Julio López
está desaparecido
hace 5856 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Pretenden acallar al semanario Inchalá, la voz de la sangre indígena del Uruguay
Por Pablo I. - Monday, Jun. 16, 2003 at 2:41 AM

El acervo cultural de los Pueblos Indígenas convertido en una marca industrial. Un grupo de personas registró la palabra de origen charrua "Inchalá" como propia, e impiden al semanario su utilización. A continuación comunicados y declaraciones difundidos por el semanario.

Nuestro Semanario web se envía en forma gratuita, a más de 32 países desde agosto de 1998.

En el 2001 un grupo de personas registraron la palabra "INCHALÁ" , como propia, en la Dirección Nal. de la Propiedad Industrial, con el objeto de apropiarsela en exclusividad y así limitar el uso de esta palabra de nuestros antepasados charrúas.

Por ahora, no utilizaremos ese nombre, para evitar que la ley del conquistador y su "propiedad privada", nos lleve presos nuevamente y se regodeen los nuevos hijos/as de la Malinche.

PERO DESDE EL FONDO DE LA HISTORIA, SIEMPRE VENCEREMOS. SEREMOS "INCHALÁ"
No dejaremos que se apropien "industrialmente" de las palabras de nuestros antepasados

---------

Comunicado del Integrador Nacional de Descendientes de Indígenas Americanos (I.N.D.I.A)

URUGUAY 2003
NUEVO ACTO DE ETNOCIDIO
CONTRA NUESTROS INDIGENAS
REPUDIAMOS PROCESAMIENTO DE NUESTRO PRESIDENTE

EN LO QUE CONSTITUYE UN NUEVO ACTO ETNOCIDA CONTRA LOS GRUPOS INDIGENAS QUE HABITARON NUESTRA REGION, UN GRUPO DE PERSONAS REGISTRARON COMO "MARCA INDUSTRIAL" LA PALABRA CHARRUA "INCHALÁ" (Hermano) CON LA INTENCION QUE LA MISMA NO PUEDA SER UTILIZADA. MIENTRAS EN EL MUNDO ENTERO SE RECONOCE A LOS PUEBLOS INDIGENAS EL DERECHO A LA CONSERVACION DE SUS LENGUAS ORIGINARIAS, AQUI SE PRETENDE PROHIBIR LA UTILIZACION DE EXPRESIONES CHARRUAS, CON NETOS FINES COMERCIALES. (En 1831, cuando se comenzó el proceso de exterminio de esa parcialidad, entre las cosas que impusieron a los sobrevivientes fue someterlos a la religión dominante, separa hijos de madres, separar hermanos e IMPEDIRLES QUE SE EXPRESARAN EN SU PROPIO IDIOMA. Este fue el etnocidio a que se los sometió posteriormente al genocidio que padecieron los demás)

Resulta falto de etica y moralidad - y en contra de multiples Convenios Internacionales referidos a Pueblos Indigenas y sus derechos - registrar palabras de idiomas originarios como "marca industrial" al solo efecto de su exclusiva apropiación comercial y, en consecuencia, su prohibición de su libre uso al resto de la población
Desde 1999 nuestro presidente, Rodolfo MARTINEZ BARBOSA, dirige un semanario electrónico que se distribuye gratuitamente a más de 5 mil lectores en 32 países. En el 2002 fue cuando esta palabra fue registrada como “marca industrial”. Por ello los neo-etnocidas hicieron que fuera procesado, lesionando y pretendiendo avasallar su legitimo derecho a utilizar una palabra que expresa familiaridad, en un lenguaje de su familia ancestral. Denunciamos públicamente este atropello, exigiendo respeto por los derechos indígenas y justicia ante este exabrupto.

--------------------


CARTA ABIERTA DEL DIRECTOR

INCHALÁ significa Hermano en lengua charrúa.

“En política se puede ser cualquier cosa, menos nabo (*)” Wilson Ferreira Aldunate

Estimados Lectores:


En primer lugar debo expresar mi agradecimiento ante la numerosa cantidad de adhesiones y expresiones de solidaridad de organizaciones hermanas de todo el continente, de instituciones amigas del país y de tantos y tantas que mandaron un “vamo´arriba” y un “no pasarán”. Estamos en estos días respondiendo a cada uno de Uds., en forma personal. Tengo también conocimiento que todas las organizaciones integrantes de la Coordinadora Nacional contra el Racismo y la Discriminación harán publica una declaración respecto a esta situación. Todo esto nos fortalece, eleva el temple e indica que son circunstancias derivadas de estar en el camino correcto. (¿Cuántos hermanos y hermanas indígenas del continente han padecido y padecen represiones similares, y aún muchisimo peores?)



Todos Uds. ya saben que estoy sometido a un proceso penal porque este Semanario digital gratuito se llama “INCHALÁ” (Hermano, en lengua charrúa) Es algo muy difícil de comprender, pero a cada uno de Uds. debo, públicamente, tanto mayor información como expresar mi posición ante este dislate.



Muchos de Uds. reciben, sistemáticamente y en forma gratuita, desde agosto de 1998 este instrumento de comunicación. Antes de él muchos incluso ni conocían la existencia de reivindicaciones indígenas en nuestro país. Incluso algunos “inchalá” del resto del continente ponían como ejemplo a Uruguay de la absoluta ausencia de indígenas. Hoy saben que esto no es cierto. Nuestro trabajo demostró lo contrario, además en los datos oficiales surgidos de un estudio del Instituto Nacional de Estadísticas, a través de una Encuesta de Hogares. Incluso con muchos hermanos nos hemos encontrado en distintas instancias internacionales peleando por los mismos propósitos, con idénticos objetivos y con las mismas dificultades.



Tres años después que el semanario digital gratuito “Inchalá (Noticias del Uruguay)” estuviera llegando a 32 países un grupo de personas registró la palabra ante la Dirección de la Propiedad Industrial, con el objetivo de apropiársela en exclusividad. Con el único y exclusivo fin de atentar contra este medio de comunicación, dado que no existe nada similar a esta página web.



Muchas veces algunos allegados nos habían sugerido que registráramos la palabra como “Derecho de autor”. Obviamente siempre respondimos enérgicamente que jamás lo haríamos. Entendimos y entendemos que limitar o apropiarse del uso de una palabra de nuestros antepasados hoy desaparecidos constituiría una inmoralidad inmensurable.



Constituye una verdadera lástima y un profundo dolor, que otros no piensen lo mismo y pretendan adueñarse “industrialmente” de palabras de nuestros ancestros. Para nuestra satisfacción ahora el término “INCHALÁ” es utilizado como nombre de una Guardería Infantil comunal, de una radio alternativa y de varios grupos en el interior de nuestra República. Es un logro que el término se conserve, sea cada vez más utilizado por mayor cantidad de personas, por mayor cantidad de emprendimientos. Es la demostración que estamos recuperando y colectivizando no solo un término de nuestros indígenas, sino uno muy especial vinculado particularmente a la actitud fraternal que caracterizó, en este caso, a los charrúas. Pero que también hay enemigos irreconciliables.



La historia demuestra que Malinatzil Malintzin (“La Malinche”) sigue inspirando ideológicamente y orientando a algunas personas. Ellas en lugar de buscar colectivizar, popularizar, conservar y difundir el espíritu de “INCHALÁ” (hermano) reclaman y recurren al sentimiento de la propiedad privada, al exclusivismo apropiativo impuesto por los conquistadores, siempre con espurios fines. Combatiendo contra lo que son los reclamos de los Pueblos Indigenas de nuestro continente, y en particular los que en Uruguay consideramos que las palabras de nuestros/as abuelos/as deben ser Patrimonio de todos y no un "producto de registro o propiedad industrial".



Esto constituye varios antecedentes para tener cuenta en el futuro. Muchas personas, ante la falta de propuestas, con ausencia completa de los sentimientos que dicen expresar o defender, dedican exclusivamente su labor a la de "francotiradores". No observan; quizá por ausencia de visión, mal aconsejados y sin formación; que la consecuencia de su actitud es fortalecernos aún más en la lucha y que cada vez recibamos mayor respaldo de los hermanos indígenas del continente, acostumbrados a enfrentar este tipo de agresiones y persecuciones.



Por otra parte esto nos previene a todos y a todas a promover iniciativas, allí donde aún no las haya, que protejan las palabras indígenas del interés apropiativo, con fines comerciales o industriales, como en este caso intentan pergeñar en Uruguay. Las palabras de nuestros antepasados son sagradas y no pueden ser registradas en el marco de las leyes de los colonizadores. No permitamos que el interés económico o individualista siga matando a las voces de nuestros abuelos y abuelas indias.



Nos comprometemos a mantenerlos informados a través de Editoriales que estarán exclusivamente dedicados a la defensa de las voces de nuestros ancestros y nuestros hermanos y hermanas indígenas; que desde el primer numero de agosto de 1998 es el objetivo distintivo de este semanario.



¡SALSIPUEDES NUNCA MAS!

agrega un comentario