Julio López
está desaparecido
hace 5556 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

DOCUMENTO Q SE VA A LEER PARA EL 24 DE MARZO
Por MEMORIA VERDAD Y JUSTICIA - Wednesday, Mar. 22, 2006 at 11:08 PM

24 de marzo de 2005
Como lo venimos haciendo cada 24 de marzo, marchamos hoy a esta histórica Plaza de Mayo para repudiar una vez más el siniestro golpe de Estado de 1976; para mantener vivo el recuerdo de nuestros 30.000 detenidos desaparecidos, el dolor de tantos compatriotas asesinados, encarcelados, torturados, perseguidos y condenados al exilio; y la memoria de la resistencia y la lucha en las difíciles condiciones de la dictadura. Marchamos para exigir el castigo de los responsables y ejecutores del genocidio; para denunciar la impunidad y las nuevas formas de represión y para seguir luchando por los ideales por los que dieron su vida nuestros compañeros: una Argentina sin opresión y sin explotación.
La dictadura tuvo como objetivo imponer un proyecto de país; para lograrlo recurrió al genocidio con el fin de destruir las organizaciones populares, exterminando a los luchadores y sometiendo por el terror al pueblo argentino.
Las clases dominantes siguieron imponiendo sus políticas durante los gobiernos constitucionales de Alfonsín, Menem, De la Rúa y Duhalde.
Partiendo de asegurar la impunidad de los asesinos de la dictadura, el genocidio del terrorismo de estado se continuo con el genocidio económico y social.
Durante estos años, los países imperialistas, los terratenientes y los grandes grupos económico-financieros nacionales y extranjeros fueron los beneficiarios de estas políticas, que profundizan la crisis estructural de la Argentina y agigantaron la desigualdad entre los pocos que acumulan enormes riquezas y los millones que no alcanzan siquiera a percibir un ingreso mínimo que les garantice la subsistencia.
Fueron entregadas nuestras empresas estratégicas de agua, energía, petróleo, línea a aérea de bandera, ferrocarriles, gas; fueron cerradas miles de fábricas y se afirmó la patria financiera; se fundieron miles de pequeños y medianos productores de la ciudad y del campo mientras crecían los viejos y nuevos terratenientes, nacionales y extranjeros. En estos años vimos surgir la dolorosa Argentina de los hambreados, la de los millones de desocupados y los obreros flexibilizados y con salarios por debajo del nivel de pobreza. La Argentina de la salud y la educación colapsadas. La de la corrupción por arriba y el hambre y el desamparo por abajo.
La Argentina de la impunidad, donde los sucesivos gobiernos ampararon a los responsables y ejecutores de los crímenes de la dictadura. Impunidad que engendró nuevas impunidades: la del atentado a la AMIA y la explosión de Río Tercero, con participación directa del aparato del Estado; la de los crímenes del gatillo fácil; la de los represores y asesinos de manifestantes y luchadores populares; de la corrupción y sus víctimas. Y vimos nacer también la Argentina de la “inseguridad”, en la que cada vez es más evidente que las llamadas “fuerzas de seguridad” están involucradas en la mayor parte de los llamados “ilícitos”.
Pero a la vez creció la otra argentina; la de la resistencia popular a todas estas políticas, que potenció organizaciones ya existentes y vio nacer otras nuevas para oponerse a la renovada realidad de impunidad, hambre, explotación, desocupación, y entrega. En cuanto a la impunidad de los genocidas, el pueblo y sus organizaciones, con el aporte fundamental de los organismos de DDHH, sostuvieron el reclamo de juicio y castigo a los genocidas como una exigencia permanente.
La lucha popular tuvo un punto de inflexión en las heroicas jornadas del 19 y 20 de diciembre de 2001. La oleada de piquetes, puebladas y paros que se venían sucediendo desbordó en esas jornadas en las que el pueblo se volcó a la calle porque no estaba dispuesto a soportar otro estado de sitio, ni a seguir en el mismo estado de opresión.
La rebelión de diciembre de 2001 sacudió la Argentina hasta sus cimientos y abrió una nueva etapa. Fue un esfuerzo gigantesco de miles de jóvenes, mujeres y hombres del pueblo. 34 entregaron su vida en estas jornadas y otros 6 murieron luego a causa de las heridas recibidas. La consigna “que se vayan todos” expresó a los millones que cuestionaron las instituciones del régimen.

¿Cuál es la situación a dos años del gobierno de Kirchner?
A casi dos años de gobierno de Kirchner, no se ha tomado ninguna medida para cambiar de fondo la situación de la Argentina, para que deje de ser un país oprimido por las potencias imperialistas, con millones de habitantes viviendo en las peores condiciones y sin poder acceder a los derechos básicos: trabajo, vivienda, educación, salud.
A pesar de su discurso, el genocidio de ayer se continúa hoy en el hambre y la desocupación, en la impunidad y la represión, y el gobierno de Kirchner no solo no ha atacado sus causas sino que éstas se profundizan día a día.
En relación con la impunidad de los genocidas, con nuestra lucha inclaudicable por justicia logramos la anulación de las leyes de Punto Final y Obediencia Debida, que se reabran causas contra los genocidas en todo el país y conseguimos la detención y el procesamiento de alrededor de 150 asesinos.
Sin embargo, la gran mayoría disfrutan de prisión domiciliaria o están detenidos en unidades de las fuerzas armadas gozando de privilegios inaceptables. Y cientos aun no han sido ni rozados por la justicia.

Por eso, hoy como ayer, exigimos cárcel efectiva, común y perpetua para los genocidas!

La mayoría de los jueces se niega a procesar a los represores como partícipes del terrorismo de estado y el genocidio, imputándoles únicamente delitos puntuales y negándose a responsabilizarlos de todas y cada una de las atrocidades que se cometieron mientras revistaban en los campos de concentración. Aun teniendo a la vista las listas de quienes integraban el personal de cada centro de exterminio y las de los detenidos-desaparecidos que pasaron por ellos, los jueces exigen que probemos cuándo, cómo y a quién secuestró, torturó, violó y asesinó cada uno. Así, miles de torturadores quedarán en libertad, como acaba de pasar con “Jeringa” Barrionuevo, encargado en la ESMA de inyectar Pentotal a los compañeros que iban a ser arrojados al mar, a quien procesaron solo por delitos excarcelables.


A esto se suman la reciente liberación de Massera, las resoluciones de la Cámara de Casación y de la Cámara Federal de San Martín, integradas por jueces que defienden abiertamente a los genocidas. La primera puede llevar al cierre de todos los juicios en marcha y la segunda declaró válidas las leyes de impunidad, anuló la inconstitucionalidad del indulto de Riveros, liberó a los cinco represores que estaban detenidos y paralizó la Causa de Campo de Mayo.


Y la parcialmente renovada Corte Suprema sigue sin pronunciarse respecto de la indudable validez de la ley que anuló el Punto Final y la Obediencia Debida.

Por eso, hoy como ayer, decimos: Basta de jueces cómplices, exigimos la anulación de los indultos a los genocidas.

Uno de los efectos más perversos del genocidio, que sigue evidenciando su continuidad y la construcción de impunidad para encubrir a los genocidas y sus cómplices es la situación que viven hoy en día los más de 500 hijos de nuestros compañeros desaparecidos, que fueron secuestrados junto a sus madres o nacieron en cautiverio, fueron apropiados, no conocen aún su verdadera identidad y permanecen secuestrados por apropiadores militares, policiales o civiles. Exigimos al Gobierno que encuentre a esos jóvenes y que les restituya su verdadera identidad. Exigimos el juicio y castigo a los apropiadores. Porque mientras haya una identidad cambiada, se pone en duda la identidad de un pueblo.
Es por ello que, hoy como ayer, decimos: Restitución de la identidad a los más de 500 jóvenes apropiados.





Por todo lo anterior sostenemos que se corre el riesgo de que se aborten los avances que hemos logrado con tanta lucha, y que el genocidio de ayer siga impune.

Y hoy como ayer, decimos: No olvidamos, no perdonamos, no nos reconciliamos!!!


La crisis económica que aún subsiste, aunada a la profundización de la injusta distribución de la riqueza ha mantenido y aún agravado la crisis social. Se ha profundizado la entrega al FMI, el pago de la deuda externa, se convalidaron las privatizaciones, se avanzó en la devaluación del salario y la liquidación de las conquistas obreras, la desocupación masiva, la miseria que abarca a más de la mitad de la población, la destrucción de la salud y la educación pública.

El gobierno presenta como un gran éxito de su gestión la salida del default y la reducción en el canje de la deuda, y oculta que con el pago está legitimando una deuda ilegítima y fraudulenta. El “éxito” de la quita que celebra el gobierno oculta que hipoteca en el pago los próximos 30 años de crecimiento del país. Que el superávit que destina a “cumplir” con los usureros internacionales es un robo al pueblo trabajador y es mayor que los presupuestos de salud, educación, vivienda y agua sumados, con que atiende las necesidades de millones de argentinos. Además está pagando el cien por ciento al FMI Banco Mundial y BID.
El pago de la deuda externa tiene como contrapartida directa el hambre de millones de trabajadores, la caída del salario real y el congelamiento de los planes sociales, la destrucción de la salud y la educación populares. Para su pago requirieron los superpoderes; para su pago proyectan la eliminación progresiva de los planes Jefas y Jefes de Hogar.

Las grandes fortunas siguen evadiendo el pago de los impuestos, como lo demuestra que la mitad de los trabajadores están en negro, privados de sus derechos laborales. Hoy como nunca es cierta la afirmación de que estamos pagando la deuda externa con el hambre y la miseria del pueblo trabajador y explotado. Mientras tanto aumenta escandalosamente el costo de la canasta familiar.
Se sigue permitiendo que las empresas petroleras saqueen nuestros recursos energéticos no renovables; no se han afectado los intereses de las privatizadas, con las que se están acordando nuevos aumentos de tarifas, y en los últimos días avanzó la entrega de nuestras líneas aéreas de bandera .
La mayoría de las empresas recuperadas por sus trabajadores, que heroicamente las mantienen abiertas y en producción cuando sus patrones huyeron o quebraron, no reciben la asistencia prometida, por el contrario el gobierno desarrolla hacia ellos una política que tiende a liquidar estas conquistas e impedir que los trabajadores tomen en sus manos las empresas vaciadas.
Los cambios en la Corte Suprema, que fueron presentados como una conquista democrática, se han revelado como un simple cambio de guardia en apoyo del nuevo gobierno. Ya han votado a favor de los banqueros, en contra de los ahorristas.

La impunidad en la masacre en la AMIA fue completada por el gobierno de Kirchner en un juicio fraudulento manteniendo cerrados los archivos secretos del estado y negando su entrega a una Comisión Independiente. Ahora el estado argentino busca la manera de no ser culpabilizado ni por denegación de justicia ni por su participación en este acto terrorista

Con la excusa de combatir la inseguridad, lejos de atacar a las mafias de políticos, policías y jueces que amparan el delito, basándose en Blumberg y la derecha recalcitrante, desarrolla una política “de leyes de mano dura”, que solo sirven para fortalecer el aparato represivo avanzando contra las libertades públicas. La aprobación de un Código Contravencional represivo en la Ciudad de Buenos Aires se enmarca en esta política.

Ante la masacre de Cromañón las respuestas del gobierno de Ibarra, con el apoyo de Kirchner, lejos de hacerse cargo como principal responsable político, son lanzar la maniobra artera del plebiscito para quedarse y garantizarse la impunidad, y nombrar a Juanjo Alvarez - Responsable político de los asesinatos del Puente Pueyrredon- como nuevo secretario de seguridad.
Sumando a eso el escándalo de Southern Winds y el narcolavado, todo demuestra que la podredumbre de la corrupción estalla por todos lados.
El gobierno publicitó grandes progresos en la política de derechos humanos que no son tales.
En primer lugar, durante el gobierno de Kirchner hay más presos políticos que en todos los gobiernos constitucionales anteriores.
Se profundiza la criminalización de la protesta social y aumenta día a día el número de procesados por luchar. Contradiciendo sus promesas, el gobierno obstaculizó la sanción de la amnistía/ desprocesamiento de los luchadores populares; ya fueron condenados Marina Schifrin y Marcelo Albarracín.
También durante este período se produjeron los siguientes hechos:
Los asesinatos de Ibáñez y Cuellar en Libertador Gral. San Martín, Jujuy a fines de 2003.


La detención, cárcel y tortura a trabajadores y desocupados, incluidos mujeres y niños en Caleta Olivia.


El desalojo violento de la planta de Gatic en Pigüé.


La ocupación policial y amenazas a los trabajadores de Artes Gráficas Rioplatense (empresa del Grupo Clarín) de Capital.


La represión a los trabajadores de Firestone.







La persecución y proscripción a los ferroviarios de la Seccional Gran Buenos Aires Oeste y otras por la burocracia de Pedraza.


La represión en Salta por la lucha contra el tarifazo del Agua.
La represión y encarcelamiento en los hechos de la Legislatura.


La represión violenta de la manifestación del 31 de agosto en Plaza de Mayo.


La represión en La Rioja por el cierre del sanatorio ADOS


El desalojo violento de las familias de Villa Inflamable de la toma de Avellaneda.


La tortura de los jóvenes en las cárceles y comisarías, que llegan a provocar la muerte, y que son parte del exterminio que sufren día a día nuestros jóvenes, especialmente los más pobres.


El desalojo de estudiantes secundarios y la represión a los que manifestaban por la reapertura del comedor universitario en La Plata.
La persistente persecución a los pueblos originarios, como la reciente y salvaje represión en Formosa, Chaco y Jujuy por la defensa de su derecho a la tierra.
La violenta represión policial a los trabajadores de Coto.

Las amenazas y las campañas de desprestigio a delegados del subte y otros dirigentes obreros.

Las amenazas de desalojo, constantes provocaciones y ataques a los ceramistas de Zanon, amenazas de muerte a sus dirigentes, secuestros y heridas de sus esposas, ataques de vivienda de trabajadores.

Las amenazas y ataques que están recibiendo sectores destacados de la clase obrera no son casuales, buscan disciplinar a los luchadores en momentos en que sectores importantes de la clase trabajadora, cuyo disciplinamiento fue principal objetivo del terrorismo de estado, empiezan a mostrar nuevamente su capacidad de lucha.

La impunidad de los autores materiales y políticos de los asesinatos de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán. De la represión de los días 19 y 20 de diciembre de 2001. De los más de 1500 casos de gatillo fácil. De la bomba de Plaza de Mayo.
La impunidad de la muerte de los 14 obreros de Río Turbio, victimas como cientos de trabajadores de inhumanas condiciones de trabajo y seguridad laboral.

Por otra parte, por pedido de Bush, el Senado ya ha aprobado un paquete de dos leyes antiterroristas, enviadas por el gobierno, que incluye la ratificación de los convenios contra el terrorismo de la OEA y que impulsa el recorte de todos los derechos democráticos en nuestro país.
Las luchas obreras y populares
Durante todo este tiempo vemos crecer nuevamente las luchas populares. En primer lugar la lucha de los trabajadores ocupados, por aumentos de salarios, por recuperar las condiciones de seguridad en el trabajo, que la desinversión empresaria y la flexibilidad laboral han deteriorado gravemente. Por defender sus fuente de trabajo y lograr un encuadramiento laboral acorde a las tareas que realizan. Por recuperar sus cuerpos de delegados, comisiones internas y sindicatos, echando a la traidora burocracia sindical.
La heroica y triunfante lucha en subterráneos, los telefónicos, los obreros de la alimentación y la carne pugnando por recuperar su sindicato, los ferroviarios, la de los trabajadores de la salud, de los mineros de Río Turbio, de los trabajadores de Taym, Coto. Y en estos días los trabajadores aeronáuticos contra la privatización y la entrega, los docentes por demandas salariales en siete provincias, y los trabajadores de Crónica contra el cierre de la empresa y la defensa de su fuente de trabajo.
La lucha de los desocupados contra el recorte de planes sociales y por aumento de salario. La de los estudiantes y la de los productores agrarios. La contundente respuesta de los trabajadores neuquinos para repudiar las amenazas y agresiones. La lucha de todos por la libertad de los presos políticos, la amnistía o desprocesamiento de los luchadores populares, contra la criminalización de la protesta social.
Miles de jóvenes y sus familias marchan por la masacre de Cromañón, poniendo en el banquillo de los acusados a los principales responsables políticos y materiales: Aníbal Ibarra y Omar Chabán. Familiares, amigos, jóvenes y el pueblo solidario volvieron a ganar la calle. Jóvenes en quienes el dolor y la bronca abrieron un proceso de toma de conciencia sobre una política y un Estado que les roba el futuro y los condena a la desocupación o la superexplotación, la droga, la prostitución, o los hace objeto de “negocios” donde otros amasan ganancias a costa de su salud y de su vida.
Decimos cárcel a los responsables políticos y materiales de la masacre de Cromañón.
Recorre también América Latina una tempestad de luchas, puebladas y rebeliones que derriban gobiernos como en Bolivia, Paraguay, Ecuador y derrotan golpes de estado pro-imperialistas como en Venezuela. Los viejos partidos del régimen oligárquico imperialista se derrumban. Crece la solidaridad con Cuba y Venezuela asediadas por el imperialismo yanqui y avanza el reclamo de unidad y lucha de los pueblos de AL.
El imperialismo yanqui, que desató junto a sus socios una guerra genocida contra Irak, está empantanado por la heroica resistencia del pueblo irakí. Todos los pueblos del mundo hemos manifestado no a la agresión imperialista a Irak y nos oponemos a los planes de invasión al hermano pueblo de Irán, a los pueblos de Medio Oriente y Corea del Norte.
Exigimos que el gobierno argentino, respetando el derecho de autodeterminación de los pueblos, retire inmediata y totalmente las tropas argentinas estacionadas en Haitì y no mantenga cooperación militar alguna con los yanquis.
Decimos no al Plan Colombia y no a la militarización en América Latina.
Por todo esto repudiamos desde esta Plaza la reciente visita a nuestro país del Secretario de Defensa de EEUU, Donald Rumsfeld. Desde esta tribuna nos oponemos fervientemente a cualquier maniobra conjunta de tropas de nuestro país con las del gendarme imperialista y rechazamos consecuentemente todo pedido de inmunidad. Desde esta tribuna manifestamos nuestra determinación de participar, a mediados de noviembre de este año, de la multitudinaria movilización de repudio que se prepara en Mar del Plata, para rechazar a ese asesino de los pueblos, el presidente norteamericano George Bush.
Por nuestros 30.000 detenidos desaparecidos
Todos los que hoy estamos en esta Plaza tenemos claro que nuestra lucha para terminar con la impunidad de los genocidas de la dictadura continúa: seguiremos exigiendo, trabajando, denunciando y luchando sin claudicaciones hasta ver a todos y cada uno de los asesinos detrás de las rejas. Pero sabemos que esa lucha no se agota allí: sabemos que nuestra lucha incluye también terminar con la impunidad de los genocidas de hoy: los que matan de hambre, de miseria, de frío, de desocupación.
Somos parte de un pueblo que lucha hace muchos años por un país donde sean posibles el pan, el trabajo, la tierra, la salud, la educación, la vivienda, una niñez y una vejez protegidas, una juventud con futuro, justicia y plena vigencia de los derechos humanos.
Por esa Argentina dieron su vida nuestros 30.000 detenidos desaparecidos. Por esa Argentina nos comprometemos impulsando la más amplia unidad de nuestro pueblo, a seguir dando nuestro Presente en la lucha hasta conseguir el país que soñaron y soñaron se haga realidad, una Argentina liberada de la opresión imperialista y de la explotación.
Por eso, sorteando todos los embates estuvimos, estamos y estaremos cada 24 de marzo en esta Plaza. Por la Memoria, la Verdad y la Justicia.

30.000 compañeros detenidos desaparecidos Presentes!!!!!!

agrega un comentario


el año pasado
Por ce moi - Thursday, Mar. 23, 2006 at 12:31 AM

che, kirchnerista rebolú, este es el documento que leímos el año pasado.Tontón.

agrega un comentario