Julio López
está desaparecido
hace 4902 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Paraguay: levantamiento campesino confluye con huelga obrera
Por del diario Ultima Hora - Tuesday, Jun. 04, 2002 at 2:29 PM

Las reclamaciones históricas de los sectores sociales que se sustancian en reversión de la pobreza, reforma agraria, reactivación económica, salud y educación, en los últimos tiempos y como consecuencia de la inacción del Ejecutivo, fueron mutando paulatinamente en otras exigencias políticas que se vinculan a las decisiones del poder y el destino del país.

Paraguay: levantamie...
paraguay.jpg, image/jpeg, 300x222

Miguel H. López | Asunción. La acción desde los sectores sociales contra el Gobierno crece. Lo que históricamente constituía una reclamación ciudadana se convirtió en una movilización política que presiona por cambios en el poder. Marcha campesina hacia la capital y anunciada huelga general, ambas con el trasfondo de un objetivo político que coloca como blanco al Gobierno, coinciden para traer más tensión al escenario nacional.
Los campesinos agrupados en coordinadoras y federaciones agitan el interior y comienzan a avanzar sobre la capital, mientras arrecian denuncias de un estado de sitio de facto por la presencia militar en las rutas y la retención de grupos campesinos.
Desde Asunción, en tanto, las agrupaciones obreras definen estrategias en torno al llamado inminente a una huelga general como reacción contra el Gobierno al que acusan de corrupto e incapaz.
En otro frente, sectores político-partidarios liberales y parlamentarios buscan posicionarse en la Cámara de Diputados para generar el trampolín que les permita ensayar alguna acción para hacerse con el poder. Paralelamente, los oviedistas buscan capitalizar el descontento de alguna manera.
Belarmino Balbuena, de la Mesa Coordinadora de Organizaciones Campesinas, ratificó el carácter político de las acciones campesino-obreras. Y asume que González Macchi debe irse, aunque aseguró que no se prestarán al juego de proyectos totalitarios.

Metamorfosis
Las reclamaciones históricas de los sectores sociales que se sustancian en reversión de la pobreza, reforma agraria, reactivación económica, salud y educación, en los últimos tiempos y como consecuencia de la inacción del Ejecutivo, fueron mutando paulatinamente en otras exigencias políticas que se vinculan a las decisiones del poder y el destino del país.
La irresuelta situación de crisis socioeconómica y la decisión del Gobierno de privatizar entes públicos y rutas e impulsar por presión de EEUU la ley antiterrorista fueron detonantes del posicionamiento político, nunca antes tan explícito, de los sectores sociales que desde el autodenominado Congreso Democrático del Pueblo comenzaron a poner en entredicho al Gobierno.

Para el jueves
En las últimas horas recrudeció la decisión de presionar cambios en el país y desde distintos puntos de la República se anuncia el avance de contingentes de grupos campesinos, organizaciones sociales y estudiantiles para producir el jueves un escenario políticamente favorable a sus reclamaciones cuando el Senado eventualmente trate la derogación o no de la ley de privatización.
En medio del caldeado ambiente, soliviantado aún más por la presencia militar en las calles y la miopía del presidente Luis González Macchi en dar respuestas claras a la ciudadanía descontenta, el mismo partido de gobierno (el Colorado) trata de sacar ventaja impulsando la idea de elecciones anticipadas para evitar dañar sus chances electorales, mientras liberales y oviedistas azuzan la intención del juicio político para tomar la riendas del país montados a la figura del vicepresidente Julio C. Franco.
La presencia de algunos políticos en las movilizaciones sociales dejaron de ser casuales cuando que mientras que estaban bien con el poder no se ocupaban de las reclamaciones de la gente que ahora dicen reivindicar.

OPINIONES LA MOVILIZACIÓN BAJO LA LUPA
No están manipulados
Para el sociólogo Tomás Palau los sectores que se movilizan reclaman algo legítimo porque ni los políticos ni administradores del Estado tienen conciencia de lo que es vender los bienes públicos. "Esta es una lucha que también va contra las intención expansionista de EEUU. Los campesinos defienden lo que es del pueblo. Esta movilización es distinta a otras desde lo organizativo hasta su carácter político amplio, no partidario, que es clarísimo. Eso no significa que estén manipulados, pese a que hayan interesados al acecho".

"Político, no partidario"
Según el dirigente campesino Belarmino Balbuena, la movilización que encaran asume a esta altura un carácter político no partidario que busca cambios en el poder. Si bien la motivación es contra las privatizaciones, señala como causante del desastre socioeconómico que se vive a la inacción de González Macchi de quien dice sería mejor que se fuera. Advierte que no pararán ante las barreras militares que cortan las rutas y que romperán el cerco para llegar a protestar en Asunción.

Signos de manipulación
A juicio del empresario Gustavo Volpe, la movilización de los campesinos y de los sindicalistas que plantean la huelga "está politizada y con signos de manipulación". Sin embargo, puso de manifiesto que estos sectores tienen todo el derecho de manifestarse libremente, todas vez que no lesionen intereses de terceros. "Ya generaron enormes perjuicios al sector privado con el cierre de rutas y es incoherente que los campesinos pidan la no privatización de la ex Antelco, cuando que ellos ni siquiera, con el sistema actual, tienen la posibilidad de tener teléfono rural".

Presidente advierte
"No podemos dejar a los alumnos sin clase por problemas políticos", afirmó el presidente de la República, Luis A. González Macchi, al desaprobar la decisión del gremio docente de participar de la huelga general convocada contra el proceso de privatización. "Pueden manifestarse fuera de horario", afirmó el mandatario, quien a la vez advirtió que los campesinos no pueden cerrar la ruta y que ya se ha llegado a acuerdo con este sector en virtud de un documento firmado el pasado viernes.

agrega un comentario