público y difundió en Inglaterra por primera vez, y hasta usted dice que reclamaron por el Paraguay, ¿ese es el instigador de la guerra y destructor velado del Paraguay?
Para usted no es importante la evidencias en historia, de manera tal que da lo mismo sostener algo con evidencias o sin ellas. Si obráramos según sus parámetros, esto en lugar de una discusión de historia seria una reunión de chismosos pueblerinos, diciendo unos y otros sandeces sin lógica alguna. Mas no, no sería correcto someter al juicio de la historia hechos sin evidencias, pues si su hipótesis económica y de instigador inglesa, es válida, también lo sería la de aquel que ha sostenido que el odio a López venia del pedido que realizara de la mano de la hija del emperador del Brasil. Si no hay evidencia para sostener una hipótesis es mejor dejarla de lado hasta que apareciera una evidencia para sostenerla. Y debo decirle que en ambos casos no la hay, por lo tanto no son más que suposiciones entusiastas de la falta de lógica. Diríamos que su fuente es impura. No es de extrañar de alguien quien considera que su argumentos no sean “necesariamente ciertos” de quien reconoce “de ello no sé nada y ni me interesa” (pero igual opino) de quien utiliza palabra “creo” (cuando se lo enfrenta a un sé)
Lo que si hay, y usted probablemente encuentre si le interesa más de estas cuestiones, una convicción de López que el imperio se expandiría a expensas de los países más pequeños, mal cálculo ¿o el Uruguay sucumbió al imperio?
Yo no despotrico contra la intervención de López en asuntos internos de otros países, yo le señalo que aquello que López consideraba incorrecto, el mismo lo había practicado, y no era otra cosa que la regla en aquellos días, la intervención directa en la política interna de otros países.
López creía actuar por el equilibrio de poderes en el plata, en defensa de las ambiciones del Brasil, eso es todo. Creía en una guerra corta “a primera sangre” y que las provincias del litoral se le unirían. Alzándose el mismo como líder sud americano, la primera intervención de López es diplomática, esperando el lograr lo que había logrado en la argentina, mas el imperio era el imperio. Así mismo existe abundante evidencia que López se oponía en un principio a la guerra, y que fueron los agentes blancos del Uruguay que lo convencieron de las ambiciones el Brasil y que la existencia del Uruguay estaba en peligro. Por más que busque, no encontrara otra verdad que esa, mas su teoría ideológica lo obliga a usted a encontrar fantasmas donde no los hay, encajar hechos a fuerzas de contradicciones, de la imaginación más pueril, de la falta de rigurosidad de la historia, y de incomprensión de las dinámicas humanas así como también de la falta de consideración de interpretar los hechos del pasado.
Yo hubiera apoyado si al regimiento le hubieran puesto por nombre el del mariscal José Félix Estigarribia haciendo de ello un gesto de fraterna unión, mas no tener por nombre un tirano venido a héroe por otro tirano igual de sangriento como lo fue Stroessner, mas fue aquel y los descendientes del tirano, que por motivos económicos vinieron a restituir la memoria achacándole glorias etéreas y genialidades falsas.
Y es de eso mismo se trata, de señalar que nadie sale impune si de cuestiones de historia se trata. Como ya se lo señale, esos mismos actores de la historias son reprochables todos, mas por ello no vendríamos nosotros, obligadamente más sabios, a reivindicarles o honrarlos con honores. Pues eso mismo que usted defiende y considera más justo, en el Paraguay de Rodríguez de Francia se formo bajo la persecución sistemática de la oposición, el asesinato, la cárcel, la tortura y hasta el látigo, y cuya política continuo con padre e hijo López. Según sus criterios en defensa de los derechos humanos abría que haber ido y liberado al Paraguay de semejante regímenes totalitarios. Justamente como lo hizo mitre.
Señor la guerra es siempre un suceso trágico, como lo señale antes, siempre llena de crímenes, no existe la guerra justa o ética. Aquellos que libraron al mundo del nazismo cometieron los mismos terribles crímenes. Es por ello que quienes tienen en sus manos la decisión de hacerla deberían tener presente que en ella acontecen las mas variadas situaciones trágicas. Hecho que no lo comprendió el tirano López
No señor Haro, no se apresure en hacer inferencia arbitraria sobre mi persona, pues ella siempre es fuente de error.
El 19 de febrero de 1865, ya retirado de corrientes, López ordena tomar la aldea de itati al teniente coronel Díaz, quien la asalta, la saquea y la quema hasta los cimientos. Esta es la paz de López, quien de manera efectiva deja de atacar a la argentina luego de la invasión a itapiru y el retiro de paso de patria. Como correspondía a una ofensiva para derrotar al tirano, ninguna guerra moderna o antigua termino en los términos que usted muy ingenuamente propone, ¿o el Paraguay llego hasta la frontera de Bolivia? ¿los aliados so contentaron con devolver a Napoleón a su tierra? La expresión de defensa activa no tiene razón de ser pues se deja al enemigo armarse y continuar at infinitum con su agresión sangrienta, la lógica de la guerra es la de perseguir al enemigo hasta desarmarlo o rendirlo, cosa que debería saber el tirano antes de su bravuconada con sangre ajena.
El tirano dio suficientes muestras que no era hasta su destitución que hallarían la paz a aquellas tierras, tal cual se lo propuso mitre en aquella entrevista, a la cual si asistió el general Venancio flores y el general Polydoro y lo gracioso es que López lo acuso de ser el causante de la guerra (veo que sus fuentes son mínimas) pudiera yo recomendarle otra obra de autor paraguayo para su gusto “memorias o reminiscencias históricas de la guerra del Paraguay”, Juan Crisóstomo Centurión, tomo II pág. 170. Centurión fue militar del estado mayor del tirano y testigo privilegiado de la guerra y de aquella entrevista. Por ser paraguayo, creo que fuente que no debería ser acusada de parcialidad pro aliada.
Y vuelvo a repetirle, mitre, sarmiento, el emperador, López etc. No saldrían libres de crimen alguno, en el libro copiador del general estigarribia que fue tomado luego de la rendición y existe en poder del Brasil, queda constancia de los asaques robos y desmanes de los paraguayos en argentina y el Brasil hasta su captura, salvajadas encontraríamos de allí en adelante en ambos bandos. Si los aliados socorrieron todos los heridos paraguayos de tuyu ti, los paraguayos remataron a todos los heridos aliados de curupauty. Robo y saqueos en ambos bandos, tomas de rehenes y secuestros en dos bandos, maltrato a prisioneros en los dos bandos,
De ytapiru a Humaitá hay 25 km y de Humaitá a asunción 220 km, jamás hubo población civil entre los aliados, ni siquiera en asunción, y hasta lomas valentinas, no hubo crímenes de guerra masivos. El tirano López ordeno replegar toda la población civil hasta villa encarnación, lo que ocurrió detrás de las líneas paraguayas, es responsabilidad de López y los paraguayos.
¿o pudiera usted señalar masacre alguna anterior a enero de 1869? ¿o asesinato masivos de civiles? ¿o destrucción de los recursos del país para alimentación? ¿Alguna fosa común de infantes? ¿la destrucción de poblaciones indefensas quizás?
Aun antes de que los aliados pisaran Paraguay, las pestes en las huestes de López ya padecían la epidemias de “sarampión con diarrea” morían de a miles y aquellas tropas mal vestidas y alimentadas por su patria, no fueron movilizadas por mitre si no por la sórdida estupidez que es propio de los seres humanos y que en el tirano López encontró arraigo en aquellas épocas.
Después de lomas valentina argentinos y uruguayos se retiran de la guerra, argentina ni siquiera participa de la toma de asunción, y de allí en más todo ocurre por cuenta del imperio y López, y es después del 27 de diciembre de 1869 que López recurre a la desesperación criminal de enviar niños disfrazados de hombres al combate así como de ordenar el éxodo obligado de la población civil, ya victima de los delirios mas canallescos sobre los suyos propios.
No señor Haro como usted correctamente señala la palabra genocidio es usada por motivos políticos, aquello fue una desgracia, de quien nadie sale libre de culpas, pero nunca un genocidio sistemático u organizado. Ni muchos menos con los números que algunos pretenden endosar, pues en la guerra del chaco con 1400000 hab. Paraguay moviliza 150.000 hombres en armas, el tirano jamás conto con semejante ejercito aun antes de 1869, y aquello era la guerra total, en Paraguay del aquel entonces no existía tanta gentes.
López pudiera haber hecho miles de cosas para salvar su patria, seguir el consejo de su moribundo padre, quien sostenía que la espada se usa con prudencia, rendirse, exiliarse, permitir que la población civil se salvara, cumplir con su juramento de vencer o morir en lomas valentinas. Pero no, eligió la guerra, el ataque a naciones amigas y en plena paz, en arrastrar su pueblo con el, el yugo de la tiranía, la persecución de los justos entre sus filas, la cobardía de la huida, y el sacrifico de miles en su nombre, tal cual un dictador sangriento y tirano, como lo fue Galtieri, Hitler, Stalin, Estrossner o nerón. Todos ellos repudiables en su ejemplo en nuestros días y cuya designación a un regimiento argentino con el nombre de semejante figura es una ofensa para los muertos propios y ajenos, para los que se opusieron a la guerra y para los que a pesar de nuestras historias trataremos de no repetirlas nuca jamás.

Dios guarde V. E. muchos años.

agrega un comentario


Documentos de guerra
Por Prof. Benítez - Thursday, Mar. 12, 2009 at 4:04 AM

Al Sr. Silva.
Usted a tratado de responder, justificar, y refutar nuestros supuestos puntos de vista erraneas acerca de nuestro pasado.
Pues bien, hace dias le he escrito lo último, y solo se limito a tomar en cuenta los detalles de la tésis.
Sabrá usted que en estos dias, un representante del estado brasileño, en sus declaraciones, dijo que su pais no va a permitir que salga a luz los archivos secretos que esconden verdaderamente nuestro pasado comun. Y la pregunta del millon es Porqué no quieren abrirlos?
Estos archivos esconden algo. Atenta contra los intereses del Brasil? Seguramente...
La misma persona dijo que cualquier documento que atente contra la integridad territorial del Brasil, sera muy bien guardados o escondidos.
Me gustaría que en vez de discutir tanto, usted sea uno de nosotros que quisiera saber la verdad de las cosas y empiece a poner su parte para que estos archivos que quizas se los puede llamar archivos de terror, salgan a luz a juicio de las naciones y que se contribuya a la justicia.
Es justo que el Paraguay sepa de esos archivos que forman parte de la memoria colectiva del Paraguay y de la región.

agrega un comentario


Contestación a la presunta “refutación final” de Da Silva
Por Augusto Haro - Thursday, Mar. 12, 2009 at 10:48 AM

Sr. Da Silva:
¿Tiene usted acaso evidencia de que el comercio paraguayo no parara en Montevideo? Yo considero que pudo usar la Argentina mientras los costos no le fueran inconvenientes, lo que Solano López pudo suponer que sucedería debido al apoyo de Mitre al derrocamiento del gobierno blanco uruguayo. Y no dije que intentara establecer una base de operaciones en Uruguay, sólo sostener a un régimen que le era aliado, posiblemente también en lo comercial.
Sigue usted con la simplicia propaganda de guerra de que López sacrifica la vida de sus conciudadanos omitiendo siempre de la culpa del adversario en esas mismas muertes por la testarudez de exigir “una rendición final”.
Al respecto de Inglaterra, ya le dije yo que no sé si estuvo implicada en la instigación, en todo caso su conocimiento tan temprano del tratado secreto puede significar que fueron de los primeros en conocerlo, y puede lleva a hipotetizar que en algún punto estuvieron implicados, alternativamente los triple aliados intentaron convencerla de intervenir a su favor. Puede incluso decirse que divulgó el tratado a fin de intentar demostrar su falta de relación con la masacre a venirse. Y defender diplomáticos perseguidos, divulgar el tratado y cosas así no tienen porqué oponerse lógicamente a la instigación de la guerra. Se las puede jugar de caballerosos en esos momentos, después de todo, se dice que en la guerra del desierto del Sahara tanto ingleses como alemanes trataban bien a los caídos del otro bando.
Usted me acusa de no darle importancia a las evidencias, y de hecho las desestimo cuando no son lógicamente pertinentes o no definen una cuestión, como usted pretende que definan para apoyar su argumento, en este caso, pretendiendo desestimar hipótesis económicas mediante el contenido de cartas a otros políticos o textos oficiales que simplemente no tratan la cuestión económica. Mejor evidencia que tales textos es la posibilidad de demostrar que el Paraguay no empleó el puerto de Montevideo desde la caída de Rosas hasta la guerra, ahí si puedo llegar a darle la razón en que mi hipótesis económica particular de defensa del comercio exterior pueda ser refutada. Repito que mi hipótesis no requiere de la veracidad de la hipótesis de instigación inglesa, si bien tal hipótesis ha sido defendida por Eduardo Galeano, quien aduce que hubo cabildeo entre capitalistas y diplomáticos ingleses con políticos argentinos antes de la guerra. Si su comentario de “chismosos pueblerinos” pretende ser una crítica a los pueblerinos, le indico que basta prender la televisión para ver que muchos habitantes de las grandes ciudades no se escapan del rótulo de “chismosos”.
Contra usted, creo que las hipótesis económicas son con mucho más razonables que las de enamoramientos, que son risibles. Es mucho más probable que, siendo los intereses económicos compartidos por más gente, clases dominantes que pretenden defender o hacer dinero, y aún los asalariados que dependen de las empresas fundadas por las clases dominantes, y empujen más fuertemente, por la conjunción de varios intereses, a un país a la guerra, en lugar de una razón tan impopular como el enamoramiento de un solo ser humano. Y la generación de tales hipótesis no se opone a la lógica, son meras posibilidades para explorar, y obedecen a la comprensión de que muchas guerras llevan por atrás razones económicas, que lleva a la inferencia lógica, definida por Aristóteles, de que puede haber una explicación basada en relaciones económicas en otras guerras. Lo que sí se opone a la lógica es considerarlas refutadas sin dar evidencia inequívoca o suficiente para ello, basados en la propia ideología. Quizás, así como usted propone ayudarme con mi inopia histórica, pueda yo aconsejarlo en su inopia en lo que hace a la lógica. Porque no me dejan de sorprender sus errores en lógica. Le propongo el “Organon” de Aristóteles; es un buen libro, no demasiado desactualizado (quitando las adiciones menos ampliamente utilizables de Gödel y Lobachewsky), que Isaac Newton consideró una obra tan completa y precisa que no hacía falta sacarle o añadirle nada.
Por otro lado, cualquiera que haya sido la motivación de Solano López para invadir dos países, aunque admito la geopolítica como importante, podemos argüir que pudieron existir razones económicas por parte de los aliados para la invasión y derrocamiento de Solano López, como considerado por varios autores. Acá hay muchas evidencias de ganancias económicas, ganancia en manejo de los recursos productivos por parte de ingleses, argentinos, empleo de prisioneros de guerra para ser empleados como esclavos, destrucción del “mal ejemplo” de autosubsistencia, ganancia inglesa con préstamos a todos los países. Y el que todo eso no figure en el texto del tratado no es evidencia de que no haya sido planeado. De hecho, el proponer un gobierno externo provisional aliado (brasileño) que puso en ejecución los nuevos modos de organización económica, de la misma forma que el gobierno dictatorial de Videla reforzó el modelo de organización económica neoliberal, es muy razonablemente una política tendiente a imponer un modelo económico.
Noto que ud., sr. Da Silva, trata deshonestamente de desestimar mis razones en esta discusión indicando que digo que “de algo no sé nada y ni me interesa pero igual opino” cuando del tema que admití no saber, y del que no opiné, es sobre si hubo robo de tierras de Argentina a Paraguay. Lo desafío a encontrar prueba de afirmación mía al respecto del robo de tierras. Luego me dice que admito que mis “argumentos no sean necesariamente ciertos”, cuando yo hablé de hipótesis (que no es lo mismo, supongo que colegirá) y por otro lado creo que es mucho más honesto admitir que uno está dando una hipótesis, quizás influido por la propia ideología, antes que callar la propia ideología, como usted hace (pero que creo que transparentan sus consideraciones) y considerar rápidamente refutadas cosas que lógicamente no lo están. Luego dice que opongo un “creo” a un “sé”; le aclaro que prefiero mucho más mi inseguro “creo”, en materias donde honestamente admito poder equivocarme, a sus sesgados y jactanciosos “sé”, donde se dan por refutadas hipótesis sin pruebas suficientes. Señor Da Silva, con falacias como esas no favorece su interpretación. Usted muestra la misma deshonestidad e injusticia con respecto al tratamiento de mis interpretaciones, que con respecto al tema de las culpas de las masacres y consecuencias de la guerra.
Admito que hubo un mal cálculo de parte de Solano López en su invasión, desde el momento en que creyó que iba a salir victorioso tras invadir dos países mayores que el suyo, y que contaban con pertrecho militar del exterior del que él iba a forzosamente carecer, por ser los aliados quienes controlaban el Paraná. En cuanto a la pregunta de si Uruguay sucumbió al imperio, ¿acaso le dice algo que el gobierno blanco haya sido derrocado con gran ayuda de Brasil, para poner en su lugar al de Venancio Flores, amigo de Brasil y Mitre? Ese gobierno claramente sucumbió, de eso no hay dudas. ¿O que Venancio Flores haya llevado tropas a la guerra, cuando desde el principio se sabía que poco, si algo, iba Uruguay a ganar de ella? No se generó la provincia Cisplatina, si eso pretende usar como argumento de la falta de imperialismo por Brasil, pero sí se puso a un gobierno que pidió ayuda a Mitre y Brasil y que aparentemente, empezó a pagar ayudando a sus dos grandes socios desde que los apoyó en la guerra de la triple alianza.
Si usted quiere juzgar los dobles estándares e hipocresía de Solano López respecto a la intervención, creo que está en lo cierto, ahora, si Argentina o Brasil a su vez critican a Paraguay por entrometerse en asuntos internos de otros países, ellos a su vez están incurriendo en la misma hipocresía.
Estoy de acuerdo con usted en su versión de las motivaciones geopolíticas de Paraguay como la más razonable si no puede soportarse la del comercio exterior, así como también su mal cálculo. No estoy de acuerdo con su versión de que no hay nada más que eso. De nuevo, usted está negando, convenientemente para su causa, cualquier otra razón que pueda haber existido. Con esto, es usted, y no yo, quien atenta contra la lógica, al negar lo que desconoce. La cuestión del mal ejemplo de la independencia económica ha sido siempre callada en Estados Unidos como razón de la oposición a los movimientos nacionalistas o socialistas, empero, hubo que esperar la desclasificación de documentos para ver que se aceptaba que la independencia económica era la razón más importante en varias intervenciones (Chomsky, “Estados Canallas”). Critica el tipo de hipótesis económicas que soporto como “imaginación pueril”, basadas en comprensiones de la historia que tienen muchísimo más en cuenta las relaciones humanas que la suya (se basan en los intereses económicos necesarios para la vida en muchos casos, y no solamente el chiste de adjudicar locura y mil defectos a la cabeza visible del enemigo) y son soportadas por varios estudiosos, al tiempo que admite una interpretación que sigue acríticamente la simple propaganda mitrista de guerra, admitiendo algunos pequeños desmanes que para usted no impiden la justicia de la invasión. Dice que me contradigo, cuando sólo yo fui capaz de demostrar sus contradicciones con citas textuales de lo que dijo, y ahora demuestro otras nuevas. Puedo admitir que un razonamiento mío sea erróneo, pero cuando menos, admito eso al cambiar a otra hipótesis. Ni siquiera parece comprender usted de lo que habla cuando dice que yo no considero interpretar los hechos del pasado: de hecho, si los estoy interpretando, a la luz de una hipótesis que los explique, cuando erijo hipótesis económicas, o de cualquier tipo.
Con su lógica de quitar honores a Solano López por sus crímenes, creo que con el mismo argumento habría que quitar también de nuestra patria todo homenaje a Sarmiento y Mitre, por supuesto que entre otros muchos y funestos personajes nacionales. Así como usted imaginativamente considera a Solano López el “Atila de América”, podría proponer yo para los aliados el título de “Julios Césares de América”. Si bien Julio César, pese a su desmantelamiento de la República, siempre suele ser mejor juzgado que los líderes “bárbaros”, la guerra de las Galias llevada a cabo por Julio César mató 4/5 de la población gala, cifra similar a la que se estima para el caso del Paraguay.
Con respecto a Stroessner, yo no tengo ninguna defensa: aliado con intereses capitalistas brasileños y norteamericanos, perpetuó la condición de subcolonia para el Paraguay que ya fue implementada desde la Guerra de la Triple Alianza, y de la que hasta hoy el Paraguay no pudo salir. Aclaro que me interesa poco el tema de los honores, a esta altura me interesa más defender la culpa que tuvieron los aliados en esa guerra, y que no se deje de lado por simple acusación de López, y mucho menos que se justifique la ruinosa invasión a Paraguay.
El Paraguay de pre-guerra era totalitario y recurrió al asesinato, de acuerdo, de la misma manera que lo fueron Mitre, Sarmiento, Roca, y Venancio Flores, en esta nación, que presumía de un estatus de democracia inmerecido, cargando con los asesinatos de muchos opositores políticos, que no dudó en acabar con los aborígenes de la Patagonia y región pampeana, ni dudó en general en “verter sangre de gauchos”. Similares críticas, obviamente, para el imperio, donde además la represión a los esclavos fue siempre política de estado. Argentina, en el tiempo que abarcan las dictaduras de Francia y los López, llevó a cabo muchos más excesos de autoritarismo en las innumerables guerras internas, y persecuciones por parte del bando vencedor, que seguramente implicaron un tendal de muertes muy superior al paraguayo. Si usted apoya que se tenga que invadir a Paraguay, con las impresionantes masacres que eso implicó, con la intención de defender los derechos humanos, alguien podría sugerir que la Argentina de Mitre fuera invadida y despedazada su población masculina en gran proporción por alguna potencia extranjera. Para ser justo, si usted considera justa la intervención de Mitre, tendría que considerar justa la invasión a Argentina que acabo de decir. Y es tan criminal lo uno como lo otro. O tendría que considerar justo que los anglosajones nos bombardeen durante la última dictadura para acabar con las violaciones a los derechos humanos. ¡Si hasta le dimos la excusa a Margaret Thatcher invadiéndoles sus territorios!¡Estaban en su derecho!
En lo que sí estoy del lado del régimen paraguayo no es en estos crímenes, que los demás países aliados no tenían altura moral para criticar si antes no acababan con los propios, de igual o mayor magnitud, si no en el mantenimiento de un sistema más justo y menos explotador que el detentado por la oligarquía argentina o el esclavismo brasileño, que usted y el mitrismo ignoran al comparar los regímenes argentino y brasileño con el paraguayo, aparentemente a propósito. Considero profundamente inmoral reemplazar el sistema menos explotador por éste, más explotador, que implicó exportar al Paraguay un sistema que ya hambreaba a argentinos y brasileños, y que los forzaba a entrar a la delincuencia. Si bien creo haber dejado en claro que no puedo defender en todo a Solano López, digo que la defensa de Paraguay ante quienes pretendían cambiar un sistema de organización social por otro más explotador, era algo necesario por parte del pueblo para defenderse de esa explotación (la imaginaran o no, supongo que sí) y que, de saberlo, pudo explicar el inmenso apoyo popular a Solano López.
Dice usted que la guerra es trágica, que no existe la guerra justa o ética, y que los aliados en la Segunda guerra cometieron los mismo crímenes terribles (¿Qué los triple aliados o que el nazismo? - porque yo no sé que los aliados de la Segunda Guerra hayan matado 6 millones de judíos en campos de concentración). Entonces, si le parece que nunca es ética, deje de defender la funesta invasión y masacre, si usted quiere preponderantemente brasileña, en Paraguay, en lugar de sólo lamentar que Solano López la haya iniciado. Porque a los artífices de la invasión o tampoco comprendieron la tragedia de la guerra, o la comprendieron pero no les interesó. Y no parece que les haya interesado en Acosta Ñú y Piribebuy, como aclara el Sr. Benítez
Creo que es necesario a este debate tener en cuenta su posición política, y me parece correcto inferirla, ya que usted no tuvo la honestidad de aclararla, probablemente con la intención relativamente velada de pasar por “imparcial” y “objetivo”, lo que es improbable (admito que yo no estoy exento tampoco de falta de objetividad, que intentaré corregir). Y no temo la posibilidad de errar en esto, no porque considere que yo no pueda errar, sino porque considero que debería tenerse la entereza de explicitar cuál es nuestra postura antes de dárnoslas de críticos de las hipótesis basadas en la ideología sin admitir estar afectados por ella. Esto es o hipócrita o implica desconocimiento de la propia ideología, lo que es un error inocente pero que implica una menor vigilancia de los sesgos, negando tenerlos, y por lo tanto mayor facilidad en que ellos emerjan.
Veo que usted no niega que Paraguay dejó de atacar nuestro país una vez abandonó Itapirú. Usted considera que soy ingenuo por no querer llevar la guerra más allá de nuestro territorio una vez este fuera defendido con un ejército alerta, por ejemplo. Con ello, usted demuestra dos cosas: primero, no es el interés aliado defender la patria estrictamente, sino derrocar a Solano López. La disuasión puede permitir defender la patria, y es lo que normalmente logra en tiempos de paz. Inferir que la agresión es ad infinitum implica restar humanidad y capacidad de negociar al adversario, que de hecho existieron (y se puede hacer negociaciones territoriales que no impliquen derrocar un adversario, ¿acaso no se hizo eso con Saddam Hussein, mucho peor para su pueblo que Solano López, a la vez que se le impidió pasar a Kuwait? – la derecha requiere siempre de excusas para sus aventuras punitorias e imperiales). Si la intención de los aliados no es invadir Paraguay, se quita parte del incentivo a los paraguayos en combatir al adversario para expulsarlos de la tierra natal, excusa que se da cuando se invade.
Como yo antes le dije, es criminal proseguir con tal plan si éste implica un exterminio a gran parte de la población, como efectivamente ocurrió, cuando el pueblo paraguayo se negó a admitir la preponderancia de los invasores. Con esto, si usted no deja de favorecer la invasión de Paraguay a costa de destruir a todo el que se opusiera al predominio aliado, está usted incurriendo en apología del delito, y está develando un derechismo que no duda en acabar con la población de un país en tanto se adquiera la “seguridad”, en lugar de optar por otras estrategias, disuasorias, o de acuerdos, que no exijan la rendición incondicional o abandono del poder. Esa inflexibilidad respecto a la exigencia de “rendición incondicional” es criminal, e implicó el holocausto nuclear en Japón. Con esta exigencia, nos acercamos al imperio criminal de Estados Unidos en una de sus peores acciones. Dice usted que la defensa que yo propuse no se cumple en la guerra real, que implica lo que yo considero como “rendición incondicional”. Primero y principal, no puede usted buscar justificación en otras guerras después de haberlas considerado “trágicas … (y) … en ningún caso justas o éticas”. ¿Qué las justifica si no son justas o éticas? ¿Puede usted justificar entonces la invasión de Paraguay empleando argumentos que no son justos ni éticos? Si usted lo hace, y eso creo, aunque no lo admita abiertamente, así como retaceó hacerlo respecto a su ideología, entonces pesa sobre usted también ser una persona no ética y no justa, o por lo menos un apologista de lo injusto y lo no ético.
En segundo lugar, la destitución de gobierno enemigo no es cierto para todas las guerras, sino más que nada para aquellas donde un ejército mucho más poderoso confronta a uno inferior y no tiene problemas en imponer completamente su voluntad en lugar de intentar negociar. Aún así, Bush padre no destituyó a Saddam Hussein después de derrotarlo, así que ni siquiera en este caso puede universalizar que siempre se busque la caída del régimen adversario. Hay ocasiones en los que se intenta simplemente de resistir a la presión del poderoso, como hicieron los vietnamitas ante la agresión nortamericana. Cuando la relación de fuerzas es más similar, la paz suele lograrse mediante un tratado, y no implica la deposición de gobierno alguno, y a veces, cuando los beligerantes corresponden a países pobres, la simple presión de los países poderosos suele terminar con la guerra.
Sr. Da Silva, al respecto de la reunión entre Solano López y los aliados, Flores y Polidoro se retiraron y sólo quedaron Mitre y Solano López para terminar con la negociación. Me parece poco serio y sensible de parte de aquellos dos dejar de lado una negociación de la que dependían tantas vidas por un simple insulto personal. No veo mucho interés democrático por su parte en intentar negociar, sino simplemente en buscar la rendición incondicional de Solano López. Negociación implica intentar ceder en algo, si el interés es negociar no se le puede pedir a una parte que abandone el poder; si lo que se quiere es impedir futuras invasiones –y no hubiera otra intención por atrás-, se le tiene que pedir retirarse de las tierras enemigas, o acordar evitar tales invasiones, nada más. Yo puedo llegar a estar de acuerdo en destituir a Solano López, pero nunca a precio de seguir la guerra contra el pueblo paraguayo, que estaba del lado de Solano López. Y es aquí donde usted encuentra un Rubicón moral, Sr. Da Silva: acabar con un gobernante considerado peligroso a costa de destruir su pueblo, o dejar a ese gobernante persistir, sin destruir su pueblo. Mitre y los aliados cruzaron ese Rubicón, quizás ni siquiera les interesó planteárselo de esa forma, como dijo Sarmiento, que justificó de plano toda la empresa con consideraciones racistas. Y usted parece justificar ese cruce del Rubicón, considerando que había peno derecho en la invasión a Paraguay. En lugar de Mitre, yo hubiera pensado en la masacre civil, y en negociar la no-agresión mutua. Que por no renunciar Solano López haya expuesto a su pueblo a la devastación no quita que, ante la negativa, testaruda si se quiere, de Solano López, los mandos aliados tenían una opción moral que tomar. Y prefirieron no tomarla, seguramente por las ganancias materiales a conseguir luego de la guerra, doctrina de castigar el mal ejemplo, etc. y por eso son culpables de los sufrimientos de la nación invadida, si se quiere junto con Solano López. Son culpables de haber considerado que la deposición de Solano López justificaba el mayor exterminio de América del Sur, y actuar a pesar de ello.
Tras admitir usted que ambos lados cometieron desmanes, lo que es razonable, usted pasa a hablar de ultrajes producidos por los paraguayos contra argentinos, y de ayudas dadas por los aliados, que parece tener la velada intención de resaltar la generosidad aliada y criminalidad paraguaya. La ayuda aliada en Tuyutí no puede justificar las atrocidades de Piribebuy y Acosta Ñú. Además, téngase en cuenta que probablemente no fuera por ayuda humanitaria que los aliados salvaban algunos soldados. Muchos de esos soldados pasaron a formar parte del ejército aliado, que les encontró utilidad. Usted me desafía luego a citar alguna matanza anterior a enero de 1869, de la que admito no tener conocimiento. Pero en tal caso resalto que su límite a encontrarla antes de 1869 es arbitrario, para evitar considerar las que ocurrieron después de esa fecha. Luego yo le pregunto, cómo puede estar usted seguro de que no quedó habitante alguno en las ciudades obligadas a desplazarse, como para justificar que su proclamación de que los invasores no encontraron civiles. Por otro lado, en Asunción se destruyeron muchos bienes materiales, lo dicen hasta los libros de historia de la derecha argentina.
Respecto de las epidemias que existieran en Paraguay antes de la guerra, eso no justifica el mantenimiento de esas y otras epidemias producto del mantenimiento de la guerra en el propio Paraguay. Es en estos casos donde más dudo de su honestidad intelectual, sr. Da Silva. Resaltar todos aquellos casos en que hubo masacres o políticas mal pensadas del lado paraguayo, o centrarse en pedir refutación en los momentos en que los aliados no llevaron a cabo masacres, dejando arbitrariamente de lado aquellos en los que sí, intentado desviar la atención de nuestra culpa en la invasión de Paraguay, para no admitirla, o justificándola con consideraciones contradictorias (justificándola con lo que pasa en otras guerras a la vez que lamenta la guerra como hecho trágico) e inmorales, como antes indiqué.
Usted arguye que Argentina y Uruguay se retiran de la guerra (para ser justos, hay que aclarar que no tanto con la intención moral de dejar de devastar, sino con el interés de devastar los enemigos que surgen en sus propias patrias). Usted luego habla de los niños disfrazados de López, sin mencionar la canallada de las masacres a los mismos por parte de Brasil, al que Argentina seguía apoyando. De hecho, Argentina tiene aún un contingente mandado por Brasil durante el saqueo de Asunción (aunque no hayan participado de éste), por lo que se sigue que el apoyo argentino a la guerra continuó aún tras la vuelta de Mitre.
El término desgracia se aplica a la masacre de Paraguay, pero no basta, porque hay culpa humana, sobre todo en mandar la invasión a Paraguay. Desgracias son también los tornados y maremotos. ¡Hay que decir la verdad y asumir que es un crimen, y una masacre, si no quiere entrar en el tecnicismo del término genocidio, sr. Da Silva! Por otro lado, un genocidio, para ser sistemático, no necesita de campos de concentración o cámaras de gas, ni siquiera armas de fuego; mire el de Ruanda. Si tenemos un pueblo que sigue la lucha hasta el fin, como fue el caso con el paraguayo, es claro que la guerra en sí misma, y su prosecución y planeamiento, constituyen el hecho genocida en sí. Con respecto a los números, es algo que los historiadores aún dudan, no creo que usted venga a determinar la cuestión, sr. Da Silva, excepto si posee datos de censos pre- y post- guerra. Y Solano López perdió prontamente su ejército original, los que pelearon a partir de entonces fueron nuevas incorporaciones, así que eso no quita el que el número de combatientes paraguayos a lo largo de la guerra haya podido superar los números que usted calcula.
Finalmente usted dice que Solano López pudo hacer muchas cosas para salvar su patria. Estoy de acuerdo, creo que no debió haber dado excusa invadiendo territorios argentinos o brasileños, y pudo haber sido más democrático. No considero, sin embargo, que rendir su pueblo a un gobierno puesto por los imperiales y oligarquía rural argentina fuera algo deseable, seguramente en contraposición con usted. El pueblo no hubiera apoyado el yugo de esas naciones, interesadas en expoliar al Paraguay, y creo que por eso siguieron a Solano López. Empero, creo, y esto me interesa más, que los aliados, que tampoco eran demócratas, ni soltaban el yugo de la tiranía, también pudieron hacer muchas cosas para salvar esa patria, pero prefirieron no hacerlo. Prefirieron actuar condiciéndose con lo dicho por Sarmiento. Como dije antes, a estos aliados no les interesó nunca la dictadura o falta de ella, el emperador debió abdicar en tal caso, y los demás líderes aliados. Ellos también son repudiables, y son aún más culpables que Solano López en lo que hace a la continuación de la guerra dentro de Paraguay. Porque esto, la invasión a Paraguay, es algo que sólo de ellos dependía, no de Solano López. Intentar sacarse de encima esta responsabilidad para echársela encima sobre todo a Solano López es inmoral y deshonesto.
Pese a que me interesa poco el tema de la cobardía cuando se están juzgando cosas como la moralidad de las acciones y justificaciones, no creo que la cobardía sea una buena explicación de la huida de campamento en campamento por Solano López. Se condice más con reagrupaciones a fin de seguir la lucha, que es lo que realmente se hacía, pues se seguían haciendo armas en esos campamentos. Se ha dicho de Solano López que se escondía en trincheras gruesas, puede ser, si bien de Mitre se ha dicho que se escondió tras una loma durante la batalla de Caseros (aduciendo que era “para ahorrar sangre”), el Emperador tampoco se puso nunca en región peligrosa, y a Venancio Flores se puede acusar de otro tipo de cobardía, como es la de matar gente desarmada en Cañada de Gómez. Finalmente, creo que una vez que es alcanzado, aún la historia oficial argentina de libros de historia aduce que fue muerto negándose a entregarse, llamando a matar a los brasileños (“maten a esos macacos” – admito que hay racismo de su parte, pero que no dejaba de existir en los otros países) cuando éstos le intiman rendición, e intentando herir a un soldado brasileño con su espadín. No me parece tan cobarde como el suicidio de los jerarcas nazis o el intento de refugio en países no beligerantes, como el de tantos unitarios y caudillos federales argentinos y Uruguayos (incluyendo a Mitre, Sarmiento, Venancio Flores, etc.). En cualquier caso, es difícil que nosotros podamos juzgar la cobardía en la batalla si no hemos estado frente a alguna, como admito es mi caso, y supongo que el de muchos de los que participan de esta discusión.
Resalto, señor Da Silva, aquello en lo que más me opongo a usted, en cuestiones morales principalmente: esto es, su justificación de la invasión de Paraguay por parte de los aliados, a la vez que intenta darse aires de pacifista, justificando la agresión si no se da una rendición total de un gobierno entero, cosa tremendamente derechista que apoya el sufrimiento de los pueblos con tal de ver un gobierno depuesto, y luego, hipócritamente, echar la culpa del conflicto a esa persona que no quiso rendirse, en lugar de admitir que nuestros países pudieron seguir otro plan de acción, menos dictatorial y basado en la concertación plural, para evitar la masacre. Como si estuviéramos atados a una respuesta refleja; de la falsedad de esto cualquier persona honesta se daría cuenta. Así como también ignorando el daño y sometimiento colonial impuesto por el régimen económico social más desigual y explotador que se impuso tras la guerra, copia del modelo oligárquico rural argentino.
Disculpe el no reciprocarle su saludo religioso, es que soy agnóstico.



agrega un comentario


sobre la verdad y los aliados
Por Rafael Da Silva - Thursday, Mar. 12, 2009 at 2:17 PM

Veo señor Haro, que ha seguido mi consejo, y en la medida que lo ha hecho me va dando usted la razón. Pues verá si antes Flores no fue a la reunión ahora si, (pero igual es un acanalla por que se fue) lectura Sr. Haro, es lo que le falta a usted, pues de ello vería que cada una de sus apreciaciones son errónea por la fuerza de los hechos. Aunque usted insista en nombrar a Chomsky y analizar a fuerza de marxismo algo que no es. Usted se niega meterse en el espíritu de una época y comprender desde allí lo que sucedió. Su error es marcar lo ideal, y no centrarse en comprender el porqué aquello ocurrió de la manera que ocurrió. Veo también a la conclusión que va llegando usted, sobre que nadie se salva de culpas en aquellas guerras, pues claro que no, nadie se salva y es porque son personajes de otra época. “hay de los pueblos que necesitan héroes”
Sr. Haro ¿Dónde cree usted que se encuentra itapiru? Claro que considero que fue a partir de allí que López se retira de la costa del Paraná pero itapiru ¡esta en territorio paraguayo!

Ha profesor Benítez, viniera ser usted un aliado mío en este debate. Pues usted hace hincapié, como yo, en la verdad y los documentos. Mi tenue adversario es gustoso de imaginar hipótesis y sazonarla con la más variada argumentación impalpable. Sosteniendo lo que imagina con “bueno pero que tal si…” o “quizás ocurrió así…” entrar en ese juego nos llevaría a ver quién es más imaginativo y des variante. Pero no Prof. Usted es un hombre riguroso que clama por la verdad basada en la documentación histórica, pues yo también. Y si esos documentos demostraran que yo no tengo razón, así será, yo no tendré razón. Mientras tanto yo me baso en la rigurosidad, no podrá acusarme usted u otro de faltar a la verdad.
¿Qué hace el Dr. Luces león? Pues lisa y llanamente miente, si señor miente. Que mitre declaro la guerra, que no contesto los pedidos de paso, que el tratado se firma anteriormente al la invasión de corrientes etc. Pues mentiras demostradas por la documentación, es esperable en usted, un hombre tan riguroso y apetecible de la verdad, se indigne con esta sartas de mentiras de un compatriota suyo.
Yo con el mío, (vio prof. Benitez, que los apellidos no dicen muchos de las personas, sobre en estas tierras llenas de viajeros….) le tendré paciencia pues veo que ha comenzado a leer un poco mas y a partir de allí, comenzara a darme la razón.
La verdad nunca es bella, mas hay que ser valientes, que se encontrara en los archivos del Brasil, pues vaya uno a saber, yo creo que nada tan relevante más de lo que se encontrado, argentina a abierto todos los archivos y no hay nada mas de lo que ya se sabe.
Sr. Haro, antes de responderle, podría responderme ¿dónde cree usted que queda Itapiru?
¿Cómo fue el combate que desalojo a los invasores del fuerte? ¿Qué hizo el tirano y su ejercito una vez perdido itapiru? Lea historia Sr. Haro, le he recomendado solo bibliografía paraguaya, para que no crea que es propaganda pro aliada o mitrista. Y vera que mis argumentos son inapelables inténtelo comprender pensando en la época, y no en Marx, y vera que no solo es de derecha las invasiones de derrocamiento. Y no se obsesiones con mi idiologia. (se sorprendería usted, de saber)

agrega un comentario


Contestaciones sobre temas menores planteados por Da Silva
Por Augusto Haro - Thursday, Mar. 12, 2009 at 5:07 PM

Lo veo jactarse de que le haya dado la razón en que Venancio Flores fue a la reunión. De hecho, las dos cosas son ciertas. Faltó a la discusión, por irse temprano, pero acudió al principio de ella. A fin de cuentas es como si no hubiera concurrido. Quédese alegre sr. Da Silva con esa minucia de poca trascendencia que considera su victoria, y continúe su autoadulación si le place. Su falta de conocimiento de marxismo y facilidad en descartarlo de plano, además de su impregnación de ideas reaccionarias me hace pensar que poco tiene que ver con las izquierdas, por más que pretenda hacerse el misterioso acerca de su ideología en lugar de admitir honestamente sus sesgos.
Usted considera que yo no interpreto “el espíritu de la época”. Supongo que usted traerá esto a colación para intentar justificar la invasión criminal a Paraguay; cualquiera sea el espíritu de la época, o porqué no, del lugar (siendo que a menudo diferentes culturas tienen diferentes morales), pero en tal caso no podemos juzgar moralmente a ningún líder en la historia, y toda esta discusión sería inútil, ya que los juicios deberían estipularse en base a la moral de la época y del lugar, y son las élites gobernantes las que fijan la moral, por lo que serían, en todos casos, prácticamente intocables. Preferiría que explicitara de qué está hablando. Considera mi error que yo marco lo ideal, y que no entiendo por qué ocurrió lo que ocurrió. Creo comprenderlo, si bien no es la misma idea mitrista que la suya. Se invadió porque convenía, por varias razones. Se engatusó al pueblo, como siempre, con cuestiones de “salvar el honor”, “unidad nacional”, etc., pero eso era para la “gilada”. Otros tipos, los que mandaban, los oligarcas, sabían que iban a obtener ventajas cuando reorganizaran el país derrotado. Hablo de esa historia, que requiere interpretación económica, que no se zanja con declaraciones de guerra y cartas, que usted se niega a ver o a la que se niega a dar comentarios (por ello se fija en las represiones en vez del ordenamiento económico).
Sr. Da Silva, veo que haciendo gala de la deshonestidad que tanto le remarco, considera que yo ahora, según usted gracias “sus consejos” que usted ha vertido en mí, “empiezo a reconocer que nadie se salva de culpas”. En realidad desde el principio de esta discusión he aceptado la posibilidad de que Solano López haya efectuado masacres entre los suyos, y desde el primer mensaje hasta hoy he recalcado que lo que haya hecho Solano López no excusa nuestra responsabilidad. Si usted tergiversa así las cosas, no espere que yo tenga más credibilidad en usted que en Pigna, Rosa o Galeano, al respecto de hipótesis económicas. Con lo de los héroes y los pueblos, ya dije yo arriba que no hay que idolatrar a nadie; parece usted demostrar que no ha leído mis respuestas. Itapirú está en el borde de Paraguay, así que no hacía falta ni siquiera invadir Paraguay para lograr que se abandonara la invasión de Argentina. Hubo escaramuzas y fue cañoneado por la armada brasileña. Y los paraguayos huyeron tras esto. Me gustaría que así como le contesté esta pregunta de maestro ciruela sobre Itapirú me contestara usted los cuestionamientos que le hago, que simplemente deja de lado, como todos aquellos en los que denuncio sus contradicciones, sus errores, sus justificaciones de la invasión, su deshonestidad a la hora de mostrarse “sin ideologías”, entre otras.
Finalmente ¿qué tiene que ver que los apellidos digan o no de las personas con que yo sea compatriota suyo? Mi apellido no es Da Silva, sr. Usted dice “no solo es de derecha las invasiones de derrocamiento”, tiene razón en esto, pero sí lo es una de esas invasiones que entronice la oligarquía criolla, así como todo aquel que las justifique.

agrega un comentario


Breve lectura intructoria
Por Rafael Da Silva - Monday, Mar. 16, 2009 at 6:10 AM

Un líder antiimperialista

Hemos ido avanzando en este trabajo sobre la evolución del lopizmo, desde su original propuesta acotada a dar legitimidad a los dudosos derechos sobre bienes inmobiliarios de los descendientes de Francisco Solano López, hasta el proceso que en las tercera y cuarta décadas del siglo XX transforma a su figura, de dictador y responsable de una guerra desastrosa para su país, en héroe, víctima de la agresión de la Triple Alianza y paradigma del patriotismo paraguayo. En ese estadio, en la segunda mitad del siglo XX la interpretación de la guerra se construirá -de manera predominante en Paraguay pero con notable acogida entre intelectuales de los países vecinos- sobre la base de tres variaciones del enfoque imperialista y de los postulados que ofrecería la influyente Teoría de la Dependencia.
Compartimos lo postulado en una excelente investigación por la historiadora rosarina Liliana Brezzo, en el sentido que en esencia la teoría imperialista sobre el origen de la guerra exhibió durante esos años tres versiones:
La primera establecía que la guerra fue provocada por Gran Bretaña para abrir en el Paraguay un campo de rentables inversiones y un mercado para las exportaciones británicas.
Una segunda teoría se basada en la crisis del algodón de mediados del siglo XIX, que sostenía que la guerra civil en los Estados Unidos había creado tan grave alteración del mercado que los británicos consideraron al Paraguay como un proveedor que compensaría la declinante oferta de los estados confederados enfrentados entonces bélicamente al norte industrial yanqui.
La tercera teoría argumentaba que la incompatibilidad política del gobierno liberal al estilo europeo y el capitalismo estatal al estilo paraguayo habría conducido a Gran Bretaña a financiar una guerra encubierta mediante préstamos a los gobiernos brasileño y argentino.
En la década de 1980-90 esta taxonomía comenzó a ser revisada en Paraguay en el contexto abierto por la recuperación de las libertades. El año 1989 propició una renovación fundamental de la historiografía paraguaya que ahora tenía gracias a los saludables aires pos strossnistas, generalizado acceso a fuentes, a los archivos, a modernas metodologías historiográficas y nuevos campos temáticos. A esa situación específicamente paraguaya se agregó el proceso de integración regional que ha contribuido -sostiene Brezzo- a una entronización de la alteridad y a una reflexión acerca de las posibilidades y condiciones mismas de la mirada desde afuera.
Investigadores paraguayos y de otras nacionalidades al indagar conjuntamente sobre el origen y las causas de la guerra demostraron de manera convincente que cualquiera sea la versión de la explicación imperialista que se aplique, la evidencia disponible hasta el momento presta sorprendentemente poco apoyo empírico a la misma.
Estos trabajos ofrecen, entre otras pruebas, la dimensión diminuta que presentaba el mercado consumidor paraguayo por la falta de poder adquisitivo de la población como para despertar en Gran Bretaña un verdadero interés en su apertura. De haber existido -consideran- una vez removido el obstáculo para su apertura (la dictadura de Francisco Solano López) los británicos habrían invertido grandes sumas, aumentando de manera significativa el comercio. Pero esto no ocurrió: la evidencia presentada descubre que hacia 1880, por ejemplo, el Paraguay ocupaba uno de los últimos puestos en el ranking de inversiones británicas en América Latina.
En cuanto a la teoría de la crisis del algodón hay que comenzar por recordar que la Guerra del Paraguay se inició cuando la lucha norteamericana terminara y que, durante los cuatro años de ese conflicto Gran Bretaña había ubicado otras fuentes alternativas, particularmente en Egipto y en Brasil; por otra parte el algodón constituía un renglón muy pequeño de la exportación paraguaya, incapaz de atender las demandas que los británicos buscaban. Finalmente, la más firme desmentida de este argumento se basa en los propios esfuerzos que Francisco Solano López desplegó entre 1862 y 1865 para encontrar mercados a los productos paraguayos, yerba y especialmente algodón; por lo tanto no puede afirmarse que López habría impedido que el Paraguay exportase tanto algodón como le fuera posible.
¿Por qué tuvieron tanta atracción estas interpretaciones en la segunda mitad del siglo XX? Hay que admitir que culpar a Gran Bretaña por el inicio del conflicto satisfacía en las décadas de 1960 a 1980 a distintos intereses políticos: para algunos se trataba de mostrar la posibilidad de construir en América Latina un modelo de desenvolvimiento económico no dependiente. Modélicamente apuntaban como un precedente el estado paraguayo que fuera regido de manera despótica y autárquica (se aceptaba lo primero en aras de lo segundo) por el doctor Francia y los López. Acabarán, por lo tanto, por negar esa posibilidad en la medida en que presentaran a la potencia central -Gran Bretaña- como omnipotente, capaz de imponer y disponer de los países periféricos, de manera de destruir cualquier tentativa de no-dependencia.
Por su parte, la visión maniqueísta y mistificadora de Francisco Solano López no solo interesaba como al régimen dictatorial de Stroessner. También les convenía a sus enemigos políticos e ideológicos. En esa visión López era expuesto en condición de víctima de una conspiración internacional que prefirió morir a ceder a presiones externas. Por otra parte, estos presupuestos y conclusiones sufrirán una fuerte influencia del contexto histórico en que fueron escritos. Las décadas de 1960-1970 se caracterizarán en América del Sur por gobiernos militares. Una forma de luchar contra el autoritarismo que asolaba el continente era minar sus bases ideológicas. Los regímenes de fuerza estaban encabezados por militares golpistas que hacían -de la boca para afuera- de su liberalismo un credo similar al de su anticomunismo. Y que no tuvieron el menor prurito en echar abajo en sus respectivos países de actuación, la democracia y las instituciones, so pretexto de defenderlas. La Doctrina de la Seguridad Nacional a la que estos pretores adscribían los convertían de modo explícito en monigotes funcionales al imperialismo yanqui.
En ese contexto hacer del imperialismo inglés el responsable máximo y casi excluyente de la Guerra contra el Paraguay dio a ese conflicto un carácter ideológico y permitió que se retratara a Francisco Solano López como héroe antiimperialista. Ese carácter viabilizó la aceptación del nacionalismo lopizta por parte de la intelectualidad latinoamericana de izquierda. Por esta causa el nacionalismo lopizta antiimperialista fue tan exitoso entre los intelectuales al atacar el liberalismo que arropaba en la Guerra Fría a los militares facciosos latinoamericanos.
Al fin y al cabo, Bartolomé Mitre, presidente de Argentina que luchó contra Francisco Solano López y mantuvo una lealtad inconmovible a su aliado brasileño pese a las dificultades casi insolubles surgidas en el frente interno, fue la más destacada figura del liberalismo porteño y el fundador de un diario, La Nación, el cual se asumió como el vocero prestigioso de la burguesía liberal argentina que se benefició con los recurrentes golpes militares ocurridos a partir de 1930. En Brasil, donde los militares ocuparon el poder entre 1964 y 1985, Caxias y Tamandaré, jefes de las fuerzas brasileñas en la guerra, fueron convertidos en próceres modélicos del ejército y de la marina, respectivamente
He ahí, la razón en gran parte, de la acogida vergonzosamente acrítica y el consiguiente éxito en los medios intelectuales de la versión del revisionismo lopizta sobre la Guerra del Paraguay, versión aceptada por atacar el pensamiento liberal, por denunciar la acción imperialista o por criticar el desempeño de los jefes militares aliados. En estas interpretaciones, subyace muy a flor de tierra la construcción de un paralelismo entre la Cuba socialista, aislada del continente americano y hostilizada por Estados Unidos y la presentación de un Paraguay de dictaduras progresistas y víctima de la potencia entonces más poderosa del planeta, Gran Bretaña.
En este comienzo del tercer milenio, junto a la caída de la otrora popular Teoría de la Dependencia y al consiguiente deshielo del mito imperialista sobre el origen de la Guerra del Paraguay, estamos en presencia de investigadores[v] que han contribuido al esclarecimiento de una serie de cuestiones que aparecían inviolables hasta hace poco tiempo.
Pero si hay un descrédito notorio en el mito de Francisco Solano López como líder antiimperialista, persiste en la conversación general de vastos sectores un halo romántico sobre su figura.

Grupo Efefe, pagni y Cesareti, "la metamorfosis de francisco solano López"

agrega un comentario


más consideraciones
Por Augusto Haro - Monday, Mar. 16, 2009 at 10:02 AM

Respecto a la cuestión de Inglaterra, desde ya que Paraguay no podía en forma alguna representar un mercado conveniente para ésta, mucho menos después de ser destruida tras la guerra. Pudo estar involucrada Inglaterra, más desde su financiamiento bélico, y consecución de del libre comercio. La destrucción del mal ejemplo tampoco se ve desmentida por la poca inversión inglesa en el lugar. ¿O acaso logró grandes ganancias a Estados Unidos con su ataque a los sandinistas nicaragüenses? ¿No fue más bien intentar evitar una experiencia independiente, que si se esparciera en la región por dar buenos frutos, sería un problema? Hay que recalcar, contra los que están en contra de las razones económicas de la guerra, que Mitre desde su diario dijo que una de las razones y ganancias de la guerra fue el libre empleo de los ríos paraguayos, y la destrucción de baterías que obstaran esa libre navegación, lo que se indica aún en el tratado de la triple alianza. Aún la aludida libre navegación pudo servir para lograr que los ingleses apoyaran la causa aliada, en el caso de que no fueran instigadores.
Mire, si para usted derrocar a Solano López, o la seguridad territorial, justifica llevar la guerra de invasión a esa nación con todas las muertes que implicó, entonces tenemos ideas muy diferentes de lo que es moral, y quizás sea inútil que siga discutiendo con usted. No se puede justificar una guerra que asesina en el campo de batalla a un pueblo que se resiste a su invasor como el paraguayo, que defendía su independencia del invasor, en nombre de derrocar a un presidente. Decir que lo hacían porque Solano López los obligaba no explica esto; como dijera Juan Bautista Alberdi: siguen luchando aún cuando la guerra ha debilitado fuertemente la capacidad del gobierno de obligarlos a continuar.
No hacía falta continuar la guerra hasta el derrocamiento de Solano López para darse cuenta de que la guerra misma, con las enfermedades que acarreó (incrementa los efectos en la población de las enfermedades que ya existen, al aumentar las infecciones, decrecer la capacidad de tratamiento; por ello que la existencia de epidemias anteriores no quita culpas al mantenimiento de la invasión respecto a los que murieron de esas mismas epidemias en la guerra) iba a llevar a una masacre tan grande teniendo en cuenta cómo resistían los paraguayos el dejarse dominar. ¿Cuánto tiempo les costaba a los aliados darse cuenta que los paraguayos no los querían en su nación, y que insistir con prolongar la guerra hasta derrocar a Solano López implicaba la masacre de ese pueblo en el campo de batalla y por enfermedades?
Si usted me habla de justificarlo basado en el “espíritu de la época”, le informo que el que justificó la guerra era el espíritu “liberal” de la época, que era no compartido por toda la gente en nuestro país ni en el Uruguay, especialmente todos los federales no traidores (Urquiza traicionó a los defensores de Paysandú y a Peñaloza, además de a Rosas y Solano López). En Paraguay el “espíritu de la época” era otro, más acorde con las ideas de Solano López y una idea más comunitaria de sociedad. Si usted juzga desde el espíritu moral de hoy a Solano López, indicando lo tiránico que era… de la misma manera debería condenar moralmente la invasión al Paraguay, desde nuestro punto de vista actual, que en la práctica implicó la guerra contra el pueblo paraguayo, en el capricho de derrocar a Solano López.
No hacía falta derrocar a Solano López para recuperar Corrientes. Usted considera que Solano López quería una guerra a primera sangre, para lograr “el equilibrio del Plata”. En cambio, el tratado de la triple alianza buscaba una guerra total hasta derrocar el régimen de Solano López, una respuesta exagerada. Hay quien dice que Brasil quiso dar el ejemplo con una acción desmedida a otras naciones. Calza con lo que hicieron, por lo menos. En Yataity Corá Solano López tenía poco que pedir salvo que lo dejaran persistir en el gobierno. Fue Solano López el que pidió la entrevista, no pudo haber salido con grandes pretensiones. Asistir a la entrevista fue una farsa de los aliados. Su tratado indicaba que no pararían hasta derrocar a Solano López. Estaban interesados en algo más que el que no los agredieran, estaban interesados en poner otro gobierno, y mediante eso otra forma de organización social y económica, como lo hicieron.
Si llevamos o fomentamos llevar la guerra hasta el final fue o por los favores que Mitre tuviera que pagar a Brasil por su apoyo en comprar a Urquiza, para derrocar a Rosas y más tarde engañar a los federales, o más razonablemente, por lo que iba a ganar en latifundios la clase social a la que Mitre pertenecía, y en el comercio de los productos tropicales que la apertura de los ríos permitía (por supuesto, ventajoso para los comerciantes). Tampoco se puede justificar una invasión que implique tal masacre por “salvar el honor” o por “la libertad comercial de los ríos” (que convenía por sobre todo a Inglaterra, con poder industrial, y relegaba al nivel de colonias productoras de materias primas a las naciones sudamericanas), como lo hiciera Mitre entonces.
A los crímenes de Solano López no los niego, porque algunos son ciertos, aunque otros quizás estén exagerados por la propaganda. De Juan Crisóstomo Centurión no hay que considerar sus denuncias de los crímenes de Solano López como libres de propaganda, aunque no se puedan tampoco negar de plano. Porque tras la guerra, una vez que los seguidores del liberalismo argentino se entronizaron en Paraguay, el oficialismo denostaba a Solano López, y no se puede dejar de lado la influencia aliada, ya que muchos de los organizadores del Paraguay eran liberales antiguamente emigrados a Buenos Aires. Y Centurión tuvo su cargo en ese Paraguay de post-guerra. Por otro lado, si ocurrían masacres en la guerra, es claro que Centurión notaría más las del bando en el que estaba que las del enemigo.
Es un error considerar que los “liberales” argentinos buscaban otra libertad más que la libertad del capital, el librecambio. Los “liberales” no siempre favorecían la libertad de prensa: Mitre hizo cerrar periódicos opositores. Los “liberales” tampoco eran democráticos, ya que como se jactara Sarmiento, habían logrado ganar elecciones con políticas de acuchillamiento de rivales políticos, que llevaba a que éstos no se presentaran a elecciones.
Se puede echar la culpa a Solano López por las marchas forzadas, y las muertes que conllevaran, pero si admitimos que el pueblo en general estaba de acuerdo con él, es muy posible que también fuera el avance militar aliado el responsable de estos masivos abandonos, como ocurre en los desplazamientos que genera la guerra, y por tanto, fueran los mismos aliados los culpables, al menos en parte, de los desplazamientos y muertes que conllevaron, como en otras tantas guerras. De Venancio Flores se ha dicho que degollaba prisioneros en la guerra de Paraguay, lo que no sería extraño teniendo en cuenta sus antecedentes en Cañada de Gómez, y esto podría también implicar que la población paraguaya huyera ante el avance aliado. Quedaron civiles en Asunción y otros centros, las mujeres fueron violadas (no voy a negar que los paraguayos no hicieran lo mismo en el Mato Grosso o Corrientes), sus hijos fueron asesinados según Pigna.
Ni aún los crímenes de guerra aliados están exentos de cierta propaganda. Las denuncias de los desmanes producidos por los brasileños son argentinas. Nuestra historia dice que nosotros paramos a los brasileños porque “la victoria no da derechos”, y nos opusimos a saquear Asunción, mientras que los brasileños documentan que Mitre tiró cadáveres coléricos al río Paraná y que ellos se impusieron a nuestras ambiciones por el Chaco boreal. Sugiere que ambos bandos callaron sus propios crímenes de guerra. De hecho, Mitre los cometió varios en sus represiones a los federales argentinos, por lo que no me extrañaría que las hubiera llevado a cabo allá.
No considero las hipótesis económicas contradictorias con las políticas, pero sí más escondidas, sobre todo en tiempos en que se hablaba de honor, y hablar de cuestiones mercantiles sonaba menos honorable. Pero no con el liberalismo económico, que Inglaterra se esforzó en presentar como necesario para el bienestar de los pueblos, y por tanto moral, y fue aceptado por casi todos: no es raro entonces que Mitre diga que una justificación de la guerra era ese el libre comercio por los ríos paraguayos.
La verdad, su ideología me interesa poco, sólo me hubiera interesado que la mostrara en el debate, para que, como yo lo hice, nuestros sesgos quedaran en evidencia mientras discutíamos aquello en lo que no estábamos de acuerdo, como por ejemplo, las hipótesis económicas. Pero viendo sus justificaciones de imposición de un sistema más explotador que el anterior, y su justificación de proteger una parcela del terruño propio (que es apenas un límite geográfico inanimado) sin importar llevar a cabo lo que se convirtió en la práctica en una guerra al pueblo, creo que, cualquiera sea la ideología a la que usted diga adherir, en la realidad justifica las políticas injustas y violentas de las élites oligárquicas, y poco podemos tener que ver moralmente.
Me dice que cuestiono a los aliados por no haber llevado a cabo la solución ideal en vez de meterme en el espíritu de la época. ¿Sugiere usted acaso que evitar una guerra que iba a llevar al exterminio como aquella es algo ideal? Con ese argumento, se puede justificar “comprender” (espero que ese “comprender” no signifique “justificar”) cualquier genocidio que haya tenido apoyo popular “metiéndose” en el “espíritu de la época (y lugar)” para explicar ese genocidio, y tachar a los que pretendan condenar tal genocidio de “idealistas”.
Si usted tanto dice que desde la perspectiva moral de la actualidad no nos corresponde aplaudir ejecutores de antiguos crímenes, como Solano López, ¡tampoco nos corresponde desde la actualidad justificar antiguos crímenes como lo fue la guerra total contra Solano López sin importar el que la resistencia popular implicaba el genocidio! Usted tiene que juzgar a Solano López y a los aliados con la misma vara, no usar para algunos nuestra actual moralidad (lo más razonable para todos los casos) mientras que para otros pide tratamiento en base al “espíritu de la época”. Son trampitas. Es medir con dos varas distintas, como hace varios mensajes le indiqué.
Y no estoy hablando de conocer lo que ocurrió mediante el “espíritu de la época”. Comprender, en tanto a conocer, es una cosa que compete a la ciencia. Estoy hablando de no justificar un crimen (guerra que mató un pueblo en campos de batalla y por enfermedades, porque ese pueblo no quería dejarse dominar por los invasores), que es algo que compete a nuestra moral. La palabra “comprender” también suele usarse para justificar personas. No deberíamos mezclar el conocimiento científico con la justificación para intentar una apología de la criminal invasión a Paraguay. Aunque podamos comprenderla (conocerla) científicamente teniendo en cuenta el pensamiento y motivación de la época, no tiene que significar eso que la justifiquemos, como remarco en el párrafo anterior.
Finalmente, si usted considera que no podemos honrar hoy a Solano López dándole el nombre de un batallón del ejército nacional, debería también oponerse a honrar los nombres de Mitre y Sarmiento, criminales autóctonos que han sido honrados dándosele su nombre a innumerables establecimientos, calles, etc. Si de Solano López se considera que mató miles de los suyos durante la guerra, incluyendo allegados, además de considerar adultos a los niños, a Mitre se le ha imputado el crimen de más de cinco mil personas durante sus represiones al federalismo, extendido por toda la antigua Confederación, así como también en la provincia de Buenos Aires. Si Solano López diezmó su ejército por perder, también lo hizo Mitre con los batallones que se negaban a ir a la guerra.
Qué se puede decir de Sarmiento, a quien con justicia se llamaba “el loco”, y quien dijera esto: "Nuestra base de operaciones ha consistido en la audacia y el terror que, empleados hábilmente han dado este resultado admirable e inesperado. Establecimos en varios puntos depósitos de armas y encarcelamos como unos veinte extranjeros complicados en una supuesta conspiración; algunas bandas de soldados armados recorrían de noche las calles de la ciudad, acuchillando y persiguiendo a los mazorqueros; en fin: fue tal el terror que sembramos entre toda esta gente con estos y otros medios, que el día 29 triunfamos sin oposición." y “Los gauchos que se resistieron a votar por los candidatos del gobierno fueron encarcelados, puestos en el cepo, enviados al ejército para que sirviesen en la frontera de los indios, y muchos de ellos perdieron el rancho, sus escasos bienes y hasta su mujer… Pusimos en cada parroquia (o mesa receptora de votos) cantones con gente armada. Bandas de soldados armados recorrían de noche las calles de la ciudad acuchillando y persiguiendo… Fue tal el terror que sembramos entre toda esta gente, con estos y otros medios, que el día 29 triunfamos sin oposición”.

agrega un comentario


otras consideraciones
Por Augusto Haro - Monday, Mar. 16, 2009 at 12:20 PM

Además, veo que hace esfuerzo en mostrar la inviabilidad de las hipótesis de implicación inglesa en la guerra, o criticar el apoyo a Solano López por parte de algunos sectores de izquierda.
Creo que desde el principio he dicho que de la implicación inglesa no hay evidencia inequívoca (sólo se ha dicho que hubieron algunos contactos con Thornton durante las reuniones previas a la guerra, pero que pudo ser para cualquier cosa, aún para pedir permiso por la guerra o tratar de mostrarla como beneficiosa para el interés inglés), y también desde el principio he dicho que no voy, ni puedo, defender a Solano López.
A respecto de las hipótesis económicas, no dependen de Inglaterra, y muchas pueden callarse porque no quedaría bien que los oligarcas argentinos digan públicamente "vamos a extender nuestros latifundios a Paraguay" o "vamos a abolir ese sistema comunitarista en beneficio propio".
Si lee bien lo que digo, lo que a mí me interesa es cuestionar las justificaciones de la criminal invasión a Paraguay, como las suyas, y notar que esa fue una guerra producto de no sólo un criminal, sino que otros tres son también culpables, como dijera un paraguayo antes en esta discusión.
Me gustaría que tocara ese punto en vez de salirme con textos que cuestionan la hipótesis de implicación inglesa en la guerra o la exaltación de la figura de Antonio López, ya que yo no defendí ninguna de ambas posturas, si bien considero que la primera no está refutada y la segunda puede estar exagerada por la prensa enemiga (lo que puede también aplicarse, por supuesto, a los crímenes aliados, como dije en mi anterior mensaje).
Y finalmente, creo que así como hicimos que Paraguay nos pagara en compensación por sus destrozos, nosotros debiéramos tambien pagar a Praguay por los muchos más ingentes destrozos que cometimos, junto con los brasileños. Porque las vidas humanas tomadas son imposibles de pagar con nada. Y dejar la hipocresía de cuestionar la contaminación uruguaya de ríos compartidos mientras hacemos oídos sordos de los que nosotros contaminamos en nuestros ríos comunes con Paraguay.

agrega un comentario


sobre la verdad
Por Rafael Da Silva - Tuesday, Mar. 17, 2009 at 5:02 AM

Sr. Haro, pues este maestro ciruela lo deberá aplazar, pero veremos más tarde porque. Cuando termina la guerra una gran cantidad de correntinos, proletarios, cruzaron el Paraná y fueron a dar al Paraguay. Allí avía tierras, oportunidades y hasta mujeres. De esta acción un buen número de correntinos se beneficiaron con la guerra. Pues bien allí tiene usted los verdaderos instigadores de la tragedia, ¡la peonada correntina¡
Bueno cálmese, sostener esta hipótesis es absurda, lo reconozco, en realidad ese movimiento inmigratorio ventajoso y espontaneo, fue el resultado de la guerra. Pues bien de igual manera con lo que ocurrió en el Paraguay de posguerra con las inversiones argentinas y brasileras. Yo en una entrada anterior, he citado hasta los apellidos de quienes se beneficiaron con la guerra, inclusive existe un mapa señalando exactamente las extensiones de tierra que tenían los capitales argentinos. Pero eso como lo señalo usted, es otra historia, pues ello es el resultado de la guerra y de las disputas entre los aliados. Debe ser analizado a la luz de otros hechos, de ninguna manera se puede confundir que aquello fue lo que motivo la nivación al Paraguay. Usted confunde causas y efectos, no hay manera de encajar los hechos con su hipótesis de origen económico de la guerra.
Repasemos los hechos:
1854- firma del tratado de paz amistad y libre comercio, entre el Paraguay y argentina. Esto incluía la navegación del rio Paraguay y Paraná.
1864- dos días antes de la declaración de guerra por parte del Paraguay parte del puerto de buenos aires barco paraguayo con armamento, (luego decomisado)
1864-1865 de corrientes a buenos aires no había un solo soldado de línea.
Abril 1864-abril1865 un año tardan los aliados en llegar hasta corrientes.
1865, se forma y se arma el ejército argentino.
Anterioridad al año 1864: mitre jamás escribió o pronuncio palabra alguna en contra del Paraguay, ni en su correspondencia privada u oficial, así como tampoco en cartas diplomáticas, militares o agentes secreto alguno. Ni en público ni en privado. Ni siquiera algo que pudiera interpretarse como algo inamistoso.
Es decir Sr. Haro, la argentina no estaba preparada militarmente para llevar a cabo una guerra, y menos una de conquista, la argentina era una nación aliada, mas aun las provincias del litoral con Urquiza al a cabeza. En 1864 López podría haber llegado hasta buenos aires si era mas decidido, pero debo reconocer que el hombre era de palabra, pues tal lo prometió a Urquiza este no invadió entre ríos. Mitre jamás espero un ataque por el Paraguay, su argumento de neutralidad es irrefutable hasta nuestros días, no se puede permitir el paso de tropas de un país para atacar otro, inclusive en la guerra de Malvinas los aviones ingleses que aterrizaron en el Brasil, no pudieron despegar a hasta finalizado el conflicto, pues ello favorecería a las acciones de guerra inglesas. (Entendí mal o usted considera que Inglaterra tenía derecho de invadir argentina, el mismo que argentina tenia al invadir el Paraguay)
¿Ese es el maquiavélico plan de la oligarquía?
¿Esos son los preparativos para una guerra de destrucción y que buscaba provocar el genocidio, según usted?
¿ese es el plan que buscaba el beneficio económico del país?
¿esos son los preparativos de una nación hostil al Paraguay?
¿Dónde está las comunicaciones entre la oligarquía planeando la guerra?
¿Quién los organizo un plan sistemático de destrucción y apoderamiento, según usted?
Usted dice:
“Es fácil jugarla de víctima si se dejan de lado algunos hechos importantes. Como por ejemplo, el haber ayudado en derrocar al único gobierno aliado de Paraguay, necesario para el comercio exterior de este país”
Yo le digo:
Sr Haro, el único país aliado ventajoso para el comercio exterior del Paraguay era argentina,, y como le señale el Paraguay tenía un tratado que por diez años se respeto, así como la evidencia dice que efectivamente el argentina tenía 6000 soldados desparramados por la fronteras frente a 30000 del ejército regular paraguayo prestos a invadir.
Usted dice:
“Se entiende que quisiera defender al gobierno blanco de Uruguay, que era un aliado vital para el reducido, pero existente, comercio externo de Paraguay.”
Yo le digo:
Pues si yo justifico la guerra en el Paraguay, lo hago por lo menos con la verdad, usted justifica la invasión con una hipótesis fantástica.
Usted dice.
“Pero no con el liberalismo económico, que Inglaterra se esforzó en presentar como necesario para el bienestar de los pueblos, y por tanto moral, y fue aceptado por casi todos: no es raro entonces que Mitre diga que una justificación de la guerra era ese el libre comercio por los ríos paraguayos.”
Yo le digo:
No comprendo de donde saco eso, el tratado de 1854 le daba libre comercio a ambos.
Usted dice:
“¿Me va a decir ahora que en Paraguay sólo mandaba López?¿Que su voz era ley? No puedo creer eso.”
Yo le digo:
No lo crea, sépalo, lea historia paraguaya pre guerra y comprenderá que López, venido de Francia y de la corte, traía ideas monárquicas, pregonadas por el semanario de asunción, el tenia el poder absoluto y no había oposición alguna, al igual que su padre quien transfiere el gobierno a su hijo, el cargo en el Paraguay era vitalicio.
Usted dice:
“No estoy de acuerdo con su versión de que no hay nada más que eso. De nuevo, usted está negando, convenientemente para su causa, cualquier otra razón que pueda haber existido. Con esto, es usted, y no yo, quien atenta contra la lógica, al negar lo que desconoce.”
Yo le digo:
Al no existir evidencia para sustentar otra hipótesis es mejor dejarla como una hipótesis menor, al contrario de lo que ocurrió con esta guerra donde, y como explica el texto que me precede, se ha construido un mito por motivos ideológicos que no se sustenta en evidencia alguna. Deberían tener algún sustento pues los seres humanos no nos comunicamos por telepatía, alguna carta que se infiera coordinación de los oligarcas, algunos papeles diplomáticos con órdenes, pero nada no existe nada que lo indique.
Usted dice:
“Entonces, si le parece que nunca es ética, deje de defender la funesta invasión y masacre, si usted quiere preponderantemente brasileña, en Paraguay, en lugar de sólo lamentar que Solano López la haya iniciado”
Yo digo:
E pragmatismo aquí es soberna, usted podría señalarme una guerra que termine en las condiciones que usted considera deberían haber terminado aquella. Pues yo lo que veo es que todo guerra hasta que el enemigo no esté derrotado o rendido no se termina y cuando esto no ocurre la lucha continua. Así ocurrió con Alemania, Japón, o inclusive Napoleón Bonaparte. La ingenuidad de López y el pragmatismo de mitre hicieron el resto
Usted dice:
“Tras admitir usted que ambos lados cometieron desmanes, lo que es razonable, usted pasa a hablar de ultrajes producidos por los paraguayos contra argentinos, y de ayudas dadas por los aliados, que parece tener la velada intención de resaltar la generosidad aliada y criminalidad paraguaya.”
Yo digo:
Lo que le señalo es las características propias de la guerra, donde no se puede esperar ni otorgar piedad durante el fragor de la batalla. Aquello que se la reprocha a los aliados lo cometían los paraguayos, nadie esta libra de culpas. Y es una resaltar el horror de la guerra y no caer enla propaganda que le atribuye a los aliados solamente crímenes de guerra. Aun así hay documentación, las notas de pedido de rendición, donde se pide al comandante paraguayo de Piribebuy, caballero, que retire la población civil del combate y este le responde “cuando no queden defensores mandara usted en el Paraguay” entonces dirá usted quien fue el responsable de esas muertes civiles? El comandante que no las retira o quién en un ataque militar las mata? Pues bien es allí donde estamos como la gallina y el huevo, podrá hablarse de culpa o de responsabilidades más la discusión se larga, o que esperar que se retiren los ejércitos? Aun iré más lejos porque puedo, pero ya que nombro que los aliados ya en discordia se achacaban crímenes varios como propaganda, no hay referencia entre los paraguayos de aquella época que el hospital fuera incendiado por los brasileros, más bien fue consecuencia de los combates. Así como el documento que cita usted sobre los cadáveres coléricos es una referencia en una carta de un general brasilero, que despreciaba a mitre
Usted afirma:
“Es en estos casos donde más dudo de su honestidad intelectual, sr. Da Silva. Resaltar todos aquellos casos en que hubo masacres o políticas mal pensadas del lado paraguayo, o centrarse en pedir refutación en los momentos en que los aliados no llevaron a cabo masacres, dejando arbitrariamente de lado aquellos en los que sí, intentado desviar la atención de nuestra culpa en la invasión de Paraguay, para no admitirla, o justificándola con consideraciones contradictorias (justificándola con lo que pasa en otras guerras a la vez que lamenta la guerra como hecho trágico) e inmorales, como antes indiqué”
Pues yo le digo:
Si leyera usted todo lo que se ha escrito entorno a la guerra, inclusive aquel programa televisivo donde participa pigna, se ha hecho lo contrario, minimizar el papel agresor del Paraguay y resaltar la figura de López, así como se le atribuye mayores responsabilidades a los aliados, yo que tanto he clamado por los documentos no podría negar lo que usted afirma, en torno a las responsabilidades de los aliados en la guerra. mas es justo que se resalten los hechos como ocurrieron y por ello reclamo, basándome en l a verdad que se cuente tal cual fue. “¡Hay que decir la verdad y asumir que es un crimen, y una masacre, si no quiere entrar en el tecnicismo del término genocidio” dice usted, pues bien utilizar la palabra genocidio es una cuestión de la ideología, por documentos ya le demostré que no siempre se quería matar civiles, aun se le pidió a los jefes paraguayos que los retiraran de la batalla. En la contestación al diario la nación, se ha escrito buena cantidad de mentiras, fue por eso que proteste, si vamos a ser justos debemos comenzar por la verdad.
Usted afirma:
“Usted me desafía luego a citar alguna matanza anterior a enero de 1869, de la que admito no tener conocimiento. Pero en tal caso resalto que su límite a encontrarla antes de 1869 es arbitrario”
Yo le digo:
La fecha no es arbitraria, el 27 de diciembre de 1868 queda destruida toda organización militar del Paraguay, se le pide rendición al mariscal y este la niega. A partir de esa fecha el ejército argentino no participa de manera significativa en los hechos de guerra siguientes y es a partir de allí que López recurre a la movilización extrema de su gente.
Usted afirma:
“Yo puedo llegar a estar de acuerdo en destituir a Solano López, pero nunca a precio de seguir la guerra contra el pueblo paraguayo, que estaba del lado de Solano López.”
Yo le digo:
Pues bien, López recurrió al nacionalismo, a la noción de patria, invirtió la culpa de agresor a agredido, sostuvo que el Paraguay dejaría de existir como nación tras la guerra, y como usted considero a aquellos que siguen estos términos, son giles, bueno entonces el pueblo paraguayo lo siguió. Bajo aquello que los seres humanos siguen, como Stalin se aprovecho de la noción de patria para la segunda guerra mundial, llevando a la paradoja de que aquellos que lo detestaban, tuvieron que ponerse de su lado. Recuerde que hay dos conspiraciones importantes en el Paraguay para matar a López, en una incluye su madre.
Usted dice:
“”. ¿Qué las justifica si no son justas o éticas? ¿Puede usted justificar entonces la invasión de Paraguay empleando argumentos que no son justos ni éticos? Si usted lo hace, y eso creo, aunque no lo admita abiertamente, así como retaceó hacerlo respecto a su ideología, entonces pesa sobre usted también ser una persona no ética y no justa, o por lo menos un apologista de lo injusto y lo no ético. “
Yo le digo:
La existe guerra justa o ética, en sus acciones, pero existe la guerra. Es decir, la dinámica de lo humano la incluye y una vez que ocurre esta no queda otra que hacerla bien, es como la dictadura argentina que creía que Inglaterra no atacaría. Pues bien si se mete la mano en avispero nos van a picar las avispas. Yo podre ser pacifista, como un medio de evitar la guerra, pero una vez que esta está hecha, debe hacerla usted bien. Y eso es lo que le reclamo a López el comenzó la guerra y allí los hechos se sucedieron de manera vertiginosa.

Con el texto que he introducido, intento yo, demostrarle lo que el consenso de los historiadores considera como refutado hay en día y como se ha producido esa idea de causas económicas como desencadenante velado de la guerra.
Usted sigue cometiendo el error de analizar dichas causas desde la perspectiva marxista y económica que vendría a sostener la siguiente lógica.
Toda guerra tiene causas económicas
La de Paraguay fue una guerra,
Ergo: la guerra del Paraguay tiene una causa económica.
Pues eso es una falacia, me extraña en usted tan docto en lógica.
Yo vuelvo a señalarle que estudie detenidamente la correspondencia diplomática entre el Uruguay blanco y el tirano López, y la de este y sus agentes, pues ella es interesante en demostrar el derrotero que tuvieron las causas diplomáticas y los errores estratégicos en geo política. Esto incluye claro, el concepto que tenían los aliados de la figura de López, considerándolo un peligro para la estabilidad del plata por sus ideas intervencionistas y de darle un protagonismo mayor la Paraguay. López actúa convencido de que después del Uruguay seguía Paraguay, y esto le hicieron creer los blancos.
Entonces, yo trato de señalarle que como principio general, es imposible sostener aquello como una lucha de ideologías económicas, o por lo menos no lo podemos asegurar, ¿Qué hubiera sido del Paraguay de no haber invadido argentina o atacado el Brasil? Vuelvo a recalcarle que argentina no tenia preparativos de ningún tipo para la guerra.
De todas formas la su pociones que usted hace no son sostenibles, por el peso de la evidencia.
Cuando usted dice, escaramuza con paraguayos corriendo. Se alega de la verdad, usted como yo consideramos la caída de itapiru como el fin de las agresiones paraguayas sobre argentina. Pues bien itapiru fue un combate donde participaron 20.000 hombres de ambos bandos, tiño el Paraná de sangre e incluye el bombardeo de la escuadra, el asalto a la isla cabritos, el contraataque paraguayo sobre la isla, el desembarco de 10000 aliados sobre la izquierda del general Brugez, y viendo este el peligro de su retaguardia retrocede llevándose la artillería. Consolidación de la cabeza de puente, y consiguiente afectación por la derecha del dispositivo de defensa de López que viendo perdida esa ala, retrocede para evitar ser cercado. Aun el 28 de abril se está terminando de organizar la caída de itapiru y el 2 de mayo contraataca López, que debe retirase derrotado a escasos kilómetros del Paraná, y luego de un mínimo avance de los aliados el 24 de mayo, viene tuyuty. La batalla más grande de América, con la derrota paraguaya recién se alega definitivamente de la costa del Paraná López.
Entonces si usted y yo estamos de acuerdo en la caída de itapiru, usted también justifica la invasión al Paraguay. Porque de allí en más lo hechos se sucedieron con una dinámica que abruma a todos. Pero para la caída de dicha fortaleza se debió invadir el Paraguay. Esa es la sola verdad.
Entonces Sr. Haro después de mi, ya no se puede argumentar desde el desconocimiento, ya no hay héroes impolutos, ni ejercito virtuosos, no hay planes maquiavélicos ni instigadores velados, ya no se puede decir que mitre declaro la guerra o que se permitió a Brasil cruzar impunemente nuestro territorio. Un equilibrio en la interpretación de la historia se podría decir.
Discúlpeme usted lo apurado de esta contestación, es que venimos a descubrir que el único tirano es el tiempo, encontrándome yo de viaje, muy rápidamente puedo escribir esta líneas. Esperando ampliarlas a la brevedad.

agrega un comentario


Sobre mi conclucion
Por Rafael Da Silva - Wednesday, Mar. 18, 2009 at 4:39 PM

'Los hechos de la historia son sin duda, hechos acerca de individuos, pero no de acciones individuales aisladas de los demás.
Son hechos acerca de las relaciones de los individuos entre si en sociedad y acerca de fuerzas sociales resultante de las acciones individuales, con resultados variados y a veces opuestos respecto a lo que alguna vez se propusieron.'
E.H.Carr, Qué es la Historia'.



Pues bien Sr. Haro, a que conclusión podemos llegar,

Mitre mato

Pedro II mato

Venancio flores mato

Solano López mato

El che y Fidel mataron

Videla mato

Santucho mato

Napoleón mato

San martin mato

Stalin mato

Churchill mato

Es decir la acción de los hombres desemboca en las más sangrientas accione por la idea de lo que es justo y correcto en su tiempo. Pues si mi moralidad se pone en duda, pues la suya también. Al fin y al cabo el sistema que usted considera más justo, en el Paraguay, se formo y mantuvo por la más atroz las violaciones de los derechos humano, la opresión, la persecución y la muerte despiadada.
El sistema que usted considera más justo, históricamente, se impuso por la muerte y las armas. La dinastía López puso en funcionamiento una represión sistemática, hasta llegar a erigir, en momentos de paroxismo, el terror como forma de gobierno. Así como el mantenerlo costo las libertades que usted hoy goza, así fue en la unión soviética, cuba, china Asia y donde fuera que fue impuesto. Donde los pueblos que sufrieron bajo su yugo apenas tuvieron la oportunidad, se declararon libres de ese sistema que usted propone como tan justo y equitativo. Y lo hicieron sin salir a defenderlo o sostenerlo por la fuerza, como los balseros cubano, los que saltaban el ”muro” etc. Y sin nombrar que en América latina atentaron y combatieron a las democracias que usted tanto valora, y que hoy permite que usted y yo debatamos abiertamente, como en la argentina del ERP o en la Colombia de las FARC. Pues si usted defiende, justifica o valora un sistema que se basa en el poder tiránico, la represión del que piensa diferente, la muerte como condena, la supresión de las libertades, pues entonces usted también padece de una moral impugnable. Y en ningún caso mejor que la mía. Porque seamos sinceros, la historia argentina, y de la humanidad en general se ha hecho sobre millones de muertes, justas o injustas. Entonces Sr. Haro usted se retira del debate ofendido con mi moralidad sin reparar en la suya. Le diré que soy un hombre que no acostumbra lamer la bota de la idolología, no me interesa la superficialidad de la izquierda o la derecha. Lech Wałęsa (Premio Nobel de la Paz en 1983), Tenzin Gyatso (Premio Nobel de la Paz en 1989), también fueron hombres que no estaban de acuerdo con un sistema que usted considera justo, también se opusieron a quienes piensan como usted, mas de ello que diremos si no que lucharon por sus ideas de otra forma. Y le quiero recalcar que quizás se trate de eso, de que aquellos actuaron en los sucesos que aquí nos convoca, actuaron guiados por lo que consideraban más justo, lo correcto. Ya sea para defender intereses ajenos, ganar protagonismo, llevar el libre mercado, reverenciar a un imperio o fortalecer la conciencia de una nación. Allí la trampa, pues nadie lleva una guerra adelante si no cree en tener la razón de hacerla. Lo que niego rotundamente, y el peso de los hechos me apoyan, es que haya habido organización o instigación alguna de lo que usted llama la oligarquía argentina. O que esta conspiro para llevar un modelo económico a otra región. Si ello ocurrió, como se lo señale anteriormente, fue una consecuencia de la guerra, de la disputa entre aliados. Que es su intento de interpretar este conflicto como uno que en el fondo se trata de ideología, pues estoy seguro que usted, si solano López representaría lo que usted denomina de derecha, y aunque haya ocurrido todo aquello que ocurrió en la guerra del Paraguay, usted estaría de mi lado justificando la guerra de los justos. Usted dice que la critica a Stalin proviene de la burguesía, (aunque reconozco que usted no está del todo defendiendo a Stalin) pero la Unión Soviética perpetró el mayor genocidio político del siglo XX aniquilando, entre 1917, año en que triunfó la Revolución de Octubre, hasta 1987, a 62 millones de seres humanos, sin contar las víctimas de la guerra civil y la II Guerra Mundial.
El llamado Estado gulag (la URSS) exterminaba anualmente al 0,42% de la población. De los 62 millones de asesinados por el régimen bolchevique, 40 fueron internados previamente en campos de exterminio (gulags) donde perecieron.
El periódico moscovita Izvestia, considerado el más solvente de Rusia, presentaba con estas cifras el próximo 80 aniversarios de la Revolución de Octubre (consumada entre los días 6 y 8 de noviembre de 1917 en San Petersburgo) que consolidó durante casi un siglo el régimen comunista de los soviets e influyó decisivamente en la historia del siglo XX. El diario recuerda que en la época de mayor represión zarista, entre los años 1900 y 1917, perecieron menos de un millón de personas.
.

Yo considero que de ningún modo queda desacreditada la invasión al Paraguay, estábamos en guerra y correspondía terminarla, tal cual manda la lógica de la guerra, y que no tenía garantías de que terminara favorablemente para nuestro lado. El objetivo nunca fue la población civil y tan solo el último año de guerra se vio envuelto en los combates. La argentina nunca busco una guerra, la realidad se nos impuso. Lamento la pérdida de vidas inocentes, cualquiera que sea su nacionalidad, nadie en su sano juicio puede desear la muerte. Nadie puede estar gustoso de vivir, ver, ser víctima o victimario de una guerra. Pero esta guerra nos fue impuesta. Luchamos sin cuartel contra un gobierno y ejercito agresivo, que había cometido crímenes aun antes que pusiéramos un pie en suelo extranjero. Y ¿Cómo reclamarle al Paraguay un pago de indemnización? Si no es hasta su rendición y desarme. Y como dice el pequeño texto introductorio, las consecuencias de las acciones de los hombres no siempre van por el carril que ellos proponen, y así fue con el Paraguay y las muertes. Ni López ni los aliados pudieron controlar al fin sus consecuencias. Ni mitre podía desear las revueltas del interior, ni el Brasil sus gastos excesivos, ni Paraguay la muerte de civiles. Más allí ocurrió. Y vuelvo a reiterar, nunca jamás podemos llamar aquello un genocidio, si no es por lo malicioso del que propone ese término. Así como considero una utopía pedir que se indemnice al Paraguay, porque ello traería si no divisiones, conflicto y rencores en nuestros pueblos (como es la intención de nuestra presidenta que dicha designación al regimiento). Y de los cuales hoy, nosotros como agentes que construimos la historia, no somos responsables. Lo único que podemos aspirar es a no cometer los mismo errores del pasado, y que para ello es herramienta fundamental la verdad, que fue lo más defendido de mi parte, aunque claro usted se empeñe en taparla adjudicándome un sesgo ideológico que no es tal.
Yo le demostré que la población civil no fue blanco de ataques sistemáticos, que no se buscaba la destrucción de un pueblo, que no hubo conspiraciones oligarcas (y yo aquí le recalco que estas no pudieron ser tal, que empañaron las pretensiones de un imperio o lo convencieron de cederle los beneficios de una guerra que mayoritariamente costearon en dinero y sangre, a tal punto que esa fantástica confabulación no a legado en la historia documento alguno que la evidencie como tal).
Y repasando lo que hemos cedido uno y otros en reconocer los horrores de la guerra, que otra conclusión podemos sacar que no sea la que cito del general polaco sosabowsky de la segunda guerra mundial.

“basta el instante que un hombre le dice a otro, ¿porque no jugamos a hacer la guerra? y mueren todos”

Y es por ello que quienes tienen en sus manos la posibilidad de hacerla, deberían cuidar de no hacerla. Por una vez comenzada no hay forma de saber cómo se acabara.


agrega un comentario


Sobre mi conclucion
Por Rafael Da Silva - Wednesday, Mar. 18, 2009 at 4:39 PM

'Los hechos de la historia son sin duda, hechos acerca de individuos, pero no de acciones individuales aisladas de los demás.
Son hechos acerca de las relaciones de los individuos entre si en sociedad y acerca de fuerzas sociales resultante de las acciones individuales, con resultados variados y a veces opuestos respecto a lo que alguna vez se propusieron.'
E.H.Carr, Qué es la Historia'.



Pues bien Sr. Haro, a que conclusión podemos llegar,

Mitre mato

Pedro II mato

Venancio flores mato

Solano López mato

El che y Fidel mataron

Videla mato

Santucho mato

Napoleón mato

San martin mato

Stalin mato

Churchill mato

Es decir la acción de los hombres desemboca en las más sangrientas accione por la idea de lo que es justo y correcto en su tiempo. Pues si mi moralidad se pone en duda, pues la suya también. Al fin y al cabo el sistema que usted considera más justo, en el Paraguay, se formo y mantuvo por la más atroz las violaciones de los derechos humano, la opresión, la persecución y la muerte despiadada.
El sistema que usted considera más justo, históricamente, se impuso por la muerte y las armas. La dinastía López puso en funcionamiento una represión sistemática, hasta llegar a erigir, en momentos de paroxismo, el terror como forma de gobierno. Así como el mantenerlo costo las libertades que usted hoy goza, así fue en la unión soviética, cuba, china Asia y donde fuera que fue impuesto. Donde los pueblos que sufrieron bajo su yugo apenas tuvieron la oportunidad, se declararon libres de ese sistema que usted propone como tan justo y equitativo. Y lo hicieron sin salir a defenderlo o sostenerlo por la fuerza, como los balseros cubano, los que saltaban el ”muro” etc. Y sin nombrar que en América latina atentaron y combatieron a las democracias que usted tanto valora, y que hoy permite que usted y yo debatamos abiertamente, como en la argentina del ERP o en la Colombia de las FARC. Pues si usted defiende, justifica o valora un sistema que se basa en el poder tiránico, la represión del que piensa diferente, la muerte como condena, la supresión de las libertades, pues entonces usted también padece de una moral impugnable. Y en ningún caso mejor que la mía. Porque seamos sinceros, la historia argentina, y de la humanidad en general se ha hecho sobre millones de muertes, justas o injustas. Entonces Sr. Haro usted se retira del debate ofendido con mi moralidad sin reparar en la suya. Le diré que soy un hombre que no acostumbra lamer la bota de la idolología, no me interesa la superficialidad de la izquierda o la derecha. Lech Wałęsa (Premio Nobel de la Paz en 1983), Tenzin Gyatso (Premio Nobel de la Paz en 1989), también fueron hombres que no estaban de acuerdo con un sistema que usted considera justo, también se opusieron a quienes piensan como usted, mas de ello que diremos si no que lucharon por sus ideas de otra forma. Y le quiero recalcar que quizás se trate de eso, de que aquellos actuaron en los sucesos que aquí nos convoca, actuaron guiados por lo que consideraban más justo, lo correcto. Ya sea para defender intereses ajenos, ganar protagonismo, llevar el libre mercado, reverenciar a un imperio o fortalecer la conciencia de una nación. Allí la trampa, pues nadie lleva una guerra adelante si no cree en tener la razón de hacerla. Lo que niego rotundamente, y el peso de los hechos me apoyan, es que haya habido organización o instigación alguna de lo que usted llama la oligarquía argentina. O que esta conspiro para llevar un modelo económico a otra región. Si ello ocurrió, como se lo señale anteriormente, fue una consecuencia de la guerra, de la disputa entre aliados. Que es su intento de interpretar este conflicto como uno que en el fondo se trata de ideología, pues estoy seguro que usted, si solano López representaría lo que usted denomina de derecha, y aunque haya ocurrido todo aquello que ocurrió en la guerra del Paraguay, usted estaría de mi lado justificando la guerra de los justos. Usted dice que la critica a Stalin proviene de la burguesía, (aunque reconozco que usted no está del todo defendiendo a Stalin) pero la Unión Soviética perpetró el mayor genocidio político del siglo XX aniquilando, entre 1917, año en que triunfó la Revolución de Octubre, hasta 1987, a 62 millones de seres humanos, sin contar las víctimas de la guerra civil y la II Guerra Mundial.
El llamado Estado gulag (la URSS) exterminaba anualmente al 0,42% de la población. De los 62 millones de asesinados por el régimen bolchevique, 40 fueron internados previamente en campos de exterminio (gulags) donde perecieron.
El periódico moscovita Izvestia, considerado el más solvente de Rusia, presentaba con estas cifras el próximo 80 aniversarios de la Revolución de Octubre (consumada entre los días 6 y 8 de noviembre de 1917 en San Petersburgo) que consolidó durante casi un siglo el régimen comunista de los soviets e influyó decisivamente en la historia del siglo XX. El diario recuerda que en la época de mayor represión zarista, entre los años 1900 y 1917, perecieron menos de un millón de personas.
.

Yo considero que de ningún modo queda desacreditada la invasión al Paraguay, estábamos en guerra y correspondía terminarla, tal cual manda la lógica de la guerra, y que no tenía garantías de que terminara favorablemente para nuestro lado. El objetivo nunca fue la población civil y tan solo el último año de guerra se vio envuelto en los combates. La argentina nunca busco una guerra, la realidad se nos impuso. Lamento la pérdida de vidas inocentes, cualquiera que sea su nacionalidad, nadie en su sano juicio puede desear la muerte. Nadie puede estar gustoso de vivir, ver, ser víctima o victimario de una guerra. Pero esta guerra nos fue impuesta. Luchamos sin cuartel contra un gobierno y ejercito agresivo, que había cometido crímenes aun antes que pusiéramos un pie en suelo extranjero. Y ¿Cómo reclamarle al Paraguay un pago de indemnización? Si no es hasta su rendición y desarme. Y como dice el pequeño texto introductorio, las consecuencias de las acciones de los hombres no siempre van por el carril que ellos proponen, y así fue con el Paraguay y las muertes. Ni López ni los aliados pudieron controlar al fin sus consecuencias. Ni mitre podía desear las revueltas del interior, ni el Brasil sus gastos excesivos, ni Paraguay la muerte de civiles. Más allí ocurrió. Y vuelvo a reiterar, nunca jamás podemos llamar aquello un genocidio, si no es por lo malicioso del que propone ese término. Así como considero una utopía pedir que se indemnice al Paraguay, porque ello traería si no divisiones, conflicto y rencores en nuestros pueblos (como es la intención de nuestra presidenta que dicha designación al regimiento). Y de los cuales hoy, nosotros como agentes que construimos la historia, no somos responsables. Lo único que podemos aspirar es a no cometer los mismo errores del pasado, y que para ello es herramienta fundamental la verdad, que fue lo más defendido de mi parte, aunque claro usted se empeñe en taparla adjudicándome un sesgo ideológico que no es tal.
Yo le demostré que la población civil no fue blanco de ataques sistemáticos, que no se buscaba la destrucción de un pueblo, que no hubo conspiraciones oligarcas (y yo aquí le recalco que estas no pudieron ser tal, que empañaron las pretensiones de un imperio o lo convencieron de cederle los beneficios de una guerra que mayoritariamente costearon en dinero y sangre, a tal punto que esa fantástica confabulación no a legado en la historia documento alguno que la evidencie como tal).
Y repasando lo que hemos cedido uno y otros en reconocer los horrores de la guerra, que otra conclusión podemos sacar que no sea la que cito del general polaco sosabowsky de la segunda guerra mundial.

“basta el instante que un hombre le dice a otro, ¿porque no jugamos a hacer la guerra? y mueren todos”

Y es por ello que quienes tienen en sus manos la posibilidad de hacerla, deberían cuidar de no hacerla. Por una vez comenzada no hay forma de saber cómo se acabara.


agrega un comentario


Sobre mi conclucion
Por Rafael Da Silva - Wednesday, Mar. 18, 2009 at 4:39 PM

'Los hechos de la historia son sin duda, hechos acerca de individuos, pero no de acciones individuales aisladas de los demás.
Son hechos acerca de las relaciones de los individuos entre si en sociedad y acerca de fuerzas sociales resultante de las acciones individuales, con resultados variados y a veces opuestos respecto a lo que alguna vez se propusieron.'
E.H.Carr, Qué es la Historia'.



Pues bien Sr. Haro, a que conclusión podemos llegar,

Mitre mato

Pedro II mato

Venancio flores mato

Solano López mato

El che y Fidel mataron

Videla mato

Santucho mato

Napoleón mato

San martin mato

Stalin mato

Churchill mato

Es decir la acción de los hombres desemboca en las más sangrientas accione por la idea de lo que es justo y correcto en su tiempo. Pues si mi moralidad se pone en duda, pues la suya también. Al fin y al cabo el sistema que usted considera más justo, en el Paraguay, se formo y mantuvo por la más atroz las violaciones de los derechos humano, la opresión, la persecución y la muerte despiadada.
El sistema que usted considera más justo, históricamente, se impuso por la muerte y las armas. La dinastía López puso en funcionamiento una represión sistemática, hasta llegar a erigir, en momentos de paroxismo, el terror como forma de gobierno. Así como el mantenerlo costo las libertades que usted hoy goza, así fue en la unión soviética, cuba, china Asia y donde fuera que fue impuesto. Donde los pueblos que sufrieron bajo su yugo apenas tuvieron la oportunidad, se declararon libres de ese sistema que usted propone como tan justo y equitativo. Y lo hicieron sin salir a defenderlo o sostenerlo por la fuerza, como los balseros cubano, los que saltaban el ”muro” etc. Y sin nombrar que en América latina atentaron y combatieron a las democracias que usted tanto valora, y que hoy permite que usted y yo debatamos abiertamente, como en la argentina del ERP o en la Colombia de las FARC. Pues si usted defiende, justifica o valora un sistema que se basa en el poder tiránico, la represión del que piensa diferente, la muerte como condena, la supresión de las libertades, pues entonces usted también padece de una moral impugnable. Y en ningún caso mejor que la mía. Porque seamos sinceros, la historia argentina, y de la humanidad en general se ha hecho sobre millones de muertes, justas o injustas. Entonces Sr. Haro usted se retira del debate ofendido con mi moralidad sin reparar en la suya. Le diré que soy un hombre que no acostumbra lamer la bota de la idolología, no me interesa la superficialidad de la izquierda o la derecha. Lech Wałęsa (Premio Nobel de la Paz en 1983), Tenzin Gyatso (Premio Nobel de la Paz en 1989), también fueron hombres que no estaban de acuerdo con un sistema que usted considera justo, también se opusieron a quienes piensan como usted, mas de ello que diremos si no que lucharon por sus ideas de otra forma. Y le quiero recalcar que quizás se trate de eso, de que aquellos actuaron en los sucesos que aquí nos convoca, actuaron guiados por lo que consideraban más justo, lo correcto. Ya sea para defender intereses ajenos, ganar protagonismo, llevar el libre mercado, reverenciar a un imperio o fortalecer la conciencia de una nación. Allí la trampa, pues nadie lleva una guerra adelante si no cree en tener la razón de hacerla. Lo que niego rotundamente, y el peso de los hechos me apoyan, es que haya habido organización o instigación alguna de lo que usted llama la oligarquía argentina. O que esta conspiro para llevar un modelo económico a otra región. Si ello ocurrió, como se lo señale anteriormente, fue una consecuencia de la guerra, de la disputa entre aliados. Que es su intento de interpretar este conflicto como uno que en el fondo se trata de ideología, pues estoy seguro que usted, si solano López representaría lo que usted denomina de derecha, y aunque haya ocurrido todo aquello que ocurrió en la guerra del Paraguay, usted estaría de mi lado justificando la guerra de los justos. Usted dice que la critica a Stalin proviene de la burguesía, (aunque reconozco que usted no está del todo defendiendo a Stalin) pero la Unión Soviética perpetró el mayor genocidio político del siglo XX aniquilando, entre 1917, año en que triunfó la Revolución de Octubre, hasta 1987, a 62 millones de seres humanos, sin contar las víctimas de la guerra civil y la II Guerra Mundial.
El llamado Estado gulag (la URSS) exterminaba anualmente al 0,42% de la población. De los 62 millones de asesinados por el régimen bolchevique, 40 fueron internados previamente en campos de exterminio (gulags) donde perecieron.
El periódico moscovita Izvestia, considerado el más solvente de Rusia, presentaba con estas cifras el próximo 80 aniversarios de la Revolución de Octubre (consumada entre los días 6 y 8 de noviembre de 1917 en San Petersburgo) que consolidó durante casi un siglo el régimen comunista de los soviets e influyó decisivamente en la historia del siglo XX. El diario recuerda que en la época de mayor represión zarista, entre los años 1900 y 1917, perecieron menos de un millón de personas.
.

Yo considero que de ningún modo queda desacreditada la invasión al Paraguay, estábamos en guerra y correspondía terminarla, tal cual manda la lógica de la guerra, y que no tenía garantías de que terminara favorablemente para nuestro lado. El objetivo nunca fue la población civil y tan solo el último año de guerra se vio envuelto en los combates. La argentina nunca busco una guerra, la realidad se nos impuso. Lamento la pérdida de vidas inocentes, cualquiera que sea su nacionalidad, nadie en su sano juicio puede desear la muerte. Nadie puede estar gustoso de vivir, ver, ser víctima o victimario de una guerra. Pero esta guerra nos fue impuesta. Luchamos sin cuartel contra un gobierno y ejercito agresivo, que había cometido crímenes aun antes que pusiéramos un pie en suelo extranjero. Y ¿Cómo reclamarle al Paraguay un pago de indemnización? Si no es hasta su rendición y desarme. Y como dice el pequeño texto introductorio, las consecuencias de las acciones de los hombres no siempre van por el carril que ellos proponen, y así fue con el Paraguay y las muertes. Ni López ni los aliados pudieron controlar al fin sus consecuencias. Ni mitre podía desear las revueltas del interior, ni el Brasil sus gastos excesivos, ni Paraguay la muerte de civiles. Más allí ocurrió. Y vuelvo a reiterar, nunca jamás podemos llamar aquello un genocidio, si no es por lo malicioso del que propone ese término. Así como considero una utopía pedir que se indemnice al Paraguay, porque ello traería si no divisiones, conflicto y rencores en nuestros pueblos (como es la intención de nuestra presidenta que dicha designación al regimiento). Y de los cuales hoy, nosotros como agentes que construimos la historia, no somos responsables. Lo único que podemos aspirar es a no cometer los mismo errores del pasado, y que para ello es herramienta fundamental la verdad, que fue lo más defendido de mi parte, aunque claro usted se empeñe en taparla adjudicándome un sesgo ideológico que no es tal.
Yo le demostré que la población civil no fue blanco de ataques sistemáticos, que no se buscaba la destrucción de un pueblo, que no hubo conspiraciones oligarcas (y yo aquí le recalco que estas no pudieron ser tal, que empañaron las pretensiones de un imperio o lo convencieron de cederle los beneficios de una guerra que mayoritariamente costearon en dinero y sangre, a tal punto que esa fantástica confabulación no a legado en la historia documento alguno que la evidencie como tal).
Y repasando lo que hemos cedido uno y otros en reconocer los horrores de la guerra, que otra conclusión podemos sacar que no sea la que cito del general polaco sosabowsky de la segunda guerra mundial.

“basta el instante que un hombre le dice a otro, ¿porque no jugamos a hacer la guerra? y mueren todos”

Y es por ello que quienes tienen en sus manos la posibilidad de hacerla, deberían cuidar de no hacerla. Por una vez comenzada no hay forma de saber cómo se acabara.


agrega un comentario


Sobre mi conclucion final
Por Rafael Da Silva - Wednesday, Mar. 18, 2009 at 4:43 PM

'Los hechos de la historia son sin duda, hechos acerca de individuos, pero no de acciones individuales aisladas de los demás.
Son hechos acerca de las relaciones de los individuos entre si en sociedad y acerca de fuerzas sociales resultante de las acciones individuales, con resultados variados y a veces opuestos respecto a lo que alguna vez se propusieron.'
E.H.Carr, Qué es la Historia'.


Pues bien Sr. Haro, a que conclusión podemos llegar,
Mitre mato
Pedro II mato
Venancio flores mato
Solano López mato
El che y Fidel mataron
Videla mato
Santucho mato
Napoleón mato
San martin mato
Stalin mato
Churchill mato
Es decir la acción de los hombres desemboca en las más sangrientas accione por la idea de lo que es justo y correcto en su tiempo. Pues si mi moralidad se pone en duda, pues la suya también. Al fin y al cabo el sistema que usted considera más justo, en el Paraguay, se formo y mantuvo por la más atroz las violaciones de los derechos humano, la opresión, la persecución y la muerte despiadada.
El sistema que usted considera más justo, históricamente, se impuso por la muerte y las armas. La dinastía López puso en funcionamiento una represión sistemática, hasta llegar a erigir, en momentos de paroxismo, el terror como forma de gobierno. Así como el mantenerlo costo las libertades que usted hoy goza, así fue en la unión soviética, cuba, china Asia y donde fuera que fue impuesto. Donde los pueblos que sufrieron bajo su yugo apenas tuvieron la oportunidad, se declararon libres de ese sistema que usted propone como tan justo y equitativo. Y lo hicieron sin salir a defenderlo o sostenerlo por la fuerza, como los balseros cubano, los que saltaban el ”muro” etc. Y sin nombrar que en América latina atentaron y combatieron a las democracias que usted tanto valora, y que hoy permite que usted y yo debatamos abiertamente, como en la argentina del ERP o en la Colombia de las FARC. Pues si usted defiende, justifica o valora un sistema que se basa en el poder tiránico, la represión del que piensa diferente, la muerte como condena, la supresión de las libertades, pues entonces usted también padece de una moral impugnable. Y en ningún caso mejor que la mía. Porque seamos sinceros, la historia argentina, y de la humanidad en general se ha hecho sobre millones de muertes, justas o injustas. Entonces Sr. Haro usted se retira del debate ofendido con mi moralidad sin reparar en la suya. Le diré que soy un hombre que no acostumbra lamer la bota de la idolología, no me interesa la superficialidad de la izquierda o la derecha. Lech Wałęsa (Premio Nobel de la Paz en 1983), Tenzin Gyatso (Premio Nobel de la Paz en 1989), también fueron hombres que no estaban de acuerdo con un sistema que usted considera justo, también se opusieron a quienes piensan como usted, mas de ello que diremos si no que lucharon por sus ideas de otra forma. Y le quiero recalcar que quizás se trate de eso, de que aquellos actuaron en los sucesos que aquí nos convoca, actuaron guiados por lo que consideraban más justo, lo correcto. Ya sea para defender intereses ajenos, ganar protagonismo, llevar el libre mercado, reverenciar a un imperio o fortalecer la conciencia de una nación. Allí la trampa, pues nadie lleva una guerra adelante si no cree en tener la razón de hacerla. Lo que niego rotundamente, y el peso de los hechos me apoyan, es que haya habido organización o instigación alguna de lo que usted llama la oligarquía argentina. O que esta conspiro para llevar un modelo económico a otra región. Si ello ocurrió, como se lo señale anteriormente, fue una consecuencia de la guerra, de la disputa entre aliados. Que es su intento de interpretar este conflicto como uno que en el fondo se trata de ideología, pues estoy seguro que usted, si solano López representaría lo que usted denomina de derecha, y aunque haya ocurrido todo aquello que ocurrió en la guerra del Paraguay, usted estaría de mi lado justificando la guerra de los justos. Usted dice que la critica a Stalin proviene de la burguesía, (aunque reconozco que usted no está del todo defendiendo a Stalin) pero la Unión Soviética perpetró el mayor genocidio político del siglo XX aniquilando, entre 1917, año en que triunfó la Revolución de Octubre, hasta 1987, a 62 millones de seres humanos, sin contar las víctimas de la guerra civil y la II Guerra Mundial.
El llamado Estado gulag (la URSS) exterminaba anualmente al 0,42% de la población. De los 62 millones de asesinados por el régimen bolchevique, 40 fueron internados previamente en campos de exterminio (gulags) donde perecieron.
El periódico moscovita Izvestia, considerado el más solvente de Rusia, presentaba con estas cifras el 80 aniversarios de la Revolución de Octubre (consumada entre los días 6 y 8 de noviembre de 1917 en San Petersburgo) que consolidó durante casi un siglo el régimen comunista de los soviets e influyó decisivamente en la historia del siglo XX. El diario recuerda que en la época de mayor represión zarista, entre los años 1900 y 1917, perecieron menos de un millón de personas.
.

Yo considero que de ningún modo queda desacreditada la invasión al Paraguay, estábamos en guerra y correspondía terminarla, tal cual manda la lógica de la guerra, y que no tenía garantías de que terminara favorablemente para nuestro lado. El objetivo nunca fue la población civil y tan solo el último año de guerra se vio envuelto en los combates. La argentina nunca busco una guerra, la realidad se nos impuso. Lamento la pérdida de vidas inocentes, cualquiera que sea su nacionalidad, nadie en su sano juicio puede desear la muerte. Nadie puede estar gustoso de vivir, ver, ser víctima o victimario de una guerra. Pero esta guerra nos fue impuesta. Luchamos sin cuartel contra un gobierno y ejercito agresivo, que había cometido crímenes aun antes que pusiéramos un pie en suelo extranjero. Y ¿Cómo reclamarle al Paraguay un pago de indemnización? Si no es hasta su rendición y desarme. Y como dice el pequeño texto introductorio, las consecuencias de las acciones de los hombres no siempre van por el carril que ellos proponen, y así fue con el Paraguay y las muertes. Ni López ni los aliados pudieron controlar al fin sus consecuencias. Ni mitre podía desear las revueltas del interior, ni el Brasil sus gastos excesivos, ni Paraguay la muerte de civiles. Más allí ocurrió. Y vuelvo a reiterar, nunca jamás podemos llamar aquello un genocidio, si no es por lo malicioso del que propone ese término. Así como considero una utopía pedir que se indemnice al Paraguay, porque ello traería si no divisiones, conflicto y rencores en nuestros pueblos (como es la intención de nuestra presidenta que dicha designación al regimiento). Y de los cuales hoy, nosotros como agentes que construimos la historia, no somos responsables. Lo único que podemos aspirar es a no cometer los mismo errores del pasado, y que para ello es herramienta fundamental la verdad, que fue lo más defendido de mi parte, aunque claro usted se empeñe en taparla adjudicándome un sesgo ideológico que no es tal.
Yo le demostré que la población civil no fue blanco de ataques sistemáticos, que no se buscaba la destrucción de un pueblo, que no hubo conspiraciones oligarcas (y yo aquí le recalco que estas no pudieron ser tal, que empañaron las pretensiones de un imperio o lo convencieron de cederle los beneficios de una guerra que mayoritariamente costearon en dinero y sangre, a tal punto que esa fantástica confabulación no a legado en la historia documento alguno que la evidencie como tal).
Y repasando lo que hemos cedido uno y otros en reconocer los horrores de la guerra, que otra conclusión podemos sacar que no sea la que cito del general polaco sosabowsky de la segunda guerra mundial.

“basta el instante que un hombre le dice a otro, ¿porque no jugamos a hacer la guerra? y mueren todos”

Y es por ello que quienes tienen en sus manos la posibilidad de hacerla, deberían cuidar de no hacerla. Porque una vez comenzada no hay forma de saber cómo se acabara.

agrega un comentario


que harias?
Por ruben - Sunday, Dec. 06, 2009 at 9:09 AM
lion_rv@hotmail.com

yo les invito a ponerse en los zapatos de el mariscal y preguntarse que hubieran hecho si tres paises le ponen precio a tu cabeza y luego tu pais debe pagar con todos los gastos de guerra en caso de perderla, mientras que todos conspiran contra vos para matarte siendo que hay una recompensa ,y la prensa hace una mala propaganda tuya puesto que no habian medios de comunicacion modernos sino que eran controlados por intereses INGLESES, y encima tus soldados capturados eran esclavizados o decapitados, creo que el ser humano en su fragilidad no puede soportar eso durante mucho tiempo, ademas que su entorno solo era carencia, muerte y destruccion.A cualquier persona que hubiese estado en ese cargo le hubiese tocado en algun momento ya se a Juan perez o Carlos gonzalez porque la situacion tarde o temprano iba a estallar porque ya era insostenible lo que estaba en juego y en cuanto a las decisiones que el tomo pudo haber decidido de la mejor manera posible porque todo estaba sobre sus espaldas y en una mala situacion en la que tenes que decidir a favor de uno u otro siempre va haber alguien que protesta. A ese profe girafales le digo que tiene suerte de no vivir en esa epoca y es facil opinar desde la vitrina. Aaah me olvidaba el grado de mariscal se le otorga a los presidentes militares cuyos paises no tienen costas al mar asi se disribuye mejor la cadena de mando.

agrega un comentario


lea historia
Por Rafel da silva - Sunday, Jan. 24, 2010 at 3:19 PM

Pus vaya a quien tenemos aquí, el Sr. Rubén viene a darnos una lección sobre empatía. Pues bien me parece que su comentario debería ser estudiado desde la esfera psicológica. Pues vaya uno a saber que lógica retorcida utiliza su mente para sostener su posición. Claro que no es uated un caso especial. La misma retorica la he visto en diferentes épocas, donde hay una imposibilidad de relacionar causas y efectos, como los nazis que se quejaban del sufrimiento del pueblo alemán, olvidando que ellos habían sido causa de dicho sufrimiento.
Hacia 1865 no había ningún precio sobre la cabeza de López, ni persecución hacia el Paraguay, argentina no tenia ejército ni planes del imperio contemplaban una agresión al Paraguay. López en una incapacidad de analizar la geopolítica de la época, declaro la guerra a dos países, los invadió, secuestro civiles y destruyo pueblos. Pues bien, sembró vientos……

agrega un comentario


Basta de mentiras
Por Juan Manuel - Tuesday, Jul. 06, 2010 at 5:22 PM

Señor Rafael por favor antes de escribir tantas estupideces le pediría que lea, estudie y averigüe mucho más, la verdad histórica no se puede ocultar a los ojos de un lector prevenido y estudioso, lo descripto por Ud. me parece de un lector por lo menos desprevenido cuando no un gran mentiroso, de los tantos (aunque cada vez menos) que se han creído nuestra historia oficial, falseada por los Mitre-Sarmiento etc. etc. Así estamos como pueblo, como sociedad y como Nación!!!!! por favor Sr. instrúyase antes de falsear nuestra historia con verdades a medias!!!!!!

agrega un comentario


Basta de mentiras
Por Juan Manuel - Tuesday, Jul. 06, 2010 at 5:23 PM

Señor Rafael por favor antes de escribir tantas estupideces le pediría que lea, estudie y averigüe mucho más, la verdad histórica no se puede ocultar a los ojos de un lector prevenido y estudioso, lo descripto por Ud. me parece de un lector por lo menos desprevenido cuando no un gran mentiroso, de los tantos (aunque cada vez menos) que se han creído nuestra historia oficial, falseada por los Mitre-Sarmiento etc. etc. Así estamos como pueblo, como sociedad y como Nación!!!!! por favor Sr. instrúyase antes de falsear nuestra historia con verdades a medias!!!!!!

agrega un comentario


Ambicioso López?
Por Un Paraguayo - Thursday, Jul. 08, 2010 at 6:00 AM

He visto por muchas tonterías que al parecer, alumnos de escuelas brasileñas publican en Youtoube.
En algunos muestran que la causa de la guerra fue "LA AMBICIÓN DE LÓPEZ" PARA AUMENTAR SU TERRITORIO Y BUSCAR UNA SALIDA AL MAR, tomando territorios de sus vecinos.
Pues bien por qué no se les enseña lo que establecía el tratado de genecidio secreto de los aliados y sus consecuencias de exterminio y despojo de territorios y sus riquezas, destrozando su capacidad de desarrollo que hasta ahora se puede ver y sentir.
El imperio brasileño es quien tenía ambiciones como siempre lo fue desde tiempos de los portugueses
"AMBICIOSOS" que no respetaron la frotera con la colonia española, los bandeirantes ladrones y criminales que saqueaban y mataban por "AMBICIÓN", los imperialistas con Pedro II robó a espeda parte de su territorio hacia el matogroso por "AMBICIÓN" y nos obligaron a pagar el costo de la guerra por "AMBICIÓN" y en los últimos tiempos, cerrando sus fronteras a productos paraguayos pero abriendo para vendernos por "AMBICIÓN" y por qué no recordarles, nos despojaron de nuestra riqueza natural "las 7 caídas" por "AMBICIÓN" y cloro está, nuestra ENERGÍA en ITAIPÚ POR AMBICIÓN.
ESTO ES AMBICIÓN.
Y luego hablan de que Brasil, Argentina y Uruguay se aliaron para darnos "civilización". Civlización? Qué civilización! Solo nos dieron pobreza y la posibilidad de ser pobres y subdesarrollados casi 100 años más que ellos. En cuanto a desarrollo, somos lo que somos gracias a ustedes los grandes civilizados y no ambiciosos aliados, especialmente el imperio de ayer, hoy y siempre.

agrega un comentario


leemos a felipe pigna?
Por rafael da silva - Monday, Jul. 19, 2010 at 5:14 AM

Vea señor Juan Manuel, yo puede entender que usted no se ha tomado el trabajo de leer todo el debate que sostuve con el señor Haro. Pero tampoco es de gente civilizada tratar de estupidez lo que ha expresado otro, sin siquiera señalar lo que supuestamente esta errado.
A ver ¿a quién debería leer para iluminarme, según usted? ¿a pigna? ¿el mismo que da a entender que mitre permitió al Brasil cruzar corrientes?
Pues no, señor Juan Manuel, mi argumentación, y más arriba esta citada, solo utilice bibliografía paraguaya, memorias de oficiales paraguayos, y recopilaciones de documentos oficiales del Paraguay del tirano. Incluyendo una carta a Urquiza donde este explicas las delirantes razones de declarar la guerra a la argentina. Pues no veo que material me _”iluminaria con la verdad según usted” también agregue una monografía de historiadores profesionales y de cierto prestigio, para explicar el cambio del concepto de tirano déspota a “supuesto gran americano”
Así como también exigí algún documento que demostré la injerencia de Inglaterra en la guerra, pero claro jamás se encontró.
En el caso del exterminio sistemático tampoco hay evidencia que fue planeado o ocurrió de la forma que la izquierda nos ha querido hacer creer.
Yo creo que el que debería leer es usted, y remitirse a las fuentes originales que con un poco de esfuerzo puede encontrar mucho que analizar.
¿Sabe usted del ataque saqueo e incendio de villa itati (provincia de corrientes)? Como el Guernica español, pero criollo, eso es obra del gran americano.
Bueno señor Juan Manuel, muchas palabras ya he dirigido a un señor que no sabe de sanas costumbre sociales o el intervenir en un debate, pues no es como la cancha, vistes, que se trata de ver quien es mas compadrito, en la medida que usted aprenda algo de urbanidad encantado debato con usted.

agrega un comentario


GUERRA IMPERIALISTA
Por PATAGONICO - Monday, Jul. 19, 2010 at 8:26 AM

ESO ES LO QUE FUE LA GUERRA INFAME
DE LA TRIPLE A
NI MAS NI MENOS....Y ESE CARACTER NO CAMBIA POR QUIEN DISPARO PRIMERO....................

INGLATERRA JUNTO A LOS GOBIERNOS LACAYOS DE ARGENTINA, URUGUAY Y BRASIL CONTRA UNA EXPERIENCIA REGIONAL "POCO AMIGABLE" CON EL IMPERIO.. O SE OLVIDAN DE LOS LEVANTAMIENTOS FEDERALES CONTRA LA GUERRA INFAME EN ARGENTINA?


agrega un comentario


un heroe olvidado.
Por mesopotamico - Tuesday, Jul. 20, 2010 at 9:19 AM

patagonico: ustede es fana de bombita rodrigez? le dejo un material del minuto 3.25 es una sintesis brillante de su pensamiento. saludos cordiales.

http://www.youtube.com/watch?v=E07WkRZWcUE&feature=related

agrega un comentario


in-potencia
Por miguel - Friday, Nov. 19, 2010 at 4:39 PM
cap.cpia@gmail.com 595 21 371 541 7ª Nº 480

hoy seríamos 25 000 000 de habitantes; es decir una potencia, si no hubiera habido dicha guerra; valdría leerle a Marco Fano, el italiano especialista en desarrollo de los pueblos, en que compara al Paraguay de 1850 con Japón...

agrega un comentario


PARAGUAY DECLARO LA GUERRA A ARG
Por Gerardo Rosquin - Friday, Dec. 16, 2011 at 5:48 PM

En vez de hablar y repetir desde la ignorancia por qué no se informan un poco y después hablan.
Paraguay fue quien invadio a Argentina (Pcia de Corrientes) en 1865 y le declaró la guerra.

http://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_de_la_Triple_Alianza#Declaraci.C3.B3n_de_guerra_a_la_Argentina

Qué asco da ver tanto opinólogo ignorante que se quiere hacer el sabihondo.
Argentina no tiene que pedir perdón jamás por una guerra que no comenzó, sólo defendió su territorio.
El perdón más bien lo tendría que pedir Paraguay por habernos obligado a entrar en esta contienda!!!

agrega un comentario


que sarta de boludeces
Por TRIUNVIRATO ROJO - Monday, Dec. 19, 2011 at 12:17 AM

No hace falta leer a Pigna, solo al que escribio la Constitucion Nacional: Juan Bautista Alberdi que denuncio la politica de Mitre y el imperio esclavista del Brasil (ahora un emperador esclavista es un democrata ja ja) contra el Paraguay y Uruguay. Mitre sin declaracion de guerra se trago al gobierno ilegitimo del Uruguay y Tamandare (alt brasilero) arraso Paysandu, todo civilizadamente obvio.
Mitre odiaba a las provincias y con una ayudita de Urquiza, tambien las arrazo y decir que Paraguay ataco Argentina cuando ataco Corrientes ya que a Mitre nunca le gusto las provincias es de una estupidez escolar que ni los estudiantes de la primaria se la creen. Confundir a Mitre- BS.AS con la Republica Argentina es de un infantilismo banal, Mitre desconocio hasta su triunfo de Pavon a la Republica, la Constitucion Nacional y los gobiernos nacionales emanados de ella.
Para las provincias Argentinas Mitre era el atrazo y Paraguay la civilizacion que los uniria en el progreso y no de casualidad Lopez manda tropas a Corrientes esperando a que Urquiza se revele contra Mitre, no fue posible, Urquiza le regalo Pavon a Mitre y ahora le regala la guerra contra el Paraguay: El cuyo que se alza a favor del Paraguay quedan sin su jefe.
Acusar a Lopez de Tirano es muy facil, no hay comparacion, Mitre tambien lo era, masacro la oposicion y si lees a Sarmiento, sus discursos en el congreso, se cuenta como fraguaban elecciones por orden de Mitre. Tambien Mitre se cargo al gobierno legitimo de Uruguay imponiendo a sus militares que se cargaron al gobierno legitimo de Santiago Derqui en Argentina, una mano lava la otra y las dos imponen gobiernos de amigos con golpes de estado.
En el ambito historiografico: Jose Hernandez, Rafael Hernandez, Carlos Guido y Spano y el ya citado Juan Bautista Alberdi denuncian la guerra: no solo es contra el civilizado Paraguay, es contra las provincias Argentinas ya que Mitre es el Atrazo y contra las provincias del Brasil: el emperador Pedro II es la esclavitud, Paraguay es la libertad de los pueblos.
Los unicos que siguen reivindicando a Mitre y la Guerra contra el Paraguay son los Mitristas y su diario"La Nacion", la mayoria de los historiadores argentinos cuando fueron a los documentos encontraron que el mitrismo chorreaba sangre, olia a barbarie y atrazo economico. El diario La Nacion es el guardaespaldas de mitre, como decia Homero Manzi y censura a todos los que critican su accionar y falsifica la historia y te ayuda bastante: mercenarismo historiografico.
Un ejemplo clasico de falsificacion es el manual de Garcia Belsunce(Paraguay del tirano Lopez invade Argentina, Mitre es un democrata, je je,Mitre es un genio militar incomprendido, despues de Cañada de Gomez y Curupayty me descostillo de risa) el falsifica la historia, sus hijos falsifican la escena del crimen de su hermana y la Nacion le cubre sus espaldas; ya vez, HERMANO PARAGUAYO QUE MORAL GUIA A LOS MITRISTAS, hasta en lo basico de la vida cotidiana la falsificacion, el crimen y el encubrimiento (doble moral) llega el mitrismo.
No solo MITRE ES UN AUTENTICO TIRANO MAS QUE lOPEZ por amasijar a la oposicion, fraguar elecciones como decia Sarmiento y desconocer a las provincias y la Constitunion Nacional; Juan Bautista Alberdi se sorprendia que en Paraguay la poblacion sabia leer y escribir, cosa que no ocurria en Argentina y es fundamental en el pensamiento moderno eliminar la ignorancia para la democracia, el nefasto Mitre se opuso a cuanta ley de educacion popular existiera, salvo que fuera para las clases acomodadas; la Ley 1420 fue una heregia para el "democrata" de Mitre, por suerte en 1884 ya todo el mundo odiaba a Mitre, salvo los curas que odiaban esa ley; y la ley instauro un sistema educativo que fue ejemplo para el mundo.
Los tiranos paraguayos llevaron los elementos de la civilizacion a su pais, era el germen de la futura democracia: un pueblo que sabe leer, que maneja las tecnicas industriales y posee los elementos de la civilizacion conocidos de aquella epoca es dificil de sojuzgar (diganlen a la Triple Infamia que tardo 6 años en ganar la guerra). Asi como los tiranos griegos instalaron la democracia en sus polis, los dictadores Cromwel en Inglaterra, el dictador Roberspierre en Francia, el Tirano Birsmarck en Alemania, tuvieron que instalar la industria, desacerse de la dependencia feudal terrateniente e instalar los elementos de la civilizacion conocidos en aquella epoca para que sean los paises modernos que son, Paraguay iba en ese proceso: una tirania civilizatoria que uniria a la cuenca del plata, desarrolle las fuerzas productivas por tecnicas industriales y civilice toda la region: Para Mitre y PedroII que odiaban sus paises y amaban sus estancias como los nobles francases y los algodoneros yanquis, esto era inaudito. Inglaterra que estaba perdiendo el sur de E.E.U.U. a manos del despota Lincoln que habia invadido el sur de los democratas esclavistas (asi se llamaba el partido del sur) miraba al Paraguay como la futura Georgia y Atlanta. El pecado de Solano Lopez era ser civilizado y que los civilizados de America del Sur lo consideren como posible padre de una Patria Grande: los esclavos del Brasil escapaban al Paraguay, los Rio Grandenses, los del Matto Grosso, los Uruguayos y los federales argentinos se hacercaban cada vez mas a él para que los ayudara en desacerse de la tirania de Rio de Janeiro o de BS.AS. e instale la civilizacion
Por supuesto que Rosquin solo conoce la historia desde los manuales escolares o quiere que los infantes se crean esa historia que no cierra con nada. Ni un niño de 8 años le cierra esa historia, incomoda desde la infancia, esta mas armada que un cuento de hadas, es como creer en el Raton Perez.
Pero saliendo de Mitre y Lopez vamos a Gerardo Rosquin y sus amigotes: es aquel que ve una multitud en un acto de Cristina y considera que esta lleno de Paraguayos y Bolivianos, no hay argentinos: seguro que considera que somos hijos de europeos y los morochos son de algun pais limitrofe y al darle Carta de Ciudadania Cristina gano con el 54% y por eso hay que reconocer que Paraguay tuvo razon, por propia demagogia electorla, lo mismo le paso a Peron y a Yrigoyen, la irrupcion de la plebe del interior modificaba la historia y la ponia en se lugar: la Guerra de la triple Alianza fue la guerra de la oligarquia contra el pobrerio del Paraguay, Uruguay; Brasil y Argentina, molesta, porque en el balance historico fue el triunfo del dandy, aristocrata y culto Jeferson Davis contra el plebeyo y populachero Lincoln y por eso no progresamos y nos undimos en el atrazo de la desindustrializacion, el feudalismo agrario y la compra de baratijas que no producimos: todo lo que ama y amara Gerardo rosquin
Aunque no sean marxistas brindamos por la memoria del Tirano Lopez que murio en combate antes de regalar la soberania a una potencia extranjera (cosa que le gusta mucho a los mitristas) tambien brillan en el firmamento del GLORIOSO TRIUNVIRATO ROJO J.B. ALBERDI, Carlos Guido y Spano, Felipe Varela, Rafael Hernandez y su hermano JOSE HERNANDEZ maximo poeta argentino y del triunvirato
GLORIOSO TRIUNVIRATO ROJO GUARDIAN INOBJETABLE DE LA HISTORIA POPULAR EN GUERRA SANTA CONTRA SUS FALSIFICADORES
VIVA LA MEMORIA DEL TRIUNVIRATO COLORADO DE FELIPE VARELA, LA TIGRA Y SEVERO CHUMBITA alzado en armas contra Mitre.
VIVA EL GAUCHITO GIL, DESERTOR DE LA GUERRA CONTRA SUS HERMANOS Y AUTENTICO SANTO MILAGROSO

agrega un comentario


che, mirá este artículo de uno de los designados para el Insituto de Revisionismo
Por sacado de La Nación online - Monday, Dec. 19, 2011 at 12:43 AM

La guerra del Paraguay: precisar la historia
Por Pacho O´Donnell
Para LA NACION

La Guerra del Paraguay (como la Conquista del Desierto de Roca) despierta pasiones que muchas veces transgreden los límites del rigor historiográfico, transformándose en un campo de liza entre mitristas y antimitristas, liberales y antiliberales, unitarios y federales. Trataremos de despejar, con la mayor objetividad reclamable, incógnitas de aquella conflagración, que se inscribe entre las más sangrientas de la historia mundial.

Hacia 1862, y tras la enigmática batalla de Pavón, nuestro país buscaba su destino bajo las riendas de la triunfante provincia de Buenos Aires. Su líder, el general Bartolomé Mitre, tendría, ya con el cargo de presidente de la nueva nación -terminado el conflicto con la confederación provincial- la enorme responsabilidad de organizar una república. La tarea no era sencilla. En los "trece ranchos", como despectivamente algunos unitarios porteños, rebautizados liberales, denominaban a las provincias "bárbaras", las ideas del puerto eran vistas con desconfianza, dándose por sentado que la pregonada campaña "civilizatoria", sostenida en la acción del flamante ejército nacional, escondía intereses perjudiciales para las provincias.

Está claro que el conflicto con Paraguay, contrariamente a lo que algunos afirman, fue un accidente indeseado por Mitre y los suyos, pues no sólo interrumpió y complicó la consolidación de su proyecto de organización nacional sino que lo puso en riesgo, por la impopularidad de la contienda. Es también insostenible la hipótesis de que la Guerra de la Triple Alianza fue promovida por Gran Bretaña y que los gobiernos de Argentina, Brasil y Uruguay acataron sumisamente su interés de que Paraguay se incorporara al libre comercio, y así disponer del algodón que las hilanderías industriales inglesas necesitaban, a partir de las dificultades con su habitual proveedor, Texas. Porque lo cierto es que éste había sido reemplazado, a cañonazos, por Egipto. Y las relaciones entre Brasil y Gran Bretaña estaban rotas desde que esta última bloqueara la bahía de Guanabara y apresara varios buques.

Francisco Solano López, quien había sucedido a su padre, Carlos Antonio, en la presidencia del Paraguay, asumió una actitud agresiva como forma de superar la asfixia provocada por sus inmensos vecinos, Brasil y Argentina. Por ejemplo, erigiendo la fortaleza de Humaitá, que amenazaba con controlar la libre navegación del Paraná. En diciembre de 1864 y enero de 1865, tropas paraguayas tomaron posesión de varias fortalezas y poblaciones del Mato Grosso brasileño y, en abril de 1865, ocuparon la ciudad de Corrientes. Las acciones bélicas fueron iniciadas por López. Tanto fue así, que el secreto Tratado de la Triple Alianza se firmó recién el 1º de mayo de 1865.

La situación política interior de Paraguay fue, y eso no aparece justamente valorado en los principales estudios sobre el conflicto, una de las principales causas de la guerra, pues López intentó, al mejor estilo de toda dictadura, una "huida hacia adelante" cuando se sintió presionado por una creciente opinión pública que reclamaba una organización constitucional, lo que hubiera significado renunciar a porciones importantes de su poder omnímodo.

¿Por qué ingresó la Argentina en la guerra? Lo cierto es que no tuvo otra alternativa. Sabiendo que Brasil estaba decidido a ella, lo que el futuro auguraba a nuestro país era un Paraguay ocupado por el Imperio y un Uruguay que, inevitablemente, sería devorado por tan insaciable expansionismo y, por ende, un desbalance geopolítico en la región intolerablemente desfavorable para nuestro país. Esas distintas motivaciones marcaron el espíritu bélico en ambos países: Brasil, galvanizado por la concreción de un antiguo proyecto expansionista; la Argentina, beligerante a contrapelo, obligada a serlo contra su voluntad.

Muchos provincianos antiporteños, ansiando revancha por su derrota en la guerra civil, esperaron que el general Urquiza encabezara la reacción, soñando con otra triple alianza, esta vez entre los blancos uruguayos, las tropas federales argentinas y el Paraguay de López. Todo indica que hubo un guiño del entrerriano en ese sentido.

Pero el arte de la guerra enseña la necesidad de debilitar al enemigo y el astuto Mitre sabía cómo conjurar a Urquiza. El imperio brasileño, su cómplice en Caseros, también conocía el punto débil del líder entrerriano. Diría un historiador brasileño: Urquiza, embora inmensamente rico, tinha pela fortuna amor inmoderado . Según José María Rosa, el jefe de la caballería imperial, general Manuel Osorio, le ofreció excesivos 13 pesos fuertes por cada uno de los 30.000 caballos que necesitaba para sus tropas. La emblemática caballería entrerriana se transformaría de un plumazo en un inofensivo grupo de jinetes desmontados. Negocio cerrado. Casi 400.000 patacones irían a las arcas del Palacio de San José.

El apoyo popular al conflicto sólo se pudo lograr en Buenos Aires, donde sus notables se comprometieron, a tal punto de que los hijos del vicepresidente Marcos Paz y de Domingo Sarmiento perecieron en el campo de batalla. Las provincias, en cambio, consideraron que era un asunto ajeno a sus intereses. En Entre Ríos, el pendulante Urquiza convocó con engaños a algunos centenares de hombres que, advertidos de que su destino era el ejército, se sublevaron y desbandaron. Ricardo López Jordán, oficial de su máxima confianza y futuro verdugo, le escribiría: "Usted nos llama para combatir al Paraguay. Nunca, general. Ese es nuestro amigo. Llámenos para pelear a los porteños o a los brasileños. Estaremos prontos: esos son nuestros enemigos...".

A principios de 1867 Mitre dejó el mando de las tropas aliadas al marqués de Caxias. Regresó a Buenos Aires obligado por la muerte de su vicepresidente Paz y las complejidades políticas de la sucesión presidencial. El creciente rechazo de la ciudadanía argentina al horror de la contienda, que se prolongaría a lo largo de un quinquenio, convenció al nuevo presidente, Sarmiento, de que era hora de retirarse. Una visión historiográficamente demagógica pretende consagrar a López como un héroe romántico, contrapuesto a la inhumanidad feroz de sus enemigos. Como si toda guerra no fuera inhumana y feroz y no consistiera en vencer y destruir al enemigo. Como si las hubiera humanitarias y moderadas. Lo cierto es que el Mariscal llevó la masacre de sus compatriotas más allá del límite que la lógica indicaba, por su obstinada negación a aceptar la derrota y rendirse. Su encuentro con Mitre en Yatayti Corá, el 12 de septiembre de 1866 no fue una propuesta de rendición, sino un inaceptable intento de acordar un armisticio en términos de igualdad, que le hubiera permitido consolidar sus conquistas territoriales cuando el resultado de la contienda era ya irreversible.

No puede ni debe obviarse que su última frase, "¡Muero con la patria!", adquirió una realidad devastadora, ya que su obstinación suicida precipitó al Paraguay a una catástrofe social y demográfica: antes del inicio de la guerra, su población era de 1.300.000 personas; al final del conflicto sólo sobrevivían unas 200.000, de las que sólo 28.000 eran hombres, la mayoría niños, ancianos y extranjeros. Del poderoso ejército paraguayo de 100.000 soldados, en los últimos días sólo quedaban cuatrocientos. En la retirada, la paranoica sospecha de traiciones y conspiraciones contra su vida arrastró a López a cometer torturas, degüellos y fusilamientos de familiares, altos oficiales de su ejército y respetables asunceños que abogaban por la rendición.

Para el imperio brasileño, que llevaría el peso de lo que restaba de la guerra y terminaría con la vida del mariscal López en Cerro Corá, el 1º de marzo de 1870, el paso siguiente fue adueñarse de los territorios en disputa y lo hizo, aprovechando su posición dominante, a espaldas del Tratado de Triple Alianza, que prohibía la negociación individual de los aliados una vez finalizada la guerra. En Buenos Aires ello provocó indignación y se llegó al riesgo de una guerra entre los ex socios, que pudo conjurar Mitre, ahora en funciones diplomáticas. La Argentina sólo obtuvo, después de difíciles negociaciones y como magro premio, el reconocimiento de sus derechos indubitables al territorio enmarcado por los ríos Pilcomayo y Bermejo: la actual provincia de Formosa.

Años después, en una polémica decisión, se devolvieron trofeos de guerra conquistados por nuestro país, con lo que se condenó al sinsentido a los 25.000 muertos y los más de 100.000 tullidos, al gasto de nueve millones de libras esterlinas, que dejó exangües las arcas de nuestra patria, y a los miles de inmolados por la peste, importada por nuestros soldados sobrevivientes, que asoló a Buenos Aires. .

http://www.lanacion.com.ar/984496-la-guerra-del-paraguay-precisar-la-historia

agrega un comentario


se cree historiador
Por TRIUNVIRATO ROJO - Tuesday, Dec. 20, 2011 at 12:48 AM

Si, Chancho O¨donell se cree historiador y no es mas que un dandy que le gusta codearse de la historia para rovarle a medio mundo sus ideas y luego transformar la historia en el arte inocuo.
El texto obvia algunas cositas, primero se olvida que Brasil con declaracion de guerra explicita y Buenos Aires armando tropas ataco directamente Uruguay. Tirando la primera piedra y escondiendo la mano la indignacion contra Mitre Y Brasil fue muy grande, principalmente en el bombardeo a Paysandu (Uruguay). Rafael Hernandez y Lopez Jordan comentan la indignacion de dicha masacre que y el Paraguay, sabiendo que era la proxima victima decide fortificarse y declararle la guerra al Brasil para defender Uruguay y defenderse ellos tambien.
Tambie este pseudo- historiador, olvida que no se termino el conflicto entre unitarios y federales, ya que no se sabia cual era la capital de la republica, para Mitre la Capital era inquilina de Buenos Aires, cualquier acto que significara el bien de toda La Nacion, las tropas de Mitre podrian censurar el congreso por inquilino. Sera en 1880 con Avellaneda y las tropas de Roca que en la Batalla de los Corrales, el Puerto de Buenos Aires se declara capital de la Republica y la Constitucion Nacional puede tener un funcionamiento ordinario cosa que como inquilino, el congreso era rehen de Mitre.
Otra cosa olvidada es que Mitre no se fue por la muerte de su vice, sera que como Mitre consideraba barbaro al interior artesano al igual que al Paraguay, que no eran paises serios y responsables como Inglaterra o la "civilizada" Buenos Aires, y su odio a las manufactiras del interior, nunca se imagino que los paraguayos por sus propias manos habian construido fortalezas y artilleria a gran escala. Penso Mitre que ser granero del mundo bastaba para atacar un pais populachero que se industrializaba pero en Curupayty se demostro lo contrario. Desde ese momento los oficiales del ejercito argentino decidieron de que Mitre nunca ocupara el sillon de rivadavia por inepto y por eso apostaron a que los futuros presidentes fueran Sarmiento Y Avellaneda, nunca mas un Mitre. El ejercito Argentino ataco a Mitre cuando Sarmiento le otorgo la presidencia a Avellaneda (1874) y cuando Federalizo Bs. as. (1880).
Pacho O´DONELL como buen rosista trata de salvar la memoria de Mitre, asi como Mitre trato de salvar la memoria de ROSAS, ya que los dos eran porteños. Para Mitre, Rosas no se podia analizar ya que lo consideraba una enfermedad porteña pero habia algo mas, cuando MITRE SE ALZO EN ARMAS CONTRA EL legitimo gobierno constitucional, lo hizo con el apoyo de los aludadores del rosismo, los mas porteños, no los que convatieron en la Vuelta de Obligado, de esos Mitre se encargaria de degollarlos a mas de uno, sino los que adoraban a Rosas mientras los autenticos federales combatian contra la escuadra Franco- Inglesa.
Este canosa historiador considera a Mitre un gran estadista y tiene que hacer artificios de desmemoria y ocultar análicis y documentos para que asi lo sea pero en otra versión: Inglaterra y Brasil son malos, Mitre es un filantropo que fue llevado a aliarce con los malos por culpa de Solano Lopez que le declaro la guerra. Eso si de los movimientos de tropas y GOLPES DE ESTADO de 1864 por parte del Mitrismo nos olvidamos. Hay varias notas de protestas por parte del gobierno uruguayo de aqella epoca que ve en Mitre como un provocador golpista.
De ahi en mas, Solano Lopez no le podia creer a Mitre con sus tratativas de paz: degollo a la oposicion, armaba golpes de estado en paises vecinos haciendose el boludo, tenia de rehen el gobierno argentino. Ni hablemos de PEDRO II que los acuerdos eran papel pintado: reconocia la independencia del Uruguay y te mandaba la flota a destriur lo reconocido.
La guerra de la TRIPLE INFAMIA, nunca cerro aunque sea lavada de filantropia mitrista y Pacho O´DONELL cerro menos con su revisionismo farandulero.

GLORIOSO TRIUNVIRATO ROJO

agrega un comentario


che, triunvirato rosa
Por Seprinero - Tuesday, Dec. 20, 2011 at 1:10 AM

y qué opinás de que, tu querido gobierno, haya designado a este tipo para el Instituto de Revisionismo Histórico?

agrega un comentario


CHE ZURDOS IDIOTAS
Por SOROS Y LOS LACAYOS DE ZION - Tuesday, Dec. 20, 2011 at 1:11 AM

CHE VUELVAN AL FUTURO

QUE EL DOC BROWN LOS ESPERA......

.................ERES UN GALLINA MC FLY!!!!!


PAN....... PARA PAN PAN ....PA PAN..............

agrega un comentario


mal, muy mal
Por TRIUNVIRATO ROJO - Tuesday, Dec. 20, 2011 at 11:59 PM

Primero que todos los movimientos nacionales, sea Yrigoyen o Peron tuvieron tibiod debates históricos.
El TRIUNVIRATO ROJO , no es adulador y alcahuete de este gobierno, si lo apoyamos en muchas de sus medidas pero, los contreras, sean de izquierda o derecha son mas mitristas que Rufino de Elizalde o Tejedor.
Este gobierno le da mas bola a la unidad Latinoamericana, como Juan Bautista Alberdi, Artigas, San Martin Y Bolivar, J. J. Castelli, Monteagudo, Roque SAenz Peña y desde el marxismo Trotsky, Ramos, Enrique Rivera, etc en cambio, Mitre odiaba dicha unidad como sus apologistas, aun los que critican a Mitre y odian dicha unidad, son mitristas encubierto (Pro-imperialistas)
Es criticable Pacho O´Donell en el instituto historico, pero no deja de ser un hecho menor a la realidad. Uno tiene que luchar para que dicha tendencia triunfe tanto dentro del instituco como en la realidad misma.
Tambien esto demuestra, parafraseando a Franz Fanon: las desventuras de la conciencia nacional. Pero, sin ser marxistas y con sus desventuras se hacercan al problema y se habre el debate cuando aparece el pueblo en escena. En el siglo XIX la burguesia en ascenso pero tibia y desventurada en su conciencia dio un Hegel, Feuerbach, etc y el marxismo es hija de ellla conceptualizando y poniendo las cosas en su lugar. En America Latina actual, con marchas y contramarchas los marxistas tienen que cumplir ese rol, revisar todo el pasado, debatirlo, tomar lo mejor de el y politizarlo, para que sea su programa y lleve a America Latina a su liberacion definitiva

GLORIOSO TRIUNVIRATO ROJO

agrega un comentario


muy bieen
Por Morenista - Wednesday, Dec. 21, 2011 at 12:39 AM

no te olvides de Nahuel Moreno, fundador de la Izquierda Nacional que tanto amás.

M
V

agrega un comentario


Las pelotas
Por Triunvirato Rojo - Wednesday, Dec. 21, 2011 at 11:39 AM

Nahuel Moreno no solo no era fundador sino que era un enemigo jurado de la Izquierda Nacional. Además su posición durante los primeros 5 años del peronismo era la de un gorila recalcitrante. Mejor no hablés pavadas

agrega un comentario


mmmm
Por Morenista - Wednesday, Dec. 21, 2011 at 1:43 PM

Santucho (aunque no era precisamente de Izquierda Nacional) leyó a Moreno y se inspiró en él, Cooke también, Medina también y la lista sigue.....TODOS o la gran mayoría, HIJOS ideológicos de NM,

agrega un comentario


Lo de MEDINA aL REVES
Por glorioso triunvirato rojo - Friday, Dec. 23, 2011 at 10:50 PM

Moreno se inspiro en 1984, en su famoso libro verde en Medina si hablamos de ABAL. Medina paso del nacionalismo catolico al nacionalismo popular de clase obrera sin comprender al movimiento obrero y sus conquistas e idealizando al movimiento nacional sin ver sus contradicciones para luego decepcionarse y darle las espalda a los obreros.
Moreno idealizo el nacionalismo catolico en 1984, penso que superarian las conquistas obreras de Europa del Este pero, con una salvedad, nunca se decepciono, todavia llaman revolucion a la catastrofe social producida a la caida de los Estados Obreros. Todavia piensan que los nacionalistas catolicos, antisemitas de Europa del Este son mas revolucionarios que Fidel Castro.
El pleno empleo, un salario digno eran conquistas que detenian a los obreros para luchar por una revolucion politica, ahora rezarle todos los dias a la Virgen para que en tu familia una hija no se prostituya son conquistas que llevan a una super- revolucion mas importante que la Cubana o la Vietnamita, ja ja ja
No se preocupen dentro de 10 0 20 años existiran los que esten inspirados en el GLORIOSO TRIUNVIRATO ROJO y el Morenismo, el Cristian Castillismo y el Altamirismo solo seran lo que es: una comedia de la izquierda
GLORIOSO TRIUNVIRATO ROJO, GUARDIAN INOBJETABLE DE LENIN Y TROTSKY

agrega un comentario


y bue...
Por El Seco - Friday, Dec. 23, 2011 at 11:40 PM

Si sos "guardián inobjetable" de Lenin y Trotsky, también tendrías que serlo de Nahuel Moreno.

agrega un comentario


que seco
Por GLORIOSO TRIUNVIRATO ROJO - Saturday, Dec. 24, 2011 at 10:29 PM

Despues de lo de Paggessi, creemos que la OTAN les guarda mejor su tradicion. Para que quieren a tres autenticos revolucionarios si con chupacirios y marines sus tradiciones morenistas estan mejor resguardadas?

GLORIOSO TRIUNVIRATO ROJO, GUARDIAN INOBJETABLE DE LENIN, TROTSKY, FIDEL CASTRO, HO CHI MIN, HOXA, CABRAL, NETO, MAO, EL CHE, MARIATEGUI, RECABARREN, UGARTE, MELLA, PENELON, FOSSA, HOMERO CRISTALLI, LE DUAN, KIL IL SUM, ENRIQUEZ, FANON Y EL MARXISMO VIVO Y REVOLUCIONARIO QUE LLEVO A SUS PUEBLOS AL TRIUNFO.
DE MORENO JA JA JA

agrega un comentario


HUYENDO
Por RAFAEL DA SILVA - Wednesday, Jan. 18, 2012 at 8:51 PM
RAMAR83@HOTMAIL.COM

Lopez murio huyendo, es un hecho documentado y con consenso entre los historiadores, no pudo subir un barrancopor ser el unico paraguayo gordo que quedo, no combatio nunca y se escapo cada vez que la cosa estaba fea, ya enlomas valentinas salio corriendo. la propaganda lo hace heroe, peor era un tirano de los que hoy en dia reprochamos concientemente.

agrega un comentario


si, historiadores
Por GLORIOSO TRIUNVIRATO ROJO - Thursday, Jan. 19, 2012 at 11:18 PM

Y esos historiadores estivieron en el campo de batalla y lo vieron uhir?
Los miembros del GLORIOSO TRIUNVIRATO ROJO consulto a varios historiadores y dicen lo contrario, capaz se pusieron de acuerdo entre Garcia Belsunce padre y Garcia Belsunce hijo, no para encubrir un crimen mafioso como en la actualidad, sino para encubrir un crimen historico
Eso de tirano esta de mas, salvo que la Argentina de Mitre, que ganada las elecciones a punta de pistola y desconociendo la Constitucion y las elecciones provinciales, El Gobierno Uruguayo de Flores que usurpo el poder gracias a las armas de Brasil y Argentina contra el gobierno electo del Partido Blanco y EL Emperador PEDRO I, que no fue votado y si era votado el 90% no votaba por ser esclavo eran todos juntos mas democratico que Lopez, tenes un problemita de medida. Es mas,
Da Silva es el tipico CHOLULO con prejuicios imperialistas, ya que las democracias europeas y yanquis (donde no votan todos y habia partidos censurados) les decian a los pueblos del resto del mundo que sus ballonetas traerian la democracia. Los conquistadores españoles, oscurantistas, vividores y feudales que masacraron pueblos, eran bebes de pechos comparados con estos democratas Yanquis o Europeos. Nunca le consultaron a esos pueblos cual era su voluntad, era pecado la democracia en el sentido pleno y eso es lo que le molesta a DA SILVA, PREGUNTARLE AL PUEBLO, SEA PARAGUAYO, ARGENTINO O CONGOLEÑO CUAL ERA SU VOLUNTAD. Por eso la actitud de denigrar a FRANCISCO SOLANO LOPEZ y encontrar una contracara de PATRIOTISMO CONSECUENTE a su CIPAYISMO CONSECUENTE de Da Silva lo averguenza ante su familia.
DE CANALLAS QUE JUSTIFICAN EL COLONIALISMO YA TENEMOS EJEMPLOS MEJORES, SEAN KIPLING, RODHES, ROOSEVELT (AMBOS), CHURCHILL, CHAMBERLAIN, MUSSOLINI Y HITLER Y AHORA HILLARY, CAMERON Y SARKOZY. LOS BUSH NO DAN TANTAS EXCUSAS Y ESO LES PREOCUPA A LOS CANALLAS COMO DA SILVA, seguro son antiBush por eso.

agrega un comentario


Canallas que justifican el colonialismo...
Por Brutus - Saturday, Jan. 21, 2012 at 3:54 AM

No te olvides de Nahuel Moreno Lavaojete y sus banditas descompuestas de Chicago Boys.

agrega un comentario