Julio López
está desaparecido
hace 5987 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Crónica de la Guerra Contra las Drogas #410
Por DRCNet - Wednesday, Nov. 09, 2005 at 10:42 AM
drcnet@drcnet.org

Crónica de la Guerra Contra las Drogas Edición #410 – 04 de Noviembre, 2005 “Creando Conciencia sobre las Consecuencias de la Prohibición”


Phillip S. Smith, Editor, psmith@drcnet.org
David Borden, Director Ejecutivo, borden@drcnet.org
Martin Aranguri Soto, Traductor, traducidio@riseup.net

¡Suscríbase GRATIS ahora! - Haga una donación – Haga una búsqueda

Detenga al nuevo Proyecto de Sentencias Mínimas Obligatorias de la Guerra Contra las Drogas de Mark Souder:
http://stopthedrugwar.org/justice/

Evento del Fondo Perry con celebridades en Los Ángeles, Lunes, 07 de Noviembre:
¡están invitados!


1. Reportaje: Denver Dice que Se Legalice la Marihuana – los Oficiales Prometen Frustrar la Voluntad de los Electores


http://espanol.stopthedrugwar.org/cronica/410/denver.shtml



Tras una campaña dura y sorpresivamente amarga, el Martes los votantes en Denver aprobaron una medida electoral que legaliza la tenencia de hasta 30 gramos de marihuana por persona con edad igual o superior a 21 años, pero los oficiales municipales y estatales han prometido ignorar a la votación y seguir lo de siempre en la ciudad más grande de Colorado. La medida fue aprobada por una margen de 54% a 46%.

Organizada por el grupo SAFER, o Safer Alternatives for Enjoyable Recreation, que antes había construido votos en la Universidad de Colorado y en la Universidad Estatal de Colorado instando las autoridades universitarias a tratar las infracciones por marihuana como infracciones por alcohol, la iniciativa de Denver, la S-100, marca la primera vez que los residentes de una gran ciudad de los EEUU han votado en la legalización de la tenencia de la marihuana. Seattle, Oakland y un puñado de ciudades universitarias por todo el país han aprobado iniciativas de “prioridad legal más baja” sobre la marihuana, pero ninguna de esas iniciativas pidió la franca legalización de pequeñas cantidades de marihuana.

Una iniciativa de “prioridad más baja” en las urnas en la ciudad de Telluride al suroeste de Colorado fue estrechamente derrotada el Martes, perdiendo por una margen de 308 votos a 332. Los organizadores de ese esfuerzo, Sensible Colorado, siguieron intrépidos, con todo, y ahora están ojeando planes para un esfuerzo en todo el estado.

“La votación en Denver es un enorme paso adelante en una política más sana de marihuana en este país”, dijo el director de SAFER, Mason Tvert. “Nosotros sabíamos que la gente aquí apoyaba a la idea de que un adulto no debería ser prohibido de hacer una opción racional de usar marihuana en vez de alcohol”, dijo él a DRCNet. SAFER ha hecho la comparación de los daños y peligros relativos del alcohol y de la marihuana el componente fundamental en sus campañas exitosas.

“Los resultados en Denver muestran que la reforma de las políticas de la marihuana es un problema de la corriente principal. Los votantes están demostrando que ellos comprenden que la prohibición no hace mucho sentido y que precisa ser repensada”, dijo Bruce Mirken, director de comunicación del Marijuana Policy Project, que se estaba preparando para un esfuerzo en todo el estado de Nevada el próximo año. “Cuando algo así pasa en Seattle u Oakland, la gente podría dispensarlo como un más un bando de izquierdistas, pero Denver es el territorio principal. Más principal imposible”.

Según la ley actual de Colorado, la tenencia inferior a una onza o 30 gramos de marihuana es tratada como una infracción, con los infractores sujetos a multas, pero no a tiempo de cárcel – hasta $100, más otra tasa obligatoria de $100 por ser arrestado bajo acusaciones por drogas. Y no es como si la ley no fuese impuesta. La policía de Denver citó a más de 6.800 personas por infracciones por marihuana desde 2002. Según la nueva ordenanza municipal recién-aprobada, la policía no podría más citar a las personas por simple tenencia, pero los oficiales de Denver y del estado han prometido ignorar a la ordenanza y seguir citando a la gente de acuerdo con la ley del estado.

El Fiscal General de Colorado, John Suthers, dijo a los medios locales el Martes que la policía de Denver seguirá citando a los infractores por marihuana según la ley estatal y él criticó a la iniciativa por apuntar al nivel municipal. “He hallado estos esfuerzos pocos constructivos”, dijo él. “Yo comprendo el debate sobre la legalización y si nuestras leyes sobre las drogas son constructivas. Pero quería que tuviésemos un debate total en vez de estos problemas periféricos que logran casi nada”.

El Fiscal de Denver, Mitch Morrissey, también estaba determinado a ignorar la votación. “Aún es ilegal en la ciudad de Denver, porque Denver está en Colorado”, dijo él.

El Alcalde de Denver, John Hickenlooper, dueño de la Cervecería y pub Wynkoop, opositor de la medida, también menospreció su significación, sugestionando que él también aconsejaría la policía a ignorar la votación. “Es una cosa de generaciones”, dijo él de la votación. “Las conductas de las personas respecto de la marihuana; están cambiando claramente”, dijo él. “Si esa elección hubiese pasado hace 20 años, habría tenido un resultado muy distinto. Lo importante es que no cambia la ley del estado. Creo que eso es más simbólico que cualquier otra cosa”.

Aunque los enemigos de la medida estén debatiendo ahora que la iniciativa no cambia nada, ellos estaban diciendo otra cosa antes de la elección. Denver se volvería la Ámsterdam de las Rocosas, advirtieron ellos. “Cuando se den cuenta tendremos traficantes de drogas haciendo sus negocios en City Park”, avisó el regidor municipal Charlie Brown, que era tan opuesto a la medida que llegó a romper los letreros que la apoyaban.

“La gente afluirá a Denver para usar marihuana”, dijo Jeffrey Sweetin, director de la División de la Drug Enforcement Administration de las Montañas Rocosas, a la Associated Press la semana pasada. Debatiendo inadvertidamente por la completa legalización de la hierba, Sweetin argumentó que la gente todavía tendría que comprar la droga de las fuentes ilícitas y ellos “no perciben que todo ese dinero va para el crimen organizado”.

Ahora, SAFER está ponderando cómo presionar a los oficiales públicos que se rehúsan a seguir la voluntad de los electores. “Ellos dicen que su legitimidad viene de ser elegidos por el pueblo, pero ahora ellos no van a reconocer este voto”, dijo Tvert. “¿Por qué se están escondiendo tras la ley del estado? El hecho es que esta ciudad tiene el derecho a tratar de casos de marihuana de acuerdo con la ley municipal y es una cuestión de discreción procesal hacerlo”, dijo él. “Por último, si nuestros oficiales elegidos nos decepcionan, tendremos que escoger otros nuevos”, dijo él.

Otra táctica posible es llenar el sistema de justicia de casos sobre marihuana. “Cualquiera que sea detenido por tenencia de marihuana en Denver bajo acusaciones estatales puede exigir un juicio”, señaló él.

“Ésta es una situación en que los activistas locales van a tener que guiar a su gobierno municipal”, dijo Mirken del Marijuana Policy Project. “Una ordenanza municipal no va a solucionar el problema de la prohibición de la marihuana, pero nosotros sí vivimos – por lo menos en teoría – en una sociedad democrática en que la policía es nuestra servidora, no nuestra señora. Cuando los votantes de una ciudad dejan claros sus deseos, la policía y los oficiales elegidos deben escucharles a ellos en vez de resistirles. Pero esto no pasará automáticamente. Hay una hostilidad profunda en algunos rincones del aparato judiciario-legal y sus pies van a tener que ser puestos en el fuego”.

La propia campaña se puso bien hostil. Como notado arriba, la oposición del Regidor Brown era tan ardiente que él recurrió a romper los letreros de la campaña. Él también se quejó en voz alta – junto con algunos activistas que son contra la violencia doméstica – sobre la cartelera de SAFER diseñada por Change the Climate que debatía que votar en la S-100 reduciría la violencia doméstica. Esa cartelera fue modificada antes de subir finalmente. Brown y los otros también objetaron a los materiales de campaña de SAFER que decían meramente que la S-100 volvería la ciudad más segura sin mencionar la marihuana. “Esto no se trata de violencia doméstica. Esto no se trata del alcohol”, reclamó él con el Rocky Mountain News la semana pasada. “Esto se trata de la marihuana”.

Pero Tvert no se anda con rodeos sobre el impulso de la campaña: La marihuana es más segura que el alcohol. “Los anuncios fueron polémicos, pero funcionaron para nuestro beneficio”, dijo él. “Recibimos fuego por decir que la gente que fuma marihuana tenía menos probabilidad de pegarle a sus esposas que la gente que toma alcohol, pero ésa es simplemente la buena ciencia. Tuvimos cuatro personas albeadas y muertas en incidentes relacionados con el alcohol en Denver sólo el último fin de semana. La gente lo comprende”.

La campaña también persiguió al Alcalde Hickenlooper, acusándole de hipocresía y aun de ser un traficante de drogas. “Éste es un alcalde que es dueño de cervecerías por todo el país y que está vendiendo un producto más mortífero que la marihuana. Sí, le acusamos de hipocresía”, dijo Tvert.

Pero ahora que la elección se acabó, puede haber llegado el momento de arreglar las cercas. “Queremos que esto se implemente en Denver”, dijo Tvert.

Al hacer con que los oficiales municipales reconozcan su victoria, Tvert y sus aliados – y los votantes de Denver – tienen el tipo de problemas que Sensible Colorado sólo desearía tener. Aunque la ciudad fiestera de Telluride pueda haber parecido un lugar natural para una iniciativa de “prioridad más baja”, Sensible Colorado no pudo hacerlo de esta vez, perdiendo por poco por apenas 24 votos.

La Cuestión 200 habría ordenado que el gabinete del Alguacil de la Ciudad de Telluride hiciera citaciones por marihuana la prioridad legal más baja, pero de acuerdo con los oficiales municipales y numerosos escritores de cartas al periódico municipal, ése ya era el caso. Algunos opositores también citaron al estatus forastero de Sensible Colorado en el pequeño y remoto destino. El grupo está sedeado en Denver.

Un opositor sorpresivo de la ordenanza de Telluride era el Sheriff de la comarca, Bill Masters, que ha pedido un fin a la prohibición de las drogas. Ésta no era la forma de hacerlo, dijo él a DRCNet. “Soy completamente a favor de cambiar la ley y de volverlas legales, pero ésta es una ordenanza tonta”, dijo él. “Creo que la idea de ordenar que el poder ejecutivo ignore la ley es un error. Necesitamos cambiar la ley, no hacerle la vista gorda. La forma que ellos lo hicieron en Denver hace mucho más sentido. Puedo ver por qué eso fue aprobado”.

Masters también criticó a Sensible Colorado por algunas de sus tácticas de campaña. “Ésta es una comunidad pequeña y estos chicos vinieron de fuera de la ciudad y empezaron a poner señales que decían ‘Detengan a la Criminalidad, Voten en la 200” y todos pensaron que eso era simplemente ridículo”, dijo él. “Escogieron la ciudad equivocada y lo hicieron de la forma equivocada”.

“Es el deber de los ciudadanos hacer las leyes y decir a la policía qué hacer”, contestó Brian Vincent de Sensible Colorado. “En una municipalidad como Telluride, ellos tienen el poder de establecer un sistema de prioridades”. Él también desafió a las sugestiones de que la iniciativa era un esfuerzo “forastero”. “Yo creo que ésta es una iniciativa bien casera”, dijo Vincent. “Teníamos el apoyo del médico-legista de la comarca, teníamos el apoyo del comisionado de la comarca, tuvimos más de 160 firmas de residentes locales en la petición para ponerlo a esto en la urna”.

Pero aparte los posibles errores tácticos, Sensible Colorado se enfrentó a un problema más fundamental en Telluride, dijo Masters. En una ciudad en que apenas 17 citaciones por marihuana fueron emitidas el año pasado, la mayoría de las personas estaba contente con la policía municipal respecto del problema. “La policía de Telluride tiene una política razonable, pero no-escrita, sobre la marihuana. Casi todas las citaciones que emitieron fueron para personas arrestadas con algo más. Muchas personas sintieron que la policía local era bien razonable y que no necesitaba esa orden”.

A pesar de la derrota, Vincent estaba animado. “Mire, perdimos por 24 votos, ésa es una margen bien estrecha de derrota y nos sentimos muy bien con nuestro esfuerzo. Nos sentimos bien con lo que pasó en Denver también. Ésa es una victoria histórica. Seguramente es un gran día para la reforma de las políticas de marihuana en Colorado”.

Vincent y Sensible Colorado están esperando más grandes días y victorias históricas. “Estamos examinando una iniciativa estatal o el próximo año o en 2008. Vamos a construir este ímpetu. Nosotros no podemos más ser llamados de movimiento marginal”. Puede no ser una iniciativa de “tasar y reglamentar”, a pesar de todo. “A la gente no le gusta mucho la palabra ‘impuesto’ en Colorado”, se rió Vincent. “Quizá hablemos en reglamentación controlada. O ya que estamos en ello, la ciudad más grande del estado acabó de votar en quitar todas las penas criminales, ¿no? Estamos verdaderamente entusiasmados con Colorado”.



2. Reportaje: Suprema Corte Escucha a Caso de Uso Religioso de Ayahuasca – Desembargadores Escépticos de los Argumentos del Gobierno


http://espanol.stopthedrugwar.org/cronica/410/casohoasca.shtml



El Martes, la Suprema Corte de los EEUU escuchó a los argumentos orales en un caso en el cual el gobierno federal busca impedir un pequeño grupo religioso de usar su sacramento sagrado, un té alucinógeno conocido como ayahuasca (hoasca). El caso resalta el conflicto entre la orden espiritual de la Ley de Restauración de la Libertad Religiosa [Religious Freedom Restoration Act (RFRA)], designado para insular las prácticas religiosas de la intromisión del gobierno federal y de los imperativos de la guerra contra las drogas de la Ley de Sustancias Controladas [Controlled Substances Act]. A causa de sus implicaciones en la RFRA, es el caso raro de drogas ilegales que ha incitado a grupos como la Comisión Baptista Conjunta sobre la Libertad Religiosa y la Asociación Nacional de Evangélicos a someter alegatos favorables a la corte.

Hasta ahora, el gobierno ha perdido en todas las instancias en su batalla de seis años con la sucursal estadounidense de la iglesia sedeada en Brasil, el Centro Espírita Beneficente União do Vegetal o UDV, un agrupamiento de Santa Fe, Nuevo México, que importó la ayahuasca de Brasil para usarla en sus ceremonias religiosas. En Mayo de 1999, los agentes de la DEA confiscaron a una carga de ayahuasca, sólo para ser golpeados año y medio después con una acción civil de la iglesia, que se benefició con la defensa legal sufragada con los hondos bolsillos de su líder, el heredero de la fortuna del güisqui Seagram, Jeffrey Bronfman.

Un juez distrital de EEUU decidió que según la RFRA, el gobierno federal no puede interferir en el uso de ayahuasca de la UDV y concedió un interdicto preliminar para ese efecto. Esa decisión fue sostenida el año pasado por el Tribunal de Apelaciones del 10º Circuito y ahí los problemas habrían yacido si el gobierno Bush no fuese tan fervoroso en su deseo de aplastar cualquier desafío a la CSA. Pero el Fiscal General Alberto Gonzáles recurrió de esa decisión a la Suprema Corte de EEUU.

Si los argumentos del Martes en Gonzáles vs. El Centro Espírita Beneficente União do Vegetal sirvieron como indicios, no parece que el gobierno federal va a salirse mejor ante la corte más alta en el país. El Subfiscal de Justicia, Edwin Kneedler, que debatió el caso a favor del gobierno, se encontró bajo el ataque sostenido de la banca mientras intentaba justificar el abordaje absolutistas del gobierno. Y aunque sus atacantes fueron muchos, sólo uno de los nueve desembargadores, Anthony Kennedy, pareció simpático al argumento de Kneedler.

La cuestión ante la corte era de si la RFRA requería que el gobierno permitiese el uso de una droga ilícita para propósitos rituales. De ninguna forma, debatió Kneedler, reprisando los argumentos adelantados en el alegato escrito del gobierno. Aunque la RFRA requiera que el gobierno federal muestre un “interés convincente” en prohibir una práctica religiosa, Kneedler debatió que el mero listado de DMT, la sustancia psicoactiva en la ayahuasca, en la clase más restrictiva de la CSA cumplía el requerimiento de “interés convincente”. “El listado congresal en o por sí mismo es suficiente”, dijo él, añadiendo avisos de que el sacramento podía ser desviado o probarse nocivo a los usuarios.

Y en un argumento línea-dura de tolerancia cero indicativo del abordaje general del gobierno federal a los problemas de las drogas, Kneedler debatió que decidir a favor de la UDV daría a los jueces federales individuales el poder de conceder exenciones a la CSA. Hacerlo “entregaría a 700 jueces distritales” el poder de deshacer el “juicio categórico” del Congreso de que ciertas sustancias deberían ser prohibidas en todas las circunstancias.

“Pero eso es exactamente lo que hace la Ley [RFRA]”, contestó el Desembargador David Souter. Él no fue el único a desafiar a Kneedler en ese punto. La Desembargadora Sandra Day O’Connor señaló que al promulgar la RFRA el Congreso “no parecía indicar que los tribunales deben examinar cada instancia”.

El Desembargador Antonin Scalia también dejó de lado el argumento de Kneedler de que los jueces individuales no deberían poder quitar las drogas de la clase más restrictiva de la CSA. “La RFRA lo anula todo”, dijo Scalia. “Dice que puede haber una excepción para todos los estatutos federales en que haya una objeción religiosa y el tribunal hace una decisión”.

Scalia debe saberlo. La RFRA fue aprobada por el Congreso en 1993 en parte para deshacer una decisión de 1990 de la Suprema Corte que permite que los estados prohíban el uso tribal del peyote. Scalia fue el autor de esa decisión. Refiriéndose a la acción del Congreso para promulgar una exención para el peyote, Scalia dijo: “Esto demuestra que se puede hacer una excepción sin que se caiga el cielo”.

La Desembargadora Ruth Bader Ginsburg también interrogó a Kneedler. Refiriéndose a la exención para el uso de peyote por la Iglesia Nativoamericana, Ginsburg dijo que el gobierno no había mostrado que su necesidad de uniformidad fuese convincente. “Las dos situaciones parecen ser parecidas, el peyote y ésta”, dijo Ginsburg. “El problema de preferir un grupo religioso en detrimento del otro se plantea así que haya una excepción”.

Aun el Desembargador Stephen Breyer, que ha probado gustar de las leyes federales sobre las drogas mientras está en la corte, se preocupó con “un problema bien duro de Primera Enmienda” si el gobierno permitiese que la Iglesia Nativoamericana usase peyote, pero impidiese otros grupos religiosos de usar los psicodélicos sacramentales.

Y en una de sus primeras apariciones en la corte alta, el nuevo Desembargador Jefe John Roberts se juntó a la mayoría de sus colegas en el cuestionamiento escéptico del caso del gobierno. “Nosotros no tenemos que hacer una determinación de una vez por todas, ¿tenemos?” preguntó él. Una exención para el uso de ayahuasca de la UDV podía ser reexaminado si resultase que la droga estaba siendo desviada “o la membresía de la iglesia se expande de una forma que se lleve a creer que ella [la ayahuasca] está siendo abusada”.

Roberts también pinchó a Kneedler por debatir que el Congreso podía prohibir el uso de ayahuasca de la iglesia aun si cada miembro consumiese una gota por año. “Su abordaje es totalmente categórico”, dijo Roberts a su ex colega. “Si hubiese un grupo, en un año, y diese a cada miembro una gota, y la práctica fuese rigurosamente vigilada por la policía, su posición sería la misma”.

La principal abogada de la UDV, Nancy Hollander, también tuvo algunas preguntas duras, pero la ex directora de la Asociación Nacional de Abogados de Defensa Criminal estuvo en una situación mucho más fácil que la de Kneedler. En un punto, ella hasta fue asistida por el Desembargador Scalia. Cuando se encontró bajo presión para explicar por qué el uso de ayahuasca no fue prohibido por las convenciones de drogas de las Naciones Unidas, Scalia se interpuso. “Los estatutos vencen a los tratados”, dijo él, entonces “si la RFRA puede ganarle a un estatuto [como la Ley de Sustancias Controladas], puede vencer a un tratado”.

Llegando a los altos puntos de su alegato escrito, Hollander argumentó vigorosamente que si la ley permitía el uso de peyote de parte de un grupo religioso, debe permitir el uso similar de ayahuasca de parte de otro. Ella también atacó las afirmaciones de los peligros de desvíos o daño a los miembros de la UDV por tomar el sacramento. En cuanto a los tratados internacionales, Hollander debatió que aunque el DMT sea mencionado, la ayahuasca no lo es, y que los otros países que han firmado el tratado no la tratan como cubierta.

El tribunal no emitirá una decisión en el caso bien observado hasta este invierno, pero la tendencia general de los argumentos orales debe dejar la UDV sintiéndose bien confiada. Pero la preocupación con el caso no está limitada a los tomadores de té exótico y los reformadores de las políticas de drogas ansiosos por ver cualquier brecha en el muro de la Ley de Sustancias Controladas. Eso pasa por que el caso, por último, no se trata de drogas, sino de la libertad religiosa y del alcance de la RFRA. Si se permite que las leyes sobre las drogas venzan a la libertad religiosa, otras leyes pueden ser aplicadas de una forma que desgasten esa libertad, se preocupan los grupos religiosos.

Y por eso una serie de ellos ha entrado con alegatos instando la Suprema Corte a decidir a favor de la UDV. “Nosotros no cuestionamos el interés del gobierno en proteger contra el abuso de drogas”, dijo K. Hollyn Hollman, consejera general del Comité Baptista Conjunto. “Nosotros cuestionamos si puede mostrar un interés convincente sin llevar en consideración las circunstancias particulares de la demandante religiosa. No es suficiente que el gobierno diga que tiene el interés de sostener sus leyes”, dijo ella. “La RFRA requiere que muestre un interés convincente en aplicar las leyes a una conducta religiosa en particular”.

La Iglesia de la Ciencia Cristiana también instó la corte a apoyar a la RFRA. Aún más que los Baptistas, los Científicos Cristianos estaban ansiosos por dejar claro que ellos no estaban apoyando al uso de drogas – aun por motivos espirituales. “A pesar de que la Primera Iglesia de Cristo, Científica, apoye a los argumentos legales hechos en este alegato, ni la iglesia ni la teología de la Ciencia Cristiana apoya al uso de drogas o a cualquier otra sustancia material como un auxilio o un sendero para la espiritualidad o una comprensión más grande de Dios”.



3. Reportaje: Recomendaciones Comprehensivas Sobre la Metanfetamina de Nuevo México Abordan al Alcance de las “Cuatro Pilastras”


http://espanol.stopthedrugwar.org/cronica/410/pilastrasnm.shtml



Un grupo de trabajo de Nuevo México sobre la metanfetamina ha emitido una serie de recomendaciones comprehensivas para tratar de la droga que reconoce explícitamente el papel de la reducción de daños como parte de una estrategia general. Aunque las recomendaciones no se extiendan a los alcances siderales de la reducción de daños – los locales para inyección segura para usuarios de drogas IV, las terapias de manutención con drogas – ellas dejan a Nuevo México mucho más cerca de las políticas de drogas progresistas al estilo de las “Cuatro Pilastras” adoptadas en Vancouver y a punto de ser adoptadas en Toronto. Esas políticas buscan cambiar la respuesta oficial al abuso de drogas de una confianza desproporcionada en el aparato judiciario-legal para una que incluya a la prevención a las drogas, el tratamiento químico y, más polémicamente, la reducción de daños.

Copresidido por el “secretario antidroga” del estado, Herman Silva, y la directora de la oficina de Nuevo México de la Drug Policy Alliance, Reena Sczcepanski, el grupo de trabajo reunió al aparato judiciario-legal estatal, municipal y federal, el Departamento de Salud del estado, los proveedores de tratamiento y prevención, los trabajadores de la reducción de daños y los especialistas académicos. Sus recomendaciones tienen el designio de ayudar a los legisladores a trazar legislación apropiada el próximo año, así como asistir las comunidades locales por todo el estado a evaluar sus propios desafíos y necesidades.

Las recomendaciones de prevención y tratamiento adoptadas por el grupo de trabajo son sensibles, pero, en su mayor parte, previsibles. Ellas piden que el estado “mejore la coordinación, el planeamiento, la comunicación y la división de recursos entre las agencias preocupadas con la prevención, incluyendo a los gobiernos municipales y tribales”, “aumentar el número de proveedores de salud comportamental” y adoptar “modalidades de tratamiento basadas en pruebas, incluyendo a las modalidades de tratamiento alternativo”.

Pero las insinuaciones de pensamiento y rehechura poco convencionales también son aparentes. Aunque oponerse al tráfico de drogas fronterizo sea usualmente una preocupación legal, “disminuir el tráfico de metanfetamina desde México a los Estados Unidos” está enterrado entre las recomendaciones de prevención.

Y las propias recomendaciones legales, o de seguridad pública, tienen algunos toques no-tradicionales. Aunque los pedidos para controlar los laboratorios de metanfetamina y asegurar su barredura segura y eficaz no sean sorpresa ni tampoco sea la recomendación respecto de los “niños en peligro por las drogas”, la primera recomendación de seguridad pública es “reducir los crímenes cometidos por los usuarios de metanfetamina a través del tratamiento químico”. El grupo de trabajo pidió que los programas examinadores reencaminen los infractores por metanfetamina desde la cárcel para el tratamiento comunitario y expandan el tratamiento tras rejas como parte de la estrategia de seguridad pública. Lo que notablemente no pidió fue más prisiones o sentencias más duras.

Y aunque Nuevo México tenga un programa de trueque de jeringas corriente y apoyado por el estado, el grupo de trabajo pidió más explícitamente. Unos 9.000 ciudadanos de Nuevo México están matriculados actualmente en los programas de trueque, unos 2.000 de ellos inyectores de metanfetamina. Nuevo México debería “aumentar el acceso al trueque de jeringas y a los servicios de testes de enfermedades contagiosas en todo el estado”, recomendó el panel. Pidió que el trueque de jeringas estuviese disponible en cada gabinete de salud pública en el estado y un aumento en la financiación para el teste de enfermedades para asegurar que cada local tenga el poder de realizar testes y asesoramiento.

El estimulante popular está disponible por todo el estado, declaró el grupo de trabajo, y en tanto que las medidas que tienen el objetivo de restringir la disponibilidad de precursores químicos hayan llevado a una caída en los laboratorios de metanfetamina, el uso de metanfetamina no ha disminuido a causa de la fácil disponibilidad de la metanfetamina mexicana. El grupo también identificó a los índices crecientes de uso de metanfetamina entre los estudiantes de secundario y un aumento en las fatalidades relacionadas con la metanfetamina, con un total de 56 en los últimos tres años.

La idea de una estrategia integrada de metanfetamina surgió informalmente en discusiones con el Departamento de Salud del estado, dijo Sczcepanski de la DPA a DRCNet. “Todos estaban trabajando con sus propias series de hechos en sus propios campos y nosotros pensamos que era una buena idea reunir a todos para salir con algunas estrategias para ayudar a los legisladores a tratar realmente de las preocupaciones que ellos tienen. La respuesta que tuvimos hasta ahora – cosas como vender la pseudoefedrina bajo prescripción o facilitar la acusación de abuso infantil de padres que preparan metanfetamina – fue gradual y casi aleatoria”, dijo ella.

Aquellas discusiones iniciales evolucionaron hasta la Estrategia de Metanfetamina de Nuevo México. “La idea era reunir a todos los expertos y ver qué podíamos hacer”, dijo Sczcepanski. “En verdad nosotros apenas creamos una lista de personas del aparato judiciario-legal, reducción de daños, prevención y tratamiento, e invitamos al secretario antidroga a ser copresidente, y aquí estamos”.

“Estamos muy preocupados con el crecimiento del uso de metanfetamina aquí en Nuevo México y con esta estrategia comprehensiva estamos intentando ser lo más pro activos posible”, dijo el señalado del Gob. Bill Richardson para las políticas de drogas, el secretario antidroga Herman Silva. “Nosotros precisamos salir con alguna prevención y algún tratamiento para la metanfetamina y necesitamos hacer con que nuestras agencias estatales y comunidades trabajen juntas”, dijo él a DRCNet.

Y Silva puede tolerar a los programas de reducción de daños. “Con estos programas de reducción de daños, los trueques de jeringas y no olviden de Narcan, lo importante es que se está intentando salvar vidas. El trueque de jeringas ha funcionado”, dijo Silva, “y Narcan está trabajando para reducir las sobredosis. Nosotros necesitamos seguir y expandir estos programas”.

Nuevo México ha probado ser receptivo por diversos motivos, dijo Sczcepanski. “Nosotros tenemos una historia de trabajo con las agencias estatales aquí. Parte de eso es el legado de Gary Johnson”, dijo ella, refiriéndose al ex gobernador Republicano antiprohibicionista. “Nosotros también realizamos la conferencia de 2001 aquí y muchas personas tuvieron ciencia de la idea de la reforma de las políticas de drogas entonces”. También ayuda que Nuevo México, con una población de 1.8 millón, sea un estado relativamente pequeño. “No es difícil encontrar la persona cierta y hemos podido generalmente conseguir encuentros y hacerles escuchar a nuestras ideas”, dijo ella.

Aunque algunos oficiales y sectores de los medios hayan sensacionalizado la “amenaza de la metanfetamina”, dijo Sczcepanski, los reformadores de las políticas de drogas deben resistir a la tentación de “intelectualizar” el asunto. “No hay pruebas de que el uso total esté subiendo en todo el país, hay pesquisas que muestran que el tratamiento funciona, no es instantáneamente adictiva, a pesar de lo que leemos en la prensa. La reacción de aquellos de nosotros en el mundo de las políticas es decir que esto no es realmente un problema, pero hemos estado trabajando con una coalición de metanfetamina en una pequeña ciudad de Nuevo México y el impacto de la metanfetamina es innegable. Gran parte de eso está relacionada con nuestras políticas punitivas, pero está causando impacto”.

Una de las cosas más desconcertantes en las recomendaciones es la ausencia de medidas más punitivas, dijo Sczcepanski. “Nosotros estamos más entusiasmados por el reconocimiento de que en vez de leyes más duras nosotros necesitamos aumentar la capacidad de tratamiento y examinar el tratamiento en vez del encarcelamiento. Nosotros necesitamos encontrar formas de apartar la gente de la prisión, y si ellas están en la prisión, asegurar que el tratamiento esté disponible”, dijo ella. “Estoy realmente satisfecha que no tuvimos ninguna recomendación para aumentar las penas para el uso o tráfico”.

Hay apoyo político para desviar los usuarios de drogas de las cárceles y prisiones del estado, dijo Silva. “Hay muchos legisladores y aun el gobernador que prefieren tener prevención y tratamiento en vez de encarcelamiento”.

El grupo de trabajo sobre la metanfetamina se encontrará nuevamente el próximo mes en preparación para la sesión legislativa de 30 días del próximo año. De acuerdo con Sczcepanski, algunas de las recomendaciones pueden transformarse en proyecto, que podía ser aprobado entonces. “Nosotros queríamos hacer algo que cause un impacto en los próximos cinco años”, dijo ella. “Estas recomendaciones son un mapa de rutas”.



4. Reseña de Libro de DRCNet: “The Great Drug War: And Rational Proposals to Turn the Tide" (2a edición), por Arnold Trebach (Unlimited Publishing, 401 pp., $19.99 pb.)


http://espanol.stopthedrugwar.org/cronica/410/greatdrugwar.shtml



por Phillip S. Smith, psmith@drcnet.org, 04 de Noviembre de 2005


Yo leí “The Great Drug War” del progenitor de la reforma de las políticas de drogas, Arnold Trebach, cuando fue publicado por primera vez en 1987. La primera edición de tapas duras todavía está en el lugar de honor en mis estantes de políticas de drogas. Pero mi primera reacción tras ser solicitado para revisar esta edición de “The Great Drug War” era preguntarme qué podía ser posiblemente relevante en un tomo escrito en la Edad de las Tinieblas del siglo pasado, con la única adición a esta edición siendo una nueva introducción. Seguramente el libro puede ser leído por su importancia histórica. Si sólo ése fuese el caso. Tristemente, “The Great Drug War” sigue gritantemente relevante y muchas de las historias que Trebach cuenta pueden ser sacadas de los titulares de hoy día. Apenas sustituya “metanfetamina” cada vez que se lee “crack” y usted me comprenderá.

Al releer este trabajo fundamental, soy atingido por la distancia que hemos recurrido en el camino hacia políticas de drogas más sanas y sensibles, pero me quedo aún más atónito por la distancia que aún nos falta recurrir. En demasiadas formas, aunque mucho haya sucedido, poco ha cambiado. Y algunos de los cambios han sido para peor. “The Great Drug War” sigue altamente relevante para las actuales políticas de drogas y las discusiones de la reforma de las políticas de drogas, y eso es deprimente.

Hace dos décadas, en lo que fue un indicio sentido de la guerra contra las drogas de la era Reagan, Trebach identificó y trajo a una vida vívida todos tipos de abusos derivados del esfuerzo para imponer la prohibición de las drogas y empezó a elaborar una estrategia para escapar de la guerra contra las drogas y lograr una “paz de las drogas”. Pero en los años que transcurrieron, aunque el progreso haya llegado en algunas frentes, la “paz de las drogas” parece aún más distante y los guerreros antidrogas aún más atrincherados que durante la era del “Basta Decir No”. Más de 20 millones de personas han sido arrestadas bajo acusaciones por drogas en los EEUU desde que Trebach puso el lapicero en el papel a mediados de los años 1980 (cuando la gente realmente ponía el lapicero en el papel). Un observador de ese período – una época de histeria por el crack y los pedidos implacables de más leyes más duras sobre las drogas – quedaría abrumado en ver que el número de personas presas bajo acusaciones por drogas ha más que cuadruplicado desde entonces. La fuerza irresistible de la guerra contra las drogas sigue rolando, aplastando a incontables estadounidenses debajo de sus ruedas descuidadas e infligiendo el prohibicionismo a la estadounidense sobre el resto del mundo con resultados igualmente nefastos.

Lo que no es decir que no hubo progreso. Un movimiento por la reforma de las políticas de drogas que mal existía en 1987 ha florecido ahora y madurado y muestra señales de poder influenciar las políticas, por lo menos en las márgenes. Trebach y su trabajo inicial tienen un gran motivo para eso. El propio Trebach ha hecho progreso. En “The Great Drug War”, Trebach se tomó un trabajo enorme para observar “Yo nunca dije que deberíamos legalizar la heroína y todas las otras drogas”. En la nueva edición, él señala que desde entonces él se ha vuelto un legalizador, en parte a causa de la pesquisa que hizo para la edición original.

Pero para cambia para lo mejor en las políticas de drogas durante las dos últimas décadas, parece que debe haber un cambio para lo peor. En “The Great Drug War”, Trebach expuso los abusos y la brutalidad de los programas de “tratamiento químico” para adolescentes como Straight, Inc., cuyas técnicas estaban más para lavado de cerebro que terapia. Bueno, Straight, Inc., ha sido echada del negocio. Ésa es una buena noticia. Y la gente responsable fue punida, ¿no? Incorrecto. Mel Sembler, el fundador de Straight, Inc., que vive en Florida y miembro continuo de la firma de la guerra contra las drogas de Florida, nunca fue a la prisión. En vez de eso, ahora él es embajador en Italia bajo el gobierno Bush.

En “The Great Drug War”, Trebach describió la guerra baja entre los cultivadores de marihuana de California y la policía dedicada a suprimir sus cultivos. La guerra sigue. Justo la semana pasada, las autoridades legales de California anunciaron orgullosamente que ellos habían erradicado a más de un millón de plantas de marihuana en el juego anual de gato y ratón con los cultivadores. Y justo el mes pasado, el Bureau of Justice Statistics anunció que las detenciones por marihuana estaban en un alza histórica – nuevamente.

En “The Great Drug War”, Trebach llamó la atención para la corrupción y la perversión de la policía metida en intentar imponer la prohibición de sustancia ampliamente deseadas. Dos décadas después, los grandes escándalos son demasiados numerosos para contar y la corrupción mundana de la guerra contra las drogas es tan lugar-común que la Crónica de la Guerra Contra las Drogas publica una recapitulación semanal.

En “The Great Drug War”, Trebach lamenta muy prescientemente al espectro de los exámenes toxicológicos intrometidos y el impulso totalitario por detrás de ellos. En un año en que el Congreso está arrastrando a los atletas profesionales por ello y exigiendo que las ligas deportivas profesionales instituyan políticas más duras de exámenes toxicológicos – sino – el subtítulo del capítulo de Trebach sobre los exámenes toxicológicos "Testing Sports Stars: Why?" [Testar a los Astros del Deporte: ¿Por Qué?” parece sacado directamente de las primeras planas.

En “The Great Drug War, Trebach dio algunos pasos pioneros en quitar la aura demoníaca de los usuarios de drogas y sugestionó que tratásemos los usuarios de drogas no como criminales sino como buenos vecinos en potencial. En esa parte de su libro, Trebach contó la historia de Kenny Freeman, “el buen vecino viciado”. Freeman ya no es más el vecino de Trebach, pero tengo la felicidad de informar que cuando lo vi la última vez el año pasado en su departamento en Baltimore, él estaba bien y vivo – y todavía viciado. Y, sí, él todavía es un buen vecino.

Hace casi dos décadas, Trebach estaba escribiendo sobre las víctimas más tristes de la guerra contra las drogas, los pacientes de dolor crónico. Hubo progreso en esta frente, especialmente con el avanzo de la marihuana medicinal en los estados. Pero al mismo tiempo, el número de estadounidenses que sufren de dolor crónico ha subido para más de 50 millones en tanto que el secretario antidroga ha declarado la guerra contra el abuso de drogas prescriptibles y los “Drs. Buena Vida vendedores de píldoras”. Ahora, los pacientes sufren porque los médicos temen la ira de los guerreros antidrogas.

“The Great Drug War” sigue una lectura inestimable, no sólo por la perspectiva histórica – que es fascinante y deprimente lo bastante – pero por su análisis afilado de la dinámica de la prohibición que todavía está en funcionamiento y, en algunos casos, más atrincherada que estaba dos décadas atrás.


5. Evento: Fiesta del Fondo Perry con Celebridades en Los Ángeles, Lunes, 07 de Noviembre – ¡Ustedes Están Invitados!

http://espanol.stopthedrugwar.org/cronica/410/fondoperryllaa.shtml


La Fundación DRCNet (Drug Reform Coordination Network o Red Coordinadora de la Reforma de las Políticas de Drogas) le invita a un evento especial que apoya a:
EL FONDO JOHN W. PERRY Becas para los Estudiantes que Tuvieron Negado el Auxilio Financiero Federal en Razón de Condenaciones por Drogas, Recordando el Héroe del 11/9 y Defensor de las Libertades Civiles
con la participación del célebre orador RICK OVERTON y el maestro de ceremonias DEAN CAMERON.
Lunes, 07 de Noviembre de 2005, 18:00-20:00, casa de Richard Wolfe, 7171 Chelan Way, Los Ángeles. Confirmar presencia con perryfund@raiseyourvoice.com, (202) 362-0030. Refrescos suaves serán servidos, bar mediante pago, $50 solicitados como donación mínima (escala de precios disponible bajo solicitación).
Oradores incluirán: Marisa García, activista y estudiante del SSDP afectada por el dispositivo antidroga de la HEA; Pat Hurley, Asociación de Administradores de Auxilio Financiero Estudiantil de California; David Borden, DRCNet; otros serán anunciados.
Comité Anfitrión: Dean Cameron, Francis Dellavecchia, Mike Gray, Kandice Hawes, Bruce Margolin, Todd McCormick, David Nott, Steve Persky, Marsha Rosenbaum, Shoshanna Scholar, Richard Wolfe.
http://www.raiseyourvoice.com/perryfund/

RICK OVERTON es un importante comediante/actor/escritor en Hollywood. Sus créditos cinematográficos incluyen a papeles en Fat Albert, Cloud Nine, Mrs. Doubtfire, Groundhog Day, Blind Fury, Beverly Hills Cop, Airplane II: The Sequel y muchos otros. En la tele él ya tuvo el papel principal en la serie Bill and Ted's Excellent Adventures; Joan of Arcadia, Seinfeld, JAG, The Tonight Show, The Late Show With David Letterman y NYPD Blue son apenas algunas de sus apariciones especiales. Él aparece como él mismo en la película reciente The Aristocrats, así como en los especiales de televisión Comic Remix y The Sunday Comics. Overton ganó un Emmy por su guión durante la temporada de 1995-1996 de Dennis Miller Live. Su página web puede ser encontrada en http://www.rickoverton.net.

DEAN CAMERON tiene la distinción dudosa de ser conocido como “ese chico” de “aquellas películas” – Summer School, Bad Dreams, Rockula, Men At Work, Ski School, Sep With Me, Kicking and Screaming, para nombrar algunos. En la televisión, su trabajo incluye a un papel recurrente en Mr. Sterling, apariciones especiales en Will & Grace, ER, Mad About You, Felicity, Any Day Now y papeles regulares en Fast Times, Spencer y They Came From Outer Space. Cameron es escritor, actor y productor – su comedia de dos personas “The Nigerian Spam Scam Scam” fue un suceso en el festival Edinburgh Fringe y será inaugurada fuera del circuito de Broadway la próxima primavera. Cameron también toca bajo en la banda The Thornbirds. Visite http://dean.mightycheese.com para saber más sobre él.

HISTORIAL SOBRE EL FONDO PERRY:

En 1998, el Congreso promulgó una enmienda a la Ley de Enseñanza Superior [Higher Education Act] que niega préstamos, donaciones y aun prácticas todos los años a decenas de millares de estudiantes en potencial que tienen condenaciones por drogas. Todos estos jóvenes, que ya fueron castigados una vez por sus infracciones, están siendo forzados a pasar más tiempo trabajando para pagar la facultad, reduciendo sus cargas horarias o saliendo completamente. Desde esa vez, una campaña para anular la ley se ha diseminado por millares de campi alrededor del país, ayudada por organizaciones religiosas, de los derechos civiles, de educación, de recuperación del abuso de sustancia y de la reforma de las políticas de drogas. Un proyecto para revocar el dispositivo antidroga de la HEA, el H.R. 1184 (la Ley RISE), fue reintroducida el 09 de Marzo por el Dip. Barney Frank (D-MA) y hasta ahora ha conseguido 69 codefensores. Una resolución que se opone al dispositivo antidroga ha sido adoptada por más de 115 gobiernos estudiantiles en el momento de esta escritura (Octubre de 2005) y más de 250 organizaciones nacionales y estatales han pedido la revocación de la ley.
La Fundación DRCNet (Drug Reform Coordination Network o Red Coordinadora de la Reforma de las Políticas de Drogas), en conjunción con el Students for Sensible Drug Policy (SSDP) y otros amigos de las libertades civiles, han creado el Fondo John W. Perry para ayudar a los estudiantes afectados por la ley a permanecer en la facultad. Pese a que podemos asistir apenas una fracción de los 34.000 estudiantes en potencial que han perdido el auxilio sólo este año, esperamos a través de este programa hacer una declaración poderosa que construirá la oposición a la ley entre el público y en el Congreso, y permitir que millares de jóvenes alrededor del país conozcan la campaña para revocarla y el movimiento en contra de la guerra contra las drogas como un todo.
Por favor, ¡júntese a DRCNet el 07 de Noviembre en Los Ángeles para ayudar a hacer una declaración en tanto que capta recursos para ayudar a los estudiantes afectados por la ley a permanecer en la facultad! Si no puede ir, usted también puede ayudar haciendo una generosa contribución a la Fundación DRCNet para el Fondo John W. Perry. Los cheques deben ser a nombre de la Fundación DRCNet, con “fondo de becas” o “Fondo John W. Perry” escrito en el memorando o carta acompañante, y enviados a: Fundación DRCNet, P.O. Box 18402, Washington, DC 20036. La Fundación DRCNet es una organización sin fines lucrativos 501 (c)(3) y su contribución será deducible del impuesto de renta como dispuesto por la ley. Por favor, infórmenos si podemos incluir su nombre en la lista de contribuidores que acompañará futuros esfuerzos publicitarios.

SOBRE JOHN PERRY

John William Perry era un oficial de la policía de la Ciudad de Nueva York y activista del Partido Libertariano y de la ACLU que hablaba en contra de la “guerra contra las drogas”. Él también era abogado, atleta, actor, lingüista y filántropo. En la mañana del 11 de Septiembre de 2001, John Perry estaba en la One Police Plaza en la baja Manhattan llenando los papeles de jubilación cuando el primer avión atingió el World Trade Center. Sin hesitación él fue a ayudar, perdiendo su vida al rescatar otras. Nosotros decidimos dedicar este programa de becas, que trata de la injusticia de la guerra contra las drogas, a su memoria. Los logros académicos de John Perry son un ejemplo inspirador para los estudiantes: Él era fluyente en varias lenguas, graduado por la Facultad de Derecho de la NYU y procesó casos de improbidad del NYPD para el departamento. Su página web es http://www.johnwperry.com.
Visite http://stopthedrugwar.org para más información sobre la DRCNet. Entre en contacto con el Fondo Perry por el perryfund@raiseyourvoice.com o (202) 362-0030 para solicitar la postulación a una beca, involucrarse en la Campaña de la HEA o con otras preguntas, o visite http://www.raiseyourvoice.com y http://www.ssdp.org en la Internet.

6. Marihuana: En Última Pesquisa de Gallup, 36 Por Ciento Dicen Legalícenla – En el Oeste, Mitad Está Lista

http://espanol.stopthedrugwar.org/cronica/410/gallup.shtml


El apoyo a la legalización de la marihuana está en alza histórica, con 36% de los adultos concordando que deberíamos liberar la hierba, de acuerdo con una pesquisa de Gallup lanzada el Martes. En el Oeste, el apoyo a la legalización de la marihuana es casi una posición mayoritaria, con 47% de los occidentales concordando que la marihuana debería ser legal.
Gallup ha pesquisado periódicamente a los estadounidenses sobre el asunto desde 1969, cuando apenas 12% endosaban la legalización. En 1977, el apoyo llegó a los 28%, de ahí cayó para los veintitantos durante los años oscuros de la era Reagan. El apoyo a la legalización de la marihuana no excedió los niveles de los años 1970 nuevamente hasta el año 2000, cuando 31% la aprobaron. Desde 2000, el apoyo a la legalización ha seguido creciendo.
Mientras tanto, el número de personas que quieren mantener la marihuana ilegal titubea en los 60%. La oposición a la legalización está cayendo lentamente de un alta reciente de 73% hace diez años y un alta histórica de 84% en 1969.
El apoyo a la legalización varía por edad, género, local y persuasión política. Entre los adultos jóvenes (18 a 29), casi mitad (47%) son a favor, pero ese dato cae enormemente con la edad. Entre las personas con 30 a 64 años, sólo 35% favorecen la legalización y entre el grupo más anciano (65 o más) el dato cae para 22%. Los hombres tienden a favorecer la legalización más que las mujeres, con 44% de los hombres con 18 a 49 años estando de acuerdo, comparados con sólo 34% de las mujeres en el mismo grupo de edad. Los números caen con la edad para ambos sexos.
En términos de geografía, el Oeste es la parte más amiga de la marihuana del país, un descubrimiento que Gallup sugestionó que podía estar relacionada con la predominancia de marihuana medicinal legal allí. 47% de los occidentales dijeron legalícenla, comparados con 33% en el Medio Oeste y 34% en el Este. El sentimiento antipitillo es más fuerte en el Sur, donde apenas 29% aprobaron la legalización.
La frecuencia en la misa y el apoyo a la legalización están correlacionados negativamente. Cuando más se va a los servicios semanales de la iglesia, menos probabilidad se tiene de apoyar a la legalización. Sólo 17% de los frecuentadores regulares de la iglesia la apoyan, comparados con los 49% de aquellos que nunca o raramente van a la iglesia.
En términos de afiliación política, los Demócratas tienen más chances de apoyar a la legalización que los Republicanos por una margen sustancial, 37% a 21%. Los independientes tenían más chances que los miembros de cualquiera de esos partidos de apoyar a la legalización, con 44% a favor. Por posición ideológica, una mayoría de liberales declarados (54%) apoyaron a la legalización, 36% de los moderados hicieron lo mismo y sólo 22% de los conservadores.


7. Semanal: Las Historias de Policías Corruptos de Esta Semana

http://espanol.stopthedrugwar.org/cronica/410/estasemana1.shtml

Una semana lenta en la frente de la corrupción policíaca, con más otra agente penitenciaria corrupta llegando a la lista. Ésta es una tan buena oportunidad como las otras de recordar a los lectores que nos informen sobre cualquier trampa del aparato judiciario-legal en sus barrios. Podemos investigarlo todo lo que podamos, pero odiaríamos perder algo, entonces si hay un caso de corrupción policíaca relacionada con las drogas supurando donde usted está, escríbanos. Eso dicho, vamos a ello:

En Elizabeth City, Carolina del Norte, la guardia de la Institución Correccional Pasquotank, Angela Brown, fue arrestado bajo acusaciones de contrabandear drogas para dentro de la prisión, entregar drogas a un preso y tenencia de marihuana con intención de distribuir, anunció el gabinete del sheriff de la comarca el Lunes. El gabinete dijo que Brown fue arrestada como resultado de una pista recibida nueve días antes. Ella está fuera de la cárcel bajo fianza de $25.000 y aguarda una audiencia preliminar.


8. Condenación: Número en Cárcel o Prisión, Bajo Libertad Vigilada o Condicional Se Aproxima de los 7 Millones, 1.8 Millón de Ellos Infractores de la Legislación Antidroga

http://espanol.stopthedrugwar.org/cronica/410/7millones.shtml

El Bureau of Justice Statistics (BJS) del Departamento de Justicia de los EEUU informó el Miércoles que el número de adultos en la cárcel o en la prisión o bajo libertad vigilada o condicional se estaba aproximando de los 7 millones a fines del año pasado, otro récord histórico para la fuerza estadounidense del encarcelamiento. En su informe anual sobre la libertad vigilada y la condicional, el BJS observó que uno en cada 31 adultos estadounidenses, o 3,2% de la población, fue atrapado en las garras del sistema de justicia criminal. Ese número ha aumentado en 1.6 millón de personas desde 1995, descubrió el informe.
El BJS informó que más de 1.4 millón de personas en la prisión y más de 700.000 personas en la cárcel, junto con 765.000 bajo condicional. Pero el número más grande de lejos era para aquellos bajo régimen de libertad vigilada, llegando a más de 4.15 millones.
Los “probationers” son personas que fueron condenadas por un crimen, puestos bajo la supervisión del sistema de justicia criminal en vez de ser presos. Los “parolees” son personas que fueron condenadas por un crimen, cumplieron parte de sus sentencias en la prisión, y han sido puestos en libertad en la comunidad bajo la supervisión del sistema de justicia criminal por el resto de sus sentencias.
Los infractores de la legislación antidrogas forman un grueso significativo. Ellos responden por 26% de las personas bajo libertad vigilada, 38% de las personas bajo condicional, y cerca de un cuarto de todos los presos que están en las prisiones y cárceles estatales y federales. En términos de números reales, eso llega a aproximadamente 1.008.000 infractores de la legislación antidroga bajo régimen de libertad vigilada y 291.000 bajo condicional. Cuando añadidos a las aproximadamente 530.000 personas tras rejas por delitos de drogas el año pasado, un total de más de 1.8 millón de personas están viviendo bajo la supervisión del estado a causa de su uso o venta de drogas actualmente ilícitas.


9. Suprema Corte: Nominado Tiene Antecedentes Mezclados, Pero Predominantemente Malos en Asuntos Relacionados con las Drogas


http://espanol.stopthedrugwar.org/cronica/410/alito.shtml

Según todos los informes, el nominado a la Suprema Corte, el Juez Samuel Alito, es un jurista conservador. Miembro de la Sociedad Federalista, Alito trabajó en el Departamento de Justicia del gobierno Reagan como asistente del Subfiscal de Justicia, de ahí se volvió un Fiscal de la Unión que combate a las drogas en Nueva Yérsey. Desde 1990, él ha estado en el Tribunal de Apelaciones del 3er Circuito de los EEUU.
Diferente de los dos nominados anteriores del Presidente Bush a la Suprema Corte, el nuevo Desembargador Jefe John Roberts y la candidata fracasada Harriet Miers, los años de Alito en la banca han proporcionado registros sobre los cuales se puede evaluar su filosofía judicial. Desde el punto de vista de la reforma de las políticas de drogas, no hay mucho con qué contentarse.
En los asuntos de justicia criminal, Alito se ha quedado consistentemente al lado de la policía y de los fiscales. Quizá el caso más esclarecedor fue el de Doe vs. Groody, en que la policía de Nueva Yérsey en un allanamiento antidroga pasó en revista a la esposa y a la hija de 10 años de un sospechoso por drogas pese a que la orden de búsqueda no especificaba que ellas serían pasadas en revista. La familia procesó a la policía, y el Tribunal del 3er Circuito, dirigido por el actual director de Seguridad Nacional, Michael Chertoff, decidió a favor de la familia. Alito disintió, argumentando que la policía no había violado los derechos de la familia.
Alito también disintió cuando el 3er Circuito decidió que los oficiales del estado habían violado el derecho de los reos a un juicio expedito y cuando sus colegas decidieron que una Corte Distrital de los EEUU estaba autorizada a reducir la sentencia de un convicto según las orientaciones federales de condenación. Nuevamente, el disintió cuando el 3er Circuito sostuvo que un reo debería recibir habeas corpus porque el estado no había probado la intención del reo más allá de la duda razonable.
Alito tampoco ha probado ser amigo de los prisioneros. En un caso en que sus colegas anularon una prohibición contra los prisioneros en las unidades de seguridad máxima de largo plazo de recibir periódicos o revistas, Alito disintió. La prohibición estaba dentro de la autoridad legal de la prisión, escribió él.
Por el otro lado, si Alito hubiese estado sentado en la Suprema Corte cuando escuchó al caso de marihuana medicinal de Raich, podría haber habido un resultado más favorable. En un caso que oponía similarmente los derechos de los estados contra el poder federal según la Cláusula de Comercia (la doctrina usada para declarar la supremacía federal sobre la ley de marihuana medicinal de California), Alito disintió nuevamente, de esta vez de una opinión mayoritaria que sostenía que el Congreso tiene el poder de prohibir las ametralladoras. En su disensión, Alito enfatizó “el sistema de federalismo constitucional”.
Pero aunque Alito sea conservador, él no es un echador de fuego al estilo Scalia, de acuerdo con aquellos que le conocen. “Nino [Scalia] es un conservador radical, dispuesto a poner al mundo patas arriba para lograr una pauta conservadora”, dijo el ex subfiscal de justicia Charles Fried, ahora profesor de derecho en Harvard, a la Associated Press. “Sam es un conservador conservador. Él nunca haría algo que cuando saliera se diría, ‘Uau, ¿de dónde has sacado eso?’”


10. Latinoamérica: Elecciones Bolivianas Reprogramadas

http://espanol.stopthedrugwar.org/cronica/410/bolivia.shtml

Las elecciones de 04 de Diciembre que pueden poner un líder cocalero izquierdista en la presidencia boliviana ocurrirán ahora el 18 de Diciembre. Durante algunos días esta semana, parecía que no ocurriría nunca, mientras el Congreso Boliviano no lograba actuar en una orden del tribunal constitucional de redistritar los asientos del Congreso. Pero con el favorito Evo Morales, el líder cocaleiro hecho presidente del partido Movimiento al Socialismo (MAS), reclamando de una conspiración para frustrar la elección y los rumores crecientes de descontento político y social, el Presidente interino Eduardo Rodríguez resolvió el Martes por la noche el conflicto por decreto, programando las elecciones para dos semanas después de su fecha original.
“Es extremadamente difícil llegar a un acuerdo que satisfaga a todas las regiones”, dijo Rodríguez en un discurso televisado el Martes por la noche, “pero la democracia boliviana está en peligro si no realizamos las elecciones”.
La crisis electoral emergente llegó a su punto culminante el Viernes por la noche, cuando el Tribunal Electoral Nacional suspendió las elecciones de 04 de Diciembre, diciendo que el Congreso no le había entregado un nuevo plan de distritos. El Martes, Morales estaba diciendo a la prensa extranjera que los políticos neoliberales, los empresarios y “una embajada” estaban intentando frustrar la elección porque el MAS estaba liderando en las pesquisas.
Pero el Presidente Rodríguez, que había amenazado anteriormente dimitir en Enero si las elecciones fuesen realizadas o no, precipitando así un vacuo de poder en potencial, actuó unilateralmente el Martes para terminar la crisis. Rodríguez llegó a la presidencia en Junio, después que protestas masivas forzaron la renuncia del Presidente Carlos Mesa en Junio. Mesa había sucedido a Gonzalo Sánchez de Lozada, que fue él mismo echado del cargo en protestas sangrientas.
Aunque la condición de los cocaleros bolivianos no haya sido un asunto importante en los disturbios recientes, sigue supurando en los bastidores. Bolivia es el tercer productor más grande de coca del mundo, detrás de Colombia y Perú, con la producción creciendo 17% el año pasado, de acuerdo con las Naciones Unidas. Alguna producción de coca es legal en Bolivia, pero bajo la presión pesada del gobierno de los EEUU, sucesivos gobiernos bolivianos han intentando limitar la producción legal y eliminar el excedente de coca. Ahora, ellos pueden tener un cocalero en la presidencia por sus esfuerzos.


11. Australia: En Medio de Onda de Locura del Pitillo, Gobierno Pide Leyes Más Duras de Marihuana

http://espanol.stopthedrugwar.org/cronica/410/johnhoward.shtml

El gobierno australiano del Primer Ministro John Howard, azuzado por la prensa tabloide del país, está presionando a los gobiernos estatales a retractar las leyes de despenalización de la marihuana adoptadas en los últimos doce años. El Territorio de la Capital Australiana abrió paso al mudarse para multas para la tenencia de marihuana, seguido por el Territorio Norteño en 1996. Victoria y Australia Occidental presentó un sistema de advertencias para los pequeños infractores en 1998 y después cambió para la despenalización total el año pasado.
Pero el gobierno federal de Howard ha seguido recalcitrante en vista de los pedidos de reforma y ahora está liderando a sus aliados en una ofensiva total designada para hacer marchas las leyes de sobre la marihuana bravamente hacia atrás rumbo al siglo pasado. Aprovechándose de un informe reciente que relaciona el uso de metanfetamina – no marihuana – con los problemas de salud mental y otro informe crítico del sistema de salud mental, así como los miedos populares, atizados por la prensa, de que la marihuana esté relacionada con la locura, los oficiales del gobierno, los guerreros antidrogas y los expertos simpáticos están sonando el alarma.
Aun a pesar de que las estadísticas australianas muestran que el número de fumantes jóvenes de marihuana esté creciendo relativamente despacio, el país precisa ser vigilante, dijo el gerente de información del Centro Nacional de Pesquisa de Drogas y Alcohol, Paul Dillon, al periódico The Australian en el fin de semana. Aunque el uso entre adolescentes no esté aumentando mucho, la gente la estaba usando más a menudo, fumando partes más fuertes de la planta y haciéndolo de una forma más arriesgada, debatió él. “Reúnanse estos factores y lo que se tiene es una verdadera bomba en términos de lo que esto puede hacer con algunos jóvenes”, dijo él.
El secretario parlamentar de salud, Christopher Pyne, que está a cargo de las políticas federales de drogas, atacó prontamente las leyes flojas sobre la marihuana en los estados. “Todos necesitan endurecer sus leyes enormemente”, dijo él, especialmente respecto del cultivo y del uso personal.
“Me preocupa que las penas en el nivel estatal para uso y cultivo privado son muy carentes en seriedad”, reclamó él. “Los estados deben reconocer su papel en enviar el mensaje correcto”.
No son sólo los gobiernos estatales que deben ser culpados, los padres también, de acuerdo con el gobierno Howard. También el fin de semana pasado, se informó que el Primer Ministro Howard dijo a un encuentro de los parlamentarios amigables en Canberra que la conducta permisiva de la generación más vieja hacia la marihuana fue uno de los principales motivos por los problemas de salud mental de Australia. Esas conductas “informaron el comportamiento de los jóvenes hoy día, que ven a sus padres fumando cannabis y no pueden ver nada equivocado con seguir su ejemplo”, dijo un Miembro del Parlamento presente en la reunión a The Australian.
Periódicos como The Australian están haciendo lo mejor que pueden para incitar al gobierno. En un artículo intitulado "Psychosis Link to Soft Drug Laws” [El Enlace de la Psicosis con las Leyes Sobre las Drogas Blandas], el periódico consultó a Ian Hickie, coautor del informe sobre los problemas en el sistema de salud mental, sobre la amenaza de la locura causada por la marihuana. El cannabis no debería ser pensado como una inofensiva “droga de fiesta”, dijo él. “El cannabis sería el mejor ejemplo de algo que no se supone ser, por los padres y los propios adolescentes, particularmente nocivo”, dijo Hickie. “A menudo, es retratado como similar al alcohol. Desde una perspectiva de salud pública, eso parece ser equivocado, y necesitamos examinar, por lo tanto, las estrategias públicas y educacionales que estipulan información más precisa”.
El cannabis no debería ser despenalizado, dijo Hickie al Australian. Lo mismo vale para la marihuana medicinal, porque envía el mensaje equivocado, añadió él.
The Australian también señaló a la pesquisa del psicólogo forense de Australia Meridional, Craig Raeside, que evaluó a 2.000 personas que se enfrentan a acusaciones criminales entre 2001 y 2005. Él descubrió que 75% usaron marihuana y que 60% de aquellos tenían enfermedad mental. Pero esta pesquisa no ha sido publicada o revisada por sus pares, de acuerdo con lo que puede decir DRCNet.
The Australian estaba haciendo de las suyas nuevamente el Lunes, con un artículo llamado "Stamp Out Dope to Tackle Psicosis” [Eliminar la Droga para Hacer Frente a la Psicosis], que informaba que “la estrategia en boga de la ‘minimización del daño’ no está funcionando”. Citaba al magistrado de Adelaida, Craig Thompson, que hizo eco del pedido para retractar la despenalización y aconsejaba a los gobiernos que practiquen la “rehabilitación coercitiva” con base en la abstinencia para los usuarios de drogas.
Pero ni todos estaban creyendo en lo que The Australian estaba diciendo. El Premier de Australia Occidental, Geoff Gallop, y el Ministro de la Salud, Jim McGinty, han defendido a la despenalización, diciendo que había funcionado bien. Ellos también han debatido que no hay pruebas de que las penas más duras reducen el uso, una posición respaldada por el Dr. Simon Lenton del Instituto Nacional de Pesquisa de las Drogas. Él dijo al periódico que no había pruebas de la relación entre la severidad de las penas y los niveles de uso de marihuana. “Los estudios que han sido hechos comparando los índices de uso en distintos lugares no declaran que los índices son afectados por los cambios en la legislación”, dijo Lenton.


12. Búsqueda en la Red: Conferencia Sobre Drogas de la Ciudad de Hartford, Norm Stamper

http://espanol.stopthedrugwar.org/cronica/410/busquedared.shtml

Grabación de la conferencia sobre drogas de Hartford, en la Drug Truth Network

Entrevista de In These Times con Norm Stamper, por Silja Talvi.

Columna en el Evergreen Monthly de Seattle sobre Stamper, "Clear and Present Chutzpah”, también por Talvi.



13. Semanal: Esta Semana en la Historia

http://espanol.stopthedrugwar.org/cronica/410/estasemana2.shtml

04 de Noviembre de 1998: Los votant

agrega un comentario