Julio López
está desaparecido
hace 5276 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Los konas de Neuquén
Por Pedro CAYUQUEO / Periódico Azkintuwe - Thursday, Dec. 23, 2004 at 11:58 AM
prensa_mapuche2@hotmail.com

Entrevista con Umawtufe y Amankay

En tiempos antiguos, aquellos jóvenes encargados a atender las necesidades de las comunidades, acompañar a los lonkos y apoyarlos en sus labores cotidianas, eran conocidos como konas. Más tarde, la invasión militar chileno-argentina y las necesidades de defensa de un territorio amenazado, transformaron a estos konas en guerreros. En Neuquén, un grupo de jóvenes que no sobrepasan en promedio los 20 años de edad, han reivindicado hoy la función del kona como un “servidor” para su pueblo y organizados dentro de la Coordinadora de Organizaciones Mapuche de Neuqúen (COM), se encuentran impulsando un valioso trabajo en el área de las comunicaciones y el reforzamiento político-cultural.


PUELMAPU / Umawtufe Wenchu (UW) tiene 18 años y su vida ha transcurrido en ambos lados del territorio mapuche. Si bien su familia es originaria del sector de Ragnintuleufu, Nueva Imperial, Umawtufe nació en Santiago, urbe donde pasó gran parte de su infancia, trasladándose posteriormente su familia a vivir al Puelmapu. Neuquén, capital de la Provincia del mismo nombre, fue la tierra donde arribó finalmente acompañando a su madre, una activa dirigenta de la COM en la zona.

Desde hace dos años, Umawtufe forma parte de los "Jóvenes Kona de la COM", especie de brazo juvenil de dicha organización, donde además le corresponde dirigir la revista Tayin Rakizuam. De rostro aun adolescente, sorprende escucharlo hablar con tanta soltura de las “políticas opresoras” del Estado argentino y del negativo efecto de las transnacionales en el Puelmapu. Pero es un comunicador, nos recuerda, y como tal uno de sus principales obligaciones es mantenerse bien informado.

Amankay Ñancucheo (AÑ) tiene 19 años, pertenece a una familia de larga trayectoria en la lucha de nuestro pueblo en Neuquén y también desde hace dos años forma parte de la agrupación juvenil. Al igual que Umawtufe, forma parte del equipo de Tayin Rakizuam y, consciente del valor de las comunicaciones, desde hace dos años se encuentra cursando la carrera de Periodismo en la Universidad de Comahue.

No es la única con estudios universitarios, nos aclara. Otros chicos como ella también se preparan en las aulas para mostrar la otra cara de un conflicto, la mayoría de las veces, tergiversado por la prensa oficial trasandina. Es el caso de los jóvenes de Mapurbe, colectivo comunicacional asentado en Furilofche (Bariloche) y algunos de cuyos miembros también estudian comunicación en la Facultad de Fiske Menuko (General Roca).

El pasado mes de octubre, tuvo lugar en Afunalwe (Gulumapu) el Primer Encuentro de Comunicadores del Wallmapu. Hasta allí llegaron Umawtufe y Amankay, junto a una delegación puelche de más de 30 personas, para dar a conocer el trabajo que desarrollan en el ámbito radial, audiovisual, fotográfico y escrito, al alero de la Coordinadora de Organizaciones Mapuche de Neuquén (COM). Azkintuwe, medio que también participó del Encuentro, conversó con ellos y esta es la trascripción de sus palabras publicadas en nuestra última edición impresa.

- Por qué no nos comentan los orígenes de vuestra agrupación y el tipo de trabajo comunicacional que desarrollan.

UW: Nosotros nos organizamos como kona para reivindicar este cargo, esta función que nos toca desempeñar como jóvenes. Antiguamente, el kona era el joven que se capacitaba, que adquiría conocimiento y que colaboraba en distintos ámbitos con su lof, con su pueblo. Creemos que en el siglo XXI, los jóvenes debemos retomar esta función y nosotros lo hacemos desde el área de las comunicaciones, a través de la prensa, la radio, la fotografía, que son herramientas winka, occidentales, pero que nos sirven para denunciar lo que está pasando con nuestras comunidades y también, por supuesto, para fortalecer aspectos filosóficos y culturales propios. Yo creo que no podemos hablar de política, sin conocer de la filosofía mapuche, de nuestra cosmovisión, que para nosotros son cosas que van de la mano. Ese es nuestro objetivo.

AÑ: Nosotros tomamos la comunicación como un arma para poder seguir luchando por nuestros derechos y por ello, en lo personal, decidí estudiar Comunicación Social en la Universidad. Primero comenzamos con una revista, Tayin Rakizuam, pero luego vimos la necesidad de abrirnos hacia otros formatos para expandir nuestro trabajo. Como no podíamos llegar con la revista a todos lados, por un tema de recursos, principalmente, vimos la necesidad de expandirnos a otros medios de comunicación y llegar a más personas.

Entonces llegamos a la radio, empezamos hace cuatro meses con un programa en Neuquén Capital, que es el mismo trabajo de la revista, nada más que hablado. También notamos que era necesario formar un equipo más sólido en el área audiovisual y se creo el equipo Aywin, que está a cargo de otros chicos de la agrupación, de 16, 17 años y que reciben capacitación de amigos no mapuche. También decidimos trabajar el tema de la fotografía, que también es una herramienta poderosa de comunicación. Esas son las cuatro áreas que trabajamos hoy.

- Umawtufe, me comentabas que tu familia en el Gulumapu es de Ragnintuleufu. Mi familia también es de esa zona y creo, tengo la sospecha, de que nuestros viejos, nuestros abuelos, se conocen. Esto me parece increíble y es algo que pasa muy a menudo entre nosotros los mapuche, el hecho de estar conectados unos con otros. Ustedes, qué importancia le ven a este tipo de encuentros, donde no sólo distintas experiencias de trabajo tienen la oportunidad de juntarse, sino que además y como vemos ahora, distintas historias de vida, conectadas por una lucha común…

UW: Estos encuentros, como vos decís, me parecen de gran importancia, tanto para intercambiar experiencias con otros chicos y aunar criterios con otros hermanos respecto de la forma en que enfrentamos este trabajo comunicacional, como también para reencontrarnos en nuestra cosmovisión mapuche. Antiguamente los peñi, lamngen, recorrían grandes distancias y se reunían. Hoy no lo estamos haciendo, lo que es preocupante, ya que hay más medios que en otros tiempos para hacerlo.

Retomar esto que vos decís, el juntarse, el reunirse como mapuche, para nosotros es de gran valor. Quiero contarte que este es el segundo encuentro de comunicadores al que vamos. El primero fue en Puelmapu, el año pasado y también pudimos conocer a hermanos con los cuales estamos conectados, ya sea por el trabajo en revistas, en radios, en boletines que desarrollamos o bien porque somos hijos de una misma tierra.

Yo creo que así como es importante que nos podamos comunicar con la sociedad winka y denunciar las cosas que están pasando, también es importante que nos comuniquemos entre nosotros, conocernos, saber qué están haciendo hermanos de otras identidades territoriales, quiénes son, qué hacen, qué piensan de nuestra lucha, en Gulumapu, Puelmapu… Y esto es vital porque a través de tiempo, a través de los años, lo que han estado haciendo los estados ha sido separarnos, ponernos fronteras, evitar que nos reconozcamos como parte de una misma nación, sentirnos extranjeros en nuestro territorio. Eso debemos combatirlo y encuentros como estos caminan, creo yo, en esa dirección tan necesaria.

- Recién comentaban la importancia de las comunicaciones. Tu Amankay estudias periodismo. Tu Umawtufe pretendes hacerlo el próximo año. ¿Ven el paso por la universidad como algo necesario para vuestro trabajo?. Se los pregunto porque existe, de parte de algunas organizaciones, una especie de rechazo a esta “profesionalización” del trabajo informativo mapuche, apostando por una línea más amateur. ¿Ustedes qué opinan?

UW: Yo en lo personal decidí estudiar comunicación porque creo que es necesario, eso pienso y los demás chicos comparten esta visión. Nos parece importante que el periodismo tome otra visión, que deje de ser neutral, como dicen ellos, que las líneas editoriales puedan cambiar, que se pueda mostrar esta otra realidad que está pasando y eso creo que es posible de hacer de mejor forma al estar preparado, al estar capacitado como periodistas.

AÑ: Siempre se habla de que en Argentina existe una mayor apertura de la prensa respecto de Chile, al menos con el tema mapuche. Esto es relativo, depende mucho de los medios con que estás trabajando, los medios que analizás. En Neuquén tenemos medios gráficos, como La Mañana de Neuquén que básicamente es prensa de gobierno, todo lo que piensa en estado, lo que piensa el Gobernador Sobish. Hay otros medios, pero son lo mismo. Esos medios no nos representan en nada, no nos favorecen en nada, porque muchas veces lo que ponen a la vista de la gente es mentira, es falso.

Pero también existen otros medios que tratan de mostrar la realidad tal como es, que intentan reflejar lo que ocurre, medios gráficos y radiales, como FM Pocahullo que está presente en este encuentro y que de una u otra forma colabora con nosotros mostrando la realidad tal como es. Allí hay hermanos mapuche trabajando y es bueno que puedan contar con una preparación, con una capacitación que les permita desarrollar de mejor manera, cada día, su trabajo comunicacional.

- Generalmente acá conocemos principalmente de conflictos y movilizaciones en la zona de Chubut, que son zonas muy mediáticas en el sentido que está presente Benetton, que hay magnates extranjeros y famosos comprando tierras, etc. Ustedes están en otra zona, que nos imaginamos también tiene sus conflictos, donde también deben haber muchas historias de resistencia. ¿Cuál es el escenario al cual se enfrentan ustedes como comunicadores en Neuquén?

UW: Bueno, el escenario no es muy distinto al de otras zonas del Puelmapu. Existen conflictos de larga data por la expropiación de terrenos, como es el caso de Repsol YPF, que es una transnacional española que ha causado un gran perjuicio contra las comunidades. Ellos se metieron a la mala al territorio, apoyados por el gobierno, contaminando no solo una o dos comunidades, sino parte importante del Puelmapu en esta zona. Lo que hacia Repsol era tirar los residuos de petróleo en la tierra y cuando las comunidades sacaban agua de los pozos, en las zonas rurales, en vez de agua sacaban gasolina.

Entonces, era imposible para ellos cultivar la tierra, mantenerse a través de la agricultura, las verduras. Y además, esta contaminación provocó en muchos hermanos problemas en su organismo, en las personas que vivían en estos sectores. En la comunidad Katripayiñ se dio el caso de una mujer que estaba embarazada, pero cuyo bebé no tenía cráneo, fue un caso de analcefalia muy famoso, ya que los médicos recomendaban hacer un aborto terapéutico y las autoridades lo impedían, por ser un delito. Al final se pudo hacer el aborto, pero las autoridades desconocieron toda la responsabilidad de la contaminación de Repsol.

Temas como estos nosotros los trabajamos y los difundimos, a través de nuestros distintos medios. Hace poco, los chicos del área audiovisual realizaron un corto-documental sobre el tema, llamado “Malditas Petroleras”. Hace poco a Repsol le aumentaron la concesión hasta el 2027, el gobierno hizo esto sin ver el daño ecológico, lo que nos parece muy grave, ya que Repsol no sólo contamina la tierra, también contamina los ríos.

Acá tenemos dos ríos, el Limay y el Neuquén y eso afecta no sólo a los mapuche, sino a los argentinos también. Y bueno, nosotros tratamos de difundir este caso, así como también lo que pasó en el Centro Internacional de Esquí Chapelko, que tiraba los desechos de las cloacas a un riachuelo donde las comunidades sacaban el agua para alimentarse. Ese conflicto también nosotros lo difundimos, ya sea en la revista o en los otros medios.

- Al hojear vuestra revista Tayin Rakizuam, se observan además muchas notas referidas a la cultura, la cosmovisión, la religiosidad mapuche…

AÑ: Así es. Aparte del objetivo que tenemos de informar, de tocar temas políticos como lo es el hablar de los conflictos, nosotros queremos dar a conocer nuestra cultura, nuestra filosofía. Buscamos mostrar cual es la esencia de nuestro pueblo, sus orígenes, sus tradiciones, porque hay muchos hermanos en la ciudad y en el campo, muchos chicos como nosotros, que no se reconocen, que no tienen información de este tipo, sobre su tuwun, su kupalme.

Creemos que es importante concientizar, porque hoy somos pocos los mapuche activos, al menos en Neuquén. Aparte, el conocimiento de nuestros antiguos, es también el conocimiento que necesitamos en el presente, frente a las luchas que debemos enfrentar. La lucha que dieron nuestros antepasados por nosotros, el que hayan dado su vida defendiendo el territorio, es un ejemplo que intentamos dar a conocer, para que se valore ese enorme sacrificio / Azkintuwe

* Entrevista publicada en Periódico Azkintuwe Nº11 - Diciembre de 2004. Págs. 16 y 17.

agrega un comentario