Julio López
está desaparecido
hace 5607 días
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Australia: Indígena Se Niega A Vender Su Tierra Con Uranio Valorado En 5 billones $
Por SDH. Traducción: Alejandro Sánchez - Saturday, Jul. 21, 2007 at 7:51 PM
alejandrosanchez77712@hotmail.com

La resistencia de un solo hombre contra una modernidad peligrosa y amenazante

Fuente: Sydney Morning Herald

(Para su libre difusión lo más posible que sea)

JEFFREY LEE no está interesado en el alto precio del uranio, que lo puede transformar en uno de los hombres más ricos del mundo.

"Esta es mi tierra. Miren, es bellísima y temo que alguien pueda destruirla" dice, agitando sus brazos a través de la imagen de una tierra rocosa alrededor del parque nacional Kakadu, donde la gigante empresa francesa Areva quiere extraer 14.000 toneladas de uranio con un valor de más de 5.000 millones de dólares.

Lee, un tímido hombre de 36 años, el último miembro del clan Djok y el mayor custodio del depósito de uranio de Koongarra, ha decidido nunca permitir que su ecológica tierra sea una minería.

"Hay sitios sagrados, hay cementerios y hay otros lugares especiales allí que son mi responsabilidad" dijo Lee al Herald

"No estoy interesado en que la gente blanca pueda ofrecerme esto o aquéllo...no hay otra cosa importante."

"No estoy interesado en el dinero. Ya tengo un trabajo. Puedo comprar cosas baratas. Puedo pescar y cazar. Es todo lo que importa para mí."

Lee dijo que pensó profunda y largamente acerca de difundir por primera vez de porqué el desea ver que la tierra sea incorporada en la lista de parques nacionales; así, dijo, "estará protegida y segura para siempre."

El depósito de Koongarra está a solo tres kilómetros de la Roca Nourlangie, una de los atractivos naturales más visitados en Kakadu.

"Hay mucha presión sobre mí, y por mucho tiempo no quise hablar o pensar sobre Koongarra" dijo Lee.

"Pero ahora quiero hablar sobre lo que he decidido porque tengo miedo por mi tierra"

"Quiero tomar todo lo de aquí a través de las enseñanzas de mi abuela...Escuché todas sus historias y aprendí todo acerca de esta tierra y quiero pasarselo todo a mis hijos"

Esta semana Lee llevo al Herald hacia el afloramiento rocoso pasando sobre el depósito de Koongarra, un sitio sagrado donde, de acuerdo con las creencias del clan, una lengua azul gigante de largarto aún se esconde y no debe ser molestada.

Aquí,grabado en cientos de rocas, quiza hace miles de años atrás, la mandíbula (del largato gigante) aparentemente fue destrozada* en una lucha mística.

Es por eso que Lee lo llama djang, o lugar de esencia espiritual, que tuvo que ser cerrada para los 230.000 turistas que visitan Kakadu cada año.

"Mi padre y mi abuelo dijeron que estarían de acuerdo con abrir la tierra para una mina, pero aprendí, cuando crecí, que hay veneno en la tierra" dijo.

"A mi padre y a mi abuelo se les ofreció autos, casas y muchas otras cosas, pero nadie les habló acerca del uranio y lo que puede hacer"

 

(JPEG)

 

Guardían de su Tierra, Jeffrey Lee y un afloramiento sagrado para su clan. "Voy a vivir de la pesca y de la caza, es todo lo importante para mí"

 


 

Texto original del artículo:


JEFFREY LEE is not interested in the soaring price of uranium, which could make him one of the world's richest men.

"This is my country. Look, it's beautiful and I fear somebody will disturb it," he says, waving his arm across a view of rocky land surrounded by Kakadu National Park, where the French energy giant Areva wants to extract 14,000 tonnes of uranium worth more than $5 billion.

Mr Lee, the shy 36-year-old sole member of the Djok clan and the senior custodian of the Koongarra uranium deposit, has decided never to allow the ecologically sensitive land to be mined

"There are sacred sites, there are burial sites and there are other special places out there which are my responsibility to look after," Mr Lee told the Herald.

"I'm not interested in white people offering me this or that … it doesn't mean a thing."

"I'm not interested in money. I've got a job; I can buy tucker; I can go fishing and hunting. That's all that matters to me."

Mr Lee said he thought long and hard about speaking publicly for the first time about why he wants to see the land incorporated into the World Heritage-listed national park, where, he said, "it will be protected and safe forever"

The Koongarra deposit is only three kilometres from Nourlangie Rock, one of the most visited attractions in Kakadu.

"There's been a lot of pressure on me, and for a very long time I didn't want to talk or think about Koongarra," Mr Lee said.

"But now I want to talk about what I have decided to do because I fear for my country."

"I was taken all through here on the shoulder of my grandmother … I heard all the stories and learnt everything about this land, and I want to pass it all on to my kids."

This week Mr Lee took the Herald to a rocky outcrop overlooking the Koongarra deposit, a sacred place where, according to his clan's beliefs, a giant blue-tongue lizard still lurks and should not be disturbed.

Here it is, painted on a rock hundreds, perhaps even thousands, of years ago, its jaw apparently bitten off in a mystical fight.

This is what Mr Lee calls a djang, or place of spiritual essence, which he has closed to the 230,000 tourists who visit Kakadu each year.

"My father and grandfather said they would agree to opening the land to mining, but I have learnt as I have grown up that there's poison in the ground," he said.

"My father and grandfather were offered cars, houses and many other things, but nobody told them about uranium and what it can do."

 

 


 

 

*Observaciones del traductor: "Bitten off" es una expresión idiomática cuyo significado depende del contexto y que no tiene traducción literal al castellano, aunque sí algunas expresiones idiomáticas castellanas puedan ser similares, pero no hay ninguna igual. Más en bit off

Lo que está entre "()" son aclaraciones y comentarios propios del traductor.

agrega un comentario