Julio López
está desaparecido
hace 5924 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

MOCASE y Soberanía Alimentaria
Por Amigos de la Tierra - Thursday, Apr. 15, 2004 at 12:25 AM
tierra@riseup.net

Reunión con el MOCASE, en el primer día del Taller sobre Soberanía Alimentaria, en el CEPPAS, organizado junto a las Defensorías Populares Autónomas (DPA).

El MOCASE nace en agosto de 1990, siendo la Tierra, uno de los ejes esenciales de su lucha. Desde sus inicios, como movimiento social, son perseguidos e investigados detallamente por el Juarismo. A pesar de recurrir a la policía de la provincia, la misma hace oídos sordos a las denuncias por violación a los derechos humanos de estas familias.

Sufren el robo de animales de sus hogares, la contaminación de las aguas que beben, a causa de la actual política agropecuaria, que se basa en el
monocultivo de la soja transgénica. De la voz de uno de los integrantes del MOCASE: "Las empresas le pagan al gobierno. Grupos fuertemente armados
intervienen para sacarle la tierra a los campesinos. Somos amenazados. Hubo varios intentos de asesinato hacia compañeros del MOCASE".

El cultivo de la soja, que está en manos de grandes corporaciones, como Monsanto, y es permitido por el gobierno nacional y provincial, genera la destrucción del monte de Santiago del Estero y de otras provincias, la destrucción de plantas nativas y el aumento del Cambio Climático.

El Boom de la soja, trae aparejado las fumigaciones desde aviones con glifosato, que destruye todo menos la semilla modificada y patentada para resistir el propio veneno elaborado por la misma empresa, que envenenan las aguas y el monte. Las lluvias posteriores a la fumigación lavan los químicos dispersados al medio ambiente y estos son arrastrados hacia las represas y al agua de pozo que las familias beben, intoxicándose y enfermandose niños,
jóvenes, mujeres, hombres y animales. El MOCASE es testigo de la utilización de venenos en la producción de soja transgénica. Y las familias que no están
organizadas son las más vulnerables a ser desalojadas por terratenientes, que se imponen con títulos falsos, quemando sus ranchos y arrasando su sembrado, para expandir la frontera de este monocultivo.

Conservan la costumbre de utilizar y proteger el monte, o lo que queda de él, utilizando para cultivar semillas que han sido conservadas ancestralmente. Santiago del Estero, los montes y la gente del campo
resisten el embate de terratenientes y más de mil topadoras sedientas de tierras y más monte para expandir las áreas de cultivo sojero. Las topadoras,
de a 5 avanzan encadenadas cada 50 metros arrasando todo lo que encuentren a su paso.

Para el MOCASE la soberanía alimentaria pasa por "el derecho a producir y comer lo que queremos. Nuestra estrategia es fortalecer el modelo de consumo
que venimos manteniendo: el autoconsumo, la producción de nuestros alimentos, mediante huertas, el cultivo del algodón, del maíz. Proteger la cultura santiagueña y de nuestros ancestros, los animales, las gallinas, las cabras, los gansos y chivos. Santiago del Estero es una zona de bajos requerimientos, y el monte es el único sustento de nuestra alimentación".

Las familias de la provincias intercambian su mercadería para el autoabastecimiento. El MOCASE tiene proyectos para poder generar su propia industria, y así, no tener la necesidad de depender de otros comerciantes e intermediarios, logrando un ingreso más justo para cada productor. Se organizan en siete centrales, con reuniones periódicas, donde participan
jóvenes, mujeres y hombres, y resuelven las estrategias de su organización.

"Sabemos como organización campesina, que tenemos un rol junto a otras organizaciones: el producir alimentos sanos para la gente de la ciudad".
Tener una producción sana que contemple el cuidado del medio ambiente. No buscan alimentar un modelo de producción de granos y granos para exportar
buscando ganacias económicas a cualquier costo. El Maíz RR, resitente al glifosato, espera mientra tanto sumarse al modelo de producir para exportar.
El maíz, alimento tradicional en la alimentación de animales y comunidades campesinas será pronto contaminado por su variante modificada y patentada,
ya que estas semillas pueden cruzarse y reproducirse con plantas no modificadas, nuevamente vulnerando el derecho a decidir que producir, cómo hacerlo y como alimentarse.

agrega un comentario