Julio López
está desaparecido
hace 6369 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Wichí de Tartagal denuncian actos de vandalismo contra el medio ambiente
Por Alba Silva - Thursday, Feb. 05, 2004 at 11:48 AM

Una vez mas se trata de la defensa sin fisuras del medio ambiente en el que quieren desarrollar sus silenciosas existencias y la queja no es solo de las 30 familias que componen Hoktek T´Oi (Lapacho Mocho en castellano), sino que involucra a las comunidades Holotaj (Tonono) y Qanohitaj (Pacará) y que en la presentación que hicieron llegar a las autoridades nacionales, contó con el acompañamiento de cuatro comunidades mas.

Wichí de Tartagal de...
01.jpgcrgtrv.jpg, image/jpeg, 500x322

Wichi de la cuenca del río Itiyuro en Tartagal denuncian actos de vandalismo contra el medio ambiente

Acostumbrados ya a las batallas legales, con la extraordinaria hazaña de ser los primeros en toda la historia argentina en ganar un caso (contra la secretaria de Medio Ambiente de la provincia de Salta) nada menos que en la Corte Suprema de Justicia de la Nación, los wichí de Hoktek T´Oi continúan con sus reclamos que no por conocidos (deja vu) son menos desesperantes para sus vidas personales.
Una vez mas se trata de la defensa sin fisuras del medio ambiente en el que quieren desarrollar sus silenciosas existencias y la queja no es solo de las 30 familias que componen Hoktek T´Oi (Lapacho Mocho en castellano), sino que involucra a las comunidades Holotaj (Tonono) y Qanohitaj (Pacará) y que en la presentación que hicieron llegar a las autoridades nacionales, contó con el acompañamiento de cuatro comunidades mas.
Se trata de Mawo Zlat-Hi (La Loma-Aguaray), Nonihayaj (La Esperanza), Wi´ye T´osei (Lapacho II) y Ha´la Pelaj (San Benito).
Un wichí una vez dijo que ellos eran guerreros pero del derecho, y basándose en ese reconocimiento legal es que avanzan, no sin penas, no sin lágrimas y tampoco sin causas judiciales como la que tiene el niyatl (cacique pero con otro sentido que alguna vez indagaremos) de Hoktek T´Oi, Roque Miranda.
En el escrito que mandaron al Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) como paso previo y necesario antes de ir a los tribunales los wichí detallan:

“....en la oportunidad de inspeccionar las antedichas actividades (desmonte) in situ, hemos descubierto que las topadoras también están actualmente devastando otra área de nuestra selva, en un catastro vecino al que fue objeto de nuestra nota anterior. Estas otras actividades de deforestación masiva se iniciaron la semana pasada, sin consulta indígena y sin estudio de impacto ambiental y social. Se están desarrollando en la Matrícula N° 17.214, que cuenta con una superficie de 5.956 hectáreas tituladas a nombre de la empresa capitalina Belsamotor S.A. Adjuntamos fotografías de la depredación en marcha.
“La Matrícula N° 17.214 es de suma importancia para nosotros porque, dentro de lo que es nuestro territorio tradicional, conforma la selva central que interconecta a las tres comunidades de Hoktek T'oi (Lapacho Mocho), Holotaj (Tonono) y Qanohitaj (Pacará). Adjuntamos un plano catastral donde se demuestra que la matrícula de que se trata colinda en sus extremos oeste y este con las tierras donde están asentadas las tres comunidades mencionadas. Por su situación central, la selva que actualmente se está deforestando, funciona como un corredor que unifica las 3.000 hectáreas expropiadas a favor de Hoktek T'oi con los catastros donde se ubican las comunidades de Holotaj y Qanohitaj”.

El planteo formulado no tiene desperdicio porque a los ojos de un lego en estos temas, indios, medio ambiente, selva, monte, biodiversidad, plantas silvestres que se comen, etc el texto se convierte en una clase magistral de cómo se defiende metro a metro, minuto a minuto una cultura y quienes la expresan. Y así como están los wichí, también están, aunque del otro lado, el Estado y sus funcionarios y los privados y sus topadoras, listas para aniquilar toda forma de vida que no sea transformable en dinero.

“La Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable de Salta está plenamente consciente del valor de los corredores ecológicos a nivel del ecosistema. Hay que agregar que, en términos humanos, un corredor tiene un valor equivalente sociológico, que deriva del rol que cumple como eje de articulación entre comunidades conexas entre sí. Destruir el corredor constituye un acto de vandalismo que tiene como consecuencia la desarticulación del conjunto social y cultural que conformamos. Se asemeja a un sacrificio humano, donde se le saca el corazón a una persona, provocando la asfixia del resto del cuerpo. A través de sus permisos ilegales de deforestación, el Gobierno de la Provincia de Salta nos sacrifica en el altar de la producción agro-empresarial.
“Con el objeto de justificar públicamente su política de desmontes, el Gobierno de la Provincia de Salta manifestó últimamente su intención de autorizar la deforestación de la selva nativa en la medida en que se haga en forma legal ("El Tribuno" de fecha 05/01/04, copia adjunta). En el presente caso – como en todos los casos que venimos denunciando desde hace más de siete años – no hay legalidad posible, por los mismos motivos que llevaron la Corte Suprema de la Nación y la Corte de Justicia de Salta a dictar una sentencia, en los años 2002 y 2003, en contra de los permisos de deforestación que la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable de Salta había otorgado a una empresa que proponía desnudar tierras de la Comunidad Hoktek T'oi. Dichos permisos fueron declarados ilegales porque no respetaban las garantías constitucionales que nos asisten en nuestro carácter de comunidades indígenas, como tampoco cumplían con las normas ambientales en lo que se refiere a la obligatoriedad de realizar un Estudio de Impacto Ambiental y Social para evaluar los daños a producirse.
“La verdad es que el Gobierno de la Provincia de Salta no está buscando legalidad, sino que está encubriendo la ilegalidad de sus actuaciones con un falso discurso autojustificativo. De hecho, se está rebelando contra el antedicho fallo de los máximos tribunales de la Provincia y de la Nación.
“En realidad, lo que el Gobierno de la Provincia de Salta está promoviendo es la eliminación de la biodiversidad autóctona de nuestro territorio ancestral – la que desconoce y desprecia – para reemplazarla con el monocultivo de soja transgénica, cuyo cultivo está prohibido por ley por ser una planta exótica de alto riesgo para el equilibrio ecológico (Ley provincial N° 7.070 de Medio Ambiente). En el transcurso de la inspección ocular que realizamos en el lugar de la deforestación actual, los recursos de que nos alimentamos – y que por causa de la deforestación están en vías de extinción – se ofrecían a la vista a cada paso. Hemos encontrado miel de la avispa "bala", frutos del cactus "pasacana" y huellas frescas de corzuela (ciervo chaqueño). Dichos recursos – que son nuestro azúcar, nuestra fruta y nuestra carne – representan una pequeña selección de los recursos con los que vivimos y que están a punto de ser aniquilados por la acción de las topadoras. (Adjuntamos fotografías.)
“Habida cuenta de que nosotros pertenecemos a la cultura indígena wichí, cuya economía se basa en el aprovechamiento racional y sustentable de los recursos naturales, es un principio fundamental de las ciencias sociales que dependemos íntegramente de la biodiversidad. Hoy en día, el Gobierno de la Provincia de Salta, con su política de desmontes, está destruyendo la biodiversidad de la que vivimos, sin proponer ninguna alternativa de vida. Por lo tanto, la eliminación de la selva nativa y su biodiversidad significa nuestra propia aniquilación. Desde esta perspectiva, las actividades de deforestación que se están realizando con un ritmo cada vez más acelerado en el seno de nuestro territorio tradicional, cayendo a nuestro alrededor como bombas explosivas, constituyen una acción de fuerza con fines genocidas. En última instancia, viene a ser la campaña final de la Conquista, el golpe de gracia que pone fin a los siglos de abusos de que los pueblos indígenas somos víctimas".

Además del escrito que llegó al INAI, una delegación se trasladó desde Tartagal a la capital salteña y junto a América Alemán, abogada kolla que los asesora legalmente, se entrevistaron dos días seguidos con Luis Gambino, funcionario a cargo interinamente de la Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable, quien aseguró que NO había permisos otorgados en las matrículas denunciadas.
Los wichí volvieron entonces a sus lugares de origen con una medida cautelar de las autoridades provinciales con una orden directa a la policía para “impedir” que las topadoras toquen un solo árbol de la selva indígena. Ellos estaban sorprendidos y contentos pero saben que ésta es solo una batalla más y se preparan para las que vienen.

Especial para Indymedia por Alba Silva

(*) Fotos cedidas por los wichí que realizaron la denuncia

agrega un comentario


x
Por Alba Silva - Thursday, Feb. 05, 2004 at 11:49 AM

x...
02.jpgk5xgei.jpg, image/jpeg, 500x320

agrega un comentario


x
Por Alba Silva - Thursday, Feb. 05, 2004 at 11:49 AM

x...
03.jpgkbjbxa.jpg, image/jpeg, 329x500

agrega un comentario


x
Por Alba Silva - Thursday, Feb. 05, 2004 at 11:49 AM

x...
04.jpgqgxisx.jpg, image/jpeg, 500x327

agrega un comentario


x
Por Alba Silva - Thursday, Feb. 05, 2004 at 11:49 AM

x...
05.jpgehyjrc.jpg, image/jpeg, 500x323

agrega un comentario


x
Por Alba Silva - Thursday, Feb. 05, 2004 at 11:49 AM

x...
06.jpghju0o6.jpg, image/jpeg, 500x326

agrega un comentario


x
Por Alba Silva - Thursday, Feb. 05, 2004 at 11:49 AM

x...
07.jpggkj0cl.jpg, image/jpeg, 500x321

agrega un comentario


x
Por Alba Silva - Thursday, Feb. 05, 2004 at 11:49 AM

x...
08.jpgxvnioo.jpg, image/jpeg, 376x500

agrega un comentario


ULTIMOS COMENTARIOS SOBRE ESTE ARTICULO
Listados aquí abajo estan los últimos 10 comentarios de 3 escritos sobre este articulo.
Estos comentarios son enviados por los visitantes del sitio.
TITULO AUTOR FECHA
Los primeros ecologistas... Mario Friday, Dec. 10, 2004 at 7:01 PM
achic p. indio Wednesday, Feb. 11, 2004 at 3:55 PM