Julio López
está desaparecido
hace 5120 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Hace 20 años la CIA protegió vuelos de aviones colombianos-Tolera EE.UU. paso de droga
Por medio mexicano - Tuesday, Jan. 13, 2004 at 11:23 AM

El Cartel de Medellín contó con la colaboración de autoridades estadounidenses para despachar vuelos cargados de droga hacia aeropuertos de Estados Unidos

Tolera EE.UU. paso de droga
Hace 20 años la CIA protegió vuelos de aviones colombianos


Ampliar imagen
Steadman Fagoth, líder misquito de Nicaragua, cuatro años antes de robar cocaína colombiana en Yucatán

--------------------------------------------------------------------------------
Más imágenes
Artículos relacionados
Nuestros lectores opinan
Versión fácil de imprimir
Enviar este artículo

El Cartel de Medellín contó con la colaboración de autoridades estadounidenses para despachar vuelos cargados de droga hacia aeropuertos de Estados Unidos, desde la Península de Yucatán y otros puntos del Caribe y Centroamérica, de acuerdo cn documentos de la CIA que se hicieron públicos recientemente.

Entre 1984 y 1986, esa agencia de espionaje arregló de 50 a 100 vuelos de aviones de ese Cartel a terminales aeroportuarias norteamericanas, sin que fueran inspeccionados por el Servicio de Aduanas de ese país, como parte de un acuerdo de la CIA y los colombianos, según se asienta en un informe de 410 páginas del inspector general de la CIA en esa época, Frederick Hitz, recientemente desclasificado.

Ese informe confirma la tolerancia de la CIA al tráfico de droga del Cartel a Estados Unidos, a condición de apoyar financieramente a los líderes de la “contra” nicaragüense en su campaña de “intensidad reducida” para derrocar el gobierno sandinista en los años ochenta.

El Cartel de Medellín fue fundado por los narcotraficantes Fabio Ochoa y Pablo Escobar y duró hasta 1993, con la muerte de Escobar. Ochoa cumple actualmente una condena de 30 años de prisión en Estados Unidos. El Cartel fue considerado “una de las organizaciones criminales más despiadadas y violentas del mundo”. Según un reporte de la DEA, incluido en el conjunto de documentos oficiales desclasificados y relacionados con el caso “Irán-Contras”, los narcotraficantes colombianos usaban el Canal de Yucatán y el Paso de la Mona, cerca de Puerto Rico, como su principal ruta aérea y marítima para trasladar drogas a Estados Unidos a principios de la década de los ochenta.

Como las autoridades concentraron en esos puntos sus esfuerzos antidrogas, los colombianos cambiaron de ruta y escogieron la Península yucateca. Aquí armaron una base de recepción de drogas y de almacenamiento y reabastecimiento de combustible de sus aeronaves, en tránsito a Estados Unidos.

La Península y varios países de Centroamérica se convirtieron entonces en puntos importantes para el transbordo de la droga procedente de Sudamérica, tanto por vía aérea como marítima.

Su proximidad geográfica a los países productores y a EE.UU convirtió a la Península en una ruta natural para el transporte de drogas. Los millares de kilómetros de costas sin vigilancia, pistas de aterrizaje clandestinas y las fronteras, generalmente sin vigilancia, facilitaron la operación.

En esa época los cargamentos de cocaína iban de la Península de Yucatán a Georgia, Luisiana, Texas, Colorado y Nueva York.

Según la DEA, los colombianos que usaban la ruta de la Península en los ochenta controlaban flotas de aviones pequeños, muchos con comunicaciones complejas y apoyados por una red de campos de aviación, algunos de los cuales tenían pistas de concreto pero otros eran simples caminos de terracería.— H.C.C.
http://edicion.yucatan.com.mx/noticias/noticia.asp?cx=11$0000000000$2563636

Yucatán, escala del narco
Con el apoyo de la CIA el Cartel de Medellín abrió aquí una base en 1984


Ampliar imagen
Steadman Fagoth, líder misquito de Nicaragua, cuatro años antes de robar cocaína colombiana en Yucatán

--------------------------------------------------------------------------------
Más imágenes
Artículos relacionados
Nuestros lectores opinan
Versión fácil de imprimir
Enviar este artículo

El Cartel de Medellín, poderosa organización de narcotraficantes colombianos, levantó a mediados de los ochenta en Yucatán una completa estructura para trasladar cocaína a Estados Unidos que incluyó la adquisición de un rancho de 16,000 hectáreas, según se sabe ahora por documentos desclasificados recientemente por el gobierno norteamericano.

Al parecer la organización contó con el apoyo de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés), que, a su vez, protegió encubiertamente a los opositores del régimen sandinista de Nicaragua, con dinero procedente del tráfico de armas y de estupefacientes.

En esa época, los colombianos adquirieron por lo menos un rancho para almacenar cocaína traída de Colombia por mar y aire y reenviarla a Florida y Georgia en pequeños aviones.

La operación fue conocida e incluso auspiciada por la CIA, según documentos hechos públicos recientemente por el gobierno estadounidense, relacionados con el caso “Irán-Contras”.

En esos escritos aparece el nombre de Barry Seal, uno de los espías más famosos de Estados Unidos, como uno de los informantes principales de la conexión colombiana en Yucatán.

Seal, narcotraficante y espía a la vez, fue acusado de introducir mil millones de dólares de cocaína a su país, antes de morir asesinado pocos meses después de informar de la participación de ese organismo en el tráfico de drogas y de las actividades de los colombianos en Yucatán El caso “Irán-Contras”, como se le llamó, fue el mayor escándalo político del gobierno de Ronald Reagan (1981-1989).

El Congreso de Estados Unidos bloqueó en ese tiempo la entrega de dinero a los “contras”, como se conocía a los combatientes antisandinistas, y también la venta de armas al Ayatola Jomeni, líder espiritual de Irán.

La CIA, sin respetar al Congreso, desarrolló una estrategia para suministrar armas a los iraníes y traspasar parte de las ganancias a la “contra” nicaragüense mediante una triangulación con empresarios de Arabia Saudita y Brunei. Esta operación la coordinó el teniente Oliver North.

Posteriormente, los apoyos financieros a la “contra” vinieron de narcotraficantes colombianos que financiaron a los combatientes a cambio de recibir facilidades de la CIA y de otras autoridades norteamericanas para introducir drogas a Estados Unidos.

Seal, experimentado piloto de aviación, trabajó estrechamente con el Cartel de Medellín y conoció de cerca a sus principales dirigentes. El mismo realizó innumerables vuelos a Estados Unidos con cocaína.

En lo más álgido del escándalo “Irán- Contras”, Seel hizo revelaciones sobre la presunta participación de la CIA en el financiamiento a la “contra” con recursos del narcotráfico. Luego apareció muerto, en 1986.

Dos años después, cuando la Cámara de Representantes de Estados Unidos inició una investigación sobre el caso, el agente de la DEA Ernest Jacobsen reconoció ante los congresistas que Seal era un agente del gobierno inmiscuido en el Cartel de Medellín y que estaba al tanto de las operaciones de ese grupo criminal en la Península de Yucatán.

De acuerdo con el testimonio de Jacobsen, hecho público recientemente por el gobierno norteamericano, Seal participó en una operación de la DEA calificada como “la más importante investigación en la historia de la DEA”, que pudo llevar al arresto de los principales líderes del Cártel de Medellín “si a Oliver North no se le hubiesen escapado los detalles de la operación”.

En su testimonio, Jacobsen dijo que Seal había revelado a la DEA que entre 1984 y 1986 el Cartel de Medellín “tuvo en Yucatán un rancho de 40,000 acres (16,184 hectáreas, pero el documento no precisa la ubicación), para almacenar la cocaína colombiana y reenviarla a Estados Unidos en pequeños aviones. Estas naves podían cargar de cuatro a quinientos paquetes de droga”.

El informe de la DEA no dice cuando fue desmantelado ese rancho como base de operaciones del narcotráfico, pero hay indicios de la presencia de los colombianos en Yucatán hasta 1990.

Según Jacobsen, los colombianos querían mostrarle a la CIA su base de operaciones en Yucatán y sus bodegas en Georgia y Florida, habilitadas para almacenar cocaína, para congratularse con los Estados Unidos, habría dicho el agente Seal.

Este acordó reunir a todos los miembros del Cartel de Medellín en un lugar donde podrían ser arrestados.

“Y estábamos en el proceso de hacer eso, cuando estalló la tormenta y Seal murió”, manifestó Jacobsen en su testimonio.— Hernán Casares Cámara.
http://edicion.yucatan.com.mx/noticias/noticia.asp?cx=11$9001010000$2554918

agrega un comentario


ULTIMOS COMENTARIOS SOBRE ESTE ARTICULO
Listados aquí abajo estan los últimos 10 comentarios de 4 escritos sobre este articulo.
Estos comentarios son enviados por los visitantes del sitio.
TITULO AUTOR FECHA
soldados yankis traficantes imperio mentiroso Saturday, Apr. 02, 2005 at 3:53 PM
El presidente electo de Colombia es un narcoterrorista . Saturday, Apr. 03, 2004 at 11:04 AM
Mérida, en el “Irán-Contras“ medios Monday, Mar. 08, 2004 at 6:43 PM
Mérida, en el “Irán-Contras“ medios Monday, Mar. 08, 2004 at 6:39 PM