Julio López
está desaparecido
hace 5607 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

El Abrazo de Bush a Lula: ¿Diplomacia O Complicidad?
Por Alejandro Sánchez - Saturday, Mar. 10, 2007 at 11:46 AM
alejandrosanchez77712@hotmail.com

Dicen que la diplomacia es la ciencia de las hipocrecías necesarias y de las mentiras indulgentes y beneficiosas. ¿Pero cuándo un acto diplomático deja de ser eso y se convierte en complicidad y sumisión zipaya y eunuca?



Cuando el oprimido se convierte en el siervo fiel del opresor.

 

Nadie niega que un buen acuerdo comercial es mejor que un enfrentamiento militar; sobre todo cuando hay armas nucleares de por medio. Pero de las obligatorias formas diplomáticas de apretón de manos y sonrisas pasar a los abrazos efusivos y claudicantes hay mucha diferencia. ¿O es que acaso el poder endulza tanto que las viejas luchas quedan en el baúl de los recuerdos polvorientos y despreciados?

No hay nada peor que el del servil que ama su esclavitud y la reivindica eufóricamente, pensando que su universo de opresiones es lo único que puede existir.



Si Lula es el representante de la nueva izquierda latinoamericana, entonces será mejor llamar a la antigua derecha, a ese grupo de fanáticos que sueñan aún con el Operativo Cóndor y toda la parafernalia genocida e inhumana de torturas y desapariciones. Al menos ellos son sinceros y van de frente, no como otros que ondean las causas populares para luego birlar a los miles de niños que luchan día a día con miles de lombrices en las barrigas y con favelas y barriadas donde los feudos de narcotraficantes son la ley y el orden.



Al menos con los nostálgicos de las dictaduras (que aún siguen pergeñando las pesadillas de secuestros y asesinatos como el de Julio López, Gerez y más recientemente del compañero Carlos Leiva) el enemigo estaba en frente, era identificable y tangible. Con la "diplomacia" de Lula no hay enemigos a quienes tratar diplomática y razonablemente, todo lo contrario, todos son amigos, incluso los genocidas. ¿Se imaginan a Gerez o a Leiva abrazando a sus secuestradores? ¿Se imaginan lo que sería abrazar a Videla, a Menem y a tantos otros genocidas y mafiosos?



Una cosa es diplomacia y entendimiento por motivos estratégicos, otra es la nauseabunda sumisión execrable. ¿Qué es lo que practica Luis Ignacio Lula Da Silva? Esa es la gran incognita.

 

agrega un comentario