Julio López
está desaparecido
hace 5856 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Salió "Tierramemoria", el último libro de Hernán López Echagüe
Por Manuel Baigorria - Wednesday, Jun. 02, 2004 at 9:04 PM

"Creo que todos hemos padecido la tierra en algún momento de nuestra vida. Ausencia, inefable compromiso, atávica necesidad de escarbar para hallar respuestas. Mis mejores y más colosales amigos están bajo tierra, o sumergidos, presumo, las patas apresadas en cemento, en el acaramelado Río de la

Salió tierramemoria, el nuevo libro de Hernán López Echagüe
18 Y 19 DE JUNIO LO PRESENTA EN ROSARIO.

Fragmento del prólogo:

"Creo que todos hemos padecido la tierra en algún momento de nuestra vida. Ausencia, inefable compromiso, atávica necesidad de escarbar para hallar respuestas. Mis mejores y más colosales amigos están bajo tierra, o sumergidos, presumo, las patas apresadas en cemento, en el acaramelado Río de la Plata. En el lodo.
En las semblanzas y breves historias que a continuación refiero, la tierra es el lugar común, esencia en ocasiones maldita, en oportunidades cargada de raro misticismo, acaso improbable preñez de historia. Cuerpos que han hecho de la vida una contínua sucesión de muertes y renacimientos. Personas que, como la tierra, exhalan el perfume y el vigor de lo irreductible, de lo permanente. Y es la permanencia, en el tiempo, en el espacio, ese estado abstracto de la presencia terca y firme, lo que los ha reunido en este libro a pesar de que entre ellos nunca jamás se han visto. En algunos casos, por razones obvias: unos han muerto. Pero la alquimia de la palabra logra a veces obsequiar forma y verosimilitud a escenas fraguadas. Reunir en estas páginas, por ejemplo, a mujeres y hombres separados por la distancia, por el tiempo y los propósitos, que, sin embargo, me tomo el atrevimiento de darlo por hecho, hoy andarían de la mano. Es más: hoy andan de la mano aunque pocos lo adviertan, y en la ignorancia de semejante encadenamiento histórico
e ineluctable de los sucesos, de sus derroteros, incluyo a los mismísimos protagonistas y hacedores de este paisaje figurado en el que tienen cabida el cálido vozarrón de un asentamiento del norte de Rosario, la esquiva cadencia de los campos del noroeste de Córdoba y de Abra Pampa, norte de Jujuy, y el eterno retorno de la dictadura y su atrocidad irremisible.
El orden de estos relatos y apuntes es naturalmente caprichoso. Lo modifiqué en más de una oportunidad, hasta que me ganaron el cansancio y la sensatez. El orden implica una sujeción a normas muchas veces fundadas en la peor de las subjetividades, como la preponderancia, la importancia, la superioridad de fuerza y autoridad. En este libro el orden de las historias está sujeto simplemente a su título, a lo azaroso de su título. Van, por lo tanto, en la sucesión cronológica en que fueron escritas, es decir, sin método ni plan alguno.

H.L.E otoño del año 2004
-------------------------------
Gacetilla de Prensa

Tierramemoria, Hernán López Echagüe, Editorial Norma

Años atrás, José Pablo Feinmann identificó con precisión el estilo de Hernán López Echagüe: “Bastaría recordar algunos ejemplos para otorgar sustancialidad a los textos que parecieron haber surgidos solidarizados con la fugacidad de lo cotidiano. Arlt, desde luego. Ahí están las Aguafuertes. Y también están los textos cautivos de Borges y las crónicas cinematográficas de Cabrera Infante y las rebeldías y las esperanzas de Osvaldo Bayer y las prosas de prensa de Juan Gelman. Ahora, sin pedir permiso ni necesitar pedirlo, se ubica en esas cercanías Hernán López Echagüe. Hay periodistas que escriben según los manuales de periodismo y hay periodistas que escriben como escritores, que buscan ardorosamente sus adjetivos y sus adverbios, que no cierran un texto hasta que no sienten la musicalidad de su prosa. Bien, López Echagüe pertenece a esta segunda clase de periodistas”.

En Tierramemoria, Hernán López Echagüe alcanza la madurez de su expresión narrativa incorporándose de manera definitiva a la mejor tradición testimonial argentina. Con prosa inconfundible nos invita a recorrer el país encontrando en distintas historias y geografías la vibración particular de nuestra identidad. Identidad en la que se confunden la vida y la muerte, la lucha y el fracaso, la búsqueda y la desesperación. Identidad indescifrable que une a los collas de la puna con el gris paisaje de los asentamientos de Rosario; atraviesa los años y nos sumerge en los terrores de la dictadura y la inclaudicable lucha de los H.I.J.O.S; expresa de manera descarnada la realidad del Sida y de una juventud arrasada o las luchas campesinas en Córdoba. Identidad que no se expresa en banderas ni partidos ni religiones ni clases sociales. Identidad indefinible que se ha dado en llamar: Tierramemoria. Semblanzas, apuntes, fragmentos de un país que no suele conquistar los titulares pero puede provocar las mayores convulsiones.

Tierramemoria, semblanzas, apuntes fragmentos. Libro de lectura imprescindible para comprender el país que tenemos.

agrega un comentario