Julio López
está desaparecido
hace 5183 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

EL CAMINO DE LA RESTITUCIÓN TERRITORIAL CONDUCE A ROMA
Por Hernán Scandizzo ((i)) - Saturday, Nov. 06, 2004 at 1:51 AM
herscan@yahoo.com.ar

Nueva instancia en el conflicto Benetton - Mapuche.

Un contingente de la Organización de Comunidades Mapuche Tehuelche 11 de Octubre conformado por el matrimonio Curiñanco - Rúa Nahuelquir y Mauro Millán, junto al abogado Gustavo Macayo, arribará el lunes a la capital de la península. Los mapuche llegan a la tierra de los propietarios de la Compañía de Tierras Sud Argentina S.A., a la tierra de los hermanos Benetton, a poco más de dos años de iniciado el conflicto por las 535 ha. de Leleque.

Comienza una nueva etapa en la lucha por la restitución del predio Santa Rosa, comienza una nueva etapa en la lucha del Pueblo Mapuche en ese rincón del Wallmapuche (Territorio Ancestral) llamado Chubut. Si bien la atención está centrada en la reunión que el 10 de noviembre mantendrán en Roma con Luciano Benetton, en el marco de un encuentro de premios Nobel de la Paz, el motivo del viaje es denunciar el avance de las corporaciones sobre su territorio y el aval dado a éstas por el Estado.

Antes de la partida, todavía en su casa del barrio Vepam, Atilio Curiñanco (AC) y Rosa Rúa Nahuelquir (RN) dan sus impresiones sobre esta nueva instancia.

- Después del juicio y todo lo que se dijo, viajan a Italia. ¿Qué balance hacen de lo que ha pasado hasta hoy?

AC: Este es un fruto que nos ha dado el Pueblo Mapuche, con todas las ideas que poco a poco vamos rescatando. Aquellas ideas que muchas veces estuvieron perdidas dentro de nosotros y de muchos de nuestros hermanos. Nosotros hoy podemos decirle a ellos se acerquen más y que esta fuerza natural es la que da la razón a cada cosa que hacemos, sobre todo cuando hay que defender un derecho. Esta es una muestra de cómo hay que insistir para defender un derecho y hacerlo valer. Más nosotros, como descendientes de pueblo originario, que nunca nos quieren hacer valer nuestros reclamos, nuestros derechos. Bueno, aquí está la prueba. Tantísimos malos momentos hemos pasado, no todos han sido buenos, como ahora que uno se siente un poco más reconfortado. Porque a pesar de haber pasado todo el juicio - que una parte nos favoreció y otra nos dejó de lado -, lucha a partir de ese momento empezó a crecer con más fuerza todavía.

Entonces podemos decir que nos sentimos totalmente reconfortados con toda la compañía del Pueblo Mapuche y no mapuche, que nos acompañó desde el primer momento del conflicto hasta la actualidad. Eso va a ser muy histórico para nosotros, cualquiera fuera el resultado de todo esto. Tenemos muy presente quiénes estuvieron al lado, acompañando, difundiendo y haciendo difundir todo lo necesario para que esto sea un beneficio para nosotros, para todo el Pueblo Mapuche y todo el pueblo argentino.

- Más allá de la reunión con Luciano Benetton van a realizar otras actividades para dar a conocer las demandas del Pueblo Mapuche.

RN: Esa es nuestra idea, llevar todos los problemas que está pasando el Pueblo Mapuche. Esta vez nos toca a nosotros, se dio justo el conflicto y hoy se da esto de poder ir a denunciar todo lo que le está pasando al Pueblo Mapuche.

Atilio, las veces que de chico habrás entrado al lote Santa Rosa a juntar leña, a cazar... Y resulta que cuando el 23 de agosto de 2002 entraron a Santa Rosa no solamente entraron a ese lote sino a un mundo nuevo.

AC: Claro. Uno va viendo todas las cosas, todas las injusticias que hay de parte del Estado, cómo también le dan la mano a aquellos que más pueden. Descubrimos que también nosotros, por no tener nada, nos quieren eliminar.

Cómo no nos vamos a sentir hoy por hoy tan firmes, con tanta firmeza que fuimos adquiriendo en todos estos pasos que hemos dado. Porque si bien hoy tenemos muchísima fuerza, en el primer comienzo de esto, no era la misma. No puedo dejar de mencionar el día que tuvimos el primer encuentro (acampe en la Estancia Leleque), en vez de decir todas mis palabras, como correspondía, se me cayeron las lágrimas y no pude hablar. Lo tengo muy presente y lo puedo decir todas las veces, porque no tengo nada que esconder. Ahí había nervios, había muchísimas emociones por haberme sentido acompañado, porque cuando fuimos despojados estábamos los dos nomás, era otra historia. También tuve la oportunidad de tirar mis lágrimas justamente en la tranquera de Santa Rosa.

Por qué no hacer todo este comentario a quienes hoy hablan tanto de humanidad. Le llevamos muchos mensajes a la gente de Italia para comentarle a quienes estén presentes, calculo que va a haber gente de todo el mundo. Es una buena oportunidad para descubrir si en realidad se vive la humanidad, si hay democracia, si tenemos derecho a reclamar y decirle que el Pueblo Mapuche está vivo, que aquí nada ha terminado.

¿Después del juicio que esperaban ustedes?

RN: La parte que por ahí más ansiábamos era volver nuevamente al lugar. Después que pasó eso pensamos qué más se podía hacer, pero nunca perdimos esa esperanza de seguir luchando, de poder decir un día: “Nuevamente vamos a poder estar en ese lugar”. Ese es el pensamiento de nosotros. Está bien que el juez Eyo le dio la razón a Benetton pero nosotros nunca vamos a renunciar al derecho a volver a la tierra, no solamente para trabajar y tener nuestros beneficios sino también para ir creciendo más en nuestra cultura, para aprender mucho más sobre nuestra cultura.

Y cuando la gente les decía: “Ya está, ya pasó. La justicia le dio la razón a Benetton. Esto ya terminó.”

RN: Le decíamos que para ellos había terminado pero para nosotros no, al contrario, recién comenzaba más fuerte esa lucha. Para ustedes, para la justicia, para Benetton, quizás todo esto terminó, pero para nosotros no.

Si volvieran con las manos vacías de Italia, ¿tomarían esto como un fracaso?

RN: No. Mi pensamiento es que tenemos que estar preparados para las dos cosas, porque no podemos ir con esa certeza de que nos van a devolver el predio. Tenemos que ir preparados para lo que sea. Si nos devuelven o no nos devuelven, eso no quiere decir que eso sea un fracaso. No sería un fracaso que no nos devuelvan la tierra, quizá tampoco sería lindo, porque no nos pertenece.

¿Y qué sería un fracaso?

RN: El fracaso para mí sería dejar de luchar. Decir: “Me ganó Benetton, me convenció y dejo la lucha”. Eso sería lo más triste, dejar de luchar por lo que nosotros fuimos y quisimos hacer en el cuadro Santa Rosa. Sería un fracaso dejar de luchar por ese lugar.

Y volver con Santa Rosa bajo el brazo.

RN: Volver con Santa Rosa bajo el brazo sería mucha alegría, sería ese sueño que siempre tuvimos de volver, de trabajar y estar ahí.

¿Habrá carne de potro en el festejo?

AC: Seguro. (risas)

RN: Algún ciervo que ande por ahí... Seguro que sí.

AC: En la lucha más dura que hemos tenido que enfrentar dentro de este tiempo jamás hablamos de fracaso. Si las propuestas son beneficios para él, nosotros en ningún momento hemos pensado en invertir nuestras ideas, todo lo contrario, seguimos firmes.

agrega un comentario