Julio López
está desaparecido
hace 4723 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

TRAFICANTES DE CARNE
Por Hernán Scandizzo ((i)) - Friday, Oct. 17, 2003 at 12:49 AM
herscan@yahoo.com.ar

Las trabas que tienen las comunidades y pobladores rurales mapuche para trasladar su producción (animales vivos o faeneados) a la ciudad – para su consumo o venta - fue uno de los temas abordados en el 2º Parlamento Mapuche. Las barreras sanitarias del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) y el accionar de las policías provinciales y Gendarmería Nacional fueron señalados como los principales actores de una política que perjudica a los pequeños crianceros, beneficia a los estancieros y frigoríficos y promueve el éxodo a las ciudades.

Durante el Futa Trawun una decena de testimonios destacaron la gravedad de la situación. Una situación que se reitera en tal grado que personas que se dirigían al parlamento debieron lidiar con Gendarmería Nacional en Esquel, porque ésta pretendía confiscarles un cordero que sería consumido en la actividad.

Liliana, de El Bolsón, planteó su inquietud en el parlamento. Rubén, de Bariloche, contó cómo esta política afecta a su familia. Testimonios de un modelo para desarmar.

LILIANA: “QUIEREN AGOTAR A LA GENTE”


L: En Bolsón están la escuela hogar y las residencias estudiantiles, y la mayoría de los chicos y los jóvenes que viven ahí son de la Línea Sur (Río Negro). Sus padres no tienen cómo ayudarlos económicamente, la manera de colaborar es trayendo un poco de carne, pero cuando llegan a la barrera sanitaria se la queman. No llevan carne para comercializar, llevan carne para comer, es comida lo que están quemando.

A su vez está Guajardo en Bolsón (hermano del intendente de El Maitén), que tiene una carnicería, y sabemos que va y viene con la carne. No hay barrera del SENASA que lo pare. Después tenés frigorífico Soria.

Y más allá de que queman comida en este momento, en que estamos todos medio cagados de hambre, me parece que esto tiene que ver con el tema tierra. Agotar los recursos de la gente y que la gente tenga que dejar sus tierras. ¿Cuál es la idea? Rematarle las tierras, poner las explotaciones mineras, que es lo que está en auge en este momento. No al pedo se están haciendo cateos en todos lados, incluso en la Cuesta del Ternero, muy cerca de Bolsón.

¿Esta política se empezó a aplicar en los últimos años o viene de hace tiempo?

L: Viene de hace tiempo, con la cuestión de que (Río Negro) es zona libre de aftosa, pero se supone que es libre de aftosa desde el Río Colorado para abajo. Entonces por qué tenés tantos controles del SENASA. Es una cosa muy loca, por que te sacan la carne, te la queman y no te limpian el auto. Si teóricamente estás llevando aftosa con la carne, te queda la aftosa en el auto.

Por eso digo que esto es un negociado que nada tiene que ver con el control de la aftosa.

Se dice que Guajardo recibe un trato preferncial porque su hermano es intendente de El Maitén. ¿En el caso del frigorífico Soria, tiene algún vínculo con la política?

L: Es como que hay preferencias hacia gente que está... evidentemente Soria debe estar ligado al poder político como lo está Guajardo. Como hoy escuché que Benetton va y viene con sus animales vivos.

Al productor le están pagando 2 mangos el kilo de carne y cuando la carne llega a la carnicería aumentó tres veces. Te das cuenta que hay una política de agotar a la gente que tiene sus animales para comer, no para comercializar a gran escala. Si no te obligan a que vendas la carne a determinados frigoríficos, y no es casualidad que también son de pequeños grupos ligados a poder político.

Tenés conocimiento de gente haya elevado quejas por esta situación.

L: Sí, incluso el hermano que vino de la Comunidad Ancalao presentó infinidad de notas al SENASA. Levantó firmas e hizo notas, que firmó toda Comunidad, pero les devolvieron las notas.

RUBEN: TESTIGO DEL EXTERMINIO

R: Mi familia es de Fita Huau, un paraje que está en la Línea Sur, y como la mayoría de las familias de la zona son pequeños productores que viven en la estepa, donde lo que más escasea es el agua. Así que no se puede tener la gran cantidad de animales. La situación en ese lugar es bastante crítica, en el año se pasan varias penurias. Tenés que ir a buscar el agua a 3 km en pleno verano porque las aguadas están totalmente secas. Tenés que ir a caballo, con baldes. De repente cae un hilito de agua y tenés que sacarla con embudo para poder juntarla. Y esos viajes son más o menos tres al día.

¿Este paraje a cuántos km está de Bariloche?

R: 120 km. La ciudad más grande que tiene más cerca es Bariloche y después tiene varios pueblitos cerca. Laguna Blanca a 40 km y Comayo a 45 km.

Decías que familias de estos parajes para sobrevivir tienen que vender esos animales – que pueden ser 100 al año – en la ciudad pero que no siempre pueden atravesar los controles sanitarios.

R: Las familias en la época que el wingka tiene las festividades de Navidad y Fin de Año aprovechan para vender la producción del año, los animales nuevos. Por ejemplo, la parición en esta época y para diciembre son animales de consumo que se pueden comercializar bastante bien. Para que la gente pueda comercialirzarlo tiene que traerlo hasta Bariloche y tratar de pasar a escondidas de los controles de SENASA y de la Policía de la Provincia de Río Negro.

¿Qué le piden en esos controles?

R: Directamente SENASA no le deja pasar la carne por la barrera sanitaria y la policía porque supuestamente no es una buena forma de trasladarlo al animal carneado. Nosotros allá no tenemos otra alternativa, para traer un animal en pie tenés que contratar un flete que te saca la mitad del precio al que tenés que vender los animales. Además tenés que pagar una guía a SENASA, que cuesta la mitad de lo que te quedó después de pagar el flete. Así que cero ganancia. Si no pagás nada de eso y llevás 100 animales – de repente te sacan 20, porque es lo que arriesgas – con eso se compra la mercadería para todo el año.

Porque tampoco hay facilidades de comprar la mercadería durante el año. Si en la ciudad te falta 1 kilo de yerba lo comprás en el supermercado, en el campo tenés que recorrer 120 km. Se compra todo de una sola vez. Cargas a compra en el tren, hasta Comayo, y de ahí lo vas trasladando al campo. Es la única forma que tiene la gente para subsistir.

Hoy dijiste algo muy gráfico, la gente se ve obligada a traficar carne.

R: Sí, es así. Somos traficantes de carne, parece risorio porque uno el tráfico lo relaciona con las drogas, productos robados y todo eso. En este caso tenemos que traficar lo que producimos: la carne. Un alimento vital.

También decías que esta política no es inocente, que tiene que ver con la cuestión de la tierra.

R: En realidad SENASA está perjudicando a la gente hace ya varios años. En este momento la problemática supuestamente es una enfermedad que se llama aftosa, la cual no tiene ningún perjuicio sobre la gente. Además, lo que hoy se conoce como Río Negro, está libre de aftosa, igual que Chubut. Son dos territorios que no tienen aftosa, entonces esta traba es mentira, es una farsa, en realidad tiene que ver mucho con lo comercial, porque perjudica a los grandes frigoríficos como Arroyo, Soria, Río Negro y otros que están dentro de la provincia, y además tiene que ver con el tema de tierras.

La barrera en sí es un beneficio para los frigoríficos.

R: Es un beneficio para los frigoríficos, si no existiesen los frigoríficos realmente perderían, tendrían que comprar a un precio mucho mayor en el campo. Ahora en la ciudad un animal entero te lo compran a $80 y en el campo le pagan $20. Si no estuviese la barrera (los frigoríficos) tienen que subir ese precio, pagar más en el camo y cobrar menos en la ciudad. Son las cosas de la política y de la economía que tiene el wingka, siempre se beneficia el que tiene más.

¿Y con la tierra cómo se relaciona?

R: Hace unos años se implementó el rifle sanitario. Donde se encontraba animales supuestamente infectados con aftosa o por otras enfermedades se utilizaba el rifle sanitario. Mataban toda la hacienda. Cavan fosas, mandan los animales por ahí adentro y gente de SENASA, desde arriba, le dispara con el rifle. A algunos animales los matan y a otros los hieren, pero como están ahí después los tapan con las topadoras, le echan tierra encima. Para nosotros es un asesinato, no solamente porque tiene que ver con nuestra economía sino que nosotros cuando matamos un animal le pedimos perdón y le damos gracias porque nos da su alimento, nos da su cuero y nos da todo. El wingka viene y los mata así, los aniquila de esta forma.

Y con el rifle sanitario hay campos que los han pelado de hacienda y la gente, como no tiene los medios para comprar nuevamente animales, debe abandonar los campos y malvenderlos. Bah, malvenderlos sería un negocio, en realidad muchas veces lo abandonan y la gente de las estancias se apropian de esos campos. Por ahí la gente se queda con sus pequeñas huertas, gallinas y eso, pero como no tienen animales, hacienda lanar o caprina, no puede subsistir y los estancieros se quedan con la tierra.

Tras la invasión militar de su territorio al mapuche se lo transformó en criancero y ahora ni eso le dejan ser.

R: En su momento era una forma de aplacarnos, pero ahora necesitan la tierra, el comercio de la carne mueve fortunas. Para nosotros no es un gran comercio, para nosotros es una forma de sobrevivir y pasar un invierno cuando no podés salir de tu casa. Imaginate, por ahí en el campo nieva medio metro, con suerte, sino un metro para arriba. Lo que implica que no podes moverte, no podes salir. Si te enfermas tenés que salir a caballo y muchos quedan en el camino. Para colmo llegas al pueblo y tenes que pagar remedios. Y si no tenés la plata te tenés que volver a tu casa y preparar el cajón, porque no queda otra.

Al impidir que la gente pueda vender la carne están matando a muchos de los nuestros. Matándolos en el sentido de que los obligan a ir al pueblo a vivir y trabajar de changas. Van a un lugar a donde no están acostumbrados, agarrando la botella de vino, la botella de alcohol puro. Largándose a la bebida porque ya perdieron toda la esperanza de vida, o directamente morir en el campo porque no tenés otra que lucharla ahí.

Además una de las cosas es que a muchos de nuestros chicos están sufriendo de desnutrición y lo que el wingka trae son alternativas que nada que ver con nosotros. Traen cereales o soja para alimentarnos, cuando de repente en el campo la gente tiene dos o tres animalitos y esos animalitos los puede llevar al pueblo, los vende y puede comer. Están cometiendo un crímen, están asesinando a los chicos que supuestamente el Estado protege.

Hernán Scandizzo

agrega un comentario