Julio López
está desaparecido
hace 5853 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Inti Raymi en plaza Naciones Unidas de Buenos Aires
Por Guillermo Riguera / Prensa India AIPIN - Thursday, Jun. 26, 2003 at 2:55 AM

Buenos Aires, 21 de junio, AIPIN.­ Convocados por el Consejo de Acontecimientos Aborígenes (CAA), la noche del 20 de junio, alrededor de una gran fogata, en una plaza céntrica de la ciudad de Buenos Aires, unas doscientas personas, compartiendo el calor del fuego, alimentos y bebidas típicas de las culturas originarias: api, tortas, mate y hojas de coca, se reunieron para recibir el Nuevo Año según el calendario de los Pueblos andinos.

Por Guillermo Riguera, Centro de las Culturas América Humanista

Buenos Aires, 21 de junio, AIPIN.­ Convocados por el Consejo de Acontecimientos Aborígenes (CAA), la noche del 20 de junio, alrededor de una gran fogata, en una plaza céntrica de la ciudad de Buenos Aires, unas doscientas personas, compartiendo el calor del fuego, alimentos y bebidas típicas de las culturas originarias: api, tortas, mate y hojas de coca, se reunieron para recibir el Nuevo Año según el calendario de los Pueblos andinos.

El encuentro comenzó con un ritual de agradecimiento a Pachamama, la Madre Tierra y con el encendido de la fogata ceremonial, en el mismo lugar que se viene realizando desde hace ocho años, en la Plaza Naciones Unidas de Av. Figueroa Alcorta y Austria en la ciudad de Buenos Aires.

Los músicos no dejaron de soplar sus sikus y quenas, batir tambores y bombos, y rasquear guitarras y charangos durante la noche, mientras en ronda se esperaba la llegada de los primeros rayos de Tataj Inti, el padre Sol.

Los asistentes expresaron testimonios, reflexiones y deseos para el nuevo año, y los mayores transmitieron su conocimiento de esta ceremonia ancestral.

A la madrugada del 21 se atizó el fuego con todo el material combustible a disposición y se purificó el aire y a los reunidos en el lugar con la quema de khoa, la hierba altiplánica. El lugar estuvo identificado por una Wiphalla de los pueblos del Tahuantisuyo.

A pesar de la mañana nublada, a la salida de Tataj Inti, se recibieron sus primeros rayos del nuevo ciclo con profunda emoción y recogimiento. Los saludos y abrazos fueron largos, como larga la noche de espera, y como largas las esperanzas que brotan de los que compartimos esa noche, la del regreso del Sol.

En esos abrazos confundidos aymaras, quechuas, guaraníes, wichis, mapuches, afros y muchos hijos de la mezcla de razas y culturas de Buenos Aires, y de esa fusión se fue aclarando junto con el día nuevo, que una cultura humana y universal está naciendo, convergiendo desde la diversidad¤

agrega un comentario