Julio López
está desaparecido
hace 5722 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Palabras de la Tierra en la casa de las Madres
Por Amigos de la Tierra - Friday, Oct. 10, 2003 at 2:02 PM
amigosdelatierra@argentina.com

Mientras los descubridores se acercan a América con la verdad encubierta, trayendo, muerte, egoísmo y saqueo, representantes de los pueblos originarios visitaron la Universidad Popular Madres de Plaza de Mayo, acercando la palabra verdadera de la resistencia y lucha de 511 años y la riqueza de su cosmovisión milenaria.

Palabras de la Tierr...
intiraymi.jpgff6imy.jpg, image/jpeg, 419x306

“Hay que emprender rápidamente una campaña de limpieza.” Julio Argentino Roca

Las zambas del Chaguanco y Panza Verde a través del Moncho Miele dieron inicio a la charla en la que expusieron Cristina Oribe, Pablo Kibal y Mario Barrios.


“Somos seres del bosque, del monte, Cainguás.” Cristina Oribe

Mbyá Guaraní, como muchas de las comunidades hoy golpeadas por los nuevos conquistadores, Cristina Oribe remarcó la necesidad de empezar a generar un debate entre toda la sociedad para enfrentar la realidad de explotación y destrucción que a todos afecta. “Nos están arrinconando, matando, por el agua dulce, las tierras, los bosques, los remedios”, dijo mientras contaba como son testigo de esto los desmontes en las Yungas, la represión en Salta contra la comunidad Avá guaraní de el Tabacal y la presión y miseria a la que son sometidas las comunidades Mbororé e Yryapú, en Misiones, para quebrarlos, realizar emprendimientos turísticos y porque justamente se encuentran sobre uno de los reservorios de agua dulce más importantes del mundo, el acuífero guaraní.

A la vez que expresaba como los pueblos originarios son parte de un cambio en latinoamérica, planteó que “el sistema colonizador no terminó” y que hoy se vale del desconocimiento del pueblo para seguir sometiéndolo.

Finalmente afirmó que aunque “podemos estar pobres y acorralados, tenemos nuestras autoridades, los Mburuvichas”, a los que se escucha, junto a la comunidad reunida, en una sociedad que ya no lo hace y perdió el valor hacia la palabra, cuando el escuchar es la base para el cambio.

“Poner el lomo, organizar el trabajo, lograr la igualdad.” Pablo Kibal, sobre el pilar de los pueblos andinos.

Pablo, aymara de Purmamarca, Jujuy, miembro de la Comunidad Originaria Quilmes, localidad donde vive hace 32 años, contó que se pusieron ese nombre no por el lugar, ni por la famosa cerveza, sino en homenaje al pueblo Quilmes, el cual acorralado por los colonizadores terminó allí, tras marchar desde la zona de Tucumán y Catamarca.

“En la zona andina vivían millones de agricultores sin hambre, existía libertad, porque existía abundancia.” Pablo Kibal

Ellos rinden homenaje a un pueblo símbolo de resistencia, mientras en la ciudadela originaria de los Quimes, el gobierno de Palito Ortega levantó un hotel 5 estrellas, por esto del turismo y el desarrollo. Será la cultura globalizada de occidente las únicas estrellas que miré, frente al camino milenario que recordó Pablo, el de los pueblos de la Cruz del Sur, la Chakana. Camino hecho a sus tiempos, tiempos de observación del Cosmos, de observación de su influencia en la vida, para entenderlo, aprovecharlo.

Cultores de la igualdad hasta en su wiphala, la bandera de todos los colores, de la armonía, del equilibrio, los pueblos andinos, como siguió contándonos, tienen un conocimiento de la naturaleza que les permite adaptarse al entorno, al clima, mientras, el ¨progreso¨ trajo alejamiento, una ruptura del hombre y la vida, la naturaleza, y es así que hoy el hombre se adapta al clima en la medida que disponga de cosas materiales para lograrlo, sean ventiladores o estufas.
Al igual que Cristina, Pablo remarcó la necesidad de ejercer un análisis, despojados de ataduras y estructuras, para pararnos frente al futuro, frente a la realidad de genocidio y represión y reencontrarnos con la naturaleza, como base para lograr un entendimiento de nuesrtro lugar y para crear un mundo nuevo.

Sobre el final del encuentro afirmó que ninguna revolución, o cambio verdadero es posible sin un cambio interior, sin una cultura de hacer, de dar ejemplo, en lugar de caer en la retórica de luchar contra el imperialismo y todos los ismos, sin iniciar un cambio interno y espiritual individual.

“El padre sol lanzó una flecha de fuego, alcanzó el seno de la Madre Tierra y de esta se gestó la vida.” Mario Barrios

Mario Barrios, kolla, del Movimiento Indígena, al presentarse contó como ¨nos robaron hasta eso¨, el nombre. La colonización, la conquista le impuso una identidad falsa a quien en su sangre lleva la identidad Wamani, la energía de la montaña.

La riqueza natural, agua, plantas, animales, minerales y culturas de América es lo que occidente viene a saquear y destruir. Desde las escuelas y las universidades hay que ayudar a reconstruir la relación hombre naturaleza.

“los alimentos de la naturaleza no los pagamos, el agua no la pagamos, occidente trajo la propiedad privada, el egoísmo, el alambrado de tierras, de agua.” ¿Del pensamiento?

Trajeron esta cultura de control y dominio, de consumo, para anularnos y que dejemos de pensar,para convertirnos en ¨seres sin memoria¨. Mario también trajo el ejemplo de la pérdida de soberanía alimentaria, de los transgénicos y como pueblos por los que sus manos pasaban 200 variedades de papa y maíz, hoy junto a toda América y el resto del mundo padecen el control de las empresas semilleras, de los alimentos corporativos que destruyen la diversidad.

El último en traer la palabra fue Enrique Mamani, de la comunidad Los Airampos, Quebrada de Humahuaca, Jujuy, quien previamente le cedió la voz a Mario, alterando el orden previsto, porque “en nuestro pueblo los mayores hablan primero, los más jóvenes después”.

Enrique trajo la realidad de Jujuy, provincia minera, provincia cáncer, donde el agua, plantas y vida están contaminadas por la explotación con hambre de riquezas y despojos de muerte, muerte que incluso tocó con su máscara de genocidio a su madre.

Acompañando todas las reflexiones de sus mayores y hermanos sintetizó el pensamiento originario mostrando como en su cosmovisión sabia una gota de agua, una piedra, un animal, tienen el mismo valor que un ser humano, porque somos parte de un todo. Los hijos de la tierra, que padecieron el genocidio más atroz de la historia, vueltos a reencontrarse con su madre por la espada conquistadora, de ella, de la tierra, es de donde resurgen para permanecer eternamente.


“Somos naturaleza, somos Sol, agua, aire, somos Cosmos, somos verdad, cuando descubramos América, nos vamos a liberar”. Mario Barrios.

agrega un comentario