Julio López
está desaparecido
hace 5183 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

“SANTA ROSA ES PARTE DE UNA SITUACIÓN QUE VAMOS A DENUNCIAR”
Por Hernán Scandizzo ((i)) - Tuesday, Nov. 09, 2004 at 2:46 PM
herscan@yahoo.com.ar

Entrevista a Mauro Millán, werken de la Org. de Comunidades Mapuche Tehuelche 11 de Octubre.

“Este viaje no es en busca de nadie, no vamos a golpearle la puerta a nadie para que nos escuche, es simplemente una acción más del Pueblo Mapuche”, aclaró Mauro Millán, werken de la Organización de Comunidades Mapuche Tehuelche 11 de Octubre horas antes de viajar a Italia. “Si a nuestro regreso traemos la noticia de que la próxima reunión será en el lote Santa Rosa, eso generará un marco de alegría colectiva, si no es así, va a reforzar aún más los lazos de solidaridad. El motivo de nuestro viaje no es el lote Santa Rosa, ese conflicto es parte de una situación que vamos a denunciar.”

Poco antes de partir hacia el aeropuesto de Ezeiza Millán hizo un recorrido por la lucha mapuche, analizó el contexto en que viajan y sus expectativas. Si bien la entrevista fue realizada antes de la explosión mediática - generada por el anuncio de Benetton de ceder 2500 has. y las respuestas del SERPAJ y la Organización 11 de Octubre - la situación de fondo no ha variado.

- ¿Qué expectativas tienen del viaje?

MM: Vemos que a nivel internacional la Patagonia es tomada como un gran desierto o como un inmenso territorio que habita muy poca gente. Queremos dejar en claro que en el territorio mapuche, hoy llamado Patagonia, hay una realidad de diversidad cultural; que el Pueblo Mapuche está emergiendo y que el desembarco de grupos empresariales y grupos mineros está causando conflicto; que durante todo este proceso de encuentros que hubieron, no sólo en Chubut sino en Río Negro y en otras partes del Puelmapu, el mensaje fue claro: resistiremos este avance que atenta contra nuestros principios culturales y nuestra vida.

- ¿Qué esperan de ese encuentro con Luciano Benetton?

MM: Nos genera expectativas el hecho de poder explayarnos y plantear situaciones que están dentro de este marco del conflicto. Vemos cómo los medios le dan tratamiento exclusivo al tema de la tierra, pero cuando te despojan de la tierra te están despojando de tu historia. (Benetton) está alentando una campaña de desinformación y tergiversación de nuestra historia, y esta campaña tiende a que la sociedad vea a los mapuche como usurpadores. Eso es gravísimo.

Así como las empresas mineras accionan a través de la desinformación, de la confusión, lo hacen otras multinacionales. En pos de la explotación económica echan mano a cualquier metodología.

- Se podría considerar un fracaso que el viaje no se traduzca en la recuperación del lote Santa Rosa.

MM: Ese concepto lo van a remarcar los sectores que hoy están preocupados por este viaje. Para nosotros el hecho de trasladar el conflicto a ámbitos internacionales es un paso muy importante. Cuando comienza el conflicto fuerte se habló de la posibilidad de buscar nuevas estrategias para avanzar en nuestros derechos, se planteó la necesidad de salir al exterior para que esto no quede suscripto al ámbito nacional. Haciendo una evaluación apresurada me parece que el hecho de viajar es un paso importante.

- ¿El conflicto con la compañía Benetton aceleró tiempos de la lucha del Pueblo Mapuche en el noroeste del Chubut y suroeste de Río Negro?

MM: No sé si aceleró, creo que generó una reacción, que fue un disparador de cuestiones que tienen que ver con nuestra cultura. Al ver que la situación se agravaba más, y a esto podemos agregar lo que está pasando con el tema minero, el Pueblo Mapuche reaccionó. Y reaccionó echando mano a sus principios culturales, que es justamente la solidaridad como Pueblo, entre comunidades, entre organizaciones. Creo que eso es lo que desencadenó y el Pueblo Mapuche se fortaleció.

- ¿Este fortalecimiento hizo cambiar en algo la relación con el Estado provincial y el nacional?

MM: Nos posicionó de otra forma. Me parece que el Estado provincial y el Estado nacional desestimaron esta reacción, con esa visión de entender que la cuestión indígena en la Argentina no tenía la relevancia. Vemos a un Estado argentino que hoy se madrugó y no tiene respuestas. Me parece que en este momento ellos no están muy tranquilos. Desestimaron que esto podría llegar a tener la trascendencia que tiene. Los diferentes pueblos están planteando un conflicto cultural que no se va a solucionar devolviendo 500 hectáreas, es mucho más que eso. Vamos a ver qué va a pasar más adelante porque la proyección de los Pueblos Originarios es seguir avanzando, no detenerse.

- En la reunión que tendrán en Roma con Benetton estaba planteada la presencia de un representante del Estado argentino. ¿Cómo respondió el Estado?

MM: Creíamos que iba a estar presente algún funcionario de primera línea en el encuentro, pero la decisión que tomaron me parece que no es la mejor: que esté únicamente el embajador. Nos parecía que se podía llegar a transitar un camino de diálogo si se presentaba algún funcionario, sabiendo que uno de los mayores responsables de estas realidades es el Estado argentino. Porque por un lado están las demandas permanentes de las compañías, de seguridad jurídica, que están avaladas por las leyes que surgieron en los anteriores gobiernos, pero por el otro tienen una deuda histórica pendiente, que son los derechos fundamentales de los Pueblos Originarios. Ahí es donde se da esta gran pugna, quién tiene más derechos, si las multinacionales o los Pueblos Originarios - que vamos a seguir existiendo y reclamando con más intensidad pase lo que pase -. Hay una situación que no saben resolver.

A nivel provincial, el gobierno de (Mario) Das Neves en vez de generar ese marco de discusión y diálogo maduro, porque no estamos reclamando un espacio simplemente para descargar nuestras demandas sino para que generar políticas que den un marco de derecho. El gobierno de Das Neves responde de manera equivocada, generando espacios donde participan hermanos nuestros afines al partido que gobierna, y queda bien claro que no son representativos de las comunidades ni de las organizaciones. Esos encuentros sirven únicamente como pantalla para el gobierno de la Provincia de Chubut pero sin embargo, cuando se hace un trawun (parlamento) autónomo y participan las comunidades, cada documento genera muchísimas polémicas y tiene mucho más impacto dentro del Pueblo Mapuche. Ahí queda bien claro cuál es el camino que están siguiendo las comunidades que se juntan en los parlamentos y el accionar del Estado.

- Existieron dos conflictos muy difundidos en los últimos años: el intento de desalojo de la familia Fermín, en la comunidad Vuelta del Río, y el desalojo de la familia Curiñanco, en Leleque. Ambos posibilitaron un acercamiento de la sociedad no mapuche, tanto en Esquel como en las comarcas y a nivel nacional, pero también reaccionaron sectores con intereses económicos concretos.

MM: Han entrado en escena compañías que son económicamente tan poderosas que cambian el rumbo y las decisiones de los gobiernos, esto es un fenómeno mundial y Argentina no está al margen. Los sectores que tradicionalmente mantuvieron el poder (en Chubut) intentan seguir perpetuándose, pero con un nuevo actor que sobrepasa sus ambiciones de controlar un espacio territorial determinado y en esta situación sigue en escena la resistencia del Pueblo Mapuche. Vemos que se genera un conflicto mucho más complejo: por un lado tenés la amenaza permanente de estas multinacionales y por otro tenés a ese sector que intenta desesperadamente aliarse con el avance de las multinacionales e intentan reaccionar frente al emerger del Pueblo Mapuche.

Supongo que la Sociedad Rural de Esquel no debe ver con muy buenos ojos que concretemos una gira por Italia. Seguramente no van a escatimar acciones tendientes a descalificarnos, para seguir avalando este despojo. Es una realidad que no dejamos de ver, pero por otro lado también entra en escena la sociedad civil, hoy tan manoseada, con un marco de desocupación que se agrava cada vez más, donde la franja de pobres aumenta. Creo que ese sector de obreros desocupados también entra en escena solidarizándose con nuestra causa.

Permanentemente planteamos que luchamos no para alargar nuestra agonía sino todo lo contrario. Si el Pueblo Mapuche avanza en sus derechos va a tener incidencia en la realidad social de las urbes de Patagonia. Cuántos miles de mapuche son hoy parte de esa franja de desocupados, de gente que no ve un futuro o ve un futuro incierto. Si el Pueblo Mapuche avanza en sus derechos la sociedad en su conjunto se va a ver beneficiada.

- En este marco se calificó la lucha mapuche en el noroeste del Chubut como un movimiento que está aplicando incipientes métodos terroristas urbanos.

MM: Desde ya que no nos sorprende ese tipo de calificativo. En un marco internacional en que se viven guerras, violencia, persecuciones y muerte no tenemos que dejar pasar este tipo de afirmaciones. Desde el momento en que empezó a darse un planteo de lucha desde los propios intereses del Pueblo Mapuche se utilizaron muchísimos calificativos tratando de confundir, manejaron los medios de comunicación para desalentar a los hermanos que también sienten la necesidad de ser parte de un movimiento de lucha que los contiene.

A lo largo de estos años se usaron diferentes tipos de calificativos e injurias, pero si a este concepto: “terrorismo”, lo enmarcamos en la situación que vive el Pueblo Mapuche, que viven nuestros peñi en Gulumapu - donde son encarcelados esgrimiendo este tipo de calificativos -, nos parece gravísimo. Están intentando acelerar un proceso de penalización de nuestra lucha a grados que nada tienen que ver con la realidad que se vive. Están generando ese ambiente para justificar cualquier tipo de atropello a nuestros derechos.

agrega un comentario