Julio López
está desaparecido
hace 6480 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

En Esquel no hay querella que valga: No es No
Por Hernán Scandizzo ((i)) - Monday, Nov. 06, 2006 at 3:12 PM
herscan@yahoo.com.ar

Esquel ha vuelto a hacer esa ciudad tranquila, en la que parece que nunca va a pasar nada. Nada que convulsione a su población, claro. Una ciudad tranquila, sí, pero tampoco el idilio. Una ciudad con las mismas contradicciones que atraviesan al país, los mismos problemas sociales, las mismas desigualdades y necesidades, pero rodeada de cerros forestados con pinos exóticos y un clima riguroso y cambiante, que saluda con aguanieve al visitante en noviembre. Una ciudad que hoy crece vertiginosamente, construcciones por doquier.

Minera El Desquite – subsidiaria de la canadiense Median Gold - y se mantuvo en las calles hasta entrado el 2003. La oposición nunca mermó, pero con el correr de los meses el pueblo volvió a su paz aparente y en medio de esa quietud la empresa minera inició una querella contra 6 vecinos, les imputa haber dado a conocer las estrategias que ésta había diseñado para torcer la voluntad popular.

La tarde era fría y lluviosa, en el local de la Asamblea de Vecinos Autoconvocados de Esquel estaban Silvia Pérez (SP), Chuni Botto (ChB) y Edgardo Gómez (EG) y Pablo Quintana (PQ) – uno de los querellados por la minera – para hablar de esta ofensiva judicial de Minera El Desquite y de la salud del No a la Mina.


- Ustedes denuncian que se ha judicializado la lucha contra la minería.

PQ: Los vecinos sostenemos que se ha judicializado la lucha social, hay una serie de hechos que se vienen dando desde que la minera se ha querido instalar acá. Este es un capítulo más en el marco de una situación muy particular que se ha dado ahora, puesto que están los ánimos un poco más calmados. No porque no esté la sombra de la minera sino porque algunas instancias se han ido modificando, como es esta medida [la Ley 5.504] que ha tomado el gobierno de impedir la explotación y explotación de los yacimientos mineros en la zona cordillerana.

-¿Cuál es el motivo de la querella?

PQ: Es una querella contra cuatro vecinos y dos periodistas por haber difundido lo que presuntamente era una reunión de la empresa. Lo que se dice en esos audios, que fue lo que se difundió a través de la Asamblea, son estrategias: ver cómo utilizaban a los propios empleados para involucrarse en la comunidad, ver cómo se introducían en las juntas vecinales, ver cómo se podían poner en contacto con funcionarios de turno. Muchas cuestiones que se fueron plasmando en realidad. De hecho ese audio es de mucho tiempo atrás [setiembre u octubre de 2003] y eso tomó estado público un año después [marzo de 2005]. Muchas de las cosas que dicen los directivos de la empresa ya se habían ejecutado, por ejemplo, cartas de lectores que las mujeres de los trabajadores de la mina habían enviado a los diarios. Varias cuestiones que evidentemente saltaban a la luz y se confirmaban con esos audios.

- Los audios de esa reunión se dieron a conocer en marzo de 2005. ¿Por qué creen que los querellan en este momento?

EG: Esquel comenzó siendo un problema local, era el Cordón Esquel, era la gente de Esquel, que se oponía a la explotación minera a cielo abierto con cianuro, al saqueo, a todas esas cuestiones que fueron las motivaciones de lucha. Pero el ‘Efecto Esquel’ se fue expandiendo, ya no es Esquel: es Esquel, es Río Negro, es Mendoza, es La Rioja, es Santa Cruz, etc., etc., etc. El problema ya no es de Minera El Desquite, Meridian Gold y Esquel sino que son todas las empresas mineras que quieren explotar nuestra cordillera que ven que el ‘Efecto Esquel’ está siendo demasiado grande. Entonces me parece que la idea de ellos es “empecemos por donde empezó la cuestión”, que es Esquel – valga la redundancia. “Si nosotros logramos doblegar la voluntad de los esquelenses, indudablemente los demás van a tomar también esto como ejemplo. Si pudieron con Esquel van a poder con todos los demás que están luchando por la misma motivación.”

PQ: Creo que tiene que ver con esto de que “lo de Esquel nunca se paró”. De hecho las movilizaciones que se hacen mes a mes, todos los días 4, marcan un poco que la conciencia en la comunidad de Esquel sigue tan intacta como antes. Esto que dice Edgardo es muy real, de alguna manera tienen que desarticular un motorcito como es el de Esquel, que ha trascendido obviamente las fronteras y de alguna manera esto que te decía que por tres años la minera está inactiva – presuntamente inactiva - les da el plafón para generar este tipo de estrategias: la judicialización contra los vecinos. Porque creo que esto es una cuestión más intimidatoria que otro cosa, porque lo que pretende [Minera El Desquite] es apagar un foco de incendio que comenzó a gestarse acá.

En esta cuestión, está más vivo que nunca la intención que la minera tiene sobre el Cordón Esquel.

- Pero es como intentar apagar un incendio con nafta.

SP: Ellos durante todos estos años están gastando cientos de miles de pesos en pagarle a una empresa consultora que contrataron en Estados Unidos [Bussines for Social Responsability] para que estudie por qué Esquel dijo que No; están pagando cientos de miles de pesos a otra consultora, argentina, Braga Menéndez, para planear una estrategia de cómo dar vuelta la comunidad de Esquel; ¡y no alcanzaron a ver que el 81% de la gente por el No a la Mina está intacto! Está en su casa luchando de diferentes formas, pero está intacto, cuando tenga que salir a la calle - como en este momento que pretenden judicializar la protesta - estamos y están. La gente se enardece y sale a la calle. Entonces, ¿cómo puede ser que gastan cientos de miles de pesos y no alcanzan a ver que la gente sigue diciendo que No?

EG: Ellos aprovecharon la presunta comisión de un delito que pueden llevar a Buenos Aires. Me parece que esa es un poco la intención de ellos, ver si en otro lado pueden tener éxito. Es como sacar el problema del centro de la tensión y llevarlo afuera. Ahora tenemos que ir a Buenos Ares, vaya a saber si un día no tendremos que ir a Canadá...

Lo que no saben es que esto no va a hacer mella, lo hemos recibido como una interferencia más en la problemática que la vamos a responder como hemos respondido todas las acciones de la empresa.

PQ: Había poca participación de la gente porque uno sentía como que el enemigo no avanzaba y estaba ahí, a la expectativa, ese era el único motivo por el cual la gente quizá no participaba en la forma como lo ha hecho siempre. Y esto dio la pauta de que la gente está al pie del cañón.

Pero además esto ha generado también diversos tipos de adhesiones, a tal punto que el intendente Rafael Williams, que no es un hombre que precisamente esté caracterizado por el No a la Mina, catalogó [la querella] con términos que son contundentes tratándose de un dirigente político. Dijo que esto era “una exageración” y lo tildó de “una actitud vengativa” por parte de la empresa minera.

- ¿El resto de la clase dirigente – local y provincial – se pronunció en contra de esta querella como el intendente de Esquel?

ChB: No. No han dicho nada. Incluso dos periódicos dijeron que no lo iban a publicar.

- ¿En la prensa local esta situación no ha tenido difusión?

PQ: Si lo difundió el diario El Chubut, Jornada, Páginas del Sur y El Diario de Madryn, pero hicieron referencia puntualmente al hecho sin más. Según trascendidos la adhesión del rector [de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco] Jorge Gil, que es una posición política muy importante en respaldo a la comunidad, no habría querido ser publicada por algunos de los diarios provinciales. Como que quieren desligarse ya de este tema, no le quieren dar demasiada trascendencia.

- La posición de la prensa de Esquel ante las movilización del No a la Mina es conocida, muchos de los medios – tal vez la mayoría – se alinearon con la empresa.

PQ: Sí, a esta altura del partido no nos sorprende absolutamente nada. En realidad esto habla de la pobreza periodística. Sin ir más lejos, lo que surgió con el tema de los audios en su momento, desde el punto de vista periodístico era una cosa riquísima, había una fuente que te estaba otorgando un material contundente, con una información que era de interés de la comunidad y además un tema que envuelve a todos los ciudadanos. Sin embargo casi ningún medio se quiso hacer eco, en realidad, se hicieron eco Radio Nacional, FM Station y algunos medios de Bariloche. Y fijate las intencionalidades, los únicos querellados como periodistas en el marco de esa problemática somos Andrés Campos y yo, que trabajamos en FM Station.

SP: La mayoría de los medios de comunicación en Esquel responden al poder, tanto político como económico, de turno. Vamos a recordar que una señora que trabajaba en la radio FM del Sur [Susana Asaf] pasó los audios durante todo su programa y nunca más pudo entrar a la radio.

- Al margen de la querella, durante 2003 y 2004 Esquel aparecía como una ciudad bastante particular: por un lado la oposición al proyecto de Meridian Gold, por otro, el cuestionamiento al grupo italiano Benetton, denunciado por organizaciones y comunidades mapuche. ¿Qué queda de esas movilizaciones?

SP: Creemos que a través de este movimiento Esquel no es el mismo, nosotras, como mujeres, como madres, estamos criando a nuestros hijos de forma diferente. Nuestros hijos chiquitos aprendieron a reclamar ante la autoridad, cosa que a nosotros eso nos faltó durante muchísimos años, no podíamos o no sabíamos cómo reclamar nuestros derechos. Esquel hoy se planta en cualquier problema.

- Le comentaba a Pablo que al caminar por la ciudad me dio la misma impresión de “pueblo tranquilo” que tuve en mayo de 2001, cuando vine por primera vez, extraño la euforia del 2003. Y él me decía que justamente eligió Esquel porque buscaba ese pueblo tranquilo.

PQ: Sí, creo que es lo que nos hizo saltar a todos, en realidad lo que queremos es tranquilidad y en definitiva también es lo que defendemos, con la empresa minera estamos hablando de contaminación, estamos hablando de un importante saqueo económico y estamos hablando de un importante impacto social.

Cuando vine a vivir hace 8 años, vine porque me encantó el lugar geográficamente y venía con el sueño de tener hijos aquí y que se pudieran criar tranquilamente. Porque en definitiva los que vivimos en Esquel somos eso: la tranquilidad, la convivencia con nuestros vecinos y de repente la minera vino a rompernos las bolas. [Con la minera] tenemos códigos totalmente distintos, por eso nunca nos vamos a poner de acuerdo, por eso acá no hay nada que conciliar, no hay nada que negociar. Hablamos dos códigos distintos con la diferencia que nosotros vivimos y vamos a morir en este lugar y la minera viene a hacer un negocio por 10 años e irse.

SP: Nosotros ya elegimos. Elegimos ser el pueblo tranquilo, el mismo pueblo de antes. Tenemos con qué desarrollar este pueblo. Podemos expandirnos y desarrollarnos sin esta empresa, bien y sin contaminarnos. Entonces que se vayan.

agrega un comentario