Julio López
está desaparecido
hace 5853 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Ver este artículo sin comentarios

Bolivia: clases medias y sindicatos van contra el paquetazo
Por Redaccion de Econoticiasbolivia.com - Monday, Feb. 02, 2004 at 10:58 PM
econews@ceibo.entelnet.bo

Los sectores de clase media, sindicatos y organizaciones populares expresaron un generalizado rechazo y condena al programa económico del presidente Carlos Mesa, que incorpora fuertes impuestos sobre los pequeños propietarios de viviendas y vehículos, grava todas las transacciones financieras, decreta el paulatino y constante aumento del precio de los carburantes y rechaza las demandas sociolaborales de los trabajadores

ver nota completa en:
http://www.econoticiasbolivia.com

agrega un comentario


completo
Por uno - Monday, Feb. 02, 2004 at 11:20 PM

LA CLASE MEDIA Y LOS SINDICATOS RECHAZAN LAS MEDIDAS ECONÓMICAS

Redacción de Econoticiasbolivia.com

La Paz, febrero 2, 2004.- Los sectores de clase media, sindicatos y organizaciones populares expresaron un generalizado rechazo y condena al programa económico del presidente Carlos Mesa, que incorpora fuertes impuestos sobre los pequeños propietarios de viviendas y vehículos, grava todas las transacciones financieras, decreta el paulatino y constante aumento del precio de los carburantes y rechaza las demandas sociolaborales de los trabajadores.


En las principales ciudades del país, los vecinos de los estratos medios y bajos de la población cuestionaron a viva voz el contenido y la orientación del programa económico de Mesa, que intenta financiar el déficit fiscal con un gran sacrificio interno, un fuerte apoyo de la cooperación internacional y un escaso aporte de las transnacionales petroleras (ver "Mesa lanza paquetazo sin anestesia" http://www.econoticiasbolivia.com/documentos/notadeldia/paquetazo.html).

PROTESTAS


"La gente de clase media no está dispuesta", "eso tienen que pagar los capitalistas, no nosotros", "es injusto, porque piensan que acá en la zona sur vivimos en jauja, pero vivimos al debe", "es una medida poco acertada", "los grandes ricos no van a tributar un peso: la fortuna de Goni, por ejemplo, no está aquí", "nuestras propiedades son sobrevaloradas", dijeron varios vecinos en la ciudad de La Paz, entrevistados por las cadenas de radio y televisión.


En el resto del país se escucharon también voces de protesta, que se acrecentaban a medida que transcurría la jornada y se conocían mayores detalles sobre las medidas económicas anunciadas al anochecer este domingo. En la ciudad de Santa Cruz, por ejemplo, los vecinos manifestaron su oposición: "No estoy de acuerdo porque los salarios son bajos", "es una desilusión", "impuesto para los ricos me parece que está bien", "va a fracasar esto", "que los ricos gasten un poco de lo que tienen".


Otros entrevistados se mostraron convencidos de que el programa económico no beneficiará a la población y fueron muy pocos los que apoyaron a Mesa: "Las medidas económicas afectarán de una u otra manera a la población", "algunas medidas son buenas, pero el gobierno no tocó el tema de la corrupción y el contrabando", "la incertidumbre ha comenzado", el gobierno ha camuflado el aumento de la gasolina y el gas licuado", "el impuesto a las transacciones nos afectará, pero si queremos vencer las crisis debemos aceptar las medidas", dijeron.

CLASE MEDIA EN DESGRACIA


Gran parte de las quejas de la clase media y de los sectores profesionales se da ante la pretensión gubernamental de obligar a los ciudadanos que tengan un patrimonio mayor a los 50 mil dólares a pagar, por única vez, un impuesto del 1,5 por ciento.


"Muchos hemos adquirido con muchos años de trabajo y sacrificio un departamento y un vehículo, y no es justo que tengamos que pagar mil dólares, cuando nuestros ingresos son muy bajos", dijo un vecino a la cadena Erbol, sintetizando la desazón que se apoderó de los sectores de la clase que lograron en la década de los años 70, 80 y parte de los 90 construirse un modesto patrimonio, pero que ahora se encuentran muchos de ellos sin empleo o con ingresos muy modestos.

RECHAZO SINDICAL


Entre los sindicalistas, la respuesta también fue contundente. "Si el gobierno no modifica sus medidas económicas se viene la madre de todas las batallas en los próximos días", advirtió Roberto de la Cruz, el líder de la Central Obrera de El Alto que dijo que "en cualquier momento podemos encender la antorcha de la guerra".


Según el "Mallku"Felipe Quispe, ejecutivo de la Confederación de Campesinos, el programa económico de Mesa estaría mostrando que "el Presidente nos ha engañado. Se ha comprometido, ha jurado con liquidar el neoliberalismo, pero ahora sigue con lo mismo, con medidas que castigan al pueblo, con la dolarización de la gasolina (...) Nos ha mamado a los campesinos".


Otros dirigentes, como Alberto Machaca, de la Central Obrera Boliviana también manifestaron su enojo: "Las medidas económicas, como la referida a los carburantes, recaerán en las espaldas de los pobres. No ha sido traumático, pero los precios tienen que nivelarse al mercado internacional y eso será paulatinamente, vamos a tener que dolarizar y creo que eso es preocupante".


Para Gabriel Helving, de la Central Obrera de Santa Cruz, se estaría "consolidando el modelo neoliberal (...) Seguimos en el mismo afán cuando nos ha dejado en las manos del mercado internacional en el tema de combustibles. Esto va afectar la economía popular y tenemos que estar preparados. Convocamos a los afiliados del sector y de plano rechazamos que se diga que la cuestión de los hidrocarburos la va a regular el mercado interno del dólar y el mercado internacional".

TEMOR EN EL TRANSPORTE


Entre los dirigentes de los transportistas, la protesta no se dejó esperar. Así, Orlando Guillén, dirigente regional del transporte dijo: "El tema de los hidrocarburos nos afectará dramáticamente, estamos a punto de declararnos en quiebra y con estas medidas yo creo que nos hacen desaparecer. El tema será discutido en una reunión ampliada en la que podrían definirse medidas de presión como el paro de 48 horas".


Otro de sus dirigentes, Wálter Gómez, señaló: "El Presidente ha mostrado una vez más su excelente capacidad de comunicador, pero el sabor que deja es preocupante (...) La desregulación de los precios de los hidrocarburos es fatal para el sector".


El mayor temor entre los sindicalistas es que, al atarse los precios de los hidrocarburos a la cotización internacional y a la devaluación de la moneda local, los carburantes suban sin cesar en el mercado local. Tan solo por la variación del dólar prevista oficialmente hasta fin de año, la gasolina, el diesel y el gas licuado aumentarán en 4 a 5 por ciento, mientras que para nivelarse al precio internacional el incremento oscilaría entre un adicional acumulado de 12 a 15 por ciento, lo que afectaría fuertemente a los precios del transporte, de los alimentos básicos y de la canasta familiar.


"El presidente Mesa está cargando la crisis del déficit fiscal sobre el pueblo con nuevos impuestos y el aumento diario de las gasolinas. Es fácil clavarle más impuestos a la gente, cuando Mesa debería exigirles más a las petroleras", reclamó el minero Jaime Solares, dirigente de la COB.

EL APOYO CRÍTICO DE EVO


En el campo popular, uno de los pocos que mostró un apoyo crítico a las medidas de Mesa fue el dirigente cocalero y jefe del Movimiento al Socialismo (MAS), Evo Morales.


"A grandes rasgos, este mensaje no cambia el modelo económico, no recupera la propiedad de los hidrocarburos; pero sí hay algunos temas muy importantes, como por ejemplo las compras del Estado, el tema también de que los pudientes deben pagar un poco de impuestos para enfrentar la crisis económica (...) Es importante apoyar este programa de gobierno en el marco de que se trate de resolver los problemas económicos del país; pero es importante avanzar en el cambio de un modelo económico", dijo a los periodistas.





http://www.econoticiasbolivia.com

econews@ceibo.entelnet.bo

agrega un comentario


Clase media y progresía
Por Xor - Tuesday, Feb. 03, 2004 at 12:04 PM

Lo gracioso es que Pagina/12 del domingo sugiere exactamente lo contrario de lo que se dice más arriba: que las clases medias de La Paz (la zona Sur) están enfrentadas con los alteños, que protestan rodeando la ciudad, la ocupan con manifestaciones, etc.

Me hace acordar al Frepaso, que le chupaba las medias a la clase media cuando ésta era menemo-cavallista, cuando mantenía actitudes conservadoras y de confrontación y discriminación con los más pobres, etc.. Pero cuando la clase media salió a la calle a decir "basta", estos mismos progresistas que hacían seguidismo del conservadurismo de las clases medias (y se cubrían con él para no luchar ni siquiera por sus moderadísimas consignas) salieron a decir que "ojo con los cacerolazos" (que ellos mismos inventaron e impulsaron cuando se los creía ineficaces) porque la clase media es fascista, antidemocrática, autoritaria, etc. Claro, el autoritarismo para ellos consiste en que las masas -de clase media o de cualquier otra clase- tomen la política directamente en sus manos, que es lo más democrático que puede haber.

En fin, ahora ocurre lo mismo en relacíón con Bolivia. No hay información suficiente, pero está claro que lo que Página/12 afirma sobre la clase media de La Paz no se compadece de lo que la propia clase media paceña dice por sí misma.
Y después dicen que la izquierda se repite...

agrega un comentario