Julio López
está desaparecido
hace 4809 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

>>>entropía social y recombinación
Por franco “bifo” berardi - Tuesday, Aug. 19, 2003 at 10:51 AM

La insistente pregunta sobre el rol de los intelectuales esconde el problema contemporáneo del “¿qué hacer?”: el problema de la autoorganización del trabajo cognitivo.

El debate de la izquierda italiana ha vuelto a concederle un espacio a la pregunta sobre los intelectuales. Pero la cuestión está mal planteada, y la palabra misma (intelectual) describe de forma extremadamente incorrecta la geografía socio-mental contemporánea.

Lenin relacionaba la figura del intelectual con el problema del qué hacer, con la cuestión de la dirección política de la acción colectiva. Los intelectuales no constituyen una clase social, no tienen intereses específicos que defender. Al ser, por lo general, expresión de la renta parasitaria, se ven habilitados para realizar elecciones “puramente intelectuales”, pudiendo de este modo transformarse en instrumentos de la conciencia revolucionaria. En este sentido, constituyen la figura más cercana al puro devenir del espíritu en el hegeliano despliegue de la autoconciencia.

Por otra parte, los trabajadores poseen un interés social homogéneo, pero no pueden pasar del nivel puramente económico (el “en sí” hegeliano) al nivel político conciente (el “para sí” de la autoconciencia) sin no es a través de la forma política del Partido, el cual corporiza y socializa el legado histórico (el proletariado como el heredero de la filosofía clásica alemana).

En Gramsci la reflexión sobre el rol del intelectual se encuentra más articulada, aproximándose a una formulación materialista del carácter orgánico de la relación entre el intelectual y la clase obrera. Sin embargo, en toda la tradición comunista, el Partido es concebido como el intelectual colectivo. El intelectual de la tradición moderna (el cual aún no ha sido puesto a trabajar por la red digital) sólo puede tener acceso a una dimensión colectiva a través del Partido.

La ruptura producida por el obrerismo italiano (al que prefiero llamar composicionismo, a causa del énfasis que se le otorga a la cuestión de la composición de clase) se funda en el abandono tanto de la noción leninista del Partido en tanto intelectual colectivo como del concepto mismo de intelectual, que es sustituido por el de general intellect (un concepto marxiano pero no engelsiano ni leninista). No considero que se haya reflexionado de manera suficiente sobre esta superación del concepto leninista de Partido y del concepto gramsciano de intelectual.

Si queremos replantear la cuestión del “qué hacer” en nuestros días, debemos concentrar nuestra atención en la relación existente entre la función cognitiva del trabajo socialmente complejo y los movimientos que organizan formas de autonomía productiva y comunicativa.

El libro de Hardt y Negri carece (concientemente) de una teoría de la acción, pero no es éste uno de sus límites. La noción de multitud no tiene (en mi humilde opinión) un poder de organización activo y mucho menos una función “subjetivizante”.

El concepto de “multitud” describe una tendencia dispersante, se trata de la entropía que se difunde por todo sistema social haciendo imposible (asintótico, infinito, interminable) el trabajo del poder, pero también el trabajo de la organización política.

Necesitamos encontrar una función de recombinación, y es esto lo que hallamos en la función cognitiva que atraviesa toda la producción social.

El trabajo intelectual ya no existe en tanto función social separada de la totalidad del trabajo social, sino que ha devenido una función transversal, la creación de interfaces tecno-lingüísticas a las cuales es confiada la gestión de la fluidez de los procesos sociales y que posee, por lo tanto, poder de recombinación (la recombinación debe entenderse aquí en un sentido literal, no como un medio para subvertir, derrocar, autentificar o revelar sino como la capacidad de ensamblar distintos elementos cognitivos de acuerdo con un diseño diferente al de la lógica de la ganacia y el capital).

La respuesta al actual “¿qué hacer?” deberá ser política, pero en un sentido muy particular. Esta respuesta no consiste en la creación de un Partido, es decir, en la constitución de una organización externa a lo social capaz de dirigirlo o gobernarlo. La respuesta consiste en dar forma a las prácticas cognitivas específicas de acuerdo con modelos epistémicos autónomos, con modelos ético-epistémicos que se entremezclen con cada nivel específico de conocimiento.

El programador debe ser un programador, el médico, médico, el biotecnólogo, biotecnólogo y el arquitecto, arquitecto, a diferencia de la perspectiva leninista en la cual cada uno de ellos debía convertirse en un revolucionario profesional abocado a introducir la conciencia revolucionaria en el movimiento obrero desde el exterior.

Pero el programador, el ingeniero, el médico y el arquitecto deben, en primer lugar, reorientar su propia actividad cognitiva, modificando la función y la estructura de su propio campo específico de conocimiento y su campo específico de acción productiva.

Creo que hemos logrado acumular una gran cantidad de elementos útiles para la elaboración de un “manifiesto de los trabajadores cognitivos (que no debería ser llamado de esa manera)”, pero la duda que nos bloquea reside en la cuestión del método.

No queremos un manifiesto “declarativo”, porque eso nos recuerda demasiado al voluntarismo leninista, una declaración que se refiere a algo que es externo a lo que está siendo expresado.

Deseamos, por el contrario, un manifiesto que sea como el software o como un código genético. Una declaración que constituya un paradigma, que sea contagiosa y que al mismo tiempo funcione como una cadena enunciativa recombinante.

¿Hemos exagerado nuestras expectativas, exigencias e intenciones? Tal vez sí, pero bien vale la pena ya que las intenciones no son, en sí mismas, sólo intenciones, sino además disposiciones del ser.

[05.03.2002]

+++

traducido por g0
el artículo original se puede encontrar en: http://www.rekombinant.org/article.php?sid=1577

agrega un comentario


ULTIMOS COMENTARIOS SOBRE ESTE ARTICULO
Listados aquí abajo estan los últimos 10 comentarios de 5 escritos sobre este articulo.
Estos comentarios son enviados por los visitantes del sitio.
TITULO AUTOR FECHA
cognitariado y territorialización bioafectiva post post Thursday, Oct. 02, 2003 at 12:00 PM
acerca de las diferencias en la contrucción de instrumentos post post Monday, Aug. 25, 2003 at 12:32 AM
construir instrumentos ant Sunday, Aug. 24, 2003 at 9:48 AM
terciopelo subterráneo post post Wednesday, Aug. 20, 2003 at 11:51 PM
general intelect e interfase biafectiva casiano amoité Tuesday, Aug. 19, 2003 at 7:42 PM